Archivos en la categoría Colombia

Lunes, 28 de Octubre de 2019

¡Bien ido, Marco Fidel Ramírez!


El autodenominado Concejal de la Familia, Marco Fidel Ramírez Antonio, quedó por fuera del nuevo Concejo de Bogotá, tras la fuerte votación que obtuvo la Alianza Verde para el nuevo período a empezar en el 2020.

Tras escrutarse el 99,98% por los votos el partido de los pastores pentecostales, Colombia Justa Libres, alcanzó 101.007 con un 3,5%, que le dio a esta colectividad dos curules, y Marco Fidel Ramírez, era el tercero.

Marco Fidel Ramírez es también pastor de la Iglesia Familiar Internacional (Iglefai) y su accionar político ha estado marcado por un deseo de llevar la religión fundamentalista pentecostal a la política, lo que le ha valido aparecer en titulares de prensa por acciones y mensajes en contra de los sectores LGBTI, ateos, rockeros, artistas, feministas, etc.

Frente a los adversos resultados para él, y por la victoria de Claudia López, a quien le hizo campaña en contra por ser una mujer lesbiana, trinó la noche de resultados electorales diciendo: “A partir de ahora Bogotá bajo el yugo de Sodoma”. En referencia a la mítica historia de Sodoma y Gomorra, en la que muchos fanáticos religiosos justifican la homofobia y la exclusión.

Ramírez llegó al Concejo de Bogotá en el 2011 con el desaparecido Partido de Integración Nacional (PIN), que tuvo cuestionamientos de parapolítica, luego repitió curul 2016 con el Partido Opción Ciudadana (transformación del anterior). Y su trayectoria estuvo marcada por muchas polémicas, arengas como “¡Vale la pena servir al Señor!”, en los que puesto parecía más un púlpito de una iglesia de garaje que una curul.

Una vez posesionado, el pastor Ramírez inició su persecución contra los sectores LGBTI, acusando de “vulgares” e “inmorales” espacios televisivos para la comunidad LGBTI en Canal Capital. Luego, tuvo la osadía de pedirle a su entonces director, Hollman Morris, que revelara los nombres de las personas que en este canal público fueran gays, lesbianas, transexuales, bisexuales o intersexuales.
Esto generó un gran malestar porque es inadmisible que el pastor deseara realizar una purga de las personas, que, en su entender, no deberían ser parte de una planta de personal. Sin embargo, el concejal respondió rechazando toda noción de pluralismo y convivencia.

“Tolerancia es la palabra favorita de quienes aman la inmoralidad sexual y contemporizan con la perversión de una sociedad atea y confundida”,afirmó en su cuenta de Facebook en octubre de 2013.

Su antorcha fanática se encendería días después al pedir que en Bogotá se prohibiera el Halloween, según él, por ser una celebración satánica. Ya en el 2014 pidió vetar el video Shakira, ‘Can´t remember to forget you’, porque -según el pastor- incita a los jóvenes al tabaquismo y el lesbianismo, luego pidió prohibir la presentación de Calle 13 bajo el argumento que sus letras “envenenan a los jóvenes”, Y a la mejor usanza de muchos talibanes cristianos, respondió jugándose la carta de que los fundamentalistas cristianos son objeto de persecución, cuando él inició una inquisición evangélica, en la medida de sus posibilidades. “Amenazada como nunca está hoy la libertad religiosa en Colombia, por el ateísmo, el homosexualismo y el relativismo que campean amenazantes", llegó a declarar en septiembre de 2014.


Declaraciones similares, de clara ateofobia y homofobia llevaron a un plantón de protesta, al que respondió que era un intento de imponer una “dictadura de la diversidad sexual”, cuando todo apunta que él, y religiosos similares, son los que en verdad buscan una dictadura bíblica en un estado plural y laico.

En su delirio homofóbico, ve intentos de homosexualizar la sociedad, en todas partes. En el 2017 pidió a los padres que no llevaran a sus hijos a ver “La Bella y la Bestia” porque incluía una pareja del mismo sexo en unos personajes secundarios.  Este año cargó contra "Toy Story 4", por "difundir la ideología de género"

En el 2014 lamentó en su twitter el suicidio de Sergio Urrego, pero con sus discursos homofóbicos fue parte del ambiente de discriminación que empujaron a este joven homosexual a terminar con su vida.

En 2016 fue un abanderado de las marchas contra la revisión de manuales de convivencia para evitar la discriminación de estudiantes LGBTI, so pretexto de querer adoctrinar a los niños en la “ideología de género”.  Para ello concovó a una marcha que, en redes sociales, divulgaron dibujos de parejas homosexuales y lesbianas durmiendo jutas, y que afirmaron, falsamente, que eran parte de unas cartillas para “homosexualizar a los niños”.

La ira inquisidora del pastor Ramírez también se ensañó contra el rock. En el 2018 emprendió una campaña contra la presentación de una banda de Metal llamada Marduk, la que se iba a presentar en un evento privado. “No permitamos que la banda satánica y blasfema Marduk ofenda a Jesús y nos traiga maldición envenenando a los jóvenes con el satanismo”, dijo el pastor. Ramírez inició un cabildeo que llevó a que a que el entonces secretario de Gobierno Miguel Uribe Turbay, en contraprestación a los cristianos por sus votos a Peñalosa, lograra impedir la presentación de Marduk. Cabe señalar que Ramírez obtuvo la aprobación del Bogotá Gospel, evento musical de adoración evangélica cada año con dineros públicos. En el trámite de este Acuerdo Distrital impidió la participación de activistas pro laicidad que querían evidenciar que este evento, presuntamente neutral y cultural, es netamente religioso y participan bandas con visto bueno de pastores cristianos. Una total violación al Estado Laico.

En el presente año hizo cambiar el nombre de la estación de Profamilia, porque según él promueve la inmoralidad sexual. Hay que recordar que Ramírez es contrario a la educación sexual integral y al aborto, a pesar que la Corte Constitucional lo despenalizó en tres casos: violación, malformación fetal grave y riesgo de vida de la madre. En el 2012 se opuso a un proyecto que buscaba poner dispensadores de condones. Es un enemigo jurado de los derechos sexuales y reproductivos.

El concejal cristiano siempre argumentó que él hacía todo esto por defender “los principios y los valores”. No obstante, en febrero de 2014 fue acusado de seguir cuestas pornográficas en Twitter, a lo que respondió que había sido hackeado. Pero más grave que esa presunta doble moral, ya que ver porno no tiene nada de malo, es que en el 2017 después de haberse rasgado las vestiduras por “los niños que iban a ser homosexualizados” con unas inexistentes cartillas, guardó sepulcral silencio frente a los casos de abuso sexual por sacerdotes en la Diócesis de Cali y otros lugares. Al parecer las banderas de los principios y valores se limitan a condenar la homosexualidad, el sexo prematrimonial, los métodos anticonceptivos y el aborto.

Sin embargo, no todo fue inquisición en este comunicador de la Universidad de la Sabana. Si algo hay que resaltar en Marco Fidel Ramírez, es que se mostró firme en la defensa de la Reserva Thomas van der Hammen, los humedales y del aire limpio. Una acción que llevó valiente y admirablemente, aunque no pareció de gran importancia a los otros concejales y representantes cristianos, como los del MIRA o de Colombia Justa Libres. Sin embargo, estas banderas ahora pueden ser defendidas por concejales alternativos, que no lleven el odio, el clericalismo, la homofobia y el desprecio a la separación Estado – Iglesias.

El Partido de Marco Fidel Ramírez, Colombia Justa Libre, tuvo otras derrotas como la de David Gerardo Cote, impulsor del Engativá Gospel en el que la iglesia de su padre, al parecer se vio beneficiada, mientras era edil; La de Miguel Polo Polo en su aspiración a la Alcaldía de Tolú, y, por supuesto, la aspiración de Miguel Uribe Turbay a la Alcaldía de Bogotá, por ellos apoyada con muchas oraciones y sermones. También resultó quemado el fanático católico Carlos Leyva, del Partido Conservador.

Las anteriores noticias son un aire fresco para las libertades y un freno, momentáneo, a ese intento de los fanáticos religiosos por acabar la laicidad estatal y avanzar en la clericalización del país.
Obviamente, no todas las noticias son buenas. También enemigos de la laicidad, como Sara Castellanos llegarán al Concejo. Y otro Marco Fidel, esta vez Acosta Rico, pastor de la “Iglesia Dios está formando un pueblo” y cercano al clericalista Pastor y Senador John Milton Rodríguez, estarán con agendas antiderechos y antilaicas.  Pero, el hecho de poder decirle a Marco Fidel Ramírez a final de año “ex concejal” es un alivio inmenso que hoy librepensadores, rockeros, feministas, sectores LGBTI, ateos y agnósticos estamos juntos celebrando.

Bien ido Marco Fidel. ¡No te extrañaremos!
Sábado, 26 de Octubre de 2019

Elecciones en Bogotá en clave de laicidad

Este domingo 27 de octubre se llevan a cabo elecciones de autoridades locales en Colombia. Y en varios lugares del país cafetero hay candidatos abiertamente religiosos que buscan ampliar los privilegios de las iglesias evangélicas y proseguir con el desmoronamiento de la separación entre Estado e Iglesia.

En Colombia hay en el momento dos partidos políticos en manos de los sectores evangélicos. Uno es el MIRA, que es el brazo político de la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional. Una religión que muchas denominaciones evangélicas no consideran "de sana doctrina" por tener de profetiza a su líder, la señora María Luisa Piraquive. Este partido no se ve tan obsesionado con perseguir a gays, lesbianas y oponerse al aborto, pero su línea es conservadora y antiderechos. En esta elección apoyan a Miguel Uribe, del ultraderechista "Centro Democrático"

El otro partido político es "Colombia Justa Libres", nacido por obra y gracia de los pastores con más poder económico e influencia. Muy cercanos al Centro Democrático, en este momento son partido de gobierno, junto con los demás que apoyaron a Iván Duque. Su discurso de defender los "valores y los principios" se traduce en una feroz oposición a los derechos sexuales y derechos reproductivos. En este momento tienen dos concejales en Bogotá: Emel Rojas Castillo y Marco Fidel Ramírez. Aunque este último tiene su curul por el Partido Opción Ciudadana, pero ahora pasó a Colombia Justa y Libres. Ambos están de candidatos para repetir período. Ramírez es un consumado homofóbico y fanático religioso. Su acción en el 2014 y 2015 fue fundamental para la aprobación del "Bogotá Gospel" un evento de concierto de música cristiana y de adoración en el que se destinan dineros públicos para un evento religioso del sector cristiano carismático.

Problemas de violación de laicismo en Bogotá

Resumiendo son cuatro los problemas que enfrenta la laicidad en la capital colombiana. Estos son:

1. Espacios públicos. Cerca de 400 predios públicos han sido ocupados por la Iglesia Católica para construir parroquias y casas curales. La Iglesia no paga a la ciudad por esa apropiación ni ha deseado hacer reposición a la ciudad de esas áreas en otros lugares. Los procesos no avanzan porque las alcaldías locales e inspectores de policía son renuentes a actuar contra la Iglesia dejando que se apropien del espacio público.

2. Dineros públicos para eventos evangélicos. Eventos como el Bogotá Gospel, y conciertos gospel locales están siendo financiados con dineros públicos. Estos eventos son conciertos de adoración evangélica y carismática en el que terminan participando las bandas de las Mega Iglesias capitalinas. El Acuerdo Distrital que estableció el Gospel fue impulsado por concejales pastores en anteriores Concejos, como lo fueron MarcoFidel Ramírez y Clara Lucía Sandoval.

3. Educación laica. En la ciudad de Bogotá, como en el resto de Colombia, la asiganatura de religión es obligatoria en colegios públicos. A pesar, que el Decreto 4500 de 2002 pide que esta no se ofrezca de manera confesional, esto se sigue llevando a cabo en muchas instituciones, sin ningún tipo de regulación.

4. Política Pública de Libertad de Conciencia y Religión que deja por fuera a los ateos. Los sectores evangélicos, principalmente, han impulsado una Política pública en el que se pretende garantizar la libertad de conciencia y de religión. Sin embargo, en el proceso no se velará por el derecho de los no creyentes a no ser discriminados, porque expresamente los ateos y agnósticos son considerados no participes de esa política. Tampoco se contempla como principio rector de esta política la laicidad, lo que hace que los grupos evangélicos aprovechen esta sitiuación para impulsar actividades proselitistas bajo el amparo de sta política pública.

5. Libertades individuales. Los fundamentalismos religiosos ponen en riesgo los derechos sexuales y reproductivos, incluida la educación sexual, y la eutanasia, por medio de divulgación de mentiras, y creación de trabas en diferentes niveles. Los concejales, ediles religiosos crean ambientes de homofobia en la sociedad e introducen falacias en los debates relacionados con el aborto, eutanasia y derechos de los sectores LGBTI.

Ahora veremos como se han posicionado los candidatos a la alcaldía respecto a la laicidad.

Alcaldía

De los cuatro candidatos a la Alcaldía Mayor de Bogotá ninguno ha planteado una defensa de la laicidad en su programa, pero no por ello se puede decir que todos son iguales en sus pareceres. Revisemos qué han dicho ello en situaciones conexas. Se presentarán a continuación en orden de aparición en el tarjetón.

Hollman Morris

Agrupaciones políticas: Colombia Humana - Unión Patriótica - Movimiento Alternativo Indígena Social.

Posición frente a la laicidad: Desconocida. Durante su carrera política no se ha manifestado por la laicidad del estado. En temas transversales como los derechos sexuales y reproductivos se muestra favorable. En cuanto a la discriminación se puede leer en su plan que "Se realizarán acciones para evitar el racismo, la xenofobia y la discriminación de cualquier tipo".

Como concejal no manifestó oposición al Acuerdo de Política Pública de Libertad de religiosa y de conciencia, que, por un lado, no menciona la laicidad como principio, ni incluye a la población de ateos y agnósticos, somo sujetos por los que debe velar por su no discriminación. (Ver: Decreto 093 de 2018)


Claudia López 

Agrupaciones políticas: Alianza Verde - Polo Democrático 

Posición frente a la laicidad: Favorable. Aunque en su programa de gobierno no menciona el tema de la laicidad, en el pasado se ha posicionado a favor de la separación entre Estado e Iglesias, como lo fue en el "foro de Estado laico y libertad de culto" realizado el 25 de noviembre de 2015. (Ver vídeo con su intervención aquí). Tal declaración fue hecha cuando era senadora.



Carlos Fernando Galán

Agrupaciones políticas: Independiente (supuestamente)

Posición frente a la laicidad: Desconocida. No hace parte la laicidad dentro de su plan de gobierno. En temas trasnversales, como derechos sexuales y reproductuvos, se manifiesta a favor de políticas que eviten la discriminación de los ciudadanos LGBTI.


Miguel Uribe

Candidato de la derecha y ultraderecha rodeado de pastores
contrarios a la laicidad y las libertades
Agrupaciones políticas: Centro Democrático (uribismo), Partido Conservador, Partido Liberal, Colombia Justa Libres, MIRA.

Posición frente a la laicidad: Contraria y declaradamente clericalista. Es el peor candidato para el Estado laico en Bogotá. Ha pactado con mil pastores llevar su agenda antiderechos, se ha manifeatado en contra del derechos de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos. Como Secretario de Gobierno de la Alcaldía fue coautor de la mencionada Política Públicia de Libertad religiosa que   


Concejo de la Ciudad

El panorama en el Concejo de la ciudad es muy desalentador. Muy pocos se han posicionado a favor del la laicidad.

Los pocos candidatos al Concejo han sido:

Diana Osorio (Verde) # 17

Fernando Merchán (Verde #44)

Manuel Sarmiento ( Polo # 3) 

De los anteriores, los dos primeros se presentaron a un Facebook live en el grupo de Ateos de Bogotá a presentar sus ideas. 


Para ediles locales han dado su compromiso expreso:

Jorge Virviescas (Localidad de Teusaquillo) por Bogotá Humana # 89

Fabián Peña (Localidad de Engativá) por Alianza Verde # 82

Paola Garzón (Localidad de Usaquén) por Polo Democrático # 82


Liberales ahora favorecen clericalismo

El Partido Liberal colombiano, que en el siglo XIX e inicios del XX fue un irme defensor de la separación entre Estado e Iglesias, se ha entregado ahora en los brazos de las iglesias neopentecostales, con el fin de ganar votos, pisoteando su legado histórico a favor de las libertades.

Además de favorecer la candidatura de Miguel Uribe a la Alcaldía, tiene como cabeza de lista al Concejo a Sara Castellanos, pastora e hija de pastores de la Misión Carismática Internacional. Iglesia que se une al poder a cambio de puestos políticos, embajadas, y demás prevendas. Son férreos enemigos de los derechos LGBTI, eutanasia, aborto, educación sexual, e impulsores de eventos como el Bogotá Gospel, en el que con dineros públicos se hacen eventos de alabanza y adoración de los sectores carismáticos.

 ¿Se podría "quemar" Marco Fidel Ramírez? 

El actual pastor y concejal Marco Fidel podría quemarse en su nuevo intento de permanecer en el Concejo de Bogotá. Bueno, esto sería posible por el hecho que el pastor Ramírez cambió de Partido político y ahora está en el de los pastores (Colombia Justa Libres), donde la lista es cerrada (solo se vota por el Partido) y él está de terceras en esa lista. Puede parecer una buena noticia...

Sin embargo, los números 1 y 2 de la lista también son pastores. Todo radica que de la votación que reciba el Partido Colombia Justa Libres.

Cabe recordar que una alta votación en blanco o anular el voto solo favorece a los sectores de la derecha religiosa que son extremadamente juiciosos y masivos al votar.

En fin, el panorama para la laicidad no es halagador. Piénselo bien y ayuda a contener esta ola retrógrada en Colombia.
Lunes, 30 de Septiembre de 2019

“El Noé de los caballos” Rebatiendo el argumento del creacionista Nathaniel Jeanson


El día 27 de septiembre el grupo cristiano de Bogotá "Estudios Hermenéuticos" organizó un foro con motivo a los 160 años de la publicación del Origen de las Especies. Este grupo ya ha organizado eventos con anterioridad, para promover el creacionismo, como uno en el 2017 en la Universidad Javeriana, que comenté aquí 

En esta ocasión trajeron a Nathaniel Jeanson, un biólogo con doctorado en biología celular que trabaja para la organización creacionista "Answer in Genesis". También repitió el señor Joe Owen (ya había estado en Bogotá en 2017). Este último suele hacer un sermón, citando versículos bíblicos, más que una ponencia de ciencia.

Por parte de la teoría evolutiva se presentaron el profesor Luis Eugenio Andrade y Joao Muñoz-Durán. Fueron muy interesantes las ponencias de este par de docentes. En total, el evento tomó cerca de cuatro horas.

Como es algo dispendioso abarcar muchos de los argumentos presentados, en esta entrada me enfocaré en uno de los argumentos presentados por el creacionista Nathaniel Jeanson (Espero poder redactar otro artículo comentando otros puntos).

La ponencia de Jeanson se tituló "Reemplazando a Darwin: El nuevo origen de las especies". La primera línea de evidencia que atacó fue el patrón anidado de clasificación que revela la existencia de un antepasado común para los diferentes grupos de organismos. Jeanson postuló en su conferencia y en su libro, el cual publicitó constantemente, que la categoría de familia equivale a un "tipo", en alusión al relato bíblico en que Dios creó a cada especie "según su tipo". Así pues Dios no creó por separado las tres especies de cebras, las de asnos salvajes y caballos, sino que solo le bastó crear una especie de équido, y después saldrían las demás. Eso sí, nada de parentesco común de los équidos con otros perisodáctilos (tapires o rinocerontes), ni menos con los demás placentarios.

Este argumento no es nuevo (dentro del mundo creacionista se llama "baraminología"). Sin embargo, es totalmente falaz porque deja de lado otras líneas de evidencia, como la biogeografía, la paleontología, la anatomía comparada y la genética comparada, que nos muestran, en este caso, que los équidos hacen parte de un patrón mayor de la evolución de los mamíferos y vertebrados (incluido el hombre), que se puede remontar a un antepasado común.


Si bien Jeanson afirmó en la conferencia, que su libro no mencionaba la Biblia por ninguna parte, saltó de proponer una especie ancestral para los équidos (que sería creada por Dios), para proponer que esa fue la especie o tipo que se salvó del diluvio. Es así como en su diapositiva aparece un Arca de Noé con la fecha de 4500 años, fecha del supuesto diluvio universal y radiando las especies de équidos actuales desde allí.

¿Por qué pone Jeanson el arca de Noé? ¿Por qué no una imagen de una diosa Kaila de los iniut creando a este Adán de los caballos y cebras? La razón es que su deseo es encajar los datos a una respuesta preconcebida y que defiende a ultranza. Por eso su organización es "Respuestas en Génesis". Jeanson ya tiene la respuesta en la Biblia. Su trabajo es amoldar los hechos para que apoyen una conclusión. Y eso, mis apreciados lectores, no es ciencia.

La baraminología, rama creacionista a la que está adscrito Nathaniel Jeanson, fue inventada para intentar resolver un problema para los literalistas bíblicos. A la objeción de cómo Noé metió al arca representantes de más de las 10 millones de especies conocidas, en un barco de madera de dimensiones limitadas, ya dadas por la Biblia, tenían que generar una respuesta. El uso de "baramines" (Jeanson habló de "tipos o min") tiene por objeto reducir el número de animales que Noé tendría que cuidar y así hacer más creíble el relato bíblico.

Otro argumento bastante desatinado que usó Jeanson fue apuntar a que las agrupaciones taxonómicas que revelan antepasados en común, y que apuntan a lugares dónde estos antepasados pudieron existir (por paleobiogeografía) no son fiables. ¿Cómo lo sustentó? Con un ejemplo en el que utilizó autos construidos por empresas europeas, norteamericanas y asiáticas. El señor Jeanson considera que si analizamos la estructura y lugares donde se fabricaron, alguien podría concluir que ellos tienen un antepasado común en el Ártico, como pueden notar en las siguientes diapositivas que usó.


Jeansen prosiguió con sus desafortunada analogía al equiparar la ascendencia común de los vertebrados con una ascendencia común de los autos y bicicletas.


Su analogía es absurda por el hecho que los automóviles no se reproducen, no guardan información que sea transmisible a una descendencia, sino que la información para su construcción reside en libros y computadores humanos. Los humanos pueden, y de hecho lo hacen, traer información de otro modelo, y otra tecnología y meterla de golpe. No es posible generar para los autos un arbusto evolutivo. En cambio, los organismos, o los animales, para el caso por él ilustrado, construyen sus cuerpos con base en información codificada, pero también heredable. Y es justo ésta característica de la heredabilidad del ADN lo que hace a la genética comparada una herramienta tan útil y poderosa para conocer las relaciones de parentesco entre especies, y también entre familias, clases, ordenes, etc.

Hoy sabemos que entre linajes de organismos puede haber transferencia horizontal de genes. Sin embargo esta información la mueven virus (en algunos casos) y no tiene como propósito generar arreglos de diseño y funcionamiento, como si lo haría un humano que copie un mecanismo de otra compañía de autos a la suya.

Abordaré el caso de la clasificación humana en el grupo de los primates, (esbozado por una diapositiva en la conferencia de Nathaniel, en otro artículo).

Los vertebrados cuentan con un registro fósil muy completo, que permite mostrar modificaciones graduales en la estructura anatómica. Un yacimiento fósil, analizado en su conjunto, aporta información, no solo de la anatomía de los organismos de esa época y lugar, sino que permiten obtener información de sus ecosistemas y climas, analizando fósiles de las plantas, su polen, y otras líneas de evidencia que permiten conocer aspectos de su ecología, el tipo de bioma, el clima, etc..

Retomaré el argumento que he dado a llamar el "Noé de los équidos", para sintetizar la idea creacionista de que las especies modernas de équidos descienden de una pareja superviviente del diluvio, para analizarla con mayor detalle, y mostrar con este ejemplo porque la baraminología es una pseudociencia.  La imagen, de una pareja indeterminada de équidos saliendo de un barco de madera en el Monte Ararat en la actual Turquía, para luego dar origen a cebras, burros y caballos, puede resultar atractiva y convincente para muchos literalistas bíblicos y ser tragada por más de una persona. Sin embargo, quien conozca algo de paleontología de vertebrados, y de los équidos en particular, saltará de su silla por el hecho que este argumento, que se vale de la ignorancia sobre la diversidad extinta de los organismos y los estudios recientes de comparación de ADN y proteínas dentales que concluyen una historia de evolución, y de parentesco de los caballos con otros perisodáctilos (tapires y rinocerontes), y luego con los demás mamíferos.

Si tomamos los équidos actuales: asnos silvestres, onagros, cebras y caballos. Es posible analizar su ADN nuclear, mitoncondrial y analizar sus similitudes. Las diferencias que se hayan se deben a cambios (mutaciones) que se han dado y heredado entre los diferentes linajes. Con el tiempo, estos cambios heredables en el ADN bien pueden ayudar a revelar relaciones de parentesco. También es posible analizar las similitudes y diferencias de proteínas presentes en los dientes. Algo muy importante en el caso de las especies fósiles de équidos, en las que los dientes se preservan mucho mejor.

En definitiva la diversidad y relaciones de los équidos actuales revelada por la ciencia se presenta en el siguiente cladograma.


Uno de los trabajos más recientes (2014) llamado "Especiación con flujo de genes en équidos a pesar de la extensa plasticidad cromosómica" adelantado por Hákon Jónsson y colaboradores, usó material genético de asno somalí, onagro, kiang tibetano, cebra de Grevy, cebra de montaña, cebra de llanura. Además se extrajo ADN antiguo de los pelos de la quagga, un équido extinto.

El equipo preparó bibliotecas de ADN indexado e identificaron 48 genes involucrados en el olfato, la respuesta inmune, el desarrollo, la locomoción y el comportamiento.  El equipo reconstruyó la filogenia equina utilizando 20.374 genes codificadores de proteínas. Este trabajo arrojó resultados similares al realizado por Julia T. Vilstrup y colaboradores, quienes trabajaron con ADN mitocondrial.

El equipo de Jónsson pudo calcular los principales puntos de separación de linajes con base en estas divergencias y las tasas de mutación estimada para este grupo de organismos. Se encontró que los équidos no caballínicos se agrupan en dos grupos monofiléticos (descendientes de un solo ancestro): cebras y asnos, que se separó ∼1.69–1.99 millones de años. Los asnos africanos y los asiáticos divergieron poco después (∼1.47–1.75 millones de años), lo que es congruente también con la información proporcionada por el registro fósil. Luego, se produjo una radiación paralela en África 1.28–1.59 millones de años, que condujo a las tres especies principales de cebras dentro de ∼200 mil años. El equipo también, resultados de otros trabajos que ubicaron a la extinta quagga extinta estrechamente emparentada con la cebra de las llanuras (razón por la que las cebras de pradera y la quaga hacen parte ahora de la especie Equus quagga).

Lo interesante en este punto es como los datos de divergencia entre los linajes de asnos africanos y asiáticos, son congruentes también con otra línea de evidencia independiente como lo es el registro fósil. De igual manera, la divergencia de la rama que dio origen a cebras y burros por un lado, y por el otro a los caballos, es congruente tanto con los datos moleculares como con los datos paleontológicos.

Evolución de los caballos en la Era Cenozoica.
Los géneros señalados con fondo rosado son especies ramoneadoras
(que se alimentan de hojas y/o ramas) y pacedores (que pastan).
Para muchas personas un équido es un animal que se parece a un caballo. Asnos y cebras caben ahí. Patas formadas por un solo dedo (el tercero), cráneos alargados y con una dentición característica que permite moler pasto, también hacen parte de las características. Lo interesante viene cuando empezamos a mirar estratos geológicos cada vez más antiguos, porque los caballos empiezan a hacerse distintos. Son más pequeños, tienen un mayor número de dedos y sus dientes se van transformando en dientes más aptos para comer hojas y frutos en un bosque. 

No solo cambian estos fósiles sino todo el ecosistema y los datos asociados al clima. Entendemos ahora la evolución de los caballos y cebras como resultado de unos fenómenos de cambios en los que se pasó de bosques extensos en el planeta a las praderas abiertas y la expansión también documentada y coincidente de los pastos o poáceas. Estando antes de las cebras actuales équidos que ramoneaban en bosques.

Tal es el caso de Eurohippus parvulus un caballo pequeño (cráneo de 13,3 - 16,3. cm, 30 a 60 centímetros a la altura de los hombros y 10 kilogramos de peso) con miembros relativamente largos y delgados.con dentadura para ramonear. Esta especie del Eoceno medio y tardío habitó en Europa y sus fósiles se conocen del yacimiento de Messel, de 47 millones de años de antigüedad. Lo interesante de este yacimiento es que posee especímenes perfectamente conservados (incluso uno de los fósiles de esta especie muestra un feto en su interior), razón por la que sin lugar a dudas se puede clasificar como un équido. Los fósiles asociados de plantas y otros animales muestran un ecosistema de selva húmeda. 
Aspecto y fósil de Eurohippus parvulus 
Los creacionistas suelen explicar, falazmente, los fósiles aduciendo que todos fueron resultado de un diluvio. Pero, ¿hay fósiles de caballos modernos, cebras o burros en rocas del Eoceno? No. No las hay. Tampoco hay resto fósil de ningún humano en los restos del Eoceno en Messel (lo más cercano es un pequeño primate Darwinius masillae).  La secuencia en el registro fósil muestra la progresiva reducción de dedos y modificación de la dentadura. Y es con base en estos datos que en ciencia se acepta la evolución de las especies. No como dijo el creacionista Joe Owen, en la misma conferencia, que "se requiere más fe para aceptar la evolución que la creación". Los datos son congruentes y abundantes.

Cabe señalar que de la gran diversidad de équidos, que muestra el registro fósil, solo una rama, de lo que fuera un arbusto muchos más amplio sobrevivió al final del período Mioceno y el mundo se quedó con las especies que caminan sobre un dedo, grandes y con cráneo pacedor. Las especies ramoneadoras se extinguieron.

¿Podríamos ver en los caballos actuales algún vestigio de que sus antepasados tuvieron cuatro, tres y luego un dedo? Sí. Justamente el desarrollo embrionario de los caballos arrojan evidencia también en la misma línea que el registro fósil por el hecho que la evolución no parte de cero para formar una especie, sino que modifica lo ya existente. Modificar lo existente implicó cambiar los programas genéticos que hacían caballos pequeños y con cuatro y tres dedos a pasar a uno solo.

Mano de équidos fósiles señalando la reducción de los dedos, excepto el tercero. Fuente: The Royal Society
Justamente el trabajo de Nikos Solounias y colaboradores, publicado en 2018 titulado "La evolución y la anatomía de la mano del caballo con énfasis en la reducción de los dígitos" descubrió 'capullos' de cinco dedos en el embrión del caballo cuando se desarrollan en el útero. El equipo de Soulonias, sugiere que los caballos todavía llevan los restos de los cuatro dedos de los pies que parecen haber perdido, con nervios y vasos sanguíneos, tras detallados análisis de embriones de caballos y revisión de patas de équidos extintos. Explicando a la prensa el resultado de su investigación dijo: "En el embrión las extremidades forman los cinco dígitos, pero son detenidas durante la formación. Es como un botón floral que comienza a formarse pero que nunca se expresa completamente. Todos los rudimentos de los dígitos están ahí y luego simplemente no se forman del todo".

Radiografía de un potro con dedos adicionales
Fuente: Revista Colegio Médicos veterinarios
En algunos casos, pueden nacer potros que muestran la condición ancestral de más dedos, similar a los antepasados como el Merihippus, conocido solo por sus fósiles. Este tipo de estructuras se denominan atavismos y son un reflejo de ese programa genético original que, en esos casos no fue silenciado y terminó activando parcialmente estructuras propias de formas evolutivas anteriores. ¡Algo que no suena muy inteligente por parte de un creador que deja esos genes para que generen tales rasgos!

La hipótesis propuesta por la baraminología en la que Dios creó a un tipos separados de especies, que dieron origen a las otras, se cae al ver como a medida que retrocedemos en el registro fósil las especies van cambiando y se van encontrando antepasados para grupos cada vez mayores.

Un creacionista estará en apuros para determinar si su "Adán de los caballos" tenía solo un dedo, tres o cuatro. Aceptar un baramín para caballos de un dedo, otro para los de tres y otro para los de cuatro, termina generando el problema que quieren resolver y es el de reducir el número de especies que Noé metió al arca. 

Por otra parte, si asumieran que su baramín es una especie muy basal, como un caballo pequeño de cuatro dedos, tendrían que aceptar tasas de cambio evolutivo muchos más grandes que las realmente observadas. Algo que tampoco cuadra con los datos. 

La propuesta de "dejar atrás a Darwin" con la propuesta de Jeanson y otros creacionistas en realidad no puede modificar la sólida evidencia de que las especies comparten antepasados con otras. En el caso de los équidos, estos forman un grupo mayor con los tapires y rinocerontes que es el clado de los perisodáctilos. 

Este grupo, se caracteriza por tener en sus patas una condición mesaxónica, lo que quiere decir que el eje de la extremidad pasa por el dedo medio, que forma el soporte. La anatomía ósea de las extremidades muestra una disposición muy particular, tales como que el hueso astrágalo muestra una superificie proximal en forma de polea, mientras que su superficie articular distal es prácticamente plana. El calcáneo no articula con la fíbula. Además, los perisodáctilos carecen de clavícula y su fémur muestra un tercer trocánter muy desarrollado. La ulna (cúbito) y la fíbula (peroné) se encuentran reducidos y carecen de movimiento. Estas características permite diferenciar a los perisodáctilos y fueron señaladas en 1848 por el anatomista y paleontólogo inglés Richard Owen.

La teoría de la evolución puede nuevamente ponerse a prueba y predecirse que si los caballos, tapires y rinocerontes comparten un antepasado común, bien podrían los análisis moleculares comparados mostrar este parentesco que se puede expresar en cladogramas. ¿Se ha hecho esto? Claro que sí, y los resultados genéticos, desconocidos en la época de Richard Owen y Charles Darwin, confirman la hipótesis del parentesco de todos los perisodáctilos.

En el trabajo "Filogenómica mitocondrial de équidos modernos y antiguos" Julia T. Vilstrup comparó ADN mitocondrial de équidos entre sí, pero también con rinocerontes y tapires. Los investigadores también añadieron dentro de los análisis material genético de especies conocidas por restos fósiles, como por ejemplo, del rinoceronte lanudo. El resultado muestra un grupo natural, que confirma la evolución y desmiente a los creacionistas. 


Relaciones de parentesco derivadas de comparación de ADN mitocontrial. Fuente: Modificado de PLOS

Otra línea de evidencia independiente viene del análisis de proteínas presentes en dientes y huesos, como el colágeno tipo 1. Frido Welker y sus colaboradores presentaron en 2017 el trabajo "Secuencias de proteínas del pleistoceno medio del género rinoceronte Stephanorhinus y la filogenia de rinoceróntidos del pleistoceno medio / tardío existentes y extintos" En este trabajo se contrastaron las secuencias con proteínas de tapires y caballos. ¿El resultado? Similar al obtenido por ADN mitocondrial ya mencionado. El equipo de Walker afirmó: "Se identificaron varias proteínas antiguas en las muestras de rinocerontes del Pleistoceno medio y tardío. El análisis filogenético de proteínas informativas resolvió la filogenia de Perissodactyla de acuerdo con estudios previos con respecto a la ubicación de las familias Equidae, Tapiridae y Rhinocerotidae. Stephanorhinus (un género de rinoceronte extinto) está más relacionado con los géneros Coelodonta y Dicerorhinus. Los datos de la secuencia de proteínas ubican al rinoceronte de Sumatra en un clado junto con el género Rhinoceros, en lugar de formar un clado con la especie de rinoceronte blanco y negro"

Relaciones de parentesco deducidas de la comparación de proteínas entre especies actuales y extintas de perisodáctilos.
Las especies de rinocerontes presentes en Eurasia se resaltan en el cuadro verde. Las siluetas indican la cantidad de cuernos. Los números de nodo indican probabilidad bayesiana (0–1) / probabilidad máxima (0–100%). B. primigenius se usó como un grupo externo.
Fuente: Peerj.com
Ahora pensemos, ¿Por qué los cambios en la estructura de una proteína que cumple la misma función en dientes y huesos habría de mostrar relaciones de parentesco si estas no existieran? Perfectamente esta proteína o el ADN mitocondrial podría ser exactamente igual en todas las especies y no mostrar similitudes algunas. Los biólogos hacen estas comparaciones partiendo del supuesto razonable que los organismos que poseen caracteres parecidos también poseen genes parecidos. Un resultado podría mostrar el ADN mitocondrial de una lechuga más parecido al de un tapir que al de un caballo, pero no es así. Tanto los caracteres visibles de los organismos y sus secuencias de ADN nos dan una información similar sobre las relaciones evolutivas, y nos las aclara cuando hay dudas, como en el caso del Stephanorhinus.

Cladograma derivado del análisis del gen de la proteína de desacoplamiento
mitocondrial 1 (UCP1) Michael J. Gaudry y su equipo mapearon
 las secuencias del gen ucp1 de 133 mamíferos en un árbol de especies.
Fuente: Science Advances 
Así podría proseguir para mostrar la relación de los perisodáctilos con otros grupos de mamíferos, y de los mamíferos con el resto de tetrápodos, con decenas de estudios bien sea con ADN nuclear, mitocondrial, anatómicos. Y señalando además las especies fósiles que se encuentran cerca del inicio de cada clado.

Así pues los esfuerzos de Nathaniel Jeanson y los demás creacionistas de Answer in Genesis por desacreditar la evolución, no pasa de ser un esfuerzo deshonesto de disfrazar datos como si fueran ciencia cuando no lo son.

La única explicación que es congruente con estos datos es que las especies evolucionan y están emparentadas. Las fuentes de evidencias se complementan maravillosamente y gritan una sola cosa: ¡Evolución!.
Lunes, 23 de Septiembre de 2019

Te Deum de independencia… a pesar de la prohibición

Una nueva violación a la laicidad estatal se llevó a cabo en Colombia desde las altos cargos del poder ejecutivo.

El Te Deum tiene hasta la fecha una suspensión provisional se mantendrá mientras se estudia a fondo la demanda. Sin embargo, el pasado miércoles 18 de septiembre se llevó a cabo un Te deum de independencia, en fecha diferida, en el que no asistió el Presidente de la República, pero si la Vicepresidenta Martha Lucia Ramírez y el Ministro de Defensa y altos representantes de la las Fuerzas Militares y de Policía. Es decir, se saltaron la prohibición puntual del 20 de julio, pero siguieron violando la laicidad estatal. 

Según informa la página de la Conferencia Episcopal de Colombia:
"El Te Deum, que será presidido por monseñor Óscar Urbina Ortega, arzobispo de Villavicencio y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, se llevará a cabo en la iglesia San Ignacio, a las 11:00 de la mañana.
Previo a esta ceremonia, se realizará un desfile militar que finalizará en la Plaza de Bolívar, donde estará la vicepresidente de la República, doctora Martha Lucía Ramírez, quien seguidamente se unirá a la procesión del Santísimo Sacramento, que partirá del atrio de la catedral primada hasta la iglesia San Ignacio.

Con esta solemne celebración, han manifestado los organizadores, “las Academias de Historia, respetuosas de las tradiciones religiosas del pueblo colombiano y conscientes de que todo viene de Dios, quieren en este Bicentenario de la Independencia de Colombia, invitar a todos los ciudadanos a dar gracias al Creador por los favores recibidos y elevar una plegaria para implorar la reconciliación nacional que propicie la paz y la tranquilidad del país”.
En septiembre del 2015 la Sección Primera del Consejo de Estado suspendió de manera provisional la realización del Te Deum, debido a una demanda impuesta en contra del artículo que explicitaba como parte del protocolo del Día de Independencia de Colombia (el 20 de Julio) la obligatoriedad del Presidente a asistir a un Te Deum en la Catedral Primada.

El artículo cuatro del Decreto 770 de 1982 que expide el reglamento de protocolo y ceremonia de la presidencia de la república  reza: "Para la celebración anual de los actos conmemorativos del 20 de julio, efemérides patria, se llevará a cabo el Siguiente programa: 1. Te Deum en la Basílica Primada."
Esta demanda fue presentada por el abogado Miguel Ángel Garcés Villamil basándose en la laicidad del Estado, alcanzada en la Constitución de 1991 y alegando que la realización de este rito católico viola los artículos 1, 13 y 19 de la Constitución Política que señalan que Colombia es un Estado social de derecho pluralista y en el cual se garantiza la libertad de cultos.

La Sección Primera señaló que la celebración del Te deum católico “Es un acto oficial de adhesión a la Iglesia católica, enfatiza en una preferencia de credo en los festejos de una fiesta patriótica que involucra a todo el pueblo colombiano y su impacto primordial tiende a promover una religión en particular”

“Se advierte de manera preliminar desconocimiento de los principios de Estado laico, pluralismo religioso, deber de neutralidad e igualdad de todas las confesiones ante la ley, sin que se vislumbre que el trato preferencial a la Iglesia Católica aparezca justificado en los criterios a que se han hecho alusión”, indica la decisión.

Este sensata decisión corresponde a lo que los defensores de la laicidad han argumentado por años, de que la asistencia a actos católicos y el uso de símbolos católicos en entidades públicas son una señal de adherencia a un credo por parte de un Estado que es plural y sin religión oficial desde la Constitución de 1991.

"A partir de 1991 donde el Estado colombiano es laico, por lo que en la demanda se sostuvo que ese tipo de celebraciones donde el Estado se compromete con la iglesia dejan de tener soporte constitucional, se puede demandar porque ya no es obligación.
En Colombia aún se mantienen normas que van en contravía que determinó la Constitución del 91. La decisión es la ratificación que Colombia es un Estado laico, que no tiene compromiso con ninguna religión”,

En el Informe de laicidad del 2010 - 2017 hecho por Bogotá Atea se muestra como las Fuerzas Militares y de Policía son las entidades estatales con mayor vinculación con imágenes y símbolos católicos, así como el hecho que desde el 2002 se ha venido deteriorando la laicidad estatal de manera permanente.
Jueves, 18 de Julio de 2019

Familia, solo heterosexual, para procrear y de acuerdo a la Biblia: Colegio público en Colombia

La educación en Colombia tiene como uno de sus fines “El pleno desarrollo de la personalidad sin más limitaciones que las que le ponen los derechos de los demás y el orden jurídico, dentro de un proceso de formación integral, física, psíquica, intelectual, moral, espiritual, social, afectiva, ética, cívica y demás valores humanos. (Ley 115 de 1994, art 1)”

Esto llevaría a pensar que todas las instituciones públicas y privadas trabajan por la promoción del respeto a la diferencia, evitando la perpetuación de estereotipos negativos que conlleven a la discriminación. Sin embargo, no siempre ocurre esto.

En Pitalito, Huila se encuentra La Normal Superior, uno de los colegios más grandes e importantes de esta ciudad y del sur del Departamento del Huila. Como Normal Superior ayuda a formar a jóvenes que seguirán, probablemente, la carrera docente. Este colegio es muy querido por los ciudadanos, pero a veces, hay cosas que se pueden mejorar y corregir.

En la entrega de boletines de este 18 de julio causó extrañeza el logro propuesto para el período por la maestra de religión para los estudiantes de grado séptimo. “Sustenta de manera concreta el valor, el significado y la condición de varón y mujer como únicas expresiones dispuestas por Dios en la diferencia de sexos, a la vez que relaciona textos bíblicos sobre el amor en pareja, familia y la procreación con la realidad de la familia en la actualidad”



Esto, en términos prácticos implica que: Primero, se está enseñando a los chicos que la única forma de constituir familiar es en el matrimonio heterosexual. Adiós posibilidad de casarse los gays y lesbianas. Segundo, que no es posible, no son aceptables las personas transexuales; Tercero, que la finalidad del matrimonio es traer hijos al mundo; y por último que la norma por la cual se define lo permitido o no, en la sexualidad y la familia, es la Biblia.

Es válido que muchos ciudadanos tengan esta visión como personal. Pero en este caso estamos hablando de un proceso educativo, en un centro público, es decir en una escuela, que, como las demás instituciones del Estado, son laicas (o al menos en el papel).

Los chicos de séptimo rondan las edades de 12 a 13 años. Algunos de ellos, una minoría, se sentirán atraídos por alguien de su mismo sexo. Y esto ocurrirá así sus padres sean machistas, homófobos o liberales. Ocurrirá así independiente que hayan puesto a los niños a escuela de fútbol o no. No tendrá nada que ver que sean hijos de madres solteras, o que hayan visto a un personaje gay en una película.

Una menor probabilidad hay, pero existe, que alguno de ellos sea transexual. Pero puede pasar. Y también puede ocurrir que alguno de los estudiantes de la Normal Superior de Pitalito conozca en el futuro a un amigo, compañero de trabajo, o familiar LGBTI. Puede que alguno de ellos, heterosexuales y educados con Biblia en una escuela laica, tengan un hijo LGBTI.

Y ahí es donde radica lo delicado de educar en la exclusión. Es totalmente reprochable que se enseñe que la única forma normal de constituir familia es de la manera heterosexual. Muchos chicos de minorías sexuales van a alimentar esos terribles pensamientos que no son aceptados, que la escuela les puede rechazar, que pueden ser objeto de matoneo, etc.

A su vez, estos mensajes alimentan el ideario de los estudiantes que hacen matoneo al chico poco masculino, al que prefiere el grupo de baile al equipo de fútbol, o a la chica que gusta de deportes de contacto a papeles tradicionalmente femeninos. También alimentan la idea que es normal que los jóvenes LGBTI sean echados de su casa, llevados a “terapias de reparación”, o como decía la ahora candidata a la Gobernación de Santander, Ángela Hernández, que los chicos homosexuales debían ser puestos en colegios aparte para que no afectaran “la moral”.

El suicidio en adolescentes LGBTI es alto, no porque sean enfermos, anormales o algo similar, sino porque la sociedad homofóbica se ha encargado de hacerles la vida imposible.

David Andina (@daandina), un médico de urgencias pediátricas en Madrid, España, trinaba el pasado 15 de julio: “Soy Pediatra de Urgencias. Hace unos días atendimos un adolescente transexual que había cometido su quinto intento de suicidio. Quizás, si sus compañeros de colegio hubiesen recibido talleres sobre la realidad LGTBI, no habría sufrido bullying durante años”

A este punto es al que quiere llegar esta denuncia sobre la clase de religión en la Normal Superior de Pitalito en el grado séptimo de la Jornada de la Mañana: Educar en la homofobia hace vidas miserables y mata.

En segundo lugar, es importante mencionar que la clase de religión no debe estar orientada hacia ninguna religión en particular. Hacerlo es adoctrinamiento religioso. No es posible tomar la Biblia, y la doctrina oficial católica, aquí transcrita en el logro académico de grado séptimo, como el criterio por el cual se educan estudiantes en una institución pública, y por lo tanto laica.

No es posible enseñar que el libro sagrado sea la Biblia, cuando la educación no está para promover el catolicismo (como sí lo ordenaba la Constitución de 1886), así como tampoco lo está para promover el Libro de Mormón, el Tipataka budista o el Bhagavad Gita de los Hare Krisna.

La maestra de religión da muestra del adoctrinamiento religioso al hablar de las “únicas expresiones dispuestas por Dios”. ¿Cómo lo sabe? ¿Dios se le apareció o está ella divulgando su credo personal? Y, ¿de qué dios estamos hablando? ¿Por qué no habla de lo dispuesto por Nemqueteba, el dios chibcha, o por el dios Caragabí, de los embera katios, si su clase no está indoctrinando?

Una aproximación neutral que muestre toda la diversidad religiosa y las opciones no creyentes, que les hable de que existen judíos, mormones, budistas, hinduistas y religiones indígenas, de manera neutral, sería más aceptable que el probable adoctrinamiento católico, que refleja ese plan de estudios. De hecho, cabría mencionarle a la maestra, que existen denominaciones luteranas, episcopales y metodistas que casan en la actualidad a parejas del mismo sexo. En definitiva, este boletín académico es reflejo de un adoctrinamiento religioso católico (prohibido en el Decreto 4500 de 2006) y una formación excluyente que facilita la homofobia y la transfobia.

Espero que la Secretaria de Educación de Pitalito, la del Huila y el Ministerio de Educación Nacional tomen este caso para empezar a promover una educación laica e incluyente, que refleje una realidad social en la que las familias son diversas y las aulas de clase también. De hecho, está aún pendiente de que el Ministerio de Educación Nacional cumpla con “la revisión extensiva e integral de todos los Manuales de Convivencia en el país para determinar que los mismos sean respetuosos de la orientación sexual y la identidad de género de los estudiantes” que le ordenó la Corte Constitucional en el 2015.

Ojalá se pueda empezar a educar en el respeto de la diferencia, el respeto por la diversidad, y se pueda avanzar hacia una educación laica y librepensante.
Domingo, 14 de Julio de 2019

El Centenario de la coronación de la Virgen de Chiquinquirá en una Colombia laica


El pasado 9 de julio del año 2019 se cumplieron 100 años de la Coronación de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá como Reina y Patrona de Colombia. A ella asistió por parte del Estado colombiano el presidente Iván Duque.

Una coronación en tiempo clericalistas


Suárez, presidente de 1918-1921, fue el sexto presidente del período conocido como la hegemonía conservadora que reinó en Colombia por casi treinta años. Marco Fidel creía en la unión de Iglesia y Estado, como casi todos los conservadores de aquella época.

El papa que aprobaría la coronación de la virgen de Chiquinquirá fue Pio X, un fuerte opositor al modernismo, incluyendo la separación de Estado e Iglesia. En su encíclica Pascendi (1907), dijo que es un error modernista pensar que el Estado se debe separar de la Iglesia. En ella se queja el pontífice “¿qué será de la autoridad eclesiástica?”

Tres años después de su encíclica, en 1910, el papa anuncia que la Virgen de Chiquinquirá, la Rosa del Cielo, debía ser coronada con una lujosa tiara de oro.

Pasarían nueve años para que el presidente exseminarista encabezara en la Catedral Primada de Colombia una ceremonia concurridísima en la que el obispo de Tunja impuso una corona de oro y esmeraldas a la imagen. Con este acto se estableció simbólicamente que el poder estatal de Colombia, en cabeza de Marco Fidel Suárez, estaba íntimamente unido a la Iglesia Católica con la consagración de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá como patrona de Colombia.

Pero esta no era la primera consagración del país como un todo a una figura exclusiva del credo católico. Con el Decreto 820 de 1902, el país fue consagrado al Sagrado Corazón de Jesús y se formalizó la cooperación para la construcción del Templo del Voto Nacional, ubicado en Bogotá frente a la estación de Jiménez por la Avenida Caracas.

En el momento de ambas consagraciones estaba vigente la Constitución de 1886 que establecía la religión católica como la nación. La libertad de profesar otros cultos solo se permitiría con la reforma de constitucional de 1936 bajo la presidencia liberal de Alfonso López Pumarejo.

Esta fuerte adhesión de la Iglesia a los poderes públicos ha estado presente en muchas entidades públicas hasta el presente, casi como en tiempos de Marco Fidel Suárez. Su influencia conservadora es tan grande que en un homenaje que la Fuerza Área le hizo en 2016 por su 161 aniversario semencionaba como una razón, el hecho que había sido “un fiel católico”.


De una Constitución clerical a una laica

Con la Constitución de 1991 Colombia pasó a no tener una religión oficial, a considerar todas la iglesias iguales, libres e independientes del Estado, la libertad ideológica, además de la libertad de cultos, todos ellos elementos que hacen que Colombia sea, desde entonces, un Estado laico.

La laicidad implica la separación entre el Estado y las religiones. El Estado es neutro desde un punto de vista religioso y se prohíbe cualquier injerencia en la vida de las distintas religiones presentes en el país. De forma recíproca, la adherencia y práctica de alguna religión por los funcionarios públicos no debe interferir en el funcionamiento de los servicios del Estado.

Justamente fue una demanda al Decreto de 1902, el de la consagración del país al Sagrado corazón de Jesús el que generó la sentencia de la Corte Constitucional en la que se afirmaría que Colombia es un Estado laico. La Sentencia C-350 de 1994.


Como resultado en 1994 se declaró inexequible el decreto de la consagración de Colombia al Sagrado Corazón de Jesús. Luego, en el 2010 la Corte Constitucional se posicionaría a favor de la neutralidad del Estado en sus actos públicos a fin de no promover actos religiosos:

“La neutralidad estatal comporta que las actividades públicas no tengan fundamento, sentido u orientación determinada por religión alguna –en cuanto confesión o institución-, de manera que las funciones del Estado sean ajenas a fundamentos de naturaleza confesional” Sentencia C-766 de 2010

Sin embargo, estas directrices siguen siendo pasadas por alto por las fuerzas militares, de policía y varios mandatarios. De hecho, en el 2017 la Policía Nacional asistió como entidad al aniversario de la Consagraciónde Colombia al Sagrado Corazón de Jesús en acto de la Plaza de Bolívar.

En la Sentencia T-152 de 2017, tras un caso en el que la Policía denigró a un patrullero adventista por negarse a leer una oración católica en un templo de esta denominación como acto oficial de la Policia Nacional la Honorable Corte ordenó a esta entidad que

se ABSTENGA de repetir actos mediante los cuales se identifique o adhiera a una religión específica, de manera tal que, en el desarrollo de sus funciones siempre aplique el principio de laicidad y cumpla con el deber de neutralidad en materia religiosa, en los términos definidos por la jurisprudencia de esta Corte.”

Los actos públicos enmarcados en un credo particular, como lo son las misas, Te Deums, cultos, etc., son actos simbólicos que expresan la adherencia del Estado a una religión, o por lo menos el favorecimiento de una de estas sobre las demás.

Entre las medidas de carácter simbólico que deberían haber en un estado laico está la prohibición de que los representantes públicos pueden participar de forma oficial en actos de carácter confesional (pueden hacerlo como particulares); la eliminación de cualquier tipo de simbología religiosa en los actos oficiales, así como en lugares y edificios de titularidad pública; supresión de honores civiles u homenajes públicos (condecoraciones, votos o nombramientos civiles) a imágenes, advocaciones, santos o símbolos religiosos, quedando sin efecto los honores o nombramientos que se hayan realizado hasta ahora; eliminación de las capillas de cualquier lugar público; supresión de la figura de los “capellanes funcionarios católicos”; supresión de la emisión de culto o ritos de carácter religioso a través de medio de comunicación públicos. Medidas estas aún por concretarse en Colombia.


Colombia al centenario de la coronación

La Colombia que vio el centenario de la coronación es muy diferente a la que la coronación inicial. Con un 70% de católicos, de los cuales la mayor parte no son practicantes, un 16% de la diversidad protestante, y un 5% de ateos y agnósticos, el país se aleja de la homogeneidad religiosa que vio Marco Fidel Suarez y se hace cada vez más plural en materia religiosa, pero también más secular.

El presidente Iván Duque, en su discurso en la misa de coronacióndijo: “Vengo esta mañana, también, a que todos los colombianos rindamos este homenaje” Pues sucede que no todos los colombianos creen en la Virgen María. Dudo que los Testigos de Jehová, mormones y adventistas colombianos hayan estado de acuerdo con que el presidente hablara por todos los colombianos en un asunto tan personal como la fe. Dudo también que los evangélicos y pentecostales se sientan a gusto siendo mencionados como parte de los ciudadanos que rendían este homenaje.

El presidente Duque dijo de la Virgen: “Ha sabido guiar esta Nación en medio de las adversidades para que surja una Colombia de fe”. ¿Para que surja una Colombia de fe? Con esta declaración se hace de lado a miles de colombianos que no son religiosos y se refuerza el concepto erróneo que para ser un buen ciudadano hay que tener una fe religiosa.

Este deseo de querer que surja “una Colombia de fe” es una señal preocupante en momentos y en un gobierno que busca cimentarse granjeándose en favor de sectores conservadores religiosos, en una clara violación a la laicidad estatal, a cambio de favorecer una agenda conservadora.
La asistencia del presidente a este evento, en calidad de presidente, y mencionando a todos los colombianos como parte de este homenaje, es una violación a la laicidad estatal, y otra señal del riesgo que corre la separación entre Estado e Iglesias en el presente gobierno.
 


Sábado, 8 de Junio de 2019

La insólita persecución a un profesor ateo en Lebrija, Colombia

Al licenciado en ciencias sociales le asignaron la clase de religión y tras realizar un taller que traía a colación la doctrina de una congregación satanista se armó el lío


La denuncia de Jaime Sánchez, un profesor que dicta cátedra de religión en el Colegio Integrado Nuestra Señora de las Mercedes (curioso nombre para un colegio público) en el municipio de Lebrija (Santander), sería difícil de creer si no fuera porque el caso fue denunciado en una sesión del concejo municipal donde hizo presencia Eleazar Muñoz, sacerdote del municipio que preside la parroquia San Pedro Apóstol, haciendo las veces de guía espiritual. La sesión del concejo que quedó grabada en video debido a que fue transmitida en vivo a través de Facebook muestra lo que parece ser una reunión de la congregación para la doctrina de la fe y no una sesión de un concejo municipal que en un Estado laico no debería ser plataforma para perseguir profesores por razón de sus creencias o descreencias.

El problema se origina porque el profesor, un licenciado en ciencias sociales que fue designado en el área de religión, decidió que su clase no sería una plataforma para adoctrinar a los estudiantes en la fe católica como suele suceder en muchos casos donde la prohibición explícita en el decreto 4500 del 2006 (Art. 6) del Ministerio de Educación Nacional es ignorada olímpicamente, convirtiendo la cátedra de religión en una plataforma para hacer proselitismo a la fe católica.

En un trabajo de compresión de lectura y en aras de mostrar el espectro de creencias que nos rodean, Jaime Sánchez usó un compendio de normas propias de una congregación satanista obtenidas a través de fuentes en internet, lo que ha causado la indignación de padres de familia, concejales y obviamente el sacerdote del pueblo.

En la insólita sesión del concejo se propone el envío de una carta a la Secretaría de Educación con copia al gobernador donde se adjunta la supuesta prueba de que el profesor está impartiendo enseñanzas satánicas a los estudiantes y se solicita el traslado del docente. Uno de los concejales va más lejos y se pregunta cómo es posible que un profesor ateo puede ser designado en el área de religión y acto seguido un concejal más joven propone una especie de escrache contra el profesor denunciado mediante el uso de redes sociales para exhibir el caso y que exista el debido escarmiento.

Jaime Sánchez explica que lo que en realidad ocurrió es que en el proceso educativo y con el propósito de mostrar las distintas expresiones religiosas a sus alumnos promovió un taller de comprensión de lectura usando la doctrina de una congregación satanista como se podría hacer con el islamismo, el judaísmo, el zoroastrismo o cualquier expresión de la religión en el mundo que debe ser conocida por los estudiantes para recibir una cátedra religiosa objetiva e imparcial como lo ordena el decreto 4500 de 2006 del Ministerio de Educación Nacional que en su artículo 6 prohíbe explícitamente que la cátedra de religión se use de manera ocasional o total para hacer proselitismo a una determinada religión como ocurre en la vergonzosa sesión del concejo municipal, convertida en un tribunal eclesiástico presidido por un sacerdote.

No hace falta mucho sentido común para entender de que lo que en realidad está sucediendo con el profesor Jaime Sánchez, acusado de enseñar doctrinas diabólicas a sus alumnos, se trata de la típica persecución a un docente ateo cuya falta de fe es popularmente relacionada con el satanismo y el demonio propio de la doctrina cristiana presentado como el enemigo del dios en la fe católica profesada por el sacerdote y los concejales de Lebrija.

Al observar el video y todas las intervenciones es inevitable no preguntarnos cómo es posible que acusen a un profesor identificado como ateo de promover prácticas satánicas y malignas entre sus estudiantes. Un ateo por definición no cree en dios y como consecuencia tampoco cree en su antagonista mitológico conocido como el Diablo o Satanás, ambas deidades son parte fundamental de la fe católica y los ateos no creemos en la existencia de ninguna. ¿Los concejales de Lebrija no están en capacidad de diferenciar a un ateo de un satanista? Asimismo cabe preguntarnos, ¿por qué un ateo no puede dictar clase de religión en un colegio público? ¿Acaso el objetivo de la clase de religión es promover una determinada creencia contrario a lo que se ordena desde el Ministerio de Educación Nacional? ¿Entonces lo que quieren los concejales, el sacerdote del pueblo y los padres de familia indignados es que la clase de religión sea una catequesis católica como si el colegio fuera un centro de adoctrinamiento similar a una iglesia?

Cabe resaltar que el aparente ambiente de respeto y tolerancia que se aprecia en la sesión del concejo de Lebrija denunciada en el presente artículo no puede ser pretexto para atenuar la realidad de lo que está ocurriendo. No se puede hablar de respeto y tolerancia cuando de manera explícita se está solicitando el traslado de un profesor con base en una acusación falsa solo por ser ateo y ofrecer una clase de religión como debe ser: imparcial, objetiva y sin proselitismo cristiano o católico, mostrando la amplia gama de creencias y religiones con sus particularidades, sismas, disidencias y pilares. Las asociaciones ateas del país especialmente la Corporación Bogotana para el Avance de la Razón y el Laicismo (Bogotá Atea) y la Asociación de Ateos de Bogotá ya están al tanto de este caso y estaremos atentos a las declaraciones oficiales de las autoridades competentes para realizar el debido seguimiento y, de ser necesario, poner en conocimiento de las autoridades las respectivas denuncias ante este presunto caso de acoso laboral, injuria y calumnia y discriminación con pretextos religiosos.

El presente caso es un campanazo de alerta para que el ministerio del interior y las entidades correspondientes a nivel departamental y municipal encargadas de desarrollar las políticas de libertad de culto y conciencia se aseguren de incluir de manera clara en sus políticas públicas a los ciudadanos ateos, agnósticos y no creyentes en general debido a que dicho sector de la población se encuentra en circunstancia de debilidad manifiesta y por nuestra condición de “no religiosos” carecemos de personería jurídica especial registrada ente el ministerio del interior y al tratarse de una minoría casi imperceptible en la sociedad constantemente somos víctimas del abucheo, la estigmatización y la satanización por parte de sectores religiosos mayoritarios en Colombia.

No es la primera vez que casos como estos ocurren en el país.

En el año 2016, el periódico La Nación del departamento del Huila denunció el calvario vivido por el profesor Miguel Trujillo, docente de filosofía del colegio Simón Bolívar de Garzón (Huila), que por cuestionar ciertas cosas en sus cátedras terminó enfrentado con padres de familia, directivos del colegio y con el párroco del barrio que azuzaba desde el púlpito la persecución contra el docente.

En entrevista con Bogotá Atea, Miguel Trujillo reveló las dificultades que un profesor ateo debe enfrentar en una sociedad que teme someter al escrutinio de la razón las creencias más arraigadas y el desprecio al que puede ser sometido una persona que enseña a pensar y no a creer ciegamente. Bogotá Atea en cumplimiento de su objeto social también dirigió derechos de petición al colegio y a la Secretaría de Educación departamental solicitando información y una atención preeminente ante la gravedad de los hechos.

A finales del 2017 a través de este mismo medio puse en conocimiento la historia de dos jóvenes de la I.E. San Francisco de Sales (otro nombre curioso para una institución pública) de la ciudad de Cúcuta que denunciaron ser víctimas de adoctrinamiento católico en su institución porque a pesar de ser ateos debían participar en actividades religiosas propias del credo católico y soportar el constante proselitismo religioso en una institución de carácter público.

Ante la proliferación de este tipo de denuncias solo hay una solución, y la solución no es dar la razón a quienes son la mayoría ni tampoco dar la razón a quienes conforman una minoría solo por el hecho de ser minoría. La solución radica en la laicidad que debe imperar en las instituciones del Estado que son pagadas con los impuestos de todos los ciudadanos colombianos. Creer o no creer es cuestión individual, pero la laicidad es deber y obligación de todas las instituciones públicas principalmente los colegios donde son formadas las personas que el día de mañana serán congresistas, alcaldes, gobernadores o concejales que deben saber diferenciar el ateísmo del satanismo para evitar pifias del calibre de las que se aprecian en el video base de esta denuncia. Los profesores deben promover el laicismo de manera activa como garantía de la libertad de culto y conciencia de los alumnos que tienen derecho a conocer todas las expresiones religiosas y su impacto en la sociedad de una manera objetiva y sin proselitismo a un solo credo.

Hago un llamado a profesores y estudiantes a denunciar este tipo de casos y llamo especialmente a los ateos que sé que son muchos entre los jóvenes a que salgan del armario y se den a conocer en la sociedad y especialmente en cada colegio donde estén estudiando. Entre más visibles seamos es menos probable que seamos pisoteados por quienes creen que sus creencias particulares se pueden imponer arbitrariamente.


Adenda

En la misiva que el concejo de Lebrija dirige a la Secretaría de Educación y a la gobernación se hace mención a un curioso caso de una persona aparentemente menor de edad que el ver la circular usada por el profesor que contiene referencias al satanismo, entra en una supuesta crisis que hace necesaria la atención médica y psicológica de esa persona sin que hasta la fecha se haya podido recuperar. Cabe preguntarnos si esos hechos tienen relación a que se les haya dicho a los niños que existe una variante religiosa que se llama satanismo o más bien a las ideas del catolicismo de esa persona y al constante bombardeo y adoctrinamiento cristiano y no precisamente al documento usado por el profesor. Personalmente espero que la Secretaría de Educación y los entes estatales con capacidad de decisión en este caso ignoren los relatos usados de manera capciosa para justificar una evidente persecución y actúen de manera contundente contra los instigadores de la situación denunciada.

La suspicacia me surge debido a que dicha situación fue denunciada ante el concejo municipal por una mujer que funge como representante del menor de edad que supuestamente tuvo una posesión demoníaca causada por el documento usado por el profesor en una de sus clases, y la víctima de la supuesta posesión repetía constantemente una alusión al “seis seis” que hace referencia al número de la bestia en la mitología bíblica. En el documento usado por el profesor no había ninguna referencia a ese número pero dicho signo sí es popular en el folclor cristiano, lo cual deja entrever que la exposición del menor de edad a esa idea se dio por otro medio posiblemente en su propio hogar o en la iglesia máxime cuando la misma denunciante manifiesta que llevó al menor afectado ante un sacerdote de Bucaramanga y no ante un profesional de la salud especializado en asuntos de salud mental.
Martes, 4 de Junio de 2019

Criticar a los pastores no es delito, la libertad de expresión lo permite: Corte Constitucional de Colombia

La Corte Constitucional acaba de determinar que las críticas que reciben los pastores en redes sociales y otros medios por el cobro de diezmos o de valerse de “mentes débiles” son parte de la libertad de expresión de los ciudadanos y no son motivo de delito. Así quedó en la reciente Sentencia T-119 de 2019.

El caso inició cuando Juber Duvan Giraldo, pastor del Movimiento Misionero Mundial (MMM) en San Jerónimo, Antioquia, fue objeto de críticas por parte de un ciudadano, que en redes sociales argumentaba que el pastor de valía de mentes débiles para adoctrinarlas y luego cobrarles diezmos y ofrendas. Sus quejas arreciaron porque la hija del quejoso se había unido al MMM.

El pastor Juber decidió entutelar al padre de su feligrés alegando el derecho al buen hombre, honra, buena imagen e intimidad. En una primera instancia, el juez de San Jerónimo le dio la razón al pastor, pero en una segunda instancia el juez de Santa Fe de Antioquia la revocó.

La razón que llevó al entutelado a acudir a la segunda instancia fue que sus comentarios sobre lavado de cerebro y el enriquecimiento a costa de diezmos son una expresión de sus opiniones personales. El caso llegó a la Corte Constitucional, que decidió revisar la tutela y llamar a diferentes universidades y entidades sobre libertad de expresión para que manifestaran su concepto sobre este caso.

En el concepto emitido por la Universidad Externado de Colombia se hace énfasis en que los pastores se convierten en personajes públicos y como tales tienen que soportar “mayores críticas y cuestionamientos que una persona del común”. Pero así mismo, los pastores tienen un gran poder y control sobre sus feligreses, así como un foro en el que pueden ser escuchados y dar su réplica a los cuestionamientos. “¿Cómo van a estar indefensos (las figuras religiosas) si tienen por definición el poder de la palabra y el acceso abierto a su auditorio?”, cuestionó la Universidad Externado.

En el análisis del máximo tribunal, los magistrados afirmaron que en casos como estos a los jueces les corresponde evaluar el contexto de la publicación, el perfil del autor, el tipo de discurso, el grado de difusión del contenido publicado o la forma de reparar menos lesiva para la libertad de expresión.

En este sentido la Corte recordó la importancia de la libertad de expresión en las sociedades democráticas con estas palabras:
“La libertad de expresión […] constituye un elemento estructural básico para la existencia de una verdadera democracia participativa. Se trata entonces de un grupo de garantías cuyo ejercicio permite el debate abierto de la democracia y cuyo carácter preferente debe afirmarse en “su importancia para la vida democrática y para el libre intercambio de ideas.
… la libertad de expresión cumple múltiples funciones en un sistema democrático. Por un lado, permite que se exteriorice al mundo, de manera libre, la percepción, pensamiento u opinión y de esa manera, se materializa la autonomía de las personas. Por otro lado, la circulación irrestricta de pensamientos, posturas, hechos e información, construye vías que conducen a la consolidación de espacios deliberativos”.
La Corte también menciona que la libertad de expresión (como cualquier otro derecho) tiene límites y en este caso son límites a la libertad de expresión: “estando prohibidas las opiniones que contengan apologías al odio, incitación a la guerra, incitación directa y pública a cometer genocidio, y las que infrinjan la prohibición absoluta de promover pornografía infantil”.

En el caso concreto de este quejoso, la Corte dijo que era importante tener en cuenta qué, cómo, a quién, y por qué medio se expresaron esas opiniones. En el caso del crítico de los diezmos, se trataba de un ciudadano sin mucho impacto mediático que expresó su opinión tan solo a sus amigos de Facebook.

La Sala también señaló que “aunque los estados tienen expresiones como ‘ladrón’, ‘estafador’ y ‘abusador’, estas corresponden a afirmaciones apreciativas de las acciones como pastor del accionante. En otras palabras, son la interpretación subjetiva que hace el accionado del actuar público del pastor Giraldo. Individualizado el sujeto sobre el que se comunica, la Sala debe precisar que los estados son un vehículo para difundir el descontento del accionado frente a la figura religiosa que encarna el accionante y, por esa razón, son un vehículo para reprochar, debatir y criticar su gestión social”.

Cabe señalar que en la Sentencia T-119 /19 no se menciona la palabra diezmo en parte alguna, pero es evidente que las críticas que el quejoso hizo sobre el pastor Juber relacionadas con la recepción de dineros por parte de sus fieles, se entienden en el marco de los diezmos, ofrendas y siembra de promesas, que muchos pastores cristianos predican.

Los pastores y otros líderes religiosos están bajo una exposición voluntaria al escrutinio público y es esperable que muchos ciudadanos emitan opiniones sobre sus prácticas públicas, al ejercer la predicación de sus credos. Suelen ser parte de las críticas más comunes a los pastores están relacionadas con dinero, el que manipulan a sus fieles y hacen “lavado de cerebro” y con la manipulación electoral.

Recientemente ha habido intentos de algunos pastores y algunas iglesias por censurar publicaciones críticas hacía ellas y sus prácticas económicas y políticas en Colombia. Este fallo puede sentar un importante precedente para los críticos librepensadores.

Pero, más allá de las opiniones, lo saludable para una sociedad sería que se dieran estos debates a la luz de las evidencias, conociendo las cifras de dinero que ingresan a las iglesias, el estilo de vida que llevan muchos pastores, las acciones sociales que realizan, más allá de la divulgación de una doctrina, y, que los expertos en psicología y psiquiatría tengan la palabra para determinar en qué circunstancias se puede hablar de manipulación, abuso mental y lavado de cerebro. Temas muy importantes para la sociedad actual. Por otra parte, muy acertada la decisión de la Corte Constitucional al valorar que en una sociedad democrática debe primar la libertad de expresión como base de los procesos deliberativos, en momentos en que muchos clericalistas desean acallar las voces críticas bajo el argumento de ser “cristianofobia”.
Martes, 21 de Mayo de 2019

¿La Biblia como fundamento de políticas?


La Asamblea Departamental de Antioquia, en Colombia, dio a conocer el pasado 13 de mayo el Proyecto de Ordenanza 17 por medio de la cual se crea la política de antienvejecimiento en Antioquia. El documento, lleno de artículos favorables y necesarios para la población adulta mayor, llamó la atención por su sección considerativa iniciaba mencionando personajes bíblicos.

“Que, según la historia bíblica, Noé vivió cerca de 950 años; murió 350 años después del diluvio. Matusalén murió a los 969 años de edad. Y Adán vivió cerca de 950 años. Jared vivió 963 años. Ha sido un deseo y un secreto esquivo cómo extender la vida”. Así encabezaba la justificación de la ordenanza departamental propuesta.

Mencionar a personajes bíblicos como Adán, Noé y Matusalén para justificar una política importante, puede parecer un tema de poca importancia. Sin embargo, no deja de ser un guiño de favorabilidad a los sectores cristianos en política, que tanto desprecian y niegan el carácter laico del Estado colombiano y tienen una agenda claramente conservadora.

La laicidad implica que el Estado debe ser neutral frente a todas las religiones que se practican en su territorio, y que por lo tanto no debe haber favorecimiento de una religión sobre otra. Esto se deriva del hecho que ninguna religión o conjunto de denominaciones pueden considerarse oficiales, y todas las religiones son libres e iguales ante la ley.

Es decir, que tan iguales son ante la ley la “Iglesia Budista – Comunidad Soto Zen de Colombia”, con sede en Bogotá, que la “Iglesia Cristiana Los Negocios del Señor”, registrada en Valledupar. Con la justificación de una ordenanza departamental que se remite a la Biblia, claramente se muestra una preferencia institucional a las doctrinas judeocristianas o basadas en la Biblia.

Probablemente más colombianos se habrían mostrado asombrados si el considerando hubiese mencionado como personajes de resaltar al profeta Alma, Lehi o Mormón del Libro de mormón, o quizás, la historia hinduista del elixir de la inmortalidad, que fue recuperado por el dios Visnú y el semidios Vasuki. 

El considerando de la Ordenanza podría haber comenzado de una manera más secular y objetiva. Como haber hecho mención de los datos de esperanza de vida en Colombia en el último siglo, los porcentajes de cobertura de salud y las afecciones predominantes a la población adulta mayor. Pero, ¿qué tienen que ver personajes de ficción de un libro religioso en una ordenanza secular?
Este guiño solo es un elemento de muestra el deseo de querer mantener la influencia de las iglesias cristianas, de cualquier denominación, en la política del Estado. Un esfuerzo que, en otros temas menos controvertidos, apuestan por limitar libertades a algunos grupos poblacionales y el deseo de querer imponer una moral religiosa a toda la ciudadanía, incluyendo a aquellos ciudadanos que no hacen parte de su credo.

Cabe recordar el caso del DANE en agosto del 2010, en el que la entidad que maneja las estadísticas poblacionales, fue consultada por la Corte Constitucional para que proporcionara información que ayudara en el debate sobre la apertura del matrimonio civil a las parejas del mismo sexo. Causó extrañeza que el abogado de la Oficina Jurídica del DANE, Domingo Ospina Villamarín, a nombre de la entidad pasara del terreno de las estadísticas a los textos bíblicos argumentando: “Si observamos el concepto del libro de Mateo, Capítulo 19, versículo 4 que dice: Y Jesús respondió, no han leído que el creador al principio lo hizo hombre y mujer, y dijo: el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá con su mujer y serán los dos una sola carne.

Días después el DANE desautorizaría al funcionario invalidando su concepto ante la Corte Constitucional.

En el 2012 la citación de la Biblia volvió a saltar a los medios tras la respuesta de un juez de Cali a una tutela interpuesta por el ciudadano Jaime Saúl Jiménez contra el Instituto de Seguros Sociales.
El Juzgado Once Administrativo del Circuito de Cali en su fallo citó y analizó un versículo de la Biblia, del Antiguo Testamento, para justificar la negación de pensión del señor Jiménez. ``No harás injusticia en el juicio; no favorecerás al pobre ni complacerás al rico, sino que con justicia juzgarás a tu prójimo”, dice parte del fallo.

En la sentencia T-453 de 2012 la Corte Constitucional analizando la tutela pidió que toda decisión estatal (en ese caso un fallo judicial) debe estar desprovista de "cualquier expresión que permita suponer un sesgo fundado en las creencias religiosas del funcionario que la profirió".

"La Sala estima oportuno recordarles a las autoridades judiciales que, en el ejercicio de sus funciones, están obligadas a respetar el principio de laicidad que caracteriza al Estado colombiano y que se materializa en la imposibilidad de que sus autoridades adhieran o promuevan determinada religión, o adopten cualquier conducta que desconozca el pluralismo, la coexistencia igualitaria y la autonomía de las distintas confesiones religiosas consagrados por la Carta Política", dijo la Corte Constitucional en referencia al versículo utilizado en la sentencia.

Dicha cita, precisó la Corte, fue incluida en un pie de página de la sentencia del juzgado de Cali.
"Tal alusión resulta inadmisible en un documento que, al haber sido suscrito por una autoridad pública, debe estar desprovisto de cualquier expresión que permita suponer un sesgo fundado en las creencias religiosas o en las convicciones personales del funcionario judicial que lo profirió", agregó el alto tribunal en esa decisión.

Teniendo en cuenta esta decisión de la Corte Constitucional, la ONG “Corporación Bogotana para el Avance de la Razón el Laicismo” pedirá a la Asamblea departamental de Antioquia, vía Derecho de petición, que modifique su considerando.

Por otra parte, cabe señalar que en diferentes tiempos y lugares se ha utilizado la Biblia para justificar diferentes políticas, en un intento de darles un halo de legitimidad de Dios para obrar según sus deseos. Uno de los casos más recientes fue el del Fiscal General de los Estados Unidos Jeff Sessions, quien citó la Biblia para justificar la política de “tolerancia cero” que involucró separar las familias migrantes, llevándose a los niños a centros de reclusión diferentes al lugar donde se encontraban sus padres. “Les citaría al apóstol Pablo y su claro y sabio mandamiento en Romanos 13 de obedecer las leyes del gobierno porque Dios ha ordenado el gobierno para sus propósitos”, dijo el Fiscal.
Sin duda en la Biblia hay porciones de la Biblia que enaltecen valores positivos, que son posibles y deseables en la sociedad, tales como: amar al prójimo, ayudar a viudas, huérfanos y pobres ejercer la caridad, proteger al pobre, dar al necesitado, no robar, ni engañar, etc. Eso no se niega. Pero también es innegable que hay muchos mandatos bárbaros y retrógrados.

Citando a la Biblia se defendió la esclavitud en el Siglo XIX. En Norteamérica los dueños de esclavos y defensores de la esclavitud Biblia, citaban partes de la Biblia como en el capítulo 21 del Éxodo, “Leyes sobre los esclavos” y la historia del esclavo escapado Filemón, al cual el apóstol Pablo aconseja regresar a su amo, como evidencia de que esta práctica encaja dentro del plan de Dios en el orden social.  O «Siervos, obedezcan a los que son sus amos según la carne, con temor y temblor, en la soltería de su corazón, como a Cristo» (Efesios 6: 5). Según la Biblia es válido adquirir un esclavo, pero sólo usarlo “por seis años; al séptimo será libre” (Éxodo 21:2). Se puede vender a la hija mujer para que sea sierva (Éxodo 21:7). Texto último que muestra el papel subordinado que la Biblia da a la Mujer. También los políticos esclavistas interpretaron historias bíblicas como las de Caín y Abel y la supuesta maldición de Ham, hijo de Noé como prueba de que Dios había hecho a los "negros" para ser esclavos.

Otros ejemplos de mandamientos extraños son la prohibición de tocar un objeto hecho con cuero de cerdo (¿una billetera, un balón, un par de zapatos?) (Levítico 11:7). Hacerse un tatuaje está prohibido según la Biblia (Levítico 19:28), así también como vestir con telas mezcladas (Deuteronomio 22:11) ¿Prohibiremos las prendas que mezclan algodón con poliéster y cerraremos las tiendas de tatuajes? 
Este libro que tanto gusta también ordena guardar el sábado para el dios Jehová y quien labore en ese día “será castigado con la muerte” (Éxodo 35:2). Según esto los católicos y pentecostales estarían condenados. Y los adventistas y bautistas del séptimo día, que guardan el sábado, no aplican el castigo bíblico a los infractores, y no dicen nada sobre el uso de prendas con telas mixtas.

La Biblia también contiene la orden de matar hechiceras (Éxodo 22:18), mandato que en Europa y América llevó a la muerte de miles mujeres acusadas por brujería. La Biblia también justifica el genocidio en Deuteronomio 20:16 al declarar que “de las ciudades de estos pueblos que Jehová tu Dios te da por heredad, ninguna persona dejarás con vida.” Versículo que es usado por extremistas en Israel para justificar la ocupación de tierras en Cisjordanía por parte de colonos judíos y demorar la solución de dos estados.

En términos de moralidad sexual, la Biblia también está llena de cosas arcaicas propias de la mentalidad de Edad de Bronce que produjo los textos del Antiguo Testamento. En caso que en una pelea una mujer toque el pene o los testículos de un hombre se le debe amputar la mano a la mujer (Deuteronomio 25: 11-12), La homosexualidad es una “abominación” y también merecedora de la muerte (Levítico 18:22) y la mujer que sea hallada no virgen en la noche de bodas debe morir apedreada (Deuteronomio 22:13).

Igual de inmundo es comer mariscos, cerdo, bagre, calamar o alimentos que contengan sangre en su preparación. No obstante, los pastores homofóbicos (el 99%) no predican prohibiendo los chorizos, lechonas y el arroz de camarones.

Tan absurdo como sería prohibir basados en la Biblia el consumo de langostinos, lo es ampararse en la misma para negar derechos a los ciudadanos LGBTI, como lo hizo el funcionario del DANE en el 2010 o el representante Silvio Carrasquilla, en 2017, para votar contra la adopción homoparental.
Este anhelo de meter la Biblia en la política lo expresó el pastor y senador por Colombia Justa Libre, John Milton Rodríguez el 5 de abril en el Salón elíptico del Congreso: “Hay dos formas de vivir la vida: bajo el humanismo o bajo el cristianismo. En la primera hay independencia de Dios. En la segunda, Cristo es el centro y respeto lo que me determine”.

La Biblia puede ser predicada y creída e interpretada libremente, justamente porque somos un país con libertad religiosa, y ese es un rasgo de un estado laico. Sin embargo, que un funcionario público desee trazar políticas basadas en la Biblia, que es una serie de libros iniciados hace unos 3 mil años en el desierto, escritos por más de 40 autores separados por lugares y tiempos remotos (con siglos de separación); todos varones, analfabetas en ciencia e influenciados por su época y cultura, es absurdo e incongruente con un estado plural, democrático y secular. Permitir que los funcionarios públicos ignoren el carácter laico del Estado y citen la Biblia para ciertas políticas es el primer paso para que el día de mañana políticos fundamentalistas decidan cuál es la ortodoxia, y cuál la herejía, los hechiceros y los infieles, y en cumplimiento del Levítico y el Deuteronomio, la sociedad vuelva a ver una persecución.

Lunes, 20 de Mayo de 2019

La avanzada conservadora contra los derechos de mujeres y LGBTI en Colombia

Participantes de la “III Cumbre Trasatlántica Colombia 2019”,
 evento organizado en Bogotá por la Red Política por los Valores.
Cada vez preocupan más las estrategias y objetivos de los sectores conservadores religiosos que se oponen a las personas LGBTI, al aborto y a la educación sexual. Han asumido la libertad religiosa como imponerle a toda la ciudadanía los principios de una fe.

Un artículo de Sentiido, publicado el 11 de mayo de 2019.

El 5 de abril se llevó a cabo en el Salón Elíptico del Congreso de la República, en Bogotá, un evento llamado “III Cumbre Trasatlántica Colombia 2019”, organizado por la Red Política por los Valores (Political Network for Values) y que tuvo como anfitriona en Colombia a la senadora María del Rosario Guerra del Centro Democrático.

El expresidente y ahora senador Álvaro Uribe Vélez dio unas palabras de bienvenida durante el cóctel del 4 de abril. Entre otras cosas dijo: “La gran confrontación que hoy domina nuestros países no es entre la izquierda y la derecha, sino entre la anarquía y el orden, donde se juega el futuro de las familias”.

Aunque su discurso da pistas importantes para entender de qué se trató esta cumbre, a esto se suma que buena parte de sus participantes tienen un liderazgo importante en otra red de corte similar: “Congreso mundial de las familias” (World Congress of Families).

Tanto la Cumbre Trasatlántica como el Congreso Mundial de las Familias buscan incidir en gobiernos y legislaciones con el propósito de frenar y/o retroceder en igualdad de derechos de las personas LGBTI e impedir la interrupción voluntaria del embarazo y el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos. Al cumplimiento de estos objetivos le llaman “recuperar una agenda no relativista”.

En la cumbre evidenciaron una de las premisas que rige sus acciones: la idea de que “terrorismo”, “narcotráfico”, “corrupción”, “izquierda”, “aborto” e “igualdad de derechos LGBT” son harina del mismo costal y que todos estos conceptos representan una amenaza. También llamó la atención la asociación que hacen entre “derechos humanos” y “creencias cristianas” como si fueran conceptos inseparables.

La senadora María del Rosario Guerra y el expresidente y
senador Álvaro Uribe Vélez, del Centro Democrático,
fueron los anfitriones en Colombia de la “III Cumbre Trasatlántica”.
Parte del problema radica en considerar que sus creencias religiosas son “verdades universales incuestionables para todas las personas y todos los tiempos", como lo expresaron varios de los participantes de la cumbre en Bogotá. Por tanto, creen que deben reflejarse en legislaciones y políticas públicas.

Es más, en la “III Cumbre Trasatlántica” insistieron en que había llegado el momento de “difundir su verdad valientemente” y en que la palabra “derecho” se ha tergiversado porque “nadie puede estar en contra de lo que dice el creador". En otras palabras: los derechos que no comparten los califican como “inventos que minorías radicalizadas nos quieren obligar a respetar".

ESTOS SECTORES DAN POR HECHO QUE SUS CREENCIAS RELIGIOSAS SON “VERDADES UNIVERSALES INCUESTIONABLES PARA TODAS LAS PERSONAS”, LAS COMPARTAN O NO.

Algunas personas cuestionaron que la “III Cumbre Trasatlántica” fuera cerrada (solo se podía entrar con invitación) en un recinto público: el Congreso. Fue entonces cuando, además, la senadora María del Rosario Guerra reconoció en medios de comunicación que con dineros públicos se pagarían algunos asuntos logísticos del encuentro.

La presión en redes llevó a que los organizadores retiraran el logo del Congreso de la República del espacio de “patrocinadores” y a que transmitieran el evento por el canal de YouTube de la Cámara de Representantes, pero se mantuvo cerrado a pesar de que aproximadamente un 30 por ciento del salón estuvo vacío durante el encuentro.

Otra de las preguntas que surgió fue por qué a pesar de ser un evento cerrado, en pleno Congreso y que utilizó recursos públicos, solamente incluyó la participación de líderes y políticos abiertamente en contra de los derechos sexuales y reproductivos y a la igualdad de las personas LGBTI (como el candidato presidencial chileno José Antonio Kast o Luis Losada, director de CitizenGo para América Latina).


1. Aborto

En este evento quedó claro que son sectores conservadores religiosos que perciben como una amenaza el hecho de garantizar la interrupción voluntaria del embarazo segura y legal. Lo ven como un intento por “destruir los valores cristianos“, como si el ejercicio de este derecho fuera de obligatorio cumplimiento. (Ver: La creciente y preocupante influencia de la religión en la política).

En la cumbre de Bogotá repitieron su objetivo de impedir o retroceder en políticas, leyes o mandatos que permita el aborto. Hicieron especial énfasis en que el artículo cuarto de la Convención Americana (la norma jurídica más relevante del Sistema Interamericano de Derechos Humanos – SIDH) protege la vida desde la concepción.

Según Manuel Páez, abogado y candidato a doctor en Derecho, ese artículo interpretado de manera literal ha sido utilizado por estos sectores conservadores para afirmar que a la luz de dicho tratado el aborto está prohibido. Pero en 2012, a través de la sentencia del caso “Artavia Murillo”, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) aclaró que en ese artículo, el nasciturus (ser en formación no nacido) no puede entenderse como persona y tampoco puede interpretarse como un mandato garantizar su gestación. Es decir, la protección de la vida consagrada en dicha Convención no implica la penalización del aborto.

En efecto, un Estado no puede otorgarle la misma protección al nasciturus que a quien lo lleva en su cuerpo. Deben reconocerse los derechos de la persona embarazada estipulados en el derecho internacional, como la autonomía y el libre desarrollo de la personalidad.

PARTE DE LA ESTRATEGIA DE ESTOS GRUPOS ES ORGANIZAR FOROS CONTRA EL ABORTO EN LOS CONGRESOS DE LOS PAÍSES PARA CONTAR CON EL APOYO DE GOBIERNOS Y DE DISTINTOS PARTIDOS.

Sin embargo, en la “III Cumbre Trasatlántica”, Rafael Nieto, exviceministro de Justicia de Colombia, dijo que no hay ningún instrumento en el derecho internacional que reconozca la autonomía de la mujer a disponer de su cuerpo. Al respecto, la médica Ana Cristina González publicó en el portal La Silla Vacía, una columna en la que explica que la Convención para la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (Cedaw) establece que el derecho a la autonomía de las mujeres implica la no injerencia del Estado y de terceros en su decisión de acceder a servicios de aborto seguros.

Además, en 2011, en el dictamen sobre el caso “L.C vs. Perú” -una adolescente de 13 años que quedó embarazada producto de violaciones- el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (Cedaw) de las Naciones Unidas declaró que hubo injerencia arbitraria del Estado al no permitirle a la menor su decisión libre y autónoma de interrumpir su embarazo.

La Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Belem do Pará) ha dicho que la penalización del aborto es una violación al derecho a decidir de las mujeres. De hecho, legalizar la interrupción voluntaria del embarazo es el primer paso hacia la desaparición del aborto inseguro, sin aumentar su práctica.

González también señala en su columna que siendo la maternidad una experiencia de las mujeres, es a ellas a quienes les corresponde decidir el destino de un embarazo. De ahí que afirmar, como lo hizo Nieto, que “el feto es un ser independiente de la mujer” es ignorar -o mentir- acerca del derecho de las mujeres a decidir.

Afirmar, agrega González, que “el feto es un ser independiente” es ignorar -o mentir- que “persona es el ser nacido”. Plantear un conflicto entre la madre y el feto es ignorar -o mentir- que “la concepción no implica un proyecto de maternidad”. (Ver: Ninguna mujer tiene en su plan de vida abortar).

Nieto, además, no abordó durante su intervención las causas más frecuentes de los embarazos no deseados: la violencia sexual, la dificultad para que muchas mujeres tengan acceso a métodos seguros de planificación y la ausencia de una educación sexual de calidad que no esté sujeta a las creencias religiosas de quienes la imparten. (Ver: 4 retos del aborto legal en Colombia).

Carlos Eduardo Acosta, representante cristiano a la Cámara por Bogotá,
por el Partido Colombia Justa Libres, reiteró que
solo puede aceptarse un tipo de familia: aquella conformada por papá,
 mamá e hijos. Entonces, representante, ¿qué hacemos con más de medio país?
2. Familias

En la “III Cumbre Trasatlántica” también quedó claro otro de los objetivos de estos grupos conservadores: impedir o retroceder en políticas, leyes o mandatos que permitan el matrimonio entre personas del mismo sexo. Para ellos, es “relativismo” reconocer que no hay un solo modelo de familia sino varios, todos iguales de válidos.

Carlos Eduardo Acosta, representante cristiano a la Cámara por Bogotá, señaló: “ahora nos dicen que hay muchos tipos de familia, pero que en realidad solo hay uno: si falta el padre o la madre o es una madre con sus hijos o un abuelo con sus nietos, son familias incompletas, como cuando a una persona le falta un brazo o una pierna".

En efecto, estos grupos pretenden hacer creer que ampliar el derecho al matrimonio civil a las personas homosexuales es “destruir la familia”, como si implicara el divorcio de las parejas de hombre y mujer. Todo lo contrario: el matrimonio entre personas del mismo sexo amplía derechos sin afectar a nadie en el camino.

LA POSIBILIDAD DE CASARSE Y DE FORMAR UNA FAMILIA SON DERECHOS HUMANOS FUNDAMENTALES QUE NO SE LIMITAN A LAS PAREJAS HETEROSEXUALES.

Además, no existe en el derecho internacional una definición que indique que el matrimonio deba celebrarse solamente entre un hombre y una mujer. A la luz del derecho internacional de los derechos humanos, las personas son titulares de todos los derechos sin distinción alguna.

Otro de los argumentos que utilizan quienes se oponen a que las parejas del mismo se casen, es que no puedan procrear. Sin embargo, la procreación existe con o sin matrimonio y la crianza responsable de niños con o sin procreación. Este no es un elemento esencial del matrimonio. Además, son numerosas las parejas del mismo sexo que han tenido hijos biológicos (de uno de los dos) o adoptados. En todo caso, la reproducción natural no es superior a la asistida y no es un argumento para que los estados nieguen el matrimonio a las parejas que no van a tener hijos.

El reto está en que estos sectores conservadores reconozcan que el concepto de “familia” es más amplio de lo que consideran. Pero están convencidos, tal como lo expusieron en Bogotá, que “la familia es una institución natural creada por Dios conformada solamente por papá, mamá e hijos". De hecho, acuden a cualquier clase de argumento para oponerse a otros tipos de familias como que “los niños sufren más abuso cuando sus padres no están casados” y que “las mujeres son más violentadas cuando están casadas solamente por lo civil o viven en unión libre".

ESTOS GRUPOS DENOMINAN “DEFENSA DE LA FAMILIA” A LA BÚSQUEDA DE ESTRATEGIAS PARA OPONERSE AL MATRIMONIO ENTRE PERSONAS DEL MISMO SEXO.

Una pregunta que algunas personas se formularon fue si uno de los objetivos del encuentro de Bogotá era presionar para que el proyecto de ley colombiano para crear un Ministerio de la Familia imponga el modelo húngaro. De hecho, en la cumbre de Bogotá, Katalin Novák, ministra de la Familia de Hungría, explicó que en su país las familias que tienen cuatro hijos o más no presentan declaración de renta. También, que a las parejas jóvenes les dan un préstamo y cuando tienen un hijo les reducen el monto a pagar y, a medida que tienen más, este valor sigue disminuyendo. Algo similar sucede en Polonia.

Para los participantes en la cumbre de estos países solo hay un modelo de felicidad: tener un matrimonio entre hombre y mujer con hijos y creer en el Dios en el que ellos creen. Esa es la “perspectiva de familia” que quieren imponer.

3. La educación de los hijos

En la “III Cumbre Transatlántica” también se abordó un tema en el que estos sectores vienen insistiendo: el derecho de los papás / mamás a educar a sus hijos según sus creencias religiosas. Se trata de una estrategia para oponerse a cualquier contenido de educación para la sexualidad que contemple la diversidad sexual y de género o los métodos anticonceptivos. Una formación integral en estos temas es calificada por ellos como “una batalla en las mentes y corazones de nuestros jóvenes y niños“.

No creen fundamental ni mucho menos un derecho que sus hijos e hijas aprendan sobre métodos anticonceptivos para evitar embarazos no deseados. Consideran que el camino a seguir es “la abstinencia” o no tener relaciones sexuales hasta el matrimonio. Se resisten a creer que los menores tienen derechos sexuales y reproductivos.

LA FORMACIÓN QUE LOS PAPÁS ELIJAN PARA SUS HIJOS NO PUEDE DESCONOCER LOS DERECHOS HUMANOS.

Según el abogado Juan Felipe Rivera, experto en educación, los derechos de niñas, niños y adolescentes prevalecen sobre los de los adultos. Y los titulares principales del derecho a la educación son niños, niñas y adolescentes. “Si los menores solamente recibieran la información que sus papás consideran pertinente según sus creencias, los privarían de un estándar mínimo de educación y les cerrarían espacio a derechos fundamentales como el acceso a una educación para la sexualidad integral acorde con la edad". (Ver: Diversidad sexual y de género: lo que se dice vs. lo que es. I parte).

Para defender el argumento del “derecho de los padres a la educación de sus hijos, según sus creencias”, algunos papás han acudido a la “objeción de conciencia”. Pero no es válido acudir a este argumento porque nadie les está pidiendo a los papás que ellos les impartan a sus hijos una cátedra sobre diversidad sexual y de género. Se asume que la formación al respecto le compete al sistema educativo. (Ver: La objeción de conciencia como barrera para abortar).


4. Libertad religiosa

Estos grupos conservadores acuden con frecuencia a “la libertad religiosa”, derecho que existe y que debe estar garantizado. De hecho, es compresible su idea de no querer reducir su fe al ámbito de lo privado sino estar en la “arena pública”. Finalmente lo religioso es parte de la dimensión personal pero no está restringido al ámbito privado.

“Así que más que insistir en limitar los discursos religiosos al fuero interno, sería más productivo discutir las implicaciones de ciertos discursos religiosos”, señala Carlos Manrique, doctor en filosofía y director del Departamento de Filosofía de la Universidad de Los Andes. El debate debería ser sobre cómo ser religioso sin discriminar.
El pastor y senador John Milton Rodríguez señaló con preocupación
que se excluya a Dios de las instituciones educativas,
del Gobierno y del Estado, desconociendo los principios básicos de la laicidad.
En una entrevista con Sentiido, Rodrigo Uprimny, abogado e investigador en Dejusticia, expresaba que los argumentos religiosos pueden llevarse al debate público, siempre y cuando su contenido religioso se traduzca en uno debatible por quienes no tengan sus mismas convicciones. Es decir, se transforme en un argumento que permita una discusión pública y racional entre creyentes y no creyentes.

El problema con estos sectores conservadores es que han entendido su derecho a la libertad religiosa como imponerle a toda la ciudadanía los principios de su fe. Por ejemplo, en la cumbre de Bogotá se dijo: “quieren sacar a Dios y Dios es parte de la esencia del ser humano. Todos necesitamos de Dios".

El padre Francisco De Roux, presidente de la Comisión de la Verdad de Colombia, le explicó a Sentiido que las personas son invitadas a seguir de manera voluntaria los caminos que las religiones establecen pero que a un país no se le puede imponer una ética religiosa. “Estamos en sociedades pluralistas que requieren éticas públicas o preceptos que todos los colombianos nos comprometamos a cumplir".

Pero esto no parecen tenerlo tan claro los asistentes a la “III Cumbre Trasatlántica”, como el pastor y senador John Milton Rodríguez, quien dijo: “Hay dos formas de vivir la vida: bajo el humanismo o bajo el cristianismo. En la primera hay independencia de Dios. En la segunda, Cristo es el centro y respeto lo que me determine”.

Esta idea del senador Rodríguez desconoce el concepto “laicidad”, el cual reúne tres principios fundamentales: el Estado está separado de las iglesias, respeta la libertad religiosa y trata de igual manera a todas las religiones y a quienes son y no creyentes. Entonces, un Estado laico no se opone a la libertad religiosa, como estos sectores quieren hacer verlo. Sin embargo, será difícil dialogar y llegar a acuerdos con quienes dicen: “esta no es una causa de hombres sino de Dios, es una causa eterna", como en la cumbre lo expresó Ángela Hernández, diputada de Santander.

5. Llegar a organismos internacionales

Una preocupación ampliamente tratada en la cumbre de Bogotá, es que los organismos y tribunales internacionales como la CIDH y la Corte IDH cumplan con su función de garantizar que los países que forman parte del SIDH se ajusten a sus compromisos adquiridos en derechos humanos.

Les incomodan las opiniones y sentencias que no favorecen sus intereses de restringir los derechos sexuales y reproductivos y la igualdad de derechos de las parejas del miso sexo. “El SIDH no apoya nuestros valores", señalaron. De ahí su interés en “recuperar espacios en organismos internacionales y en las agencias de Naciones Unidas".

Por este motivo, el 11 de abril los embajadores ante la OEA de Argentina, Brasil, Colombia (el exprocurador Alejandro Ordóñez), Chile y Paraguay (todos gobiernos conservadores) firmaron una declaración que le hicieran llegar al secretario de la CIDH en la que señalan la necesidad de que los órganos del SIDH respeten “la autonomía de cada Estado”, tomen en consideración las realidades políticas, económicas y sociales de los Estados y se respeten sus ordenamientos constitucionales.

José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de Human Rights Watch, le dijo al periódico El Tiempo que detrás de esa declaración hay un “rechazo de sectores que por razones ideológicas o religiosas o por prejuicios discriminatorios buscan limitar el papel que desempeñan la CIDH y la Corte IDH en defensa de los grupos LGBT y los derechos reproductivos".

Por otro lado, también como antesala de la 38 Asamblea General de la OEA y como parte de la estrategia de lograr que instancias internacionales se alineen con sus propósitos, varios legisladores de estos grupos conservadores emitieron un manifiesto dirigido a la OEA en donde solicitan “no promover la interrupción voluntaria del embarazo” segura y legal con recursos de sus países.

Estos sectores insisten cada vez con más fuerza en organizarse de manera global y en tomarse las calles y las redes sociales. Sus cartas están claras y gobiernos como el de Donald Trump en Estados Unidos y el de Jair Bolsonaro en Brasil demuestran que cuentan con los recursos, las fake news y la manipulación necesaria para llegar lejos.
Miercoles, 8 de Mayo de 2019

Pastor Marco Fidel demanda “hostigamiento agravado” a crìtico del diezmo

Terminando el mes de abril fuimos testigos de una discusión entre el pastor y concejal Marco Fidel Ramírez y el senador Gustavo Bolívar en Twitter que terminó con una demanda del religioso hacía el senador.

El pastor Ramírez, quien lidera la Iglesia Familiar Internacional, otorgó un poder al polémico abogado uribista Abelardo De La Espriella para que denuncie penalmente al senador Bolívar ante la Corte Suprema de Justicia por “hostigamiento agravado”. El escrito de Bolívar que despertó la ira santa del pastor fue este:

#SemanaSanta ¡Temporada alta! para pastores que se dicen cristianos pero que no practican la honestidad y explotan la fe de sus fieles manipulando el diezmo con amenazas. Y no pagan un solo peso de impuestos de lo que se roban porque al Estado le da miedo tocarlos. Son un fortín electoral.

El senador Bolívar, tras el reclamo del clérigo concejal no se retractó, sino que añadió a su anterior opinión que:

“El concejal de la familia me denuncia por decir que muchos pastores explotan la fe, son ladrones y manipulan el diezmo. Bueno pues me reafirmo. Jesús jamás permitiría que usen su nombre para enriquecerse y conseguir votos”.

Pero ¿son ciertas las afirmaciones de Gustavo Bolívar? Más allá de las generalizaciones, que no son válidas, es importante preguntarse: ¿Se aprovechan los pastores para lucrarse y manipulan electoralmente a su feligresía? Miremos qué dicen los datos.

Dentro del mundo protestante no todas las iglesias hacen presión para que los feligreses entreguen el diez por ciento de sus ingresos, o que diezmen, pero un buen porcentaje de ellas hacen uso de la denominada “teología de la prosperidad”. Esta creencia dice que las personas recibirán bendiciones de Dios en la medida que sean estrictos y puntuales (le llaman fidelidad) en el pago de los diezmos al pastor. Dentro de esta enseñanza se dice que estos dineros deben ser entregados a la iglesia para el mantenimiento de la iglesia y la propagación del evangelio.

Sin embargo, parece ser que para muchos pastores que siguen la teología de la prosperidad, los ingresos les permiten algo más que sostener el ministerio. Pues no son pocos que tienen viviendas lujosas, autos de alta gama, e incluso jets privados.

A principios del 2018 sorprendieron las declaraciones de la hija del pastor de la Iglesia Obra de Orange, ubicada en California. En un video de Youtube, Hannia Gastelum reveló que, en la Iglesia de su padre, afiliada a las iglesias “Ministerios Llamada Final” se recolectaban ofrendas por casi 20 mil dólares por semana (Casi unos 65 millones de pesos colombianos), sin contar otros ingresos como los cobros por cursos, retiros, venta de música de alabanza, etc.

Hannia explicó que el pastor tiene un sueldo de casi 5 mil dólares mensuales (unos 16’241.000 pesos) más otros 9 mil en efectivo, que usan para adquirir bienes personales y muy terrenales. Gatelum afirmó que nada de ese dinero ha salido para ayuda comunitaria, no se visitan cárceles ni hospitales. Mucho menos donar escuelas o vías.

Más recientemente se han revelado el listado de los pastores que más dinero han acumulado predicando el evangelio. Sus fortunas perfectamente rivalizan con la de las estrellas de cine o del fútbol. La lista la lidera el pastor pentecostal Kenneth Copeland del programa de televisión “La victoria de los creyentes” con una fortuna de 760 millones de dólares. En el quinto lugar está Creflo Dollar, cuya fortuna suma 27 millones de dólares. Este pastor saltó a los titulares de prensa en 2015 por pedirle a sus seguidores que le donarán dinero para un segundo avión privado.

Otras iglesias que han hecho enormes fortunas con la teología de la prosperidad son de origen brasileño. Entre ellas tenemos La Iglesia Universal del Reino de Dios, conocida por su lema “Pare de sufrir”, La Iglesia del Poder de Dios, y la Iglesia Renacer en Cristo. La primera tiene amplia presencia en Colombia, y en Brasil cuenta con bancada en el Congreso, mientras su fundador, el Obispo Edir Macedo, fue referenciado por Forbes por poseer una fortuna de 950 millones de dólares en el 2013.

Son expastores de la Iglesia Universal quienes han revelado que a los predicadores se les entrena en pedir ofrendas apelando a que si no se diezma no se recibirán las bendiciones de Dios. Esos miembros que han apostatado a la Universal han dicho que las piedras de la Tumba de Jesús, o el aceite santo de Israel, que entregan en sus templos, no provienen de Tierra Santa sino del supermercado o la cantera más cercana.

En febrero de 2015 el Obispo Macedo se dirigió a sus feligreses con estas palabras: “Quien considera al oro más importante que al Altar ¡nunca nació del Espíritu! O como mínimo Lo opacó priorizando lo material y despreciando lo espiritual.”

Otro pastor evangélico, esta vez Cash Luna, de la Iglesia Casa de Dios de Guatemala, poseedor de un jet privado y con un templo que costó 45 millones de dólares, afirmó en un culto que estaba siendo televisado que “A mí me enseñó un apóstol algo. Me dijo: Cash, a la iglesia uno siempre lleva dos cosas: Biblia y chequera. La Biblia para que aprendás lo que Dios te va a decir y la chequera para que lo adorés”. Con discursos así es difícil no considerar que muchos pastores se aprovechan de la fe de las personas para sacarles dinero.

Si el lector cree que estos lujos están reservados solo para los pastores gringos o brasileños está equivocado. En enero de 2014 el entonces concejal Jairo Cardozo se dirigió a la congregación de la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional en Bogotá con estas palabras: “Que la iglesia ha construido templos y tiene propiedades en los Estados Unidos pues sí porque los hermanos han aportado para ello. Que la iglesia tendrá su propio avión para que se traslade la hermana María Luisa Piraquive a visitar los países del mundo y ¿cuál es el problema con ello? ¡Gloria a nuestro Dios!” Sus palabras estaban enmarcadas por las protestas de un grupo de ateos a las afueras del templo por un caso de discriminación. “Cuál es la argumentación del diablo para venir contra nosotros. Hay riquezas materiales y son de Dios y las da a quien quiera darlas”, añadió el concejal predicador en respuesta a los críticos de su denominación.

Según un artículo de Revista Semana esta denominación, de origen colombiano y con sedes en muchos países, recogía en 2014 solo en Bogotá, mil millones de pesos al mes. Dinero que le ha permitido a la familia de la pastora Piraquive tener mansiones en La Florida.

La reacción de los pastores que son objeto de estas críticas por parte de expastores retirados, ateos o creyentes no afiliados, es la de acusarlos de ser instrumentos de Satanás. En algunos casos la respuesta a las críticas puede tomar otros tintes, como lo mostró el pastor cartagenero Miguel Arrazola en 2017 cuando se dirigió al periodista Lucio Torres en un sermón de su Iglesia Ríos de Vida así: “Como saben que no te puedo pegar… Qué bien te mereces un par de garnatá míos (bofetadas)… Y yo tengo unos manes tablúos (acuerpados) aquí. Yo te puedo hacer la vuelta… Te mando a Nigeria (uno de los escoltas de Arrázola), este te acaba, te mata ese man. Dale gracias a Dios que soy nacido nuevo. Tengo el Espíritu Santo y Jesucristo en mi corazón, porque hace rato estuvieras en la Ciénaga de la Virgen, metido ahí”.

El periodista Lucio Torres había revelado los millonarios ingresos del pastor y su familia. Tras conocerse en medios este caso varios pastores de Colombia hicieron un cerco para defender a su colega cartagenero. La pastora Patricia Rodríguez de Avivamiento eximió de culpas a su colega de Ríos de Vida e endilgó la culpa a los medios de comunicación. “Quiero levantar una oración por los pastores Arrázola de Cartagena. No importa lo que digan los demás. Los medios saben exagerar y hacer montajes. Están muy afligidos”

Pasando al otro aspecto de la denuncia de Marco Fidel contra Gustavo Bolívar, el que las iglesias son fortines electorales, este tema ha sido ampliamente analizado por politólogos y sociólogos. Esta coyuntura no es exclusiva de Colombia, sino que es característica de toda Latinoamérica en el presente, amenazando la laicidad.

La pérdida de credibilidad de los partidos tradicionales y el aumento de la confianza de muchas personas en los pastores ha hecho que los políticos se vuelquen a pedir votos en los púlpitos, o incluso que varios pastores aprovechen la situación para ser diputados, alcaldes, senadores, etc. Javier Corrales, profesor de Ciencias Políticas en Amherts College argumenta que los evangélicos “Están consiguiendo votantes entre gente de todas las clases sociales, pero principalmente entre los menos favorecidos. Están logrando convertir a los partidos de derecha en partidos del pueblo”.

Este fenómeno político inició en la década de los 80 en Estados Unidos en la que los pastores que se oponían a los derechos de minorías sexuales y al feminismo, encontraron eco y apoyo en el Partido Republicano.

Marta Lugos, directora del Latinobarómetro, le dijo a la BBC que “En muchas partes de la región, la Iglesia católica pierde poder y aumenta el poder de la evangélica. No sé si el poder político directo, pero sí el poder de influencia en la sociedad, escuelas, comuna, etcétera. En ese sentido sí hay una influencia tremenda de la iglesia evangélica, sobre todo en la gente más pobre”, agregó, “los candidatos van a buscar los votos evangélicos, no cabe duda”.

En Brasil el pentecostalismo, que tiene una amplia bancada en el Congreso, es responsable, en parte, del ascenso de Jair Bolsonaro. El sector evangélico ha llegado al punto de ser cómplice de la destrucción de la Amazonia por parte de los colonos, en alianza con los otros sectores conservadores. En los Estados Unidos, la bancada evangélica se ha unido al Partido Republicano en negar que el calentamiento global sea de origen antrópico, lo que ha llevado al gobierno de Trump que se niegue a frenar las emisiones de CO2

El matrimonio entre políticos conservadores y pastores evangélicos se ha extendido por América Latina, y con la ayuda de los católicos, han marchado en contra de los derechos civiles de los LGBT en Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Perú y México. En Paraguay y Colombia pidieron que los ministerios de educación prohibieran los libros que abordan la sexualidad. En Perú se opusieron al enfoque de género en el currículo escolar. Aquí, muchas iglesias se posicionaron en contra del acuerdo de paz con las Farc argumentando que los acuerdos llevaban muy lejos los derechos feministas y de la comunidad LGBT. A muchos creyentes se les dijo que los acuerdos iban “a homosexualizar al país”.

En conclusión, las afirmaciones generales de Gustavo Bolívar se ven respaldadas por los hechos, haciendo la salvedad de que no todas las iglesias participan en política (como anglicanos o adventistas), ni todas se adhieren a la teología de la prosperidad (como las iglesias del protestantismo histórico). Pero aquellas que violan la separación entre Estado e iglesia sí utilizan el púlpito como fortín electoral y las iglesias que predican que las bendiciones solo son resultado de haber diezmado u ofrendado tienen pastores que viven a todo lujo. Algunas personas llaman “ladrones” a quienes recurren a engaños y presión psicológica para conseguir recursos. Para muchos feligreses, ellos entregan su dinero a los pastores voluntariamente.

Estaremos atentos al desarrollo de la demanda interpuesta por el pastor Marco Fidel Ramírez contra Gustavo Bolívar.
Lunes, 29 de Abril de 2019

Los libros que se han prohibido en Colombia


Desde 1988 se lleva a cabo la Feria Internacional del Libro en Bogotá. Un espacio donde es posible conseguir miles de títulos tanto en español como en otros idiomas. También la ciudad cuenta con muchas librerías de libros nuevos como usados. Además de la posibilidad de comprar cualquier título por Internet. Sin embargo, no siempre fue así. Principalmente por la religión, y en menor medida por el gobierno, varios títulos fueron prohibidos en estas tierras, y una obra colombiana fue puesta en el índice de Libros Prohibidos de la Inquisición católica.

En tiempos del dominio español el rey Felipe III ordenó, el 25 de febrero de 1610 el establecimiento del Santo Oficio de Cartagena. Este ente inquisitorial no fue puesto en la capital, como ocurrió en el Virreinato de Perú y el de Nueva España (México), porque buscaba controlar los libros que ingresaran la Nueva Granada, además de ser sede para las islas del Caribe. Según La Historia de Colombia de Henao y Arrubla -texto oficial conmemorativo del Centenario- se dice que este órgano para la preservación de la fe católica se limitaba "a velar por la no introducción de libros prohibidos".

La relación de los libros ilícitos fue hecha en el “Índice de los Libros Prohibidos” de la Inquisición española. Este listado fue reeditado y ampliado durante ocho veces mientras existió el Tribunal de Cartagena. Para cuando se hizo el último suplemento, en 1848, Colombia llevaba poco más de dos décadas de haber clausurado el tribunal de la inquisición de Cartagena, que cerró en 1821 como resultado de la Independencia.

Años antes de la independencia el virrey José Manuel de Ezpeleta, en 1794, ordenó destruir todas las copias de la “Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano”, traducida del francés e impresas por Antonio Nariño que las había repartido por las calles de Santa Fe.

Después de la independencia la Iglesia Católica elevó una feroz batalla por mantener sus privilegios y evitar la educación oficial, hasta el punto de promover revueltas armadas de manos de los conservadores. Uno de los sacerdotes que predicó censurando libros en la Santa fe de inicios del siglo XIX fue el padre Francisco Margallo y Duquesne, que en sus delirios de fanatismo profetizó que Bogotá sería destruida por un terremoto un 31 de agosto, de un año que no quiso revelar.

El constitucionalista y periodista santandereano Florentino González, quien asistía a las misas de Margallo, narra que él tomaba nota de los autores que el sacerdote fanático citaba en las misas para luego procurárselos clandestinamente. Entre las obras prohibidas estaban las de Voltaire, Rousseau, Raynal y Volney. Florentino sería, gracias a tales lecturas, un excelente pensador liberal.

Sacerdote Francisco Margallo Duquesne.
Imagen: Uniandes período colonial
Durante los sermones Margallo llegó a expresar que los reyes del Antiguo Testamento habían podido gobernar sabiamente sin nunca haber leído “El Contrato Social”. Todas las obras de la Ilustración despertaban su furia inquisidora: “Libros que, prefiriendo el sistema de Epicuro al Evangelio, van a convertir el Mundo en un teatro capaz de horrorizar las Naciones más bárbaras, e incultas (…) ¡Ay! ¿En esto han venido a parar las luces del siglo XVIII?", se quejó por escrito el cura.

Entre los años de 1820 y 1823 se generó una gran polémica por motivo de la enseñanza de las ideas del político y economista inglés Jeremy Bentham en el plan de estudios del Colegio de San Bartolomé. El escándalo de aquel momento puede compararse al revuelo actual con el enfoque de género y la no discriminación de ciudadanos LGBTI, que deschaveta a muchos religiosos de hoy.

En el libro “Introducción a los principios de moral y legislación” (1789) Bentham argumentaba que «todo acto humano, norma o institución, deben ser juzgados según la utilidad que tienen, esto es, según el placer o el sufrimiento que producen en las personas». A partir de este principio se partiría para analizar y reformular las cuestiones políticas, sociales y económicas. Las ideas del utilitarismo de Bentham fueron la primera concepción del Estado y la primera filosofía política que se enseñó en Colombia.

El sacerdote Margallo y Dusquene se descargó contra la lectura de las obras de Bentham afirmando que se trataban de “libros escritos en la academia del infierno, dictados por el fanatismo, y furor contra Dios, y la Religión Santísima de Jesucristo: organizados por la ignorancia y el engaño; escritos entre las tinieblas de la ceguedad; capaces de formar una educación irracional, y libertina, que compusiese, si posible fuera, no una República como la de Platón; sino de hombres, y de fieras, bajo de unas mismas leyes de libertinaje”.

Posteriormente, alzaría su voz y su pluma contra la instauración de la Sociedad Bíblica, porque la Iglesia no quería traducciones al español no autorizadas por el Papa y sin notas explicativas católicas.

Margallo era parte de un sector del clero tradicionalista, que inicialmente defendía la monarquía, pero que tras formarse la república decidió hacer una guerra frontal contra las reformas de carácter liberal.
José Hilario López, presidente que
abogó por la libertad de imprenta
y la laicidad en Colombia.
 En el año de 1851 el Congreso de la República de la Nueva Granada declaró que “1°. Es completamente libre la expresión del pensamiento por medio de la prensa. 2° Quedan derogadas todas las leyes sustantivas y adjetivas sobre libertad de imprenta”. Así llegó la libertad de prensa a nuestro país en el gobierno de José Hilario López. Pero estas medidas, junto con la expulsión de los jesuitas, la abolición de la esclavitud y la pena de muerte, llevó a que los conservadores del Estado del Cauca iniciaran una guerra civil.

Por los años de 1870 muchos clérigos se rebelaron contra la ley que establecía la educación primaria obligatoria y laica. De hecho, el Estado de Antioquia, tradicionalmente conservador, nunca la llegó a aplicar. El obispo de Popayán Carlos Bermúdez llegó incluso a amenazar con la excomunión a los padres que mandaran a sus hijos a las nacientes escuelas públicas porque, según él, la Iglesia era la única autorizada para impartir educación a los niños. El ensotanado afirmaba que las escuelas públicas eran resultado de un complot de masones y liberales para corromper a la juventud, y donde los expondrían a libros prohibidos por la Iglesia. Unas palabras que recuerdan las que actualmente dirigen uribistas y cristianos contra colegios y universidades públicas, en procura de su privatización.El siglo XIX no tuvo un final feliz para la laicidad y el libre acceso a libros. Pues una vez en el poder, el traidor a las ideas liberales, Don Rafael Núñez (más conocido por haber compuesto el himno nacional), firmó un concordato con la Iglesia en 1888 donde el gobierno colombiano se comprometió en impedir que en las asignaturas escolares se propagaran ideas contrarias al dogma católico. En la práctica esto significó prohibir en las escuelas a Voltaire, Rosseau, Tracy, Charles Darwin, Thomas Paine, etc. El Artículo 13 de tal concordato establecía que “El Arzobispo de Bogotá designará los libros que han de servir de textos para la moral y la religión… [E]ste prelado […] elegirá los textos para los demás planteles de enseñanza oficial.”

En caso que se enseñase o se expusieran ideas o libros contrarios a la doctrina católica “el respectivo Ordinario diocesano podrá retirar a los profesores o maestros la facultad de enseñar tales materias”.

El primer manual colombiano de censura literaria llegaría en 1910 gracias al sacerdote español, radicado en Bogotá, Pedro Ladrón Guevara. Las razones por las que un libro terminaría en tal lista son por ser: “Herético, impío, incrédulo, blasfemo, clerófobo, malo, de malas ideas, deletéreo, dañoso, peligroso, inmoral, obsceno, deshonesto, lascivo, lujurioso, libre, indecente, cínico, voluptuoso, sensual, apasionado, peligroso para jóvenes, imprudente, temerario”, según la introducción del libro.

La lista de autores censurados llegó a 2.057. Además de los ya mencionados, incluyó a otros como, Carlos Baudelaire, Juan Jacobo Casanova, Daniel Defoe, Alejandro Dumas, Jorge Isaacs, Hermann Melville, Federico Nietzsche y Marqués de Sade.

Una especial molestia les generaba a los censuradores el escritor bogotano José María Vargas Vila. Este liberal publicó la mayor parte de sus novelas durante la hegemonía conservadora (1886 – 1930). El clero afirmaba que sus libros eran fruto del ateísmo de Vargas, especialmente Aura o las violetas (1887).

En “La Ubre de la loba” Vargas denuncia el adoctrinamiento de la Iglesia con estas duras palabras:“…Eran monjas catequistas dadas a la enseñanza, Mezclando el fanatismo más absurdo, a una pedagogía rudimentaria y bárbara; Eran, unos de los mil tentáculos, que Roma tiende sobre las ciudades y los campos de América, para apoderarse de las almas y aumentar sus inmensos rebaños de creyentes; Enviadas para catequizar salvajes en las montañas, ellas se quedan siempre en las ciudades, salvajizando niños con la lenta infiltración del virus religioso.” Con una pluma tan mordaz y afilada, era de esperarse la censura del clero.

También el escritor Bernardo Arias Trujillo, autor de “Por los caminos de Sodoma: confesiones íntimas de un homosexual” (1932), y el general Rafael Uribe Uribe, por su ensayo “El liberalismo colombiano no es pecado” (1912), se encontraban en la lista negra. Este último, fue hecho por Uribe Uribe como respuesta al ensayo “El liberalismo es pecado” (1884) por Félix Sardá y Salvany en España. La obra de Uribe Uribe, que defiende la libertad de expresión, es el único texto colombiano que sería incluido en el Índice de Libros Prohibidos del Vaticano, haciendo su censura global.

Muchos de estos libros prohibidos podían conseguirse, con algo de dificultad, en alguna librería que dispusiera de una trastienda, para que no estuvieran a la vista de todos. Sin embargo, estuvieron ausentes de cualquier biblioteca de colegio hasta mediado del siglo XX.

En muchos colegios y universidades estuvieron prohibidos algunos libros de Gabriel García Márquez, como Cien años de soledad (1967), por su lenguaje considerado soez y por describir escenas sexuales. Solo después de obtener el Premio Nobel de Literatura en 1982, empezó a levantarse el veto gradualmente.

El caso de quema de libros más reciente lo encontramos el 13 de mayo de 1978, día de la fiesta de la Virgen de Fátima. En esa noche Alejandro Ordoñez Maldonado, actual embajador de Colombia en la OEA del Gobierno Duque, junto con varios miembros de la organización “Tradición, Familia y Propiedad” hicieron una hoguera en Bucaramanga, al mejor estilo de la Inquisición. Varios libros fueron sacados de una biblioteca pública y alimentaron las llamas obras de Descartes, Gabriel García Márquez, Rousseau, Freud, Marx, Thoman Mann, revistas y periódicos con fotografías de desnudos femeninos y hasta una Biblia, que juzgaron incorrecta por ser una “edición protestante”.
Alejandro Ordoñez en queAñadir leyenda
En 2017 Alejandro Ordoñez dijo en la radio que volvería quemar libros. Tal acción la consideró “un acto pedagógico”. Así pues, el espíritu de la Inquisición sigue vivo en funcionarios públicos actuales. Es probable que muchos fanáticos religiosos en la política colombiana como Alejandro Ordoñez, Marco Fidel Ramírez, Ángela Hernández o Jhon Milton Rodríguez, nuestros Margallos actuales, recurrirían a la censura de libros si en su poder estuviera tal potestad.

Después de tantos años de censura, es asombroso ver que la libertad de leer ocupa un recién y menor porcentaje de tiempo de la historia de Colombia. Sería muy buena idea poder leer a los autores librepensadores que tanto quisieron los censuradores que no leyéramos.
Lunes, 22 de Abril de 2019

Colombia, en camino a la pluralidad religiosa y la secularización

Colombia se ha definido como un país esencialmente de religión cristiana, siendo el catolicismo la variante más común entre los colombianos. Sin embargo, el país está sufriendo un proceso de diversificación religiosa y secularización a la par que se ha ido urbanizando.

Poco después de la independencia, la ciudad de Bogotá tenía veinticinco mil habitantes, los cuales, en su mayoría, asistían a diario a misa, en las treinta iglesias y capillas de la capital. Dos siglos después, la asistencia a los oficios religiosos es una actividad de culto que es practicada en mayor parte por los adultos, mientras más son los ciudadanos que dedican el domingo al ocio, el deporte y al descanso. En la actualidad solo el 43% afirma asistir a misas o cultos una vez a la semana.

Entre los ciudadanos que asisten a los oficios religiosos, no son solo las iglesias católicas las que son visitadas, pues un ramillete de denominaciones tiene sucursales en los diferentes barrios, pueblos y ciudades, con variantes doctrinarias que van desde las que aceptan la Trinidad, las que solo aceptan a una persona divina: a Jesús, hasta las que las que consideran que Jesús fue la primera creación de Dios, pero no un ser divino. Unas denominaciones predican un segundo regreso de Cristo, mientras que otras dicen que solo habrá un juicio tras la muerte. Unas ordenan homosexuales y muchas otras han hecho de la lucha contra sus derechos civiles un arma de batalla política. Algunas pocas guardan el sábado, la mayoría el domingo. En unas bautizan niños pequeños, otras solo adultos, y en una (el mormonismo) es posible bautizarse por los antepasados. Unas pocas logran asimilar los descubrimientos de la ciencia respecto a la evolución y el Big Bang, mientras que otras se aferran a una interpretación rígida de la Biblia. Las variantes son mayores y parecen ir en aumento.


En términos generales, en Colombia cerca de un 97% cree en un Dios y un 93% cree que Jesús es el hijo de Dios. Un 74% se define como católico, mientras que un 16% conforma el diverso grupo de las diferentes denominaciones protestantes. Esto según un estudio de Cifras y Conceptos revelado en noviembre de 2017.

En otro estudio adelantado por el sociólogo William Beltrán en el 2011 se reveló que las mujeres son mucho más religiosas que los hombres. Repartiéndose las respuestas de que la religión es “muy importante” en sus vidas en un 55,4% entre el sexo femenino, y tan solo un 36,8% entre los varones.

Los libros sagrados para los colombianos no son solo la Biblia. Algunos creen como sagrado en el libro de Mormón, el Corán, la Torá, los escritos de la señora Elena G. White, Ciencia y salud con clave en las escrituras de Mary Baker Eddy, el Bhagavad Gita, el Srimad Bhagavatam, y varios más.

Tan grande es la diversidad religiosa en el país que se calcula que cada día, en promedio, una iglesia cristiana no católica recibe su personería jurídica especial por parte del Ministerio del Interior. Menos frecuente es el registro de religiones no cristianas, pero estas se siguen registrando. Uno de los casos más recientes es el de la Iglesia de la Cienciología, famosa por tener en sus filas a Tom Cruise, acusada de ser una secta y estar prohibida en Francia.

El crecimiento de los sectores evangélico, pentecostal y de otros segmentos cristianos como adventistas, mormones y testigos de Jehová se ha hecho a expensas del catolicismo. Incluso el judaísmo y el islam han tenido conversiones de colombianos que antes profesaban el catolicismo.

Según estudios de Latinobarómetro, en Colombia el catolicismo perdió un 12% de sus feligreses entre 1996 y 2013. Esta tendencia a la pérdida no es exclusiva de este país, sino que es una constante en toda América Latina. De hecho, el Vaticano prevé que su futuro bastión de creyentes será África subsahariana, porque Europa se seculariza rápidamente, mientras que América Latina se vuelve más diversa.

De hecho, muchos de los ciudadanos que se dicen católicos, no asisten a misas, no conocen ni comprenden los dogmas de la religión católica. Perfectamente pueden tener sexo prematrimonial y usar condones cuando es algo prohibido por el catecismo. Muchos de los que se dicen católicos están de acuerdo con la posibilidad de divorcio, y nunca va en un festivo religioso a misa, ni conoce el motivo de esa fiesta. Incluso, un estudio de Beltrán en el 2011, encontró que un 32,9% de los que se identificaron como católicos creían en la reencarnación. Una creencia más asociada con religiones orientales como el hinduismo, budismo y taoísmo. Para muchas personas quizás es más cómodo decir que son “católicos” frente a una encuesta o en una conversación informal, porque evita tener que dar demasiadas explicaciones sobre sus creencias. Así pues, el número de católicos culturales es mayor y el de católicos practicantes y conocedores de sus dogmas es menor.

Por otra parte, los estudios realizados por diferentes estudiosos muestran que las generaciones más jóvenes son menos religiosas, y que la asistencia al culto es menos frecuente que en las generaciones más adultas.

El trabajo de Beltrán revela que los creyentes no practicantes alcanzan un 46,5% entre los jóvenes, un 36,4% entre los adultos jóvenes, baja a un 26,8% entre los adultos, y es más bajo, solo el 18,3% en la tercera edad.

Otro segmento de ciudadanos, que se encuentra en crecimiento, expresa que “creen en Dios, pero no en las religiones”, una reacción que va acompañada por el abandono de los lugares de culto, quizás como resultado de los cada vez más frecuentes escándalos por abuso sexual por parte de sacerdotes, o escándalos por enriquecimiento de los muchos pastores evangélicos a costa de diezmos y ofrendas. Este segmento debe incluirse en los futuros estudios, que de hecho, son pocos en nuestro país.

Muchos sociólogos clasifican a muchos de estos creyentes no practicantes como “no afiliados” y en lugares como los Estados Unidos, ya constituyen el segundo segmento más grande dentro de los creyentes.

Por último, tenemos el sector no religioso, que incluye a los ateos y agnósticos (la diferencia entre ateos y agnósticos es que los primeros rechazan la hipótesis de Dios, mientras que los agnósticos consideran que no hay suficientes pruebas para aceptarla o rechazarla). Este segmento, que diferentes estudios ubican entre un 3 a un 5%, lo conforman principalmente jóvenes y personas con estudios universitarios y de posgrado.

En el estudio de Beltrán se muestra que solo un 0,9% de las personas con básica primaria son ateos o agnósticos, el porcentaje aumenta a un 3,5% entre quienes solo tienen bachillerato, asciende a un 6,7% entre quienes tienen estudios universitarios y alcanza al 16,20% entre aquellos que alcanzan estudios de postgrados.

Países que fueron casi totalmente católicos como España y Chile muestran el camino que puede seguir Colombia. A medida que los procesos de urbanización y aumento de los niveles de educación se acentúan, el número de no creyentes (ateos + agnósticos) crecerá hasta alcanzar los dos dígitos, a la par también crecerá el porcentaje de “no afiliados”, siendo ambos segmentos reflejo de la secularización de la sociedad.

Por ejemplo, el porcentaje actual de creyentes en España es del 69,5%, aunque solo el 26,6% se declara practicante. En 1980, los que no creían eran apenas eran un 8,5%, hoy son ya el 30,5%. Sin embargo, el futuro del cristianismo organizado allí se prevé a la baja. En la franja de los jóvenes de 18-24 años el porcentaje de no creyentes ya superó levemente al de creyentes. 48,9 versus 48,5%.

Sociólogos como el ya citado William Mauricio Beltrán Cely, especialista en el tema de sociología de la religión, prevén que en Colombia el aumento de sectores con visiones más liberales entrará en choque con sectores minoritarios, pero bien organizados como los pentecostales y evangélicos, que con su activismo están reclamando cuotas de poder político. “Estamos siendo testigos de un cambio cultural en ciernes”, afirmó el investigador.

Esta fractura cultural ya se está manifestando en el esfuerzo gigantesco que pastores evangélicos han desplegado contra los derechos civiles de ciudadanos LGBTI, el aborto y la eutanasia, además de reclamar parte del erario para promover conciertos góspel y celebraciones como el Día de la Biblia en diferentes municipios. Todas ellas acciones contrarias a la laicidad estatal.

Sin duda, en unos 20 o 50 años Colombia será un país muy diferente al actual en cuanto a pluralidad religiosa. Seguirá habiendo ciudadanos que suban a Monserrate para pedir favores, pero serán menos. Habrá más iglesias que acepten y hasta casen homosexuales. Habrá menos ciudadanos que crean en la Biblia o que Jesús es Dios; más personas seguirán religiones diferentes al cristianismo; y aumentarán quienes afirmen ser ateos o agnósticos en el otrora país del Sagrado Corazón de Jesús.

En una sociedad con un creciente pluralismo religioso y no religioso, cabe recordar que la historia ha mostrado como mejor modelo para la convivencia el Estado laico que implica la neutralidad del Estado frente a toda confesión, sin entrar a favorecer a alguna o algunas de ellas, quedando la religión como un asunto personal y de particulares.

El periodista Gastón Pardo explicaba así la laicidad: el laicismo es, así, un instrumento que somete la aspiración hegemónica de cada credo a ser asumido como el verdadero y único, y para hacer valer los intereses de la nación en conjunto sobre intereses particulares incluyendo a los religiosos.

En el presente y en los años venideros será importante hacer valer el carácter laico del Estado para garantizar la convivencia en este país.

Estudios consultados para este artículo:

Descripción cuantitativa de la pluralización religiosa en Colombia. William Mauricio Beltrán, 2011.

Las religiones en tiempos del Papa Francisco. Latinobarómetro, 2014

Polimétrica de religión en Colombia. Cifras y conceptos, 2017.

Este artículo se publicó primero en Las2Orillas el 17 de abril de 2019.
Lunes, 8 de Abril de 2019

La Colombia atea: una ruptura cultural en el país del Sagrado Corazón


El sociólogo colombiano William Mauricio Beltrán Cely  escribió un interesante artículo en blogs dedl diario El Espectador sobre el cambio cultural que supone el crecimiento porcentual de ateos, agnósticos y no afiliados en el país cafetero. 


Por: William Mauricio Beltrán*

Aunque la sociedad colombiana ha sido tradicionalmente cristiana y creyente, encuestas recientes muestran un aumento porcentual de los colombianos que se identifican como ateos, agnósticos o no afiliados a ninguna religión. Hoy, estos tres grupos sumarían entre el 8% y el 11% de la población.

De confirmarse esta tendencia, contaríamos con un nuevo argumento para afirmar que la pluralización religiosa (a saber, la migración de católicas hacia nuevas religiones o creencias, incluidas las opciones de abandonar cualquier creencia religiosa, y la de abstenerse de participar en cualquier comunidad religiosa) constituye uno de los cambios más profundos que vive actualmente la sociedad colombiana.

Los estudios que se han ocupado de la pluralización religiosa en Colombia indican que la mayoría de los católicos que abandonan su iglesia no abandonan el cristianismo, sino que migran hacia otras comunidades cristianas de corte evangélico y pentecostal. Por lo cual, en lugar de ubicarse en ruptura con los valores cristianos, los reivindican y dotan de nueva vitalidad.

Esta afinidad cultural ha permitido, por ejemplo, que sectores evangélicos y pentecostales pacten alianzas con sectores católicos para defender una agenda política inspirada en la defensa de ciertos valores cristianos, en particular, aquellos relacionados con la moral sexual y la familia tradicional. Estas alianzas se han expresado en la oposición de católicos y pentecostales al reconocimiento de los derechos de la población LGBTI, y en su oposición a la completa despenalización del aborto y de la eutanasia voluntaria.

Sin embargo, esta situación social se modifica al considerar el aumento porcentual de ateos, agnósticos y no-afiliados a ninguna religión. Ya que en este sentido la pluralización religiosa si implica un quiebre cultural.

Aunque en Colombia los estudios que desde las ciencias sociales se ocupan de este asunto son escasos, los datos disponibles indican que, pese a su diversidad interna, buena parte de los ateos, agnósticos y no-afiliados a ninguna religión manifiestan una ruptura con los valores tradicionales que acabamos de mencionar. Por ejemplo, entre ellos son más frecuentes los cuestionamientos a los valores cristianos relacionados con la sexualidad, la reproducción y la familia. Asimismo, en este sector de la población es más frecuente el apoyo a las iniciativas políticas que busquen el reconocimiento de los derechos de la población LGBTI y la completa despenalización del aborto.

Una parte de los ateos y de los agnósticos reivindican el laicismo como bandera política y se organiza en asociaciones que les permiten promover esta agenda.

Presentación del Informe de Laicidad en Colombia por parte de "Bogotá Atea"
Una parte de los ateos y de los agnósticos reivindican el laicismo como bandera política y se organiza en asociaciones que les permiten promover esta agenda. En otras palabras, orientan su acción en garantizar que se mantenga y se materialice la separación entre los poderes públicos y religiosos (separación en iglesias y Estado). Por ejemplo, se oponen a que se mantenga la clase religión en los colegios públicas, y a que se financien actividades religiosas con recursos del Estado. Algunos, incluso, consideran que el poder que ostentan las grandes instituciones religiosas (como la Iglesia católica y las nuevas iglesias pentecostales) es excesivo e inconveniente. Les preocupa especialmente la influencia que ejercen algunos líderes religiosos en el campo de la política electoral. Por esta razón, se han propuesto como tarea vigilar la acción de las organizaciones religiosas para denunciar o prevenir que incurran en abusos de poder. Si bien, ateos, agnósticos y no afiliados a ninguna religión no monopolizan la agenda política laica, entre ellos se encuentran algunos de sus más comprometidos promotores.

En cuanto no hay motivos para prever que tanto no-creyentes como cristianos desistirán de sus objetivos políticos, en el futuro cercano seremos testigos de nuevas disputas y confrontaciones entre estos dos sectores de la población. Cada uno emprenderá nuevas iniciativas para posicionar su agenda política, al mismo tiempo que buscará desacreditar a sus contradictores.

Hasta el momento las cifras favorecen a los cristianos, pues la gran mayoría de los colombianos se identifican con alguna vertiente del cristianismo, entre las que se destacan el catolicismo y el pentecostalismo. Esta es la razón por la cual los candidatos a cualquier cargo de elección popular encuentran electoralmente rentable identificarse públicamente como creyentes y defender valores tradicionales.

Por su parte, el aumento porcentual de ateos, agnósticos y no afiliados, parece relacionarse con un cambio generacional. En otras palabras, las nuevas generaciones optan por la no-creencia con mayor frecuencia. Asimismo, el ateísmo, el agnosticismo y la no filiación religiosa, gozan de mayor acogida en los sectores urbanos, y entre quienes han logrado altos niveles de educación formal (profesionales y posgraduados). Estas asociaciones demográficas hacen plausible suponer que este sector de la población seguirá creciendo.

De ser así, estamos siendo testigos de un cambio cultural en ciernes, que no solo sacudirá el campo religioso, sino que también afectará el estado de las fuerzas en el campo de la política electoral colombiana.

*Profesor Asociado, Universidad Nacional de Colombia; Doctor en Etude des sociétés latino-américaines, Université de la Sorbonne Nouvelle, Paris 3. Magister en Sociología y Sociólogo, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá.

Para conocer el documento "Estado de la laicidad en Colombia" Haga click aquí
Para leer este informe en inglés
Jueves, 7 de Marzo de 2019

Estrategia de ocultamiento de casos de abuso sexual estalla en la cara del Vaticano

La Iglesia Católica vive días turbulentos por causa de la pederastia en sus filas. En enero del año pasado la visita de Francisco a Chile resultó en un fracaso pues el país austral, una vez de mayorías católicas, se mostró crítico con Francisco por pedir pruebas del ocultamiento del obispo Barros al sacerdote y depredador sexual Fernando Karadima. Francisco tendría después que disculparse, y por primera vez en la historia todos los obispos de un país presentarían su renuncia al Sumo Pontífice. La baja asistencia de fieles a sus misas, y la acérrima crítica de los medios y de las redes sociales a Francisco resultó en un duro golpe para el Vaticano.

En una carta abierta una de las víctimas de Fernado Karadima le escribió a la cabeza de la Iglesia de Roma:
"No. Usted no es parte del problema… usted es el problema. Usted nombró y elevó al protector de un depredador. Usted lo protegió incondicionalmente durante tres años, a pesar de la enorme evidencia en favor de su remoción del obispado y del ministerio sacerdotal.
Usted reprimió e ignoró el tsunami de pedidos, súplicas y evidencias sobre la complicidad del obispo Juan Barros y su involucramiento con el sacerdote depredador, el P. Fernando Karadima. En 2011, Karadima fue removido de sus deberes sacerdotales y desterrado a una vida de penitencia tras ser encontrado culpable por la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano.
Usted se burló de su propia “política de tolerancia cero.”
No terminaba de reponerse de ese escándalo cuando se reveló un vergonzoso estudio de la Fiscalía de Pennsylvania, EE.UU. que mostraba que hubo allí abusos sexuales a más de 1.000 menores por más de 300 religiosos durante siete décadas, y lo peor, fue que desde 1963 el Vaticano conocía algunos de esos casos y optó por ocultarlos.

En agosto de 2018 Francisco visitó a la otrora católica Irlanda y encontró tramos de su recorrido en su papamóvil desiertos. La secularización y los escándalos de abuso sexual, también en ese país, mostraba una feligresía en retirada.

Luego vino el turno para prelados de gran nivel dentro del Vaticano. En noviembre de 2018 la justicia francesa mandó a prisión a ocho meses de cárcel al ex obispo André Fort por no haber denunciado los abusos sexuales del sacerdote Pierre de Castelet, quien fue castigado con dos años de prisión firme. El Obispo André Fort se había escudado en que los casos de abuso cometidos por el sacerdote le fueron contado en confesión y que por ello no podía ir a la justicia gala. La justicia del país donde nació el laicismo no hizo caso a ese argumentó y le condenó.

Sin embargo, un jerarca de más alto rango traería mayor desprestigio para la Iglesia de Roma. Se trata del número tres del Vaticano, el gran tesorero del Vaticano: George Pell. Este cardenal que fue considerado en la elección papal anterior como un posible sucesor de Benedicto XVI, acaba de ser declarado culpable de un cargo de agresión sexual y de otros cuatro cargos de atentado al pudor contra dos monaguillos que entonces tenían 12 y 13 años, por unos hechos ocurridos en la sacristía de la Catedral de San Patricio de Melbourne en los años 1990.

Toda está serie de escándalos, cada vez más abundantes, muestra tres elementos conocidos, pero no por ello menos escalofriantes: 1). La pederastia y el abuso sexual de menores está ampliamente distribuido entre el clero católico; 2). El comportamiento sistemático de la jerarquía católica es tratar de ocultar los hechos, trasladar a los agresores y generar impunidad; y 3). El Vaticano, en mayor o menor medida, siempre ha sabido de esta aberrante conducta.

En un mundo más secularizado y en el que las amenazas al infierno son menos creíbles, decenas de víctimas han decidido salir a hacer escuchar su voz develando la siniestra estrategia de ocultamiento y traslado de los abusadores. La Iglesia, en sus inicios intentó revictimizar a las víctimas, se les acusó de querer lucrarse o de querer acabar con la institución. Sin embargo, la miríada de casos está mostrando que ese libreto se le está agotando a la autodenominada Santa Madre Iglesia.

Hace pocos días el propio Francisco pareció regresar a la estrategia de contratacar y afirmó que “Quienes se pasan la vida acusando a la Iglesia no son los hijos del diablo porque el diablo no tiene hijos, pero si son sus amigos, sus primos y sus familiares”.

Sin embargo, el imaginario diablo al que Francisco hacía referencia parece estar más dentro de sus filas, vistiendo sotana y organizando catequesis. Exorcizarlo requeriría que se entregaran a la justicia local todos los casos, aún los conocidos bajo el llamado “secreto de confesión”, cosa que ha escandalizado a muchos jerarcas católicos.

Justamente en agosto del año pasado el Vaticano se oponía a levantar el secreto de confesión para casos de daño a niños con estas palabras: “El sello sacramental es inviolable, por lo tanto, está absolutamente prohibido que un confesor traicione de manera alguna al penitente en palabras o de cualquier manera y por cualquier motivo”.

Mientras que en Australia y Chile las autoridades judiciales actuaban con fuerza contra los clérigos acusados de ocultar estos casos, en países en donde la Iglesia sigue teniendo una alta valoración social los sistemas judiciales parecen ser más débiles o lentos en hacer cumplir la ley e indisponer al clero.

En Colombia, por ejemplo, a pesar de que la Corte Suprema de Justicia condenó a la Diócesis de El Líbano, Tolima a pagar una reparación a la familia de dos menores de edad desplazados que fueron abusados por el sacerdote Luis Enrique Duque. Este sacerdote fue escondido por la misma iglesia después de conocidos los hechos. Sin embargo, el fallo de 2015 sigue sin hacerse cumplir – hasta donde se sabe- tras acciones dilatorias de los abogados de la Iglesia.

De igual manera resultó escandaloso el caso de la Monseñor Darío de Jesús Monsalve, de la Diócesis de Cali quien se ha mostrado renuente a que su diócesis tenga que pagar reparación a las víctimas del sacerdote William de Jesús Mazo Pérez. Monseñor llegó a decirle al abogado de las víctimas en 2017 "Dígame cuáles son sus honorarios. Renuncie al tema y nosotros nos encargamos de las víctimas". Se supo que la Diócesis de Cali pagó a psicólogos para que disuadir a las víctimas de proseguir de sus denuncias contra la Iglesia.

También causa asombro la acción del arzobispo de Medellín Monseñor Ricardo Antonio Tobón Restrepo quien permitió el traslado a la Diócesis de Brooklyn al padre Roberto Cadavid, un sacerdote que tenía antecedentes de abuso sexual en dos colegios de los que fue rector. Una de las víctimas de Cadavid presentó a El Tiempo un cheque por seis millones de pesos, parte de un pago total por 88 millones, con los que, según el entonces monaguillo, el sacerdote habría comprado su silencio.

Sacerdote Roberto Cadavid, trasladado a Brooklin
tras dos casos de abuso reportados en Medellín
El periodista Juan Pablo Barrientos de La W quiso averiguar si la Diócesis de Brooklyn sabía que el sacerdote Roberto Cadavid tenía indicios de abuso de menores y obtuvo dos cartas, una de 2012 y otra de 2015, en las que monseñor Tobón, no solo ocultó el pasado tenebroso de Cadavid, sino que recomendó y autorizó al padre para trabajar en esa diócesis. Hay que señalar que para esa época Ricardo Tobón sabía que Cadavid había sido suspendido por acusaciones de pederastia en dos parroquias de Medellín.

Ver: Encubrimiento de pederastas en la Arquidiócesis de Medellín 

Estos hechos parecen indicar firmemente que la Iglesia Católica en Colombia no se escapa al terrible fenómeno de abusos, ocultamiento y traslado de depredadores sexuales. Esperemos que algún día las víctimas de sacerdotes pederastas y sus encubridores en Colombia también tengan justicia.
Viernes, 1 de Marzo de 2019

Iglesia católica, una de las mayores invasoras del espacio público en Bogotá


Ocupación ilegal de un parque para hacer una parroquia en Bosa Atalayas
Cientos de zonas verdes han sido ocupadas. La estrategia parece ser eficaz, ya que en la mayoría de casos se han salido con la suya.

Amparados en el Código Nacional de Policía, uniformados de esta fuerza han impuesto multas a vendedores de empanadas y a compradores de estas en la ciudad de Bogotá. La falta que la autoridad policial ha señalado es la ocupación del espacio público por parte de los vendedores ambulantes, quienes tristemente dependen de tales ventas para su sustento.

Sin embargo, la ocupación que hace un vendedor de empanadas o helados se queda corta con la ocupación que la Iglesia católica ha hecho de cientos de zonas verdes en la ciudad de Bogotá, en donde se ha apoderado de zonas verdes pertenecientes a la ciudad y ha construido allí sus parroquias y casas curales sin nunca pagar por el lote, porque lo hacen en un bien público y negándose sistemáticamente a la reposición.

Para empezar, debo comentar que esta denuncia en ningún momento busca atentar contra la libertad de cultos de los católicos. Simplemente creo en que cada credo religioso debería comprar con sus recursos los terrenos para construir sus templos, sin afectar el, de por sí menguado, espacio verde de la ciudad. No se ha reportado que pentecostales o mormones ocupen el espacio verde para construirse templos, pero hay alrededor de 400 terrenos en la ciudad que han sido tomados abusivamente para ocupación y construcción sin licencia.

La ocupación del espacio público está tipificada como falta en el Código de Policía en el artículo 135 y se señalan sanciones que van desde multas hasta demolición. Sin embargo, cuando se trata de la Iglesia nada ocurre.

Mencionaré un par de ejemplos que muestran esta realidad. En la localidad de Bosa, en el Barrio Atalayas, se ha levantado ilegalmente el templo San Juan Pablo II. La queja sobre la ocupación de espacio público y construcción sin licencia existe desde hace cuatro años. ¿Ha hecho algo la localidad de Bosa? Nada. Absolutamente nada. El año pasado la ONG Bogotá Atea presentó varios derechos de petición pidiendo a la alcaldía actuar conforme a la norma y proceder a la recuperación del espacio público. Ellos admitieron que existe la queja y después de cuatro años dijeron que enviarían a alguien a mirar el estado de la construcción.

En su más recientemente derecho de petición, en octubre de 2018, Bogotá Atea pidió incluir en el expediente de querella a la Diócesis de Soacha-Bosa y al obispo José Daniel Falla Robles, en cabeza de la misma, por ser la entidad y el superior, respectivamente, encargados de la parroquia Juan Pablo II, que maneja el padre Omar Hernando Sánchez. Ya se vencieron los 15 días hábiles para que nos respondieran y no ha llegado respuesta del alcalde local Javier Alba Grimaldo. Además de ese predio hay otros tantos también ocupados.

El otro caso está en Suba, donde la Iglesia se apropió de dos terrenos cedidos por la constructora de Fontanar del Río en la UPZ de Bilbao para hacer la Parroquia San Dionisio. Los predios ocupados están en el sistema del DADEP identificados como Predio DADEP 27-12 y Predio DADEP 27-13. Y así como esta parroquia hay una veintena más en la localidad de Suba.

Parroquia construida ilegalmente en terrenos cedidos para espacio verde para la comunidad de Fontanar de Suba. UPZ Bilbao


En muchas construcciones de conjuntos residenciales, los constructores están obligados a hacer una cesión del terreno para espacio público. Y es allí donde llega la Iglesia a apoderarse de parte de la zona verde para construir sus equipamientos. Inician con una misa bajo carpas, luego con construcciones más informales que gradualmente terminan siendo de ladrillo.

Mientras todo esto pasa, la inspección de Policía de cada localidad no hace absolutamente nada. Un vecino de la localidad de Engativá contó cómo hace unos años se acercó a un CAI a narrar los hechos a un policía y este le dijo que no entendía “qué malo estaba haciendo la Iglesia”. “¿Es usted acaso católico?” le preguntó el policía, mientras al fondo se veía una imagen de la Virgen en la estación policial.

Durante casi dos siglos de historia de Colombia la Iglesia católica estaba íntimamente ligada al Estado. Solo hasta la Constitución de 1991 el país llegó a ser laico, aunque para las fuerzas policiales identificarse con el catolicismo sigue siendo hasta el día de hoy, pan de cada día.

El escollo en la recuperación de estos espacios públicos radica en que quienes determinan que un terreno es parte del distrito es el DADEP (Departamento Administrativo del Espacio Público), pero este ente no tiene funciones policivas. Entonces, a quien le corresponde aplicar la norma es al alcalde local y al inspector de Policía de cada localidad. Allí es donde todo se detiene.

En el caso de la localidad de Suba se ha presentado en el pasado silencio en la respuesta de derechos de petición que han tenido que ser llevados a tutela para obligarlos a responder. Sin embargo, los predios siguen ocupados y la posibilidad de multar a los obispos o demoler las parroquias parece impensable, como si el Estado no fuera laico y aún estuviéramos bajo la Constitución de 1886.

Según las consultas hechas por Bogotá Atea ante el DADEP y otras entidades, se ha logrado saber que el distrito ha intentado negociar con las diferentes diócesis que conforman a Bogotá (las unidades administrativas de la Iglesia Católica en Bogotá). Para los terrenos que ya están construidos, al distrito le corresponde por norma pedir una reposición, ya sea que la Iglesia reponga el espacio público en otra zona de la localidad o de la ciudad, o termine pagando el valor comercial del terreno ocupado. Sin embargo, después de generar un desgaste administrativo en acercamientos y reuniones, los obispos se alejan del proceso. Mientras tanto nuevos terrenos son ocupados con el mismo modus operandi de iniciar con misas en carpas y luego construir en terrenos que deben ser para todos los ciudadanos, para canchas y arborización y no para uso de una institución particular.
El llamado a la ciudadanía es para que pidan la restitución de sus espacios verdes, soliciten a la autoridad policial aplicar la norma sin preferencias y a las alcaldías locales que procedan a aplicar el Código de Policía. Los terrenos invadidos a la ciudad se conocen con claridad. No es posible que con rigor se aplique la norma a los vendedores de empanadas, pero que a una institución rica que se apodera de predios y construye sin licencia no le pase absolutamente nada.


Publicado inicialmente en Las2Orillas por el mismo autor.
Sábado, 22 de Diciembre de 2018

Jesús no resucitó a muerto en iglesia evangélica de Cali

Según la Biblia, Jesús dio autoridad a sus discípulos de resucitar muertos, cosa que ningún pastor o tele evangelista ha logrado. Según Mateo 10 el mismo Jesús dijo:

"A estos doce envió Jesús, y les dio instrucciones, diciendo: [...] El reino de los cielos se ha acercado. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia."

En las iglesias evangélicas y pentecostales se hacen espectáculos de sanación, con supuestos cáncer y hernias desaparecidas, pero nunca hacer crecer una extremidad mutilada, revertir de golpe un alzheimer o un síndrome de Down. Al parecer muchas curaciones son remisiones de enfermedades psicosomáticas, curaciones por el tratamiento alterno (porque Dios obró a través del médico) o, en no pocos casos, falsificaciones descaradas. 

El asunto es que pocos pastores ha puesto a prueba el poder de Dios con resucitar un muerto. Hasta ahora. El pastor Óscar Conde, un pastor de una pequeña congregación en Cali, Colombia, en un barrio humilde frecuentado por vecinos y migrantes venezolanos.

Tristemente César Alexis Blanco, un joven de 19 años que se ganaba la vida vendiendo dulces en el transporte público, fue asaltado y muerto con arma de fuego. Su familia lo llevó a velar en la iglesia evangélica a la que asistían y uno de los familiares mencionó que Dios le habló (se sugestionó) diciéndole que César sería resucitado. Varios miembros de la Iglesia empezaron a rezar y empezaron a convencerse de lo mismo. El pastor se sumó al desvarío colectivo y afirmó que "Dios tiene una misión importante para él, y hará un milagro para que la gente crea". 

Pero nada ocurrió. La noticia saltó a los medios de comunicación, cuando tras 8 días de velación en la iglesia se negaban a hacer el entierro. Muchas personas en redes sociales se burlaron de los evangélicos y sus creencias, aunque pocos se percataron que el no milagro es una prueba en contra de las palabras de Jesús y de la misma Biblia. 

Finalmente, tras intervención de las autoridades y tras diez días de rezos, cánticos evangélicos y declaraciones que evidencian el daño de la fe al pensamiento crítico, César Alexis fue sepultado.


Jueves, 22 de noviembre de 2018

Jornada de apostasía en Bogotá


Bajo el lema "No elegí bautizarme, exijo retirarme las ONG Bogotá Atea, La Asociación de Ateos de Bogotá, Hispanic American Freethinkers, y IHAEU (International humanist and Ethical Union) están invitando a una jornada de apostasía en la capital colombiana. Como apostasía se conoce al acto de renuncia pública de la fe religiosa y su mera solicitud debería, según el Código Canónico, ser motivo de expulsión.

El próximo domingo 25 de Noviembre varios miembros de las mencionadas colectividades estarán al medio día en la histórica Plaza de Bolívar de Bogotá para informar, orientar y promover la renuncia a la Iglesia Católica. 

"Esta Iglesia no nos representa. Nos molesta que sigan aduciendo su carácter mayoritario para oponerse a los derechos sexuales y reproductivos, la eutanasia y por defender la obligatoriedad de la asignatura de religión, cuando muchos de nosotros no somos católicos, pero figuramos en los registros de esta religión porque nos bautizaron cuando no teníamos edad para elegir" afirma Arturo Vargas, presidente de la Asociación de Ateos de Bogotá.

“Estamos totalmente a favor de defender el derecho a la libertad religiosa como derecho fundamental, sin embargo, dicha libertad también incluye nuestro derecho a retirarnos de un culto con el que no nos sentimos identificados y por ende de sus bases de datos” Afirma Adriana Buenaventura de la organización HAFree.

Sin embargo, el proceso para muchas personas no ha sido algo fácil. Fabio Andrés Olarte, narró en el 2015 todos las dificultades que tuvo para separarse de la Iglesia católica. Sin embargo, su consejo es claro: "cualquier institución con una gran representatividad tiene más fácil el acceso a altos niveles de decisión y un mayor poder de negociación (no es lo mismo sentarse a negociar cuando lo hace en representación de un 10 % de un colectivo, que si lo hace de un 90 % del mismo o va única y exclusivamente para abogar por usted mismo); por lo que con su pasiva participación, está engrosando sus listas y apoyando cada una de las ideas y declaraciones que esta hace sobre temas como la sexualidad (condición de la mujer, homosexualidad, métodos anticonceptivos, aborto, educación sexual en escuelas y colegios ,etc.) la eutanasia, derechos de las minorías, entre otros."

Esta jornada se suma a las llevadas a cabo por Latinoamérica como la jornada de apostasía de Argentina convocada por la Coalición Argentina por un estado Laico en agosto de este año, la de Santiago de Chile, convocada por la Asociación Escéptica de Chile, también este año y la jornada permanente de apostasía del Perú convocada por la Sociedad Secular Humanista y la Asociación Peruana de Ateos (APERAT).

La jornada de apostasía de la Coalición Argentina por un Estado Laico logró alcanzar 4000 solicitudes de apostasía.
Fuente: El Clarín

Todas estas jornadas impulsadas por los recientes escándalos de la Iglesia en estos países, generalmente relacionado con casos de pederastia cometidos por algunos sacerdotes y el posterior encubrimiento por parte de los jerarcas, y por la posición política de esta institución en temas como la educación sexual en colegios, la discriminación a población sexualmente diversa o la legislación y reglamentación del aborto y la eutanasia.

Entre los diferentes motivos que indignan a los promotores de la jornada de apostasía en Colombia cabe resaltar los casos de encubrimiento de abuso sexual de la Iglesia Católica del país, la transferencia de Roberto Cadavid a Boston (EEUU) por la Diócesis de Medellín tras las denuncias de abusos sexuales; y el no pago de la indemnización de la Diócesis de Líbano, Tolima a la familia de los niños abusados por el sacerdote Luís Enrique Duque.

En redes se estará usando el hashtag  #ApostasíaEsLibertad.
Miercoles, 19 de Septiembre de 2018

¿Cómo apostatar a la Iglesia Católica en Colombia?

La renuncia a la la Iglesia Católica se denomina solicitud de apostasía. En algunos países es posible hacerlo de manera colectiva, lo que ha llevado a campañas de recolección de cartas de renuncia a la fe católica. En Colombia no es posible realizar solicitudes masivas por trabas que pone la misma iglesia. A continuación se explica cómo se hace la apostasía en el país cafetero.

#ApostasíaEsLibertad
#ApostasiaColectiva

¿Por qué renunciar?

En Colombia la cúpula de la Iglesia aduce tener la autoridad de poder intervenir en debates de libertades individuales, coartar derechos sexuales y reproductivos, mantener la educación religiosa, apropiarse de espacios públicos para construir sus parroquias, gracias a la mayoría religiosa.

Dado que en Colombia no se pregunta por la afiliación religiosa en los censos, la Iglesia sustenta sus reclamos de privilegios y su intervención en política con las cifras derivadas de los los registros de bautizados

Esa mayoría religiosa la sustentan en su registro de bautizados. Así, que sin importar que nunca hayas comulgado con los dogmas de la iglesia, o que consideres que la Iglesia es una encubridora de pederastas, la jerarquía de la Iglesia seguirá utilizando tu registro de bautismo para contarte como católico y con base en pedir privilegios.

Como ejemplo de lo anterior se puede mencionar la intervención de Monseñor Juan Vicente Córdoba en el 2011 en el Canal RCN cuando se debatía la posibilidad de matrimonio igualitario, en el que hace uso de sus presuntas mayorías para oponerse a lo que no le parece:
"Esto es una cuestión de valores y principios. Yo le pediría a la Corte [Constitucional] que piense no tanto en lo que piensan ellos, diez u ocho personas, con sus ideas y sentimientos, que está bien y lo respetamos, pero que piensen en la cultura, valores y religión de un pueblo. En este momento estoy hablando por los evangélicos, los judíos y los católicos. Estamos hablando aquí de un 99% de la población" 
También es una buena razón para renunciar estar lo más lejos posible y no ser vinculado con una institución que sistemáticamente ha encubierto a sacerdotes pederastas desde Alaska hasta la Patagonia.

¿Cómo es el trámite?

Lo primero que debes saber es en que iglesia o parroquia te bautizaron. Debes pedir una copia de esa partida de bautismo, a esta le añades una fotocopia de tu cédula y una carta explicando los motivos. Si deseas puedes autenticar en una notaría tu carta para darle mayor peso.

Luego envías esos tres documentos a la Diócesis o Arquidiócesis a la que pertenece la parroquia. El saber el nombre es muy fácil, porque esa información aparece en internet o en la misma oficina parroquial. Es recomendable enviar estos documentos por correo certificado. De esta manera no pueden negar que ha sido recibido.


¿La iglesia otorga la apostasía?

Se han reportado casos en que la dan sin ninguna dilación. En otros casos han pedido a la persona reconsiderar, tener antes una entrevista con el obispo, o a veces las niegan. Parece que depende del humor de cada obispo. Curiosamente el derecho canónico por el que se rige la Iglesia es muy claro sobre las situaciones en que se incurre en apostasía.

¿Y si se niegan o se hacen los "locos"?

Si enviaste la documentación por correo certificado o tienes un recibido, en caso de haberla entregado en persona, puedes poner una acción de tutela. En Bogotá Atea te podemos ayduar con esto.

¿No es darle mucha importancia a la Iglesia pedirle el retiro?

Cada vez que en Bogotá la Iglesia se ha adueñado de porciones de parques y zonas verdes para construir sus parroquias ha aducido su condición de mayoritaria. Tenlo presente cada vez que la Iglesia sale a atacar la eutanasia, los derechos sexuales y reproductivos, oponerse a la educación sexual o cuando defiende el estatus de la asignatura de religión como obligatoria. Las cifras las alimenta. En países como España o Argentina, las jornadas de apostasía han contribuido a bajar la aceptación social de la iglesia. Cada vez que una persona comunica que ha apostatado, envía un mensaje a los otros ciudadanos, y gradualmente la iglesia pierde poder e influencia. La apostasía es un acto político y simbólico muy poderoso.

¿Si me retiro de la Iglesia Católica que no podré hacer?

Si te retiras de la Iglesia Católica no podrás casarte por la iglesia, ser padrino de bautizo, y participar de los demás ritos. Tampoco serás cómplice de la mayor institución que sistemáticamente encubrió y sigue encubriendo pederastas.

¿Cómo son los decretos de apostasía?

He aquí un ejemplo de decreto de apostasía emitido por la iglesia en Colombia.


¿Hay un modelo de carta?

Sí lo hay. Bogotá Atea y la Asociación de Ateos de Bogotá han creado un formato de carta redactado como derecho de petición. Hay que tener en cuenta que las instituciones privadas pueden y deben  recibir derechos de petición de los ciudadanos cuando está de por medio un derecho fundamental, en este caso "la libertad religiosa".

A continuación presentamos este modelo de carta de apsotasía por ateísmo. Fue tomada de este enlace.




Ciudad ___________, ___________de 2018.


Señores:
DIÓCESIS DE _______________
Ciudad


ASUNTO: DERECHO DE PETICIÓN. Solicitud de reconocimiento de Apostasía - Renuncia a la Iglesia Católica y a la fe cristiana.

Cordial saludo.

El abajo firmante, cuyos datos se exponen también en la parte inferior de este documento, en pleno uso de mis facultades legales, siendo mayor de edad y vecino de la ciudad de ___________ , por el presente derecho de petición manifiesto los siguientes:



HECHOS:

PRIMERO: Fui bautizado e inscrito en la fe católica como resultado de una decisión tomada por mi familia en un momento de mi vida en el que no tenía la plena libertad para emitir un juicio libre y consciente sobre la afiliación a una iglesia, ni mucho menos sobre la aceptación de sus dogmas.

SEGUNDO: El anterior acto violó mi derecho a la libre asociación y al libre desarrollo de mi personalidad al vincularme como feligrés a un dogma religioso que no comparto.

TERCERO: Luego de haber reflexionado por muchos años y usando mi derecho a la libertad de conciencia he llegado a la conclusión de que NO ESTOY DE ACUERDO con los dogmas que se enseñan en el catolicismo, razón por la que no tiene sentido que la Iglesia me considere católico.

CUARTO
: Que, haciendo uso del pensamiento crítico racional, expreso que NO SOY, NI SERÉ CATÓLICO, y que, por lo tanto:
  • No creo que exista una iglesia, denominación o religión que pueda considerarse depositaria de la verdad absoluta, ni mucho menos divina.
  • No creo que el Papa sea representante de dios alguno en la Tierra.
  • No creo que haya libro alguno que pueda ser considerado inspirado por un dios.
  • Considero que la Biblia no es, ni puede ser, considerada guía moral para la sociedad y que no lo es para mí.
  • No creo que haya existido creación divina. No hubo Edén, ni Adán, ni Eva, ni diluvio universal. Los humanos somos primates producto de la evolución biológica.
  • Considero a la luz de la ciencia que la mente es resultado de la actividad del cerebro y que por lo tanto no existe un alma inmortal.
  • No creo que haya santos ni milagros. Considero que las narraciones de milagros de la Biblia y de los santos católicos son inventos fraguados para ganar feligreses.
  • No creo en los sacramentos, ni que haya un cielo o un infierno, ni vida después de la muerte, ni que las oraciones sean escuchadas, ni que un sacerdote pueda absolver pecados.
  • No creo que las mujeres sean consideradas como ciudadanas de segunda clase, supeditadas al varón, ni que no puedan decidir sobre sus cuerpos.
  • Me opongo al ataque sistemático que la Iglesia católica ha hecho a los métodos anticonceptivos y a la interrupción voluntaria del embarazo en los tres casos contemplados por la Corte Constitucional colombiana.
  • No creo en la moral sexual que predica la Iglesia. No creo que sólo se puedan tener relaciones sexuales para la procreación y dentro del matrimonio.
  • No considero la homosexualidad como falta moral y defiendo el derecho de las parejas del mismo sexo a gozar de derechos civiles como el matrimonio civil y a ser considerados familia.
  • Considero que las declaraciones de la Iglesia católica contribuyen a fomentar la discriminación.
  • Considero firmemente que la Iglesia católica ha sido una institución nefasta para la humanidad por su oposición a la ciencia cuando surgió en el Renacimiento, a las libertades de prensa, culto y expresión, a la Ilustración y a los gobiernos republicanos. La Iglesia fue funesta también por la Inquisición, por el Índice de Libros Prohibidos, por las ocho cruzadas, por haber sembrado el antisemitismo en Europa, por su confabulación con dictadores tales como Videla, Pinochet, Franco, Mussolini y Hitler, entre otras acciones.
  • Pienso que la religión sigue siendo un lastre para la civilización por su ataque a los derechos de la mujer, de la comunidad LGBTI, por el encubrimiento de clérigos pederastas y por fomentar supersticiones.
  • Por último, y para que quede claro que deseo ser considerado como apóstata: No creo que Jesús sea divino, ni que nació de una mujer virgen, ni que se aparece en una hostia, ni que resucitó, ni que exista dios alguno.
QUINTO: Declaro con profundo convencimiento que la fidelidad a la propia conciencia es un derecho constitucional reconocido por la legislación internacional y nacional, en el artículo 18 de la Constitución y a la cual ninguna entidad privada o pública puede oponerse.

SEXTO: Que de acuerdo al protocolo del 13 Marzo 2006 o acto formal de defección de la Iglesia Católica ¨El abandono de la Iglesia católica, para que pueda ser configurado válidamente como un verdadero actus formalis defectionis ab Ecclesia, también a los efectos de las excepciones previstas en los cánones arriba mencionados, debe concretarse en: a) la decisión interna de salir de la Iglesia católica; b) la actuación y manifestación externa de esta decisión; c) la recepción por parte de la autoridad eclesiástica competente de esa decisión.

Rechazando totalmente la fe católica —y la cristiana en todas sus denominaciones—, ME CONSIDERO INCURSO EN APOSTASÍA tal y como la define el canon 751 del Código de Derecho Canónico que afirma: ¨Se llama herejía la negación pertinaz, después de recibido el bautismo, de una verdad que ha de creerse con fe divina y católica, o la duda pertinaz sobre la misma; apostasía es el rechazo total de la fe cristiana; cisma, el rechazo de la sujeción al Sumo Pontífice o de la comunión con los miembros de la Iglesia a él sometidos¨.

En concordancia, haciendo uso del derecho de petición consagrado en el artículo 23 de la Constitución colombiana, elevo las siguientes peticiones para que sean contestadas dentro del término y con los efectos de ley:


PETICIONES:

PRIMERO: Se RECONOZCA por escrito del acto de APOSTASÍA a la Iglesia católica y a sus dogmas que por voluntad propia aquí manifiesto sin más requisitos a los señalados en el Acto Formal de Defección de la Iglesia Católica de 2006 mencionado en el hecho sexto, esto es a) la decisión interna de salir de la Iglesia católica; b) la actuación y manifestación externa de esta decisión; c) la recepción por parte de la autoridad eclesiástica competente de esa decisión.

SEGUNDO: Se declare la EXCOMUNIÓN LATAE SENTENTIAE (o a la que haya lugar) en la que he incurrido a causa de la solicitud de apostasía presentada.

TERCERO: Se me excluya PARA TODOS LOS EFECTOS (principalmente los estadísticos), del registro de personas bautizadas en la fe católica.

CUARTO: SE ORDENE a quien corresponda, la inclusión de una nota marginal de apostasía en la partida de bautismo correspondiente a mi nombre. De acuerdo a lo dispuesto por el protocolo del Acto Formal de Defección de la Iglesia Católica acorde con el cual ¨la misma autoridad eclesiástica competente proveerá para que en el libro de bautizados (cfr. can. 535, § 2) se haga la anotación con la expresión explícita de que ha tenido lugar la “defectio ab Ecclesia catholica actu formali”.

QUINTO: SE ABSTENGAN de utilizar los datos personales facilitados en la presente, así como los que disponen desde cuando se me bautizó, ya que NO autorizo que los mismos sean utilizados sin mi consentimiento expreso, de cualquier manera, por ninguna persona u organización perteneciente directa o indirectamente a la iglesia católica u otro tipo de colectivo religioso de acuerdo a la ley estatutaria 1581 de 2012 sobre protección de datos personales.

SEXTO: Se dé respuesta a mi petición en forma rápida, oportuna, clara, precisa, sin trabas injustificadas, y sin otras artimañas para negar o dilatar mi desvinculación de la Iglesia católica. En caso de ser necesario para resolver esta solicitud, se dé traslado a quien corresponda a fin de obtener una respuesta de fondo o sustancial sobre la misma, y a fin de evitar tener que radicar nuevamente este documento en otra dependencia de su diócesis.

SÉPTIMO: Se respete la decisión de apostasía aquí contenida y se abstengan de hacer peticiones como obligarme a hablar con un sacerdote u obispo (¿Lo hicieron acaso cuando me iban a bautizar?).


FUNDAMENTO DE DERECHO

NACIONALES
1. Constitución Política de Colombia en su preámbulo y artículos 13, 16, 18, 19, 23, 29, 30, 40.

2. La Ley 1755 de 2015 que regula el Derecho de Petición. En su Artículo 32.

“Derecho de petición ante organizaciones privadas para garantizar los derechos fundamentales.

Toda persona podrá ejercer el derecho de petición para garantizar sus derechos fundamentales ante organizaciones privadas con o sin personería jurídica, tales como sociedades, corporaciones, fundaciones, asociaciones, organizaciones religiosas, cooperativas, instituciones financieras o clubes”. (Negritas añadidas).


3. La Ley Estatutaria 1581 de 201, por la cual se dictan disposiciones generales para la protección de datos personales, en su Artículo 15 que permite la supresión de datos de las entidades que las han recolectado.


INTERNACIONALES

1. Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (A/RES/217 A (III) del 10 de diciembre de 1948), Artículo 18 que garantiza el derecho a elegir libremente la religión o creencia.

2. Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas (A/RES/2200 A (XXI) del 16 de diciembre de 1966), en el Artículo 18. Allí se especifica que esta garantía "... protege las creencias teístas, no teístas y ateas, así como el derecho a no profesar ninguna religión o creencia" (cfr. Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, CCPR General Comment No. 22: Article 18 (Freedom of Thought, Conscience or Religion), 30 de julio de 1993, CCPR/C/21/Rev.1/Add.4, punto 2) y necesariamente implica el derecho a reemplazar por otra la religión o creencia que actualmente profese una persona o adoptar una visión atea (Ibid., punto 5).


DERECHO CANÓNICO

1. Protocolo del 13 Marzo 2006 o “Acto Formal de Defección de la Iglesia Católica” el cual señala: “sólo la coincidencia de los dos elementos –el perfil teológico del acto interior y su manifestación – constituye el actus formalis defectionis ab Ecclesia catholica, con las correspondientes penas canónicas (cfr. can. 1364, § 1).

2. Canon 383.1, del Código de Derecho Canónico, el cual establece: ¨Al ejercer su función pastoral, el Obispo diocesano debe mostrarse solícito con todos los fieles que se le confían (...), así como con quienes se hayan apartado de la práctica de la religión¨

3. Canon 393 del Código de Derecho Canónico, el cual dispone: ¨El Obispo diocesano representa a la diócesis en todos los negocios jurídicos de la misma¨.

4. Canon 751 del Código de Derecho Canónico que afirma: ¨Se llama herejía la negación pertinaz, después de recibido el bautismo, de una verdad que ha de creerse con fe divina y católica, o la duda pertinaz sobre la misma; apostasía es el rechazo total de la fe cristiana; cisma, el rechazo de la sujeción al Sumo Pontífice o de la comunión con los miembros de la Iglesia a él sometidos¨

5. Canon 1330 del Código de Derecho Canónico, el cual se refiere a personas quienes han sido bautizadas y luego expresan inequívocamente su deseo de separarse de la iglesia católica.

6. Canon 1364.1 del Código de Derecho Canónico, el cual se refiere a las personas incursas en excomulgación.



PRUEBAS Y DOCUMENTOS ADJUNTOS

1. Copia original de la Partida de Bautismo correspondiente a mí persona, expedida por la Parroquia ______________________.

2. Fotocopia ampliada de mi cédula de ciudadanía.


NOTIFICACIONES

Recibo notificaciones en la _________________________________, Casa _______________. Barrio _______________, Ciudad_______________, Teléfono: ___________.


Atentamente,

______________________________________

NOMBRE COMPLETO

Cédula de Ciudadanía:

Celular:

E-mail:

Dirección: