Archivos en la categoría cristianismo

Viernes, 30 de Marzo de 2018

LA VERDADERA HISTORIA DE LA CRUCIFIXIÓN

 Imagen relacionada



Por guerreropirata*

El Viernes Santo es una de las principales celebraciones del cristianismo, en la que se conmemora la muerte de Jesús de Nazaret, clavado en una cruz. Pero ¿qué cuentan en realidad los Evangelios? ¿Murió Cristo tal como nos han enseñado?.

La cruz es uno de los símbolos claves del cristianismo, no en vano, es uno de los aspectos de la vida de Jesús en el que coinciden los –a menudo contradictorios– evangelios canónicos. Aunque Mateo, Marco, Lucas y Juan narran su propia versión de los hechos, todos señalan que Jesús murió tal como nos explicaron en clase de religión (faltaría más). Pero apenas aportan detalles sobre la forma en que se ejecutó la pena:

“Después de crucificarlo, los soldados sortearon sus vestiduras y se las repartieron”. (Mateo 27:35).
“Después lo crucificaron. Los soldados se repartieron sus vestiduras, sorteándolas para ver qué le tocaba a cada uno”. (Marcos 15:25).
“Cuando llegaron al lugar llamado 'del Cráneo', lo crucificaron junto con los malhechores, uno a su derecha y el otro a su izquierda”. (Lucas 23:33).
“Allí lo crucificaron; y con él a otros dos, uno a cada lado y Jesús en el medio”. (Juan 19:18).

Como se puede observar, a diferencia de lo que solemos dar por hecho, ninguno de los textos menciona que Jesús fuera clavado en la cruz.

La marca de los clavos

¿Por qué entonces hablamos siempre de los clavos de Cristo? Como de costumbre, es el Evangelio de Juan, el más tardío y el que más diferencias esconde, el que genera esta confusión que llega hasta nuestros días.
Aunque, al igual que el resto de evangelistas, Juan no explica en ningún momento que Jesucristo fuera clavado en la cruz, sí hace referencia a este hecho en la famosa escena de la incredulidad de Santo Tomás, cuando éste asegura: “Si no veo la marca de los clavos en sus manos, si no pongo el dedo en el lugar de los clavos y la mano en su costado no lo creeré”.
Ocho días más tarde aparece Jesucristo y le pide a Tomás que vea sus heridas y deje de ser incrédulo. (Juan 20:24-29).

Es esta la única referencia de los evangelios canónicos al modo en que Cristo fue crucificado, y se realiza 'a posteriori' a través de un apostol, Tomás, del que más allá del nombre no cuentan absolutamente nada el resto de evangelistas.
Como explica en 'The Conversation' Meredith J. C. Warren, profesora de estudios religiosos y bíblicos de la Universidad de Sheffield, para encontrar más información sobre los clavos de Cristo hay que recurrir a evangelios apócrifos.

La tradición cristiana asume que los criminales eran clavados en la cruz, pero lo cierto es que en la mayoría de los casos eran colgados usando cuerdas.

El evangelio de San Pedro, un texto hallado en Egipto en el siglo XIX y que, según la mayor parte de los investigadores, data de la primera mitad del siglo II (y es posterior, por tanto, a los evangelios canónicos), sí cuenta que los clavos fueron retirados de las manos de Cristo después de su muerte. En este evangelio la propia cruz se convierte en un personaje de la narrativa e, incluso, responde con su propia voz a Dios, algo que, según Warren, constata la importancia que el símbolo, que en los albores del cristianismo no tuvo ninguna importancia, fue ganando a medida que se expandió la religión.
Hasta aquí lo que cuentan los textos religiosos pero ¿qué evidencias históricas respaldan su relato?

Breve historia de un castigo

La crucifixión fue un método de ejecución ampliamente usado en el imperio Romano y en las culturas vecinas del Mediterráneo, que servía para humillar públicamente a los esclavos y los criminales de más baja escala social, así como para castigar a los enemigos del Estado. Esta última es la razón por la que, según los evangelios, los romanos condenaron a Jesús: como Rey de los Judíos, Cristo estaba desafiando la supremacía imperial romana (Mateo 27:37, Marco 15:26, Lucas 23:38, Juan 19:19-22).

Sólo existe una evidencia antropológica de este tipo de crucifixión, hallada en una tumba del siglo I d.C.
 Gracias a los documentos históricos existentes sabemos que la crucifixión se podía llevar a cabo de muchas formas. La tradición cristiana asume que los criminales eran clavados en un madero con forma de cruz –el debate se centra, únicamente, en si los clavos se situaban en la palma de la mano o la muñeca–, pero lo cierto es que en la mayoría de los casos los criminales eran colgados usando cuerdas, y no siempre el instrumento de tortura tenía la forma que imaginamos hoy en día.

Es probable que las primeras cruces consistieran sólo en una estaca vertical, a la que se ataba al reo hasta que moría muerto de hambre o ahogado (lo más habitual). Después el método se sofisticó, añadiendo un travesaño de madera a la parte superior, formando un instrumento de tortura en forma de T. Otras formas comunes eran las cruces en forma de X o de Y.

El historiador judío-romano Flavio Josefo, responsable de la alusión directa más antigua a Jesús de fuentes no cristianas (en torno a los años 92 y 94 de nuestra era), asegura que, durante la primera gran revuelta judía (70 d.C.) los romanos “fuera de si –de ira y odio– se divertían clavando a sus prisioneros en diferentes posturas”. Este hecho, aunque posterior a la muerte de Cristo, parece indicar que, en efecto, en esta época los romanos se molestaban en clavar a la cruz a algunos criminales de tipo político.

La práctica del enclavamiento, sin embargo, goza de muy pocos vestigios arqueológicos (algo habitual en todo lo que respecta al Jesús histórico). Sólo existe una evidencia antropológica de este tipo de crucifixión, hallada en una tumba datada en el siglo I d.C. El cuerpo de Jehohanan, que así se llamaba el difunto, conservaba un clavo oxidado en el talón del pie derecho con el que, se cree, se debieron clavar a la cruz ambos pies. No existen evidencias, por el contrario, de que se le hubieran clavado los brazos o las manos.
https://www.ecestaticos.com/image/clipping/585/e48a46f0f18ac220ac2438882888bc56/unica-evidencia-antropologica-encontrada-en-1968-sobre-una-crucifixion.jpg
Única evidencia arqueológica encontrada sobre una crucifixión

Las primeras cruces del cristianismo

El grafito de Alexámenos es un dibujo encontrado en un muro en el monte Palatino, en Roma, considerado la primera representación pictórica conocida de la crucifixión de Jesús. No está clara la fecha en que se pintó, aunque podría datar del siglo I o II d.C. Lo que sí parece claro es que se trata de una representación irónica contra los cristianos, pues el crucificado tiene cabeza de burro y se puede leer “Alexámenos adora a [su] dios” en referencia, probablemente, al hombre que aparece junto a la cruz y que debía profesar el cristianismo.



Delineado del dibujo del grafito de Alexámenos.
Grafito de Alexámenos
En esta época los cristianos nunca representaban a Jesucristo en la cruz, una práctica que no se extendió hasta bien entrado el siglo IV, cuando empieza a aparecer la imagen icónica de Cristo que ha llegado hasta nuestros días. Las primeras representaciones de Jesús de raigambre cristiana, no obstante, datan de los siglos II y III. Se trata de un par de gemas en las que, claramente, se ve cómo las manos de Jesucristo cuelgan de la cruz, como si estuvieran atadas.

¿Quiere decir esto que los clavos de Jesucristo nunca existieron? No, pero tampoco tenemos información para pensar lo contrario. “Dado que la evidencia de la antigüedad no proporciona una respuesta clara sobre si Jesús fue clavado o atado a la cruz, es la tradición la que dicta esta representación común”, asegura Warren.
En el año 337 el emperador Constantino prohibió la crucifixión como método de ejecución en el Imperio Romano, no por razones éticas, sino por respeto a Jesucristo.
Para entonces el relato mítico ya se había formado y la leyenda y la historia no han dejado de confundirse desde entonces.

*Tomado de https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2016-03-25/murio-jesucristo-como-creemos-esta-es-la-verdadera-historia-de-la-crucifixion_1172350/
Viernes, 21 de Julio de 2017

SAUL: EL REY DE LOS PREPUCIOS

Por Ferney Yesyd Rodriguez*


Esta historia ocurrió cuando Saúl era el primer rey de Israel. Este rey sentía celos de David. Para evitar que este tomara como esposa a su hija le puso un reto casi imposible (no, no fue cazar al minotauro). David cumple con el reto lo que demostró que el dios Jehová estaba con él. Curiosamente este dios Jehová había elegido a Saúl como rey. Qué elecciones y apoyos tan raros los de Jehová, ¿no?


1 de Samuel 18:25-29 (Versión “Dios habla hoy”)

25 Entonces Saúl, con la intención de que David cayera en manos de los filisteos, les contestó:

—Díganle a David que en lugar de la compensación que se acostumbra dar por la esposa, yo, el rey, prefiero que me entregue cien prepucios de filisteos, para vengarme de mis enemigos.

26 Los servidores de Saúl le comunicaron estas noticias a David, y David consideró apropiada la oportunidad de llegar a ser yerno del rey. Antes de que el plazo se cumpliera, 27 David tomó a sus hombres, y fue y mató a doscientos filisteos; luego llevó los prepucios de éstos al rey, y se los entregó para poder ser su yerno. Entonces Saúl le concedió a su hija Mical por esposa.


28 Pero al ver y comprobar Saúl que el Señor ayudaba a David y que su hija Mical lo amaba, 29 llegó a tenerle más miedo que antes, y se convirtió en su eterno enemigo.


Sin Comentarios

*Tomado de SinDioses.org 
Sábado, 15 de Abril de 2017

Reflexiones para Semana Santa

Celebración de Semana Santa en Toledo (España).


Por Manuel Millán (*)

En los maravillosos años de las tertulias que tenían lugar en RAZÓN ATEA –el blog del filósofo, escritor y periodista mendocino Fernando G. Toledo— pude aprender y enriquecerme con los participantes en los mismos.
El materialismo filosófico lo encarnaba el propietario de la página. Fernando Cuartero y Atilio desarrollaban sus argumentos como escépticos formidables y siempre con una base científica que hacían inquebrantables sus conclusiones. Recuerdo –le he perdido la pista— al teísta católico que se hacía llamar Dark Packer. Había muchos más, iconoclastas la mayoría, sabios todos, poseedores de una oratoria y sintaxis dignas de los mejores alumnos, los «cerebritos», los que sufrían bullying porque los mediocres no soportaban su superior intelecto. En mi corazón hay un sitio especial por ese mexicano esteta y amante de toda manifestación cultural, religiosa o no, que murió trágicamente hace ya tres años: Enrique Arias, «Ariastóteles». De él aprendí el valor supremo de la belleza como motor de la vida, así como el ensimismamiento ante la brutal maravilla que nos rodea, creada por el hombre o la naturaleza.
Con las redes me he encontrado con antiguos amigos y he hecho amistades cibernéticas nuevas. Sacerdotes, músicos, políticos de todas las ideologías, profesores, artistas, creadores, obreros, empresarios, etc. La variedad de la sociedad es infinita y los posicionamientos ante la vida van a la par.
Por consiguiente, todos los años se han generado debates  antes de comenzar las festividades religiosas cristianas. Me gusta que existan, pero creo que me tengo que definir de forma radical. Soy escéptico, laicista y creo firmemente que por el bien de mi patria y de las religiones, el estado laico (o aconfesional, que es lo mismo pero «no e iguá», que diría Martes y 13) es el único aceptable.
Asimismo, en todo estado laico deben existir convenios con las religiones y con otras asociaciones para celebrar actos públicos que se consideren de interés cultural, antropológico y económico para todos.



Aquí es cuando empiezo a chocar con el resto de laicistas. Creo firmemente que las administraciones públicas deben ser partícipes activas en las procesiones de Semana Santa, al igual que en los desfiles de Carnaval o en las celebraciones de conmemoraciones de éxitos sociales conseguidos en el pasado, como son el 1 de mayo o el día del orgullo gay.
El Estado debe apoyar la riqueza de la nación y las manifestaciones que suceden estos días lo son de forma incuestionable. Son bellas y muy especiales. En muchos lugares de España salen a la calle obras maestras de la escultura barroca, la puesta en escena es variopinta e intensa. Siempre me planteo que si la seriedad con la que millones de españoles organizan los actos de estos días se extrapolara al resto de las funciones, seríamos la primera potencia mundial.
Por último y no menos importante: la Semana Santa es una gran fuente de ingreso económico. Una ciudad pequeña como la mía [Cuenca] multiplica por tres su población en Jueves y Viernes Santo. No hay ideología, por muy racional que pretenda ser, que justifique la pobreza o la eliminación de un negocio sostenible, no contaminante y que provoca todo tipo de sentimientos.
Como conclusión: quiero un estado laico, que sea neutro ante las religiones pero que las admita en el ámbito público cuando el beneficio es para todos. Quiero el sonido del almuecín en la mezquita, las campanas de los templos católicos y sobre todo, quiero escuchar nuevamente las dos Pasiones de Bach y seguir conmoviéndome. Quiero que mis entrañas se retuerzan a pesar de que la neurociencia logre entender el porqué de todo ello.

(*) Publicado originalmente en el blog Entre fusas anda el juego.
Jueves, 12 de Enero de 2017

Por una educación sin dogmas

Si queremos disminuir la inequidad social, algo esencial para consolidar la paz interna y mejorar la calidad de vida no hay otro camino que transformar la educación hacia la construcción de un pensamiento crítico, sin dogmas y sin mitos.

Por Carlos Julio Martínez (*)

Las religiones y sus dogmas han causado más conflictos, odios y masacres que todas las guerras mundiales juntas. La cuenta de muertos, de desplazamientos y de dolor continúa en el presente por causa de este fenómeno. Es esta una razón contundente para concluir que las religiones dividen, crean problemas y por lo tanto han sido un fracaso en la búsqueda de la paz y el amor entre los ciudadanos del mundo.


Los Estados y los gobiernos tienen la obligación de enseñar a pensar a sus ciudadanos en completa libertad y no bajo el ojo vigilante del cristianismo. Una sociedad que descubre que los dioses no existen y pone en duda los mitos, como por ejemplo aquel en el que un espíritu embarazó a una mujer, le permite apreciar el universo sin filtros, y muy probablemente crea individuos con mejor calidad humana.

El conocimiento fundamentado en la ciencia libera de la culpa a los fieles sometidos mentalmente bajo la doctrina del pecado y los acerca a una vida llena de valores, de respeto por la existencia y por el prójimo con la consciencia de servir a todo lo que hay en el universo.

Una colectividad que piensa y razona críticamente entiende que esta es nuestra única oportunidad para ser felices y no hay que desaprovecharla matando al que piensa diferente, o enriqueciéndose a costilla de las multitudes incautas que aun sin tener que comer entregan a sus pastores el diez por ciento de sus ingresos.

Pero esto parece imposible —crear personas con un pensamiento crítico — en el modelo actual, donde la iglesia Católica se ha apropiado de la educación y es dueña de miles de colegios, escuelas y universidades en todo el mundo. Esto le representa astronómicos ingresos económicos. Allí, en sus aulas, forman autómatas incapaces de cuestionar su mundo religioso. Obviamente existen excepciones en las que profesionales formados en claustros bajo la dirección de los religiosos se gradúan con un pensamiento crítico. Pero a nivel de los niños los resultados son adversos: niños que crecen bajo el dominio de una fe ciega.
Tomado de dosisdiarias.com 
La incuestionada doctrina del pecado, por parte de los fieles, logra resultados asombrosos, como por ejemplo que crean ciegamente en la Biblia. Un libro en el que una serpiente y una asna hablan, donde los muertos resucitan, en el que los peces se multiplican para calmar el hambre de una multitud y el que afirma que Jonás viajó dentro del estomago de una ballena para luego salir vivo. Esto supera los límites del conocimiento científico, la lógica y la razón. En tanta ignorancia se haya el secreto de la perpetuidad y la riqueza del Vaticano como institución para ofrecer la salvación de los ‘pecadores’.

Para contrarrestar la fe ciega, la religión se debe enseñar desde el punto de vista de la historia y la academia y no desde la doctrina cristiana. Es la única estrategia para formar hombres con un conocimiento universal y no sesgado a favor de un solo credo. Para ello, el primer paso que hay que dar es sacar las biblias y los curas de las escuelas del Estado y reemplazarlos por educadores y textos al servicio de la ciencia. Ellos, los sacerdotes, cuentan con una iglesia en cada barrio y un centro de culto, en el caso de los pastores, en cada cuadra, desde donde pueden ejercer sus actividades parroquiales, especialmente la más aterradora de todas: la pederastia.

Un Estado que, a través de la educación, les dice a los niños que la Tierra tiene 6 mil años de edad, que el hombre proviene de una bola de barro y la mujer de una costilla de este hombre de barro, es un estado corrupto y macabro. Ya es hora de que Colombia sea un verdadero estado laico, en el que se invierta el presupuesto en más ciencia, más tecnología, más valores, más laboratorios en los colegios y menos religión.

Es un exabrupto que se asignen miles de millones de pesos de las regalías en la construcción de monumentos religiosos como el Santísimo en el departamento de Santander, o que se aprueben partidas millonarias en celebraciones católicas, como la Semana Santa en Popayán, o en restaurar docenas de iglesias a lo largo y ancho de la geografía colombiana. Mientras este despilfarro se lleva a cabo bajo la complacencia de los gobernantes de turno, se amplía la brecha existente que en materia de educación existe entre nuestro país y los países de la OCDE, Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.


Si como colombianos queremos disminuir la inequidad social, algo esencial para consolidar la paz interna y mejorar la calidad de vida de los más necesitados no hay otro camino que transformar la educación hacia la construcción de un pensamiento crítico, sin dogmas y sin mitos y con una visión hacia el progreso social, científico, humano y económico. Esa es la clave para lograr un verdadero y revolucionario cambio en los hombres que como nación estamos formando.

Curiosamente, entre más religioso el país peor es el rendimiento estudiantil en Ciencias
Resultados de prueba PISA 2012
Tomado de EducaLab

Lunes, 26 de Diciembre de 2016

JESUS NO NACIÓ EL 25 DE DICIEMBRE

Por guerreropirata*



No hay referencias bíblicas ni documentales que sugieran que Jesús nació en la madrugada del 25 de diciembre. La vida de Jesús no fue documentada por las autoridades romanas ni por los historiadores de la época: los recuerdos que quedaron en los testimonios orales del siglo I son alegóricos, simbólicos, ejemplificantes y no históricos. 

Así lo sostiene el profesor de Historia Antigua de la Universidad de los Andes, Jaime Borja. Para acercarse a la vida de Jesús, hay que diferenciar entre el Jesús simbólico y el histórico, según le afirmó a Semana Educación el profesor.
Jesús histórico pudo nacer el 25 de diciembre o en cualquier otra fecha, pero no es posible saberlo con precisión y no hay ninguna pista que lo sugiera dentro de la Biblia

Lo que existe, por el otro lado, son indicios que permiten pensar que no nació en diciembre. 
Por ejemplo, en el Evangelio de Lucas hay una referencia sobre su nacimiento. Antes de nacer el mesías, los pastores velaban mientras sus rebaños pastaban. 
El problema geográfico, evidente para quien conozca el clima en Palestina, es que los pastores no hacían vigilias en invierno por las bajas temperaturas. Las ovejas y los bueyes eran resguardados durante diciembre y enero.
Otro argumento para afirmar que Jesús no nació el 25 de diciembre es que los censos romanos, como el ordenado por Augusto que obligó a José y a María a viajar, no ocurrían en invierno. 
Un censo era una medida impopular: estaba relacionada con el pago de impuestos y el reclutamiento.  
Le recordaba a una región inestable como Palestina el poder de los romanos. Entonces, es muy poco probable que se tomara la medida en pleno invierno, cuando el mal clima dificulta desplazarse a las ciudades de nacimiento.
La conmemoración litúrgica del 25 de diciembre no está relacionada con el Jesús histórico, ni con el bíblico, sino con las religiones politeístas del Mediterráneo. 
Según el historiador de las religiones Mircea Eliade, el 25 de diciembre se conmemoraba el nacimiento de todas las divinidades solares orientales. 
De la misma forma, Jaime Borja afirma que ese día es el solsticio de invierno y se conmemoraban las fiestas saturnales en Roma, que representaban el triunfo del sol sobre las tinieblas. Lo que ocurrió fue que Jesús reemplazó al dios solar, que derrotaba cada año a las tinieblas.

En Roma convivían cientos de tradiciones religiosas del Mediterráneo. Isis, Set, Baal y Hera eran dioses populares: los veneraban desde las capas sociales más bajas hasta los emperadores. 
Por ejemplo, Cómodo (185-192) se había iniciado en los Misterios de Isis y de Mitra. 
Sin embargo, de todos los dioses el sol  había sido uno de los más venerados por griegos, romanos, persas y egipcios. Constantino (272-337), antes de convertirse al cristianismo, seguía al Sol Invictus y lo consideraba el fundamento del imperio. 
La arqueología es rica en pruebas: las inscripciones dedicadas al sol son recurrentes en las monedas y los monumentos.

La conversión del mayor seguidor del Sol Invictus al cristianismo determinó la mezcla de elementos solares en la iconografía y en la liturgia cristiana. Lactancio, un escritor cristiano del siglo IV, sostiene que Constantino fue advertido en sus sueños: debía grabar en los escudos el signo de la cruz antes de entrar en batalla de Milvio. 
Eusebio, obispo de Cesarea, lo describe de otra forma, en medio de la batalla, Constantino vio el signo de la cruz en el horizonte y oyó una voz que le decía, “Por ella vencerás”. Por la noche Cristo se apareció y lo invitó a convertirse.
Desde entonces, el cristianismo pasó a ser la religión imperial. Los cristianos ya no serían perseguidos, acusados de ateísmo, antropofagia, infanticio y de practicar orgías en las iglesias. Tampoco serían obligados a sacrificar animales en honor a los dioses romanos. 
Sin embargo, el mayor peligro al que se sometían los cristianos era más sutil y venía de adentro: el surgimiento de las herejías. 
Dentro de la iglesia no había canon, los apóstoles ya estaban muertos y circulaban una serie de textos diversos y contradictorios, como el Evangelio de Tomás, el Evangelio de la Verdad, el Evangelio del Pseudo Mateo, los Hechos de Pedro, los Hechos de Juan.
Dentro de las diferentes interpretaciones había unas más radicales que otras. 70 años después de Cristo, por ejemplo, Simón el Mago fue denunciado como el primer hereje por los cristianos. Simón consideraba a su pareja, Helena, una prostituta de un burdel en Tiro, la encarnación del pensamiento de Dios y una reencarnación de Helena de Troya. Simón rechazaba los contenidos del Antiguo Testamento y reducía el canon al Evangelio de Lucas y a las epístolas paulinas. 
Desde luego, había otras interpretaciones menos excéntricas. Arrio, sacerdote de Alejandría, discutió el concepto de la Trinidad con profundas reflexiones filosóficas e inició una herejía muy popular, el arrianismo.
Según el famoso teólogo alemán Walter Bauer, “el cristianismo primitivo era muy complejo y admitía expresiones múltiples y variadas, inclusive, las primeras formas que adoptó el cristianismo se aproximaban a las que pasado algún tiempo se considerarían heréticas”. Durante los primeros años, hubo muchas incorporaciones paganas, los cristianos influidos por las ideas gnósticas y platónicas dividieron al hombre en dos, uno psíquico inferior y otro espiritual que era superior. 
De ahí, la idea cristiana de despojarse del hombre carnal para hacerse puramente espiritual. Se tomaron muchos elementos prestados de otras religiones, por ejemplo, la ascensión del alma a un mundo celeste aparecen entre los mandeos, egipcios y persas.

El triunfo del cristianismo en Roma implicó que se fijaran cánones y las otras interpretaciones se volvieron heréticas, pero también implicó la incorporación de tradiciones religiosas del Mediterráneo, que se escogieron con mayor orden que durante los primeros años. Con el triunfo se le puso coherencia a corrientes religiosas contradictorias. Según Mercede Eliade, el Cristianismo de Roma surgió como una concepción religiosa organizada desde la razón, marcada por el pensamiento sistemático de la filosofía griega y mezclada con elementos jurídicos del orden romano, cargada de rasgos religiosos paganos con orígenes antiguos, como la Navidad.

*Tomado de http://www.semana.com/educacion/articulo/jesus-no-nacio-el-25-de-diciembre/510086
Lunes, 9 de Mayo de 2016

Sin colmillos

Una viñeta del Cerdo Ateo y su opinión sobre el bautismo.

Jueves, 7 de Abril de 2016

12 verdades incómodas del cristianismo

Compartimos este texto de Michael A. Sherlock (Author) publicado inicialmente por Atheist & Freethought Blog y traducido al castellano por Pensamiento libre y crítico.

Cristianismo: 12 dolorosas verdades


1. El Evangelio oficial más antiguo (Marcos) fue escrito más de una generación (40 años) después de la supuesta muerte de Jesús y por lo tanto, no pasa la prueba histórica de la contemporaneidad.

2. De los 662 versículos en el Evangelio de Mateo, 612 fueron plagiados (copiados) del Evangelio de Marcos (o de la fuente de “Marcos”).

3.- Los evangelios fueron escritos por autores anónimos y, luego, falsamente atribuidos autores que ni los escribieron ni fueron testigos presenciales de Jesús.

4. Los evangelios tienen numerosas falsificaciones, contradicciones y errores.

5. Los cuatro evangelios no fueron escogidos como tales sino hasta el año 185 (aproximadamente).

6. No hay testigos del primer siglo (fuera de los evangelios) que den fe de la existencia terrenal de Jesucristo, a excepción de un pasaje forjado en el trabajo del historiador judío, Josefo (Testimonium Flavianum).

7. Casi todos los mitos y filosofías morales atribuidos a Jesús pueden encontrarse en mitologías y filosofías anteriores a su existencia.

8. Los primeros cristianos creían que Jesús era o bien un fantasma, o un rabino judío completamente humano.


9. El cristianismo sólo llegó al poder debido a su flagrante desprecio por su propias escrituras. Se alineó a un emperador pagano psicótico, Constantino (hirvió a su mujer en una bañera, mató a su propio hijo y ejecutó a su coemperador), quien se limitó a utilizar el cristianismo para solidificar sus ambiciones políticas. Constantino continuó practicando su fe pagana y acuñó sus monedas con Mitra (pagano dios-sol), mucho tiempo después de su supuesta conversión.

10. La secta de cristianos que se alineó a Constantino llegó a ser conocida como la Iglesia (universal) católica. Su historiador jefe, Eusebio, reescribió la historia cristiana para presentar una falsa imagen que favorezca a su secta e hiciera parecer como si la teología de su grupo en particular, (encontrada también en los cuatro evangelios oficiales), siempre fue la forma dominante y original, cuando ése no era el caso.

11. Desde su creación en el siglo IV, el cristianismo ha sido una religión muy violenta. Se difunde utilizando las mismas características de un virus mortal, se apodera de sus huéspedes y mata para expandirse.

12. Cuando el cristianismo tenía el poder fue tan brutal como el Islam. La única razón por la que vemos más el comportamiento psicótico de locos religiosos en los países islámicos hoy en día, en comparación con los países occidentales, se debe a que en Occidente se ha reforzado la separación iglesia-estado, volviéndose más laico.

Ver vídeo sobre Constantino.




Fuentes para profundizar:

1. Paul. J. Achtemeier. Harper-Collins Bible Dictionary Revised Edition. Harper Collins, (1989). p. 653; John Barton and John Muddiman. The Oxford Bible Commentary. Oxford University Press. (2001). p. 886.
2. Graham N. Stanton. The Gospels and Jesus. Oxford University Press (1989),pp.63-64.
3. Bart D Ehrman. Jesus Interrupted. Harper Collins Publishers. (2005) p. 111.
4. Re: Story of woman taken in adultery in “John’s” Gospel; Paul. J. Achtemeier. Harper-Collins Bible Dictionary Revised Edition. Harper Collins, (1989). p. 535; Re: Final 12 verses of “Mark;” Bruce Metzger, A Textual Commentary on the Greek New Testament . Stuttgart, (1971). pp. 122-126. There are other examples.
5. Bart D Ehrman. Jesus Interrupted. Harper Collins Publishers. (2005) p. 111.
6. Re: No first century witnesses to earthly Jesus; Bart D Ehrman, Jesus Interrupted. HarperCollins. 2009. p. 158; Re: Josephus forgeries; John E Remsburg. The Christ: A Critical Review and Analysis of the Evidences of His Existence. The Truth Seeker Company. (1909) pp. 32-35.
7. Joseph McCabe. Sources of Morality in the Gospels. Watts & Co. (1914). 

8. Bart Ehrman Lost Christianities Oxford University Press (2003); Earl Doherty. The Jesus Puzzle: Did Christianity Begin with a Mythical Christ? Challenging the Existence of an Historical Jesus. Age of Reason Publications (2005).
9. Helen Ellebre, The Dark Side of Christian History. Morningstar Books (1995); Phillip Schaff. History of the Christian Church, Volume 5: The Middle Ages. A.D. 1049-1294.Christian Classics Ethereal Library. (1882). p. 322; J.N. Hillgarth, The Conversion of Western Europe Englewood Cliffs, NJ: Prentice Hall, (1969). p. 46; Frank Viola & George Barna. Pagan Christianity. Tyndale House Publishers. (2008).
10. Bart Ehrman Lost Christianities Oxford University Press (2003); Joseph Wheless. Forgery in Christianity. .Psychiana. (1930); Bart D. Ehrman. Jesus, Interrupted(2009). New York: HarperCollins. P. 214.
11. Helen Ellebre, The Dark Side of Christian History. Morningstar Books (1995); Rev. J.E. Riddle. The History of the Papacy, to the Reformation (Multiple volume series); Edward Gibbon. The Decline and Fall of the Roman Empire (multiple volume series).
12. Joseph McCabe. A History of the Popes. Watts and Co. (1939); Rev. Horace K. Mann. The Lives of the Popes in the Early Middle Ages. Vol. 4. Kegan Paul, Trench, Trubner, & Co., LTD.(1910).; Rev. J.E. Riddle. The History of the Papacy, to the Reformation. Vol. 2. Richard Bentley. (1854); Helen Ellebre, The Dark Side of Christian History. Morningstar Books (1995); John N.D. Kelly. The Oxford Dictionary of Popes. Oxford University Press. (2005); Archibald Bower. The History of the Popes. Griffith and Simon. (1845); Johannes Janssen. The History of the German People at the Close of the Middle Ages Vol. 10. (Trans. A.M Christie). Kegan Paul. Trench. Trubner & Co. Ltd. (1906); Preserved Smith, PHD. History of Christian Theophagy. The Open Court Publishing Co. (1922); Jeremy Collier, M.A. An Ecclesiastical History of Great Britain. Vol. 6. William Straker. (1811); Carl Theophilus Odhner. Michael Servetus: His Life and Teachings. J.B. Lippincott Company. (1910); R. Willis, M.D. Servetus and Calvin: A Study of an Important Epoch in the History of the Reformation. Henry S. King and Co. (1877); Sam Harris. The End of Faith: Religion, Terror and the Future of Reason. W.W Norton. New York (2005).
Domingo, 26 de Julio de 2015

Diez razones de por qué hay tantas religiones

¿Por qué hay tantas religiones? ¿Por qué hay tantas denominaciones cristianas? La pregunta tiene muchas respuestas que pasan por la historia de las religiones y la psicología humana. Afortunadamente las respuestas no son tan numerosas como las sectas cristianas.

A continuación las diez razones de porque hay tantas religiones (con especial énfasis en las denominaciones cristianas).

1. La naturaleza exclusivista y sectaria de la religión.

Al antropólogo Ashley Montagu debemos la frase de que "La ciencia tiene evidencias pero no está segura de todo. La religión está segura de todo, pero no tiene evidencias".

Y es precisamente que ante esta falta de evidencias que las creencias religiosas deben asumirse sin pizca de duda. Un musulmán creerá que Mahoma recibió el mensaje de Alá, como lo cuenta el Islam, y un mormón creerá que José Smith recibió la última revelación de dios. Ninguno de ellos cuenta con mayor evidencia que el otro, o que cualquier otro creyente. Las creencias religiosas delimitan a los fieles y genera la división entre buenos y malos, fieles y paganos, fieles e infieles, correctos y herejes. 

Así como es fácil afirmar sin evidencia, es fácil afirmar que no PLa carencia de evidencia en las afirmaciones religiosas permite que cualquier idea o variante pueda surgir sin que se pueda oponer mayor argumento que los propios de la tradición, la apelación a la autoridad de un líder religioso o un texto religioso. Pero, una vez nacida una variante religiosa se genera un conflicto. Los nuevos creyentes se consideran privilegiados por una nueva verdad y el grupo madre los acusará de heréticos o apóstatas. Así pues las ramificaciones surgen por disensos.  

Iglesias surgidas de José Smith
Un ejemplo de esto lo podemos ver en el mormonismo. A pesar que José Smith se autoproclamó profeta y el restaurador definitivo de la religión con el Libro de Mormón, el mormonismo no logró mantenerse unido y 33 denominaciones mormomas han surgido desde la muerte de Smith. Algunas variantes se han extinguido por el camino, mientras que otras se mantienen. 

Usualmente todas las religiones al crecer se dividen.
El carácter de exclusivismo en la presunta verdad
hace irreconciliables los disensos.
En la imagen Ted Wilson (a la derecha), presidente de la Iglesia
Adventista del Séptimo Día y el pastor Norberto Restrepo
(a la izquierda). Este último de la Iglesia adventista movimiento de Reforma
Las divisiones religiosas difícilmente se recomponen y constituyen una de las razones de porque la religión hace más daño que bien a la sociedad. Claro ejemplo de esto se puede ver en uno de los lugares más religiosos del mundo: Jerusalen, la cual está dividida físicamente por la religión. Los sectores de cristianos, judíos y musulmanes están claramente demarcados. Y en el lugar que se supone que Jesús fue sepultado, se lo dividen entre ortodoxos griegos, apostólicos armenios, cristianos sirios  cristianos coptos, católicos franciscanos. El paso de un sector a otro está claramente prohibido, al mejor estilo de sectores de pandillas en las fabelas, y con ocasiones se dan batallas campales. Los  cristianos etiopes están relegados al tejado y se pelean su posesión con los coptos. (Ver vídeo)
División de Jerusalen por religiones monoteístas y de la Basílica del
Santo Sepulcro entre denominaciones cristianas.
Fuente El País
La fractura dentro de los credos parece ser un evento inevitable que le ocurre a toda religión una vez se hace muy grande y se presentan nuevos enfoques o interpretaciones. En los casos en los que se mantiene la ortodoxía es porque la violencia aplasta la rebelión. Es lo que hizo la Iglesia Católica para reinar casi exclusiva en Occidente por siglos: La persecución de los valdenses, la matanza de los albigeneses o cátaros, las hogueras y el tribunal de la Inquisición. En el caso en el que no se permite la existencia del otro la violencia es extrema, en el caso menos malo se convive pero se generan estereotipos y sectarismos.

2. La posibilidad de múltiples interpretaciones a los presuntos textos revelados.

El ateo y ex-mormón Scott Bidstrup afirmaba de la Biblia: "¿Quiere un dios airado, escandaloso, vengativo, destruyendo todo lo que le sirve de tropiezo, exigiendo genocidios, infanticidios y hasta la misma esclavitud? Entonces el Éxodo es su libro.¿Quiere un código de vida duro, rígido, inexorable, inflexible, sin misericordia? Entonces su libro es el Levítico. ¿Quiere un dios discreto, sutil, insondable que raramente interfiere, pero que puede ser conocido solo a través de las oraciones sinceras y las suplicas del fondo del alma, además de ser gentil y misericordioso? Lea las epístolas de Pablo. Todo en el mismo libro."

La Biblia más que un libro es una colcha de retazos. Sus escritos abarcaron muchos siglos, tres idiomas, decenas de autores y múltiples intenciones políticas, religiosas y doctrinales configuraron la posibilidad de tener un libro que contiene a la vez versículos de amor al prójimo y otros que llaman a la aniquilación de los infieles, textos de bondad y otros que justifican la esclavitud, el genocidio y la misoginia.

Algo similar ocurre con el tema doctrinal ¿Cómo se salva un ser humano? (Asumiendo que haya algo de que salvarse y dejando por fuera a otras especies humanas como los neandertales). Un católico encontrará textos para afirmar que se salvará por las obras y los protestantes encontrarán textos para afirmar que por la fe. ¿El cielo y el infierno para las almas será tras la muerte del individuo o tras el juicio final? Hay versículos que permiten ambas interpretaciones. Guardar el sábado o el domingo, el cobro de diezmos, las formas de adoración, el número de sacramentos, etc. Ahora combine las diferentes posiciones y tendrá miles de opciones de religión posibles.

Esas combinaciones eran 20,800 para el año de 1980, según David B. Barret en su obra “Denominationalism,”( pag 351). Treinta y cinco años después la cifra sin duda es mucho más alta.

Testigos de Jehová, carismáticos, adventistas, mormones, católicos, bautistas, pentecostales, ortodoxos rusos, presbiterianos y las restantes 30 mil denominaciones cristianas te dirán que ellas interpretan correctamente la Biblia. Pero es imposible hacer una interpretación de este libro asumiéndolo como verdad revelada sin entrar en contradicciones. Tan solo entendiéndolo como una obra humana, fruto de su tiempo, conociendo el idioma original y su contexto, viéndola como una ventana a tiempos de superstición y barbarie sin ningún valor sagrado se puede interpretar correctamente la Biblia.

3.  Las necesidades humanas de consuelo, compañía y sentido de trascendencia.


Las necesidades psicólogicas son
un gran gancho que las religiones
han sabido explotar.
Esta es una de las razones más poderosas por las cuales existen religiones. La evolución de nuestro cerebro con su complejo neocórtex nos permitió imaginar eventos futuros y así anticipar soluciones a problemas, ver en la mente soluciones a problemas y avanzar en la invención de herramientas. Pero también, nos percató que somos finitos, que en algún momento llegaremos a morir. Esto sin duda representó una pesada carga emocional sobre los primeros humanos. Esta carga se logró aliviar con las ideas religiosas. 

Para muchas personas poco importan los descubrimientos de la ciencia o los argumentos racionales y lógicos. La necesidad de creer es muy fuerte y lleva a muchas personas a encontrar en creencias, como la de un alma inmortal, dios, el cielo o la reencarnación, un consuelo para sus vidas y una ayuda para sobrellevar los problemas de la existencia. Ara Norenzatan, psicóloga social de la Universidad de British Columbia, en Canadá, y autora de "Big Gods" apoya esta idea: "Por alguna razón, la religión parece darle significado al sufrimiento, más que cualquier ideal o creencia secular que conozcamos".

La importancia de la religión en la sociedad está por lo tanto ligada a esa función de muletilla psicológica y por esto es más probable que sean las poblaciones pobres, en contextos de desigualdad o de inseguridad donde la religión florecerá. Tal como lo señala Eduardo Zugasti:
"La gente no deja de creer en Dios porque le convenzan los argumentos de Richard Dawkins o Stephen Hawking, sino porque vive en sociedades más igualitarias y menos azotadas por la inseguridad económica y existencial que son características de la experiencia humana, en especial desde el surgimiento de las sociedades estatales basadas en la agricultura."
Algunas personas consideran que la religión es sólo un problema de falta de ciencia o de embaucadores 

Tan solo escuchar las prédicas de muchos pastores carismáticos o los artículos de las revistas de evangelización y se podrá notar que es un tema frecuente que tratan los clérigos religiosos. Esto ha hecho que la necesidad de respuestas sea siempre un terreno fértil para charlatanes y embaucadores.

Portada de Revista Atalaya
en el que se muestra como se usa el
miedo a la muerte para propagar la religión.
¿Cuán poderosos pueden ser la oferta de una ayuda invisible para una persona? ¡Puede esto levantar nuevas iglesias? Sin duda la respuesta es si. Por ejemplo, la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional (IDMJI) inició con un local en Colombia y hoy cuenta con cientos de templos en diferentes países. Su polémica líder, la señora María Luisa Piraquive es considerada por sus feligreses como una profetiza. Los creyentes, ávidos de respuestas a necesidades emocionales, físicas o económicas, se acercan a ella o a sus pastores y estos le susurran algo al feligrés al oído. Ellos asumen que es una profecía dada por el mismo dios.

Sin embargo, estos casos pueden terminar muy mal. He tenido conocimiento de dos casos, ambos de dos señoras en Bogotá, que se dejaron morir al no recurrir a quimioterapia, porque la profecía dada por la señora Piraquive u otro pastor de la IDMJI decía que Dios obraría un milagro. En otro ejemplo se evidencia la falta de pensamiento crítico de los creyentes. Una señora de la IDMJI narra un testimonio en el que la hermana Piraquive ni siquiera tuvo que hablar al oido. Solamente una creyente soñó con ella y de esto concluyó que era una profecía:

"Tuve un sueño en el que apareció la hermana Piraquive y me dijo: Siempre hacía la derecha... Luego cuando iba manejando ocurrió un derrumbe y yo lo que hice fue recordar el sueño y volteé hacía la derecha! (Ver el vídeo)"
Ahora que si se intenta razonar con los fans de Piraquive, no es posible. Terminarán haciendo una manifestación a favor de su pastora.


4. Las religiones son medios de poder político.

Sacerdote azteca haciendo sacrificio humano.
El deseo de poder en un grupo social es algo muy codiciado por muchos humanos. Desde que las religiones se organizaron, se levantó una casta sacerdotal, como se sabe que ocurrió en el antiguo Egipto. Por todo el mundo, se generaron clases de sacerdotes a la par de alfareros, agricultores y militares. Sin embargo, los sacerdotes al decir que eran intermediarios con los dioses obtuvieron un gran poder político. En tiempos donde las crecientes del Nilo, las sequías, las temporadas de lluvia y el regreso de las estaciones no podía explicarse en términos naturales contar con el beneplácito de los dioses era crucial.

Pastor brasileño Marco Feliciano, es nombrado
director de la Comisión de Derechos Humanos y
resulta imponiendo sus convicciones homofóbicas.
Las religiones que han pervivido han hecho algún pacto con el poder político gobernante, se han unido a este o lo han usurpado. Hoy la historia de Occidente está fuertemente marcada por el cristianismo por una jugada política: El emperador Constantino hizo legal este culto, antes perseguido, y lo elevó a la categoría de oficial. De allí en adelante fue una excelente herramienta para mantener calmadas a las gentes. "¿Tu rey se come todo, te pide la mitad de tus cosechas y tu pasas hambre en el invierno? ¡No importa! ¡Tu recompensa estará en el Cielo!. Jesús dijo que bienaventurados los humildes." Con el soso reino de los cielos se aplacó a las multitudes.

Esa manguala del poder político y el religioso no solo se dio en el medioevo. Antes del auge pentecostal en Latinoamérica la Iglesia Católica estaba al lado de partidos conservadores y en muchos pueblos y zonas rurales dictaba el día a día.

A finales del siglo XX las naciones latinoamericanas garantizaron la libertad de cultos, y un gran número de congregaciones anhelaron el poder político que en su momento tuvo la Iglesia Católica. Se llegó al punto que las denominaciones no eran ya exclusivamente llegadas de los Estados Unidos, sino que podían formarse en Guatemala, Colombia y Brasil y expandirse a otros países. Tras el crecimiento de las iglesias evangélicas en Latinoamérica estas se han convertido en baluarte político en países como Brasil o Colombia. En muchos países de América en lugar de cortar los privilegios de la Iglesia Católica se incluyó a las iglesias evangélicas en estos privilegios, como la exención de impuestos.

En Latinoamérica, se ha acusado al Instituto Lingüístico de Verano, de filiación evangélica de ser cómplice de las compañías petroleras, al ayudar a éstas a que los indígenas abandonaran sus tierras y que se las cediesen a las citadas compañías desde su aparición en los años setenta.

Pero este problema no es exclusivo de Latinoamérica. Actualmente en Rusia el presidente Vladimir Putin ha resucitado el poder de la Iglesia Ortodoxa rusa a cambio del apoyo del clero.

Sin duda el deseo de poder político seguirá seduciendo a muchos escalar dentro de sus credos o a coquetear con la política electoral o fundar nuevas denominaciones.


5. El ánimo de lucro y/o poder de líderes religiosos.

La guerra de los Césares.
Los pastores César Castellanos y César Fajardo se separaron
por manejos de dineros de la Iglesia Misión Carismática Internacional
que, según fuentes religiosas, recibe como mínimo, la no despreciable cifra
de dos millones y medio de dólares al año, libre de impuestos, 
en Bogotá, Colombia.
El clero de cualquier religión sin duda gana estatus ante su comunidad. Así pues el clero desde los chamanes del paleolítico, pasando por los sacerdotes del dios Nilo, hasta los pastores y el Papa tienen el beneficio de contar con enormes riquezas que son envidiadas por otras personas que ven en la apertura de iglesias y congregaciones un negocio lucrativo.

Los ejemplos sobran. La mega iglesia de Colombia, la Misión Carismática Internacional del pastor César Castellanos rompió con el pastor César Fajardo a causa del dinero. Según fuentes de los propios evangélicos, en el 2012 la iglesia de Castellanos recibía 6.000 millones de pesos anualmente (aproximadamente dos millones y medio de dólares) y los Castellanos no querían que Fajardo dispusiera de los dineros recibidos a la iglesia, así Fajardo ayudará a aumentar la feligresía. Ahora, este último tiene su propio ministerio denominado "Sin muros". Al parecer el amor al dinero rivaliza con el amor a Cristo y con frecuencia lo vence.

Centenares de historias hay en el seno de la cristiandad desde que se inventaron santos y reliquias en el medioevo hasta los pastores evangélicos de la actualidad, hasta llegar al descaro de la "teología de la prosperidad" en la que se le dice al feligrés que si no diezma su dios no lo bendecirá. Muchos pastores no han dudado en pedir jet privado o sets de televisión a sus feligreses.

Como ya mencionamos anteriormente, las iglesias están libres de impuestos y de declaración de renta. Este exabrupto ha hecho que la religión sea un negocio espectacular.




6. Los fallos proféticos siempre son excusados.

Haz mil profecías, generalmente vagas y poco precisas, y si estas no se cumplen dí que era un lenguaje figurado, una prueba de fe de dios a los creyentes o que dios cambió sus planes.

Esta es la regla que tienen los religiosos y que nos causa muchísimo asombro a los ateos. Por ejemplo, los testigos de Jehová han predicado muchas veces el Armagedón o batalla final entre el bien y el mal. Una de las fechas puestas fue 1914. Pero al no ocurrir dijeron que Jesús había regresado a la Tierra de manera invisible a gobernar. ¡Al parecer empezó muy mal su gobierno porque nada pudo hacer para evitar la primera y la segunda guerra mundial!

Luego afirmaron que la generación de testigos que estaba viva en 1914 sería la última, y a la que se refería la Biblia cuando afirmó "de esta generación no pasará" (Lo cual es otro fallo profético de la Biblia).

Pues bien, ya estamos en 2015 y no hay, o queda muy poca, gente viva de 1914 y el Armagedón no ocurrió. Otras profecías fueron hechas en para 1918, 1925, y 1975. Para la profecía de 1925 el presidente de los testigos, Joseph Rutherford, mandó construir una mansión para recibir a Abraham y a Jacob que supuestamente resucitarían. Pasó 1925 y ningún muerto se levantó para habitar la mansión. Afortunadamente la inversión no se perdió porque Rutherford terminó mudándose a ella. En 1975 no ocurrió el Armagedón y ya la revista Despertad dejó de anunciar que el Armagedón ocurriría mientras estuviese vivo alguien de la generación de 1924.


El adventismo se erigió también gracias a una falsa profecía. Tras la no venida de Jesús el 22 de octubre de 1844, los creyentes dijeron que habían interpretado mal la profecía. No se trataba del segundo regreso de Jesús, sino que este había cambiado de ubicación en el cielo. Había pasado del lugar santo al lugar santísimo del santuario celestial.

En el año 2012, José Luis de Jesús Miranda anunció que el 30 de junio de ese año se transformaría en inmortal radioactivo (lo que sea que eso signifique) ya que era la reencarnación de Jesucristo. Miranda murió de cáncer, por lo que no resultó inmortal y lo único radioactivo que hubo en su vida fue la quimioterapia. Pero lo curioso no es su fallo profético - anticipado por este blog-  sino que la iglesia ¡no decayó! Sus templos siguen abiertos y los feligreses llegando.


7. Siempre habrá audiencia para un nuevo credo.

No importa cuan descabellada sea la doctrina. Siempre hay alguien que la crea. Y esto también se da porque estamos en una sociedad que valora la fe como virtud.

¿No es suficientemente absurda una religión basada en la que hay un nacimiento virginal, una resurrección, una serpiente que habla en un paraíso, una lluvia de 40 días que cubre el mundo y un milagro en el que el Sol se detiene en el cielo? ¡Pues les tenemos el relato de la cienciología!

La cienciología es el caso más notable de que siempre habrá público disponible para cualquier disparate. Ronald L. Hubbard, fundador de la cienciologia, fue un escritor de ciencia ficción del siglo XX que cierto día apostó con unos amigos que podría crear una religión. ¡Y lo hizo! En su relato un emperador alienígena intergaláctico llamado Xenú, mandó las almas de varios extraterrestres a los volcanes de Hawai y estas luego habitaron cuerpos humanos. Estas ideas disparatadas son parte de la Cienciología. Credo que siguen Tom Cruse y John Travolta.


8. Las enfermedades mentales generan nuevos iluminados.

Cuando no existían neurólogos ni psiquiatras explicarse las enfermedades mentales, visiones y alucinaciones llevaba a la conclusión de la intervención divina o demoníaca. 

El psicólogo y sexólogo Haverlock Elis lo explicaba con cierta dosis de exageración: "Toda la faz religiosa del mundo moderno se debe a la ausencia, en Jerusalén, de un asilo de lunáticos."

Hoy en día, toda una parta de la neurología, conocida como la neuroteología ha logrado explicar lo que ocurre en el cerebro durante trances descritos como místicos y fenómenos como las experiencias cercanas a la muerte. Gracias a estos trabajos es posible señalar que no pocos figuras religiosas sufrieron de condiciones como epilepsia de lóbulo temporal, que genera una hiperreligiosidad y visiones con alucinaciones visuales y auditivas. Tal es el caso del mismísimo Mahoma, fundador del islam; Elena G. de White, fundadora de la rama adventista dentro del protestantismo, y de figuras católicas como Ignacio de Loyola y Sor Teresa de Jesús. 

El doctor Orrin Devinsky y sus colegas del Centro para la comprensión de la epilepsia en Nueva York han sido capaces de realizar grabaciones de vídeo de electroencefalogramas (EEG) en los pacientes que tienen este tipo de ataques, y han observado una sincronización exacta de las epifanía con un repunte en la actividad epiléptica en los lóbulos temporales, más comúnmente el lóbulo temporal derecho.

Las experiencias cercanas a la muerte, incluidas la visión de un túnel de luz y las experiencias extracorpóreas han contribuido en fortalecer la religiosidad de miles de personas en el mundo. De hecho, muchas de las personas que afirman haber pasado por estas experiencias no mienten, pero eso no significa que sean producto de algo diferente a la actividad neurológica de su cerebro. Neurológicamente las experiencias extracorpóreas son una forma de ilusión corporal derivada de una disociación temporal de representaciones visuales y propioceptivas - que normalmente están entrelazadas - lo que hace que los pacientes que las padecen en condiciones de estrés biológico y en algunos casos sin estar presente otra condición, dan la sensación de salir del cuerpo. Los neurólogos han encontrado que esta misma sensación se puede producir con una droga denominada ketamina.

No obstante, muchas personas que han tenido tales experiencias prefieren creer que se deben a algo sobrenatural. Estas situaciones son propicias para mantener la fe en religiones ya existentes y también para generar otras nuevas.


9. Tendencias liberales y conservadoras.

Las conquistas sociales, realizadas muchas veces con la oposición de la religión, genera sectores dentro de las iglesias que buscan el avance de valores como la libertad y la igualdad. Como ejemplo se puede mencionar las divisiones que se generaron en diferentes congregaciones cristianas de Estados Unidos en tiempos del debate de la abolición de la esclavitud.


En el presente se han presentado divisiones entre varias denominaciones por el ordenamiento de mujeres o por la aceptación de la homosexualidad. Estas cuestiones de debate social darán origen a divisiones dentro de las iglesias entre los bandos progresistas y los anclados al pasado.


10. No se ha aparecido dios alguno a dirimir la cuestión.

Una razón que permite explicar no solo la cantidad cada vez mayor de religiones, sino también un sustento del ateísmo es que hasta la fecha no se ha aparecido dios alguno a explicar cuál es la religión verdadera, la forma correcta de culto y adoración, por no hablar de los miles de dogmas religiosos.

Es curioso que se han derramado ríos de sangre en guerras religiosas, entre hugonotes y católicos, la matanza de cátaros y valdenses a manos de los católicos, entre sunitas y chiitas, la persecución de herejes o de nativos en las Américas y África que no se doblegaron a la fe del dios único. La sangre derramada en la expansión del islam y el sobre alabado Alá y Jesucristo no se han hecho presentes para dirimir la cuestión. Algo sumamente sospechoso para alguien que se dicen misericordioso y a la vez todopoderoso.

Así pues, es muy probable que el número de religiones, sectas y denominaciones no hará más que crecer. El único antídoto es el razonamiento crítico y aún estamos muy lejos de que este sea de amplio dominio.  
Miercoles, 11 de noviembre de 2015

Cómo las religiones se esparcieron por el mundo



Con este magnífico video celebramos los 10 años de Razón Atea. 

Por Fernando G. Toledo

Un hombre adulto vive días aciagos. Ha sufrido un grave accidente en bicicleta del que con dificultad se ha recuperado. Está casi sordo. Está atravesando una depresión. El hombre, semianalfabeto, habla poco y en esos instantes dice para sí lo poco que sabe: una oración. De pronto, ve ante él a una imagen de la Virgen María (a quien estaba rezando en ese momento). Su sordera le impide oír otra cosa que voces interiores que le dejan mensajes. Ese es el germen del culto a la Rosa Mística, que atraerá devotos en la Mendoza natal del hombre, una provincia de Argentina, un país que, como el resto de la porción del continente que integra, está dominada por el cristianismo.
Mucho antes, algo similar le sucedió a Bernadette Soubirous, una adolescente francesa, analfabeta, quien dijo haber visto casi una veintena de veces la imagen de la santa (santísima) Virgen María.
En otro lugar del mundo, el piadoso musulmán Keyhand Mohman ve una foto satelital del continente africano y se estremece: Alá («el único Dios») ha estampado su firma en el planeta que ha creado. Así lo prueba lo que ve: su nombre, formado por los colores de los árboles, en un sector del África.
Como vemos, cada cual ve lo que quiere, o lo que su religión le permite. Difícil será encontrar a un budista que vea una zarza ardiendo que diga «yo Soy el que Soy», o un Testigo de Jehová a quien la Virgen le esparza aromas de rosa en su habitación. Cada milagro parece, curiosamente, tallado a imagen y semejanza de la fe de cada uno. Algo extraño: si los milagros fueran manifestaciones de cualquiera de los dioses reales, ¿por qué habrían de expresarse justamente ante los que ya creen en ellos?
El argumento es sencillo y contundente. La web Business Insider (cuyo nombre puede ser traducido como «Dentro del Negocio»), ha puesto el foco en un negocio de larga data: el de las religiones. Y lo ha hecho a través de un mapa animado que muestra cómo se expandieron y cómo dominan actualmente los diversos territorios del planeta.
A 10 años de la creación de este blog, nos parece una buena manera para seguir reflexionando sobre cómo las religiones siguen vigentes. Y, por supuesto, también su crítica. Que es lo que se propone desde este espacio.

Martes, 28 de Abril de 2015

Seis razones por las que la religión hace más mal que bien

Valerie Tarico nos expone seis razones por las que la religión trae más desventajas que ventajas.

Texto tomado de Salon.com 
Traducido por: Ferney Rodríguez Vargas.

La mayoría de los británicos creen que la religión hace más daño que bien, según un estudio encargado por el Huffington Post. Sorprendentemente, incluso entre quienes se describen como "muy religioso" hay un 20% que afirma que la religión es perjudicial para la sociedad. Probablemente podamos agradecer a la Internet, que emite desde las decapitaciones de Isis, las historias sobre los hospitales católicos que niegan la atención a una mujer para que aborte, a las listas de creencias religiosas extrañas, hasta artículos sobre los daños psicológicos de creyentes cristianos en su Biblia.

En 2010, el sociólogo Phil Zuckerman publicó "Sociedad sin Dios: Lo que las Naciones menos religiosas pueden decirnos acerca de contentamiento". Zuckerman aportó evidencia de que las sociedades menos religiosas también tienden a ser más pacíficas, prósperas y equitativas, con políticas públicas que ayuden a las personas a florecer mientras que disminuye tanto la desesperación y la glotonería económica.

Razón 1. La religión promueve el tribalismo. 

Templo hindú destruido por musulmanes en Karachi, Pakistán.
Diciembre de 2012.
Infiel, pagano, herético. La religión divide a sus adeptos del resto de humanos. En lugar de asumir las buenas intenciones, a los adherentes a menudo se les enseña a tratar a los externos con desconfianza. "No os unáis en yugo desigual con los incrédulos", dice la Biblia cristiana. "Ellos desean que no creéis y entonces serías igual a los que no creen; por lo tanto, no te hagas amigos de ellos", dice el Corán (Sura 4:91).

En el mejor de los casos, enseñanzas como éstas desalientan o incluso prohíben la amistad y los matrimonios mixtos que ayudarían a los clanes y tribus a hacerse parte de un todo más grande. En el peor de los casos, los extranjeros son vistos como enemigos de Dios y de la bondad, potenciales agentes de Satanás, que carecen de moral y no son dignos de confianza. Los creyentes podrían agruparse, anticipando el martirio. Cuando hay tensiones, las sociedades se fracturan a lo largo de la falla sectaria religiosa o viceversa. De hecho, la evidencia apoya la idea de que la religión se nutre de la angustia existencial. Aún si este es el caso, hay buenas razones para sospechar que la conexión entre la religión y el mal funcionamiento de las sociedades va en ambos sentidos. Esta es una de las seis formas que las religiones hacen más difícil lograr la prosperidad pacífica.


Razón 2. La religión ancla a los creyentes a la Edad del Hierro. 

Concubinas, encantamientos mágicos, pueblo elegido, lapidaciones... La Edad de Hierro fue una época de superstición rampante, ignorancia, desigualdad, racismo, misoginia y violencia. La esclavitud tenía sanción de Dios. Las mujeres y los niños eran literalmente posesiones de los hombres. Los señores de la guerra practicaban la guerra de tierra arrasada. La gente desesperada sacrificaban animales, productos agrícolas, y a los soldados enemigos como holocaustos destinados a apaciguar a los dioses.

Los textos sagrados como la Biblia, la Torá y el Corán preservan y protegen los fragmentos de la cultura la Edad de Hierro, poniendo el nombre de un dios como respaldo de algunos de los peores impulsos humanos. Cualquier creyente que buscan excusar su propio temperamento, su sentido de superioridad, belicismo, intolerancia, o la destrucción planetaria puede encontrar validación en los escritos que pretenden ser obra de su dios.

Miembros de la Iglesia Bautista Westboro con carteles que invitan al odio homofóbico.
Hoy en día, la conciencia moral de la humanidad está evolucionando, basada en una comprensión cada vez más profunda y más amplia de la Regla de Oro. Pero muchos creyentes conservadores no pueden avanzar. Ellos están anclados a la Edad del Hierro. Esto los ha enfrentado a cambio de una batalla sin fin que consume energía pública y retrasa solución creativas a los problemas.



Razón 3. La religión hace de la fe una virtud. 

Confiar y obedecer que no hay otra manera de ser feliz en Jesús. Así cantan los niños en las escuelas dominicales en todo Estados Unidos. El Señor trabaja de maneras misteriosas, dicen los pastores a los creyentes que han sido sacudidos por horrores como el cáncer de cerebro o un tsunami. La fe es una virtud.

Como la ciencia avanza en terreno una vez en poder de la religión, las creencias religiosas tradicionales requieren cada vez de mayores defensas mentales contra la información amenazante. Para mantenerse fuerte, la religión capacita a los creyentes a practicar el autoengaño, excluyendo las pruebas incómodas, y enseña a apoyarse en autoridades de confianza en lugar de su propia capacidad de pensar. Este enfoque se filtra en otras partes de la vida. El gobierno, en particular, se convierte en el lugar de lucha entre ideologías, más que uno para averiguar soluciones prácticas, basadas en la evidencia que promueven el bienestar social.


Razón 4. La religión desvía los impulsos generosos y las buenas intenciones. 

Cargamento de Biblias para Sudán enviado por la Iglesia Adventista del 
Séptimo Día. En febrero de 2011 se enviaron 6.000 Biblias en 
idiomas tales como árabe, inglés, nuer y dinka para la población local.
¿Te sientes triste por Haití? Dona a nuestra mega-iglesia. La religión redirige rutinariamente la generosidad a fin de perpetuar la religión misma. Se alienta a las personas generosas para dar hasta que duela, más para promover la iglesia en sí, que el bienestar general. Cada año, miles de misioneros se lanzan a la ardua labor de salvar almas en vez de salvar vidas o salvar nuestro sistema de soporte de vida planetaria. Su trabajo, libre de impuestos, engulle capital financiero y humano.

Además de la explotación de la energía moral positiva como la bondad o generosidad, la religión a menudo redirige las emociones de repugnancia moral e indignación, adjuntando estas emociones a las normas religiosas arbitrarias en lugar de solucionar verdaderos daños. Judíos ortodoxos gastan dinero en pelucas para las mujeres y dobles lavavajillas*. Padres evangélicos, obligados a elegir entre la justicia y el amor, patear a los adolescentes homosexuales a la calle. Los obispos católicos imponen reglas injustas en las salas de operaciones.

*N. del T: Los judíos ortodoxos exigen a las mujeres salir con el cabello cubierto. Una solución "fashion" encontrada fue la de poner pelucas a las mujeres judías. Por otra parte, las normas kosher, que indican lo que es permitido comer en el judaísmo, exigen tener por separado los cubiertos con los que se maneja las carnes y los lácteos. Los lavavajillas dobles permiten poner por separado los cubiertos que se usan para cada tipo de alimento.


Razón 5. La religión enseña impotencia. 

¡Que sea lo que dios quiera! ¡Dios sabe como hace sus cosas! Hemos escuchado estas frases, pero a veces no reconocemos la profunda relación entre la religiosidad y la resignación. 

En las sectas más conservadores del judaísmo, el cristianismo y el Islam, las mujeres son vistas como más virtuosa si dejan a Dios manejar su planificación familiar. La sequía, la pobreza y el cáncer quedan atribuidas a la voluntad de Dios en lugar de malas decisiones o los malos sistemas; Los creyentes esperan a Dios para resolver los problemas que pudieran resolver por sí mismos.

Esta actitud perjudica a la sociedad en general, así como individuos. Cuando las religiones más grandes de hoy llegaron a existir, la gente común tenían poco poder para cambiar las estructuras sociales, ya sea a través de la innovación tecnológica o la promoción. Vivir bien y hacer el bien en gran parte eran asuntos personales. Cuando esta mentalidad persiste, religión inspira piedad personal sin responsabilidad social. Los problemas estructurales se pueden ignorar, siempre y cuando el creyente es amable con los amigos y la familia y generoso a la comunidad tribal de los creyentes.

Razón 6. Las religiones buscan el poder. 

Mansión de Edir Macedo. obispo y fundador de la Iglesia Universal
 del Reino de Dios "Pare de Sufrir"
Las religiones piensan con personalidad corporativa. Las religiones son instituciones hechas por el hombre, al igual que instituciones con fines de lucro. Y como cualquier corporación, para sobrevivir y crecer una religión debe encontrar una manera de construir poder y la riqueza y competir por una cuota de mercado. El hinduismo, el budismo, el cristianismo, cualquier gran institución religiosa duradera es tan experta en esto como lo es Coca-cola o Chevron. Y al igual que como las instituciones con fines de lucro gigantes, están dispuestas a ejercer su poder y riqueza en el servicio de la autoperpetuación, incluso si esto perjudica a la sociedad en general.

De hecho, sin el conocimiento de los practicantes religiosos, el perjudicar a la sociedad puede ser en realidad parte de la estrategia de supervivencia de la religión. En palabras del sociólogo Phil Zuckerman y del investigador Gregory Paul, "Ni una sola democracia avanzada que goce de condiciones socio-económicas benignas y progresistas conserva un alto nivel de religiosidad popular." Cuando la gente se siente próspera y segura la retención de la religión se debilita.
Viernes, 3 de Abril de 2015

Jesús y el ciego de nacimiento

Estaba Jesús en el Monte de los Olivos. Se le habían acercado los judíos a preguntarle quien era él. Jesús les había dicho que existía desde antes de su nacimiento.

"De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy."

Al escuchar esto, algunos de los judíos que los escuchaban tomaron piedras para apedrearle. Jesús se había anunciado como un ser preexistente. Unos siglos después sus seguidores, llamados cristianos dirían que este Jesús era Dios mismo, o la tercera parte de dios, aunque también la unidad entera.
La confirmación de que Jesús era en realidad el creador vino después del intento de apedreo. Cuenta el evangelio de Juan que Jesús se encontró a un ciego de nacimiento. Jesús se acerco a él y fue entonces cuando sus discípulos, absortos por el misterio de las enfermedades, le preguntaron:
¿Quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego?
Había llegado el momento cumbre para que se revelara que Jesús en verdad es Dios encarnado, el Creador, el hacedor del quark y las galaxias, el Diseñador Inteligente que tanto pregonan los creacionistas. Jesús se quedó mirándolos, así como un padre mira cuando un hijo le pregunta sobre algo de la naturaleza, y les dijo: 
"No pecó él ni pecaron sus padres. La ceguera de nacimiento puede deberse a varias causas, pero no al pecado, así como los volcanes y los terremotos no se deben a falta humana alguna, sino a fenómenos naturales. En el caso de este pobre hombre se trató de un fallo en el material genético de la madre. Esto generó una degeneración en unas células llamadas gangliocitos que están en la retina. Esto derivó en una pérdida subaguda de la visión central."
Maestro, preguntó Pedro, ¿Y eso no se debió por que la mamá tenía un gato? Jesús explicó:
"El toxoplasma, parásito transmitido por los gatos, puede generar también problemas de ceguera congénita. Ya que lo mencionas Pedro, la ceguera congénita se puede dividir en dos tipos: Las hereditarias y las infecciosas. La que mencionas es del tipo infecciosa, como también lo es la catarata rubeólica. La de este pobre hombre es genética. Y bueno, hablando de rubeola vamos a ir a Jerusalén para seguir impulsando la vacunación y las medidas de higiene pública, el lavado de manos, el hervir el agua y otras que tantas vidas está salvando y que mucho sufrimiento le ahorrará al mundo." 
Respondiendo Simón Pedro, dijo:
"Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente, porque en verdad sabes cosas que solo el Creador podría saber y tus medidas son efectivas y verificables. Sin duda no eres un predicador charlatán."
Luego se escuchó un acople. Ese ruido que hace el micrófono cuando recoge su propia señal, reintroduciéndola en el sistema. Ese chillido fastidioso despertó a Jorge quien estaba durmiendo tras una pesada semana de estudios. Miró al pastor en la plataforma mientras leía la Biblia:
"Juan capítulo nueve, versículo dos y tres. Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego? Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él".
Un momento, pensó Jorge. ¿Osea que Dios causó el sufrimiento a este hombre haciéndolo ciego desde el nacimiento para que Jesús pudiera obrar un milagro?

Esa mañana de domingo Jorge empezó a dudar de la religión.
Lunes, 23 de Marzo de 2015

Conociendo cuál es la religión verdadera…

La viñeta "Jesús and Mo" nos habla hoy de la distinción de la religión verdadera.

Mesera: Al igual que ustedes, todos los demás verdaderos creyentes en el mundo afirman estar absolutamente seguros de que saben la verdad.

Al igual que ustedes, protegen su "conocimiento" del escrutinio racional al declarar que está más allá de la razón.

Y al igual que ustedes, todos estos diversos verdaderos creyentes piensan que lo que los hace diferentes de todos los demás es sólo ellos realmente saben la verdad.

Entonces, ¿qué es lo que te hace diferente de todos los demás?

Jesús: Fácil, realmente creo saber la verdad

Mahoma: Igual que aquí.


Encuentra más viñetas de Jesus and Mo en este blog dando click en la etiqueta de esta entrada.
Lunes, 22 de Diciembre de 2014

El Dios que nunca estuvo allí

Ya que las navidades están encima vamos a aprovechar para pensar de forma crítica sobre la religión en las que están basadas, es decir, el cristianismo. Ya sabemos que las fiestas de las navidades tienen influencias paganas como las antiguas saturnalias, pero hoy en día, estas fechas son reivindicadas por la religión cristiana, porque según sus mitos es cuando nace su Dios. Para dar un vistazo crítico a la religión cristiana(sí, ya sé que hay distintas versiones como católica, protestante...), os propongo que veáis el documental independiente "The God Who Wasn't There", dirigido por Brian Flemming. Vosotros juzgaréis hasta que punto las criticas del documental son acertadas o no. Sin más dilación os dejo con el mismo:

Miercoles, 1 de Octubre de 2014

Un religión de paz

Este comic titulado "El hombre y la religión" una sinopsis es nuestra entrada para el día de hoy. Que la disfruten.

Lunes, 23 de Junio de 2014

¿Qué religioso estaba en lo correcto?


Una viñeta sobre los alegatos religiosos sobre la religión verdadera.
Sábado, 21 de Junio de 2014

¿El sentido moral viene del simio o de Dios?

El 16 de septiembre es el aniversario de la nefasta “Noche de los lápices”, esa infame serie de secuestros, torturas y desapariciones de 10 estudiantes de secundaria en 1976 durante la dictadura en Argentina. Lamentablemente muchos de los hechos de las dictaduras del Cono Sur  estuvieron amparados por altos miembros del
clero de la Iglesia católica.
 Con seguridad, pensaban ellos, era mejor bendecir estos excesos que permitir el avance del satánico comunismo.
Más recientemente, talibanes han atacado a niñas con ácido como castigo por ir a estudiar. Para ellos, los guardianes y promotores de la sharia (ley islámica) en Afganistán, el lugar de las mujeres es en la casa y la escuela solo las ensalza para seguir profesiones liberales y no ser sumisas a sus esposos como lo dicta el Corán. Al parecer la religión no siempre promueve la bondad.
Muchos en este momento podrán objetar que lo que hagan los clérigos no empaña a todos los creyentes, o que un “verdadero” cristiano o un “verdadero” musulmán no dañarían a su prójimo. Otros podrán decir que este autor solo busca desacreditar la religión cuando ésta ha hecho muchas cosas buenas: colectas, brigadas de salud, cobertura educativa, asistencia a damnificados, etc. Pero lo que deseo analizar no es si las religiones han hecho cosas buenas, sino si sólo se puede ser bueno gracias a la religión o lo que llaman “el temor a Dios” y si la moralidad solo puede derivar de una divinidad.
Fue Iván Karamazov, personaje de “Los hermanos Karamazov”, novela de Fiodor Dostoievsky, quien diría: “Sin dios todo está permitido”. Esta frase sintetiza la tesis que sostiene que los valores morales derivan su legitimación última de Dios, o dicho de otra manera que Dios es la base o el fundamento de los preceptos morales y jurídicos.  Esta tesis da pie a muchos religiosos para llevar la moral religiosa a la esfera de lo político. Bajo este paraguas teórico es que el concejal de Bogotá y pastor evangélico Marco Fidel Ramírez - y otros pastores venidos a la política- se guarecen para decir que su cruzada contra el matrimonio igualitario, la eutanasia y el aborto la realizan para “rescatar” la moral del país.
Pero hay una objeción importante a esta tesis. El dios judeocristiano (porque no me imagino que el pastor Marco Fidel Ramírez tenga en mente a Nemqueteba o a Horus) que sería el autor de las normas morales, lamentablemente no se ha aparecido para darlas a conocer personalmente. No tenemos noticia que este dios se haya presentado ante la asamblea de las Naciones Unidas para decir lo que piensa sobre la eutanasia, el aborto, la homosexualidad, el consumo de marihuana o la pena de muerte.
Dirán los creyentes que ya lo hizo en el Sinaí cuando entrego el decálogo a Moisés. Pero de ello no hay evidencias ni comprobación independiente, además que este decálogo no resuelve asuntos complejos. El mandamiento dice “No matarás” (Éxodo 20:13). Pero, ¿Qué hacer si matando a un francotirador se salvase la vida de muchos inocentes? La eutanasia en un labrador con cáncer terminal se considera un acto de bondad ¿Por qué no en el caso de un ser humano, si es una petición voluntaria y conlleva a disminuir el sufrimiento humano? ¿El “no matarás” se debe aplicar al labrador anteriormente mencionado?
Sin duda el decálogo se queda corto.
El panorama se hace peor al pasar del capítulo 20 del Éxodo, que contiene los diez mandamientos, al número 21. Este capítulo reglamenta la esclavitud. El dios de la Biblia olvidó prohibir la esclavitud, pero la Biblia contiene varios textos que la reglamentan. Incluso Pablo, el propagador del cristianismo aconseja “a los esclavos a someterse en todo a sus amos, a procurar agradarles y a no ser respondones” (Tito 2:9). Al parecer la Biblia no es de mucha ayuda para establecer una moral inequívoca y sólida.
El Corán no es mucho mejor. Incluso de seguirse al pie de la letra generaría machismo, homofobia, antisemitismo y persecución para los que no se sometan al islam. Los derechos humanos y la sharia son como el agua y el aceite.
Marcha evangélica en Temuco, Chile para  oponerse a campañas en contra de la homofobia
en buses de transporte público. Nótese que se recurre al argumento de la moral.
Fotografía del 19 de junio de 2010. Publicada en Magazine.
Para sospecha de muchos escépticos el tan mencionado autor de la moralidad sigue sin presentarse y los que dicen seguir unas normas morales basados en textos sagrados ni siquiera se ponen de acuerdo entre ellos. Para los cristianos no es bueno tener más de una esposa, pero para los musulmanes la monogamia no es una obligación; una transfusión de sangre es inmoral para un testigo de Jehová pero no para un católico; trabajar en sábado es malo para un judío o un adventista, pero no para un mormón o un bautista; los luteranos de Escandinavia no condenan la homosexualidad, pero los evangélicos sí; los adventistas estarían de acuerdo en permitir un aborto en caso de una grave malformación fetal pero los católicos no, ¿Dónde está esa moral objetiva que dicen poseer?
Pero, si la moral no viene de un dios ¿de dónde viene nuestro sentido de lo bueno, lo correcto y lo malo? Los ateos y agnósticos volteamos nuestras miradas a la evolución biológica. Esto sin duda espantará a muchos fundamentalistas evangélicos. Abraham Salazar, un creacionista bautista se lamentaba diciendo: “Si Dios no creó al hombre y el hombre salió solo al azar, y es la forma más avanzada de la naturaleza, el hombre no tiene responsabilidad moral ni legal ninguna con Dios; es autor de sus propias ideas, no hay valores absolutos, todo es relativo, todo se basa en lo que cada cual desea para su placer y gozo.”
Cierto que no hay responsabilidad con dios alguno. Pero eso no significa que el asesinato, la violación o el robo deban considerarse como buenos. Los valores tampoco pueden ser objetivos, porque eso implicaría que existen por fuera de la mente  y sin duda los valores solo existen cuando son pensados. Eso no significa que no existan. Los valores son, como dice Adela cortina, cualidades que nos permiten acondicionar el mundo, hacerlo habitable. Entonces, la bondad, la amabilidad, el respeto, la responsabilidad y la honestidad no se hacen necesarias porque así lo dictaminó Nemqueteba o Jesús, sino porque nos permiten vivir mejor como sociedad.
Varias observaciones en campo y experimentos controlados con primates no humanos han demostrado que la reciprocidad y justicia, por un lado y la empatía y compasión por el otro, están presentes en el comportamiento social de estos. Estas cualidades desarrolladas en una vida social son la base de la evolución moral de los humanos.
Un cerebro con patrones de acción fijos, como el de una rana, poco puede reflexionar sobre la justicia o la bondad. Solo con la evolución de cerebros con comportamiento flexible se hizo posible el “ponerse en los zapatos del otro”, es decir, tener empatía. Esa habilidad cerebral, aparecida en los sociables monos y simios que nos antecedieron es la base evolutiva de nuestra moralidad.
"Los chimpancés son generosos por naturaleza, sobre todo si sus compañeros se comportan de forma tranquila y son pacientes." 

Así pues, el ser bueno ya no depende de creer o no creer en un dios o un libro revelado. Un ciudadano puede ser bueno sin deidad alguna. Se es bueno por amor a la bondad y  la compasión frente al prójimo. Sospecho que hay más problemas con la idea de que las normas morales derivan de un libro supuestamente revelado. Esto último ha llevado a ayudar a las viudas y los huérfanos, pero también a defender en el pasado la esclavitud y hoy en día a mantener la homofobia y el machismo.
Los temas candentes sobre moralidad de nuestros días (aborto, eutanasia, derechos de la comunidad LGBTI, etc.) no se resolverán invocando libros supuestamente revelados. Nos corresponde una profunda reflexión filosófica como sociedad y entender que en una sociedad democrática nos debe amparar una moral civil y no una moral confesional. Y tal como nuestra herencia evolutiva primate nos conmina, debe ser la empatía – y no un dogma – lo que nos guié en nuestras reflexiones morales.
Artículo publicado el 9 de octubre de 2013 en El Tiempo (Blog Confesiones) por Ferney Yesyd Rodríguez Vargas .
Domingo, 26 de Mayo de 2013

Papa Francisco: No nos interesa ser redimidos.

Carta abierta a Jorge Mario Bergoglio, Papa Francisco.
(Puede enviar el enlace de esta carta  http://blog-sin-dioses.blogspot.com/2013/05/papa-francisco-no-nos-interesa-ser.html a la cuenta de Twitter del Papa @Pontifex_es)


Bogotá, Mayo 25 de 2013

Señor: 
Jorge Mario Bergoglio
Papa de la Iglesia Católica Apostólica y Romana


Reciba un cordial saludo de la Asociación de Ateos y Agnósticos de Bogotá.

Gran eco tomaron sus palabras de que la salvación predicada por el cristianismo está disponible para nosotros, los ateos y ateas del mundo. Muchos periodistas resaltaron su deseo de acercarse a los que hemos renunciado a la fe religiosa, o que nunca la hemos tenido, señalando la diferencia de tono entre usted y su predecesor Joseph Ratzinger, quien vinculó el ateísmo con el nazismo durante su sermón en el viaje a Inglaterra en el 2010. 

Afortunadamente usted no siguió ese ejemplo. Lo cual sería deplorable ya que la iglesia que usted preside firmó un concordato con Hitler a cambió de la disolución del partido católico alemán para dejarle el paso libre a este funesto personaje que se autodenominó católico, además que los obispos de su iglesia apoyaron con entusiasmo al gobierno pro-nazi y genocida de Croacia de Ante Pavelic bajo el silencio cómplice del Papa Pio XII.

En su misa del 22 de mayo afirmaba que "El Señor a todos, a todos nos ha redimido con la sangre de Cristo: a todos, no solo a los católicos. ¡A todos! 'Padre, ¿y los ateos?’. A ellos también. ¡A todos!"

A lo cual le respondo que seguimos sin entender cuál es la lógica de la redención que predica. En su credo se asume, sin ninguna evidencia, que todos los humanos nacemos con una mancha de pecado original que nos aleja del dios de la Biblia, y que para salvarnos de ir a un infierno, que este mismo dios dispuso, se hace necesario aceptar como expiación una muerte en la cruz ocurrida hace poco más de dos mil años.

Sabemos que la historia del pecado original de Adán y Eva es tan sólo un mito. ¿Cuándo entonces entró el pecado original? ¿Tenían esta mancha los australopitecos de los que provenimos o apareció esta con la aparición del Homo sapiens? ¿Qué sentido tiene un sacrificio tortuoso por un pecado original cometido por personajes que no existieron? ¿No puede este dios tan sólo decidir perdonar a la humanidad sin la horripilante agonía de una crucifixión? ¿Pretende este dios salvarnos de un infierno qué el mismo creo? ¿Entonces, para que lo hizo? Sabe de antemano quien se salvará y quien no, ya que es omnisciente ¿Entonces, somos tan sólo los actores de un guión preestablecido? ¿Cómo se puede estar seguro que este Jesús es parte de dios y no un simple mortal que fue divinizado?

Pretender que la sangre de Jesús salvó a toda la humanidad es una afirmación que se hace sin prueba alguna. Por lo tanto es un atentado contra la razón. Es por esto que no vemos motivo para agradecerle el ofrecimiento de salvación, porque ni nos hemos perdido, ni tenemos que abrazar un hecho inexistente para alcanzar un premio del que no hay manera de saber si existe porque se recibiría tras la muerte. Es algo completamente absurdo, pero también arrogante. 

No nos interesa ser redimidos. No queremos cargar con la tortura psicológica de que tenemos una mancha de pecado original o que debemos aceptar, sin prueba alguna, que la muerte de un predicador judío, que nunca fundó iglesia, religión, ni estableció clero alguno, es la expiación para las faltas reales o imaginarias de los miembros de esta especie de primate bípedo. Hacerlo sería una falta de honestidad intelectual, y nos pondría al servicio del clero y de su moral religiosa que tiene una obsesión morbosa por la vida sexual de las personas para reprimirla y cargarla de culpa. 

En su homilía hizo usted un llamado para hacer el bien, afirmando que si los ateos también hacemos el bien nos encontraremos "allá", haciendo alusión al cielo que ustedes predican. Debo comentarle que los valores como la paz, la honestidad, la responsabilidad, la bondad y demás no deberían ser promovidos a cambio de un premio, sea este real o imaginario, como pensamos que es el caso del cielo.  Cielo que los autores de la Biblia fijaron entre las nubes que vemos (Hechos 1: 9-11; Mateo 24:30) pero que resultó no estar habitado por ángeles ni por dios alguno. Tampoco estamos de acuerdo en que se promuevan los valores con la amenaza de terminar en un infierno. Una persona que no robe o no mate para evitar ir al infierno, no es realmente buena. Solamente se comporta según unas reglas externas que no ha interiorizado ni hecho parte de su estructura moral. Es más saludable promover los valores simplemente porque son lo mejor para todos en el mundo.

Respecto a la maldad causada por muchas guerras y acciones de gobernantes tiranos hemos visto como el Vaticano anuncia que está orando y pide oraciones a los católicos en el mundo. No obstante estas cosas siguen pasando. Esto nos ha hecho dudar seriamente de la eficacia de las oraciones, incluidas las de los sumos pontífices, que deberían tener un mayor efecto. No obstante, vemos que la reacción de su iglesia frente a temas como la eutanasia, los métodos anticonceptivos, el aborto, el matrimonio de parejas del mismo sexo no se limita a decir y pedir oraciones, sino que se ve acompañada en fuertes declaraciones, presiones políticas, llamados a manifestaciones públicas y recaudo de fondos para oponerse a estas cosas. ¿Por qué no hacen lo mismo para atacar de frente la corrupción, la pobreza, la tiranía y la guerra? 

Acciones en esta dirección harían más por el bien en el mundo que la cómoda posición de autorregirse como la conciencia moral de todas las personas, sean estas católicas o no, mientras se fomenta la discriminación contra gays y lesbianas, y se carga a espaldas con una historia llena de antisemitismo, persecuciones, cruzadas, inquisiciones y apoyo a dictaduras. 

No contamos con que tome en cuenta nuestra recomendación, pero con lo que si puede contar es que millones de ateos y ateas en el mundo no entregaremos nuestras mentes al servicio del dogma religioso. Pensamos que para la humanidad es mejor más acciones y menos rezos, mucho humanismo secular y ninguna religión. Trabajaremos en ello.

Atentamente,

Ferney Yesyd Rodríguez Vargas
Asociación de Ateos y Agnósticos de Bogotá
Presidente
Jueves, 28 de Marzo de 2013

¿Murió Jesús por los neandertales?


Miercoles, 27 de Marzo de 2013

De adventista a ateo, una historia en primera persona.

Pocas veces he escrito en primera persona. La mayor parte de mis escritos son de divulgación científica o de ateísmo, pero hoy he decidido dar a conocer como llegué a ser ateo. Una de las cosas de mi vida de las que me siento orgulloso, además de afortunado.

De niño recibí el bautismo católico, tal como lo hacían con casi todos los infantes en Colombia por 1980. Ya a los cinco años mi madre me empezó a llevar a una iglesia evangélica. Recuerdo los gritos de aleluya, y que hacía frío en las noches. El paso por la iglesia evangélica fue breve. Una tía se hizo adventista del séptimo día y llevó a mi mamá a esta iglesia. Y por crianza y adoctrinamiento desde la infancia me criaría en esta religión.

Recuerdo de pequeño que nos enseñaban los sábados las historias de la Biblia con figuras de fieltro que se pegaban en un tablero. Las historias que más me gustaban eran la de la Creación y el Diluvio porque sacaban figuras de animales. Siempre amé la naturaleza. Y recuerdo de aquellos días una anécdota de curiosidad infantil y castración de ideas desde la religión.  Se disponía la maestra de escuela sabática, una señora muy amable y gentil, a explicar la historia del pecado original, y para empezar preguntó:

- ¿Saben ustedes por qué las rosas tienen espinas?
Templo adventista del séptimo día en la localidad
de Kennedy en Bogotá.
- "Porque las espinas evitan que las cabras se las coman". Dije después de haber levantado mi mano pidiendo la palabra.

Había visto un programa llamado "Naturalia" donde pasaban documentales de la vida silvestre, por aquella época el único. Nada de NatGeo o Discovery Channel. La tele era a blanco y negro, pero para mi ese era el mejor programa del mundo.

- No. Dijo la maestra, después de una breve pausa duditativa. "Las rosas tienen espinas por el pecado. Cuando Dios creó el mundo las rosas no tenían espinas, ni los leones se comían a los otros animales, no había enfermedad ni muerte". Luego contó la historia del fruto prohibido y la expulsión de Adán y Eva del paraíso descrito en el Génesis.

Visto en retrospectiva ¡Qué horror! La religión impide ver muchos fenómenos naturales de manera adecuada y no se permiten explicaciones con base en evidencias.

Crecí pensando que estaba en la religión verdadera. Era el único protestante en mi colegio, junto con un chico mormón. Recuerdo que una vez nos llevaban a misa y todos los niños rodearon al chico mormón al saber que era diferente. Le hacían preguntas llenos de curiosidad. Seguramente él creció también como yo, y los demás criados como católicos, con la idea que tenían la religión verdadera.

Eventualmente me encontré textos de la Biblia que se me hacían extraños, pero no me hicieron cambiar de religión. El primero que me causó extrañeza el capitulo 12 del Levítico. ¿Por qué una mujer que da a luz es inmunda? ¿Por qué dar a luz a una niña la hace inmunda dos semanas y dar luz a un varón solo siete días? La respuesta que me dieron es que esas leyes eran en el Antiguo Testamento, y que ya no eran válidas. Igualmente la duda al respecto me acompañó ¿Qué hizo que en esa época fueran inmundas y su inmundicia fuera el doble por dar a luz a una niña?

Ya en la adolescencia un pastor nos daba clases sobre los libros de Daniel y Apocalipsis. Recuerdo que una vez el pastor nos decía que la Iglesia Adventista era la única verdadera y que al llegar el fin del mundo los que guardasen el sábado serían salvos y los adoraban en domingo recibirían la Marca de la Bestia, el 666 y terminarían siendo condenados. El hijo del pastor le preguntó que porqué Dios no escribió en la Biblia la iglesia verdadera es la adventista. El pastor explicó que las profecías estaban en un lenguaje cifrado para que pudieran pasar hasta el tiempo final y así eludir la acción del Diablo. Algo en su respuesta me molestó. ¿No había mejor método? ¿Por qué dios no es más claro o directo? ¿Dios podría haber salvado un texto directo de cualquier acción del diablo? Algo no cuadraba.

Por aquel entonces ya pensaba que Dios no podía saber el futuro de manera milimétrica. De saberlo viviríamos una obra teatral. Simplemente seríamos marionetas de un destino ya escrito. No es posible que permitiera que alguien naciera ya sabiendo él que se condenaría. No obstante esto nunca lo comenté.

Los adventistas del séptimo día son creacionistas.

Ingresé luego a la Universidad Pedagógica Nacional a estudiar biología. Cuando ingresé era un creacionista convencido. Tenía materiales adventistas sobre el creacionismo y en el primer semestre no tomé materias en sábado, porque no guardar el sábado es pecado, según el dogma adventista.


Afortunadamente el ser buen lector me salvó. El primer libro que llegó a mi mano fue "La verdadera historia de los dinosarios" de Alan Charing. Para entonces creía que todas las especies extintas habían sido ahogadas en el diluvio universal, pero el libro de Charing mostraba como especies de dinosaurios había vivido en períodos geológicos diferentes. La realidad era un poco más compleja que las simplistas explicaciones creacionistas. No obstante creí que podría encontrar una respuesta racional que fuera congruente con el relato bíblico. Era cuestión de buscar, pensé, y podría demostrarle a los evolucionistas que se equivocaban.

La literatura adventista ensalzaba a George Mac Cready Price, un líder creacionista adventista que decía que ningún hecho natural se opone al relato del Génesis. La solución, para mi, estaba en leer intensamente ambos puntos de vista. De esta manera encontraría en que fallaba la biología evolutiva.

Leí los capítulos de evolución de la Biología de Helena Curtis, además de "El Telar Mágico" de Robert Jastrow y "El Relojero Ciego" de Richard Dawkins. Como literatura creacionista me leí "En busca de los orígenes. ¿Evolución o Creación?" de Jean Flori Henri Rasolonfomasoandro así como un libro publicado por bautistas y evangélicos. Mi sorpresa fue grande. ¡Fui por lana y salí trasquilado!, como se dice en Colombia. 

Los creacionistas ignoraban muchas cosas de ciencias, la evolución no era una disciplina sin bases y muchos de sus ataques eran absurdos. Como el que la evolución contradice la segunda ley de la termodinámica. Muchos de ellos no conocían la primera ley o ley cero de la termodinámica. No entendía que es un sistema cerrado y que la Tierra no lo es. Pero la anatomía de las especies fósiles y como se muestra la evolución me pareció sumamente interesante.


Por aquella época salieron a la luz los dinosaurios emplumados de Lioning, China. ¿Y estos bellos vertebrados cuándo fueron creados, el quinto día con las aves, o el sexto con los animales terrestres? El Archaeopteryx que había empezado a llenar la brecha entre aves y dinosaurios tenía ahora nuevos y maravillosos compañeros que además caían en la era Mesozoica. ¡Y nada que aparecían restos de humanos en el Precámbrico!

Carl Sagan y Stephen Jay Gould fueron una delicia para mi mente. Sagan mostraba como la ciencia apareció como una tenue luz que fue en aumento disipando las supersticiones, como el pensamiento se podía aplicar a todo. Si a todo. Como adventista se me había enseñado que la señora Elena White era una profeta inspirada por dios. Ella afirmó que los terremotos y volcanes se originaban porque el petroleo y el carbón se encendían bajo la tierra. Quizás ella tenía en mente las maquinas de vapor de su época. Pero hoy sabíamos como se producían los terremotos. El que otros adventistas aceptaran semejante absurdo me producía una sensación extraña ¿no podía estar ella equivocada? Pero decir esto era un herejía mayor. Se nos decía que al final de los tiempos se levantarían apostatas que cuestionarían el don de profecía de la señora White.

Yo participaba activamente en la iglesia, predicaba, pertenecí y fui investido como Guías mayor, dirigía estudios bíblicos, escuela sabática y sociedad de jóvenes. Un sábado en la tarde se dio una charla sobre creación versus evolución. Decidí presentar las dos partes del debate de manera simulada. Yo decidí defender la evolución. La presentación fue explosiva. Más que un acto simulado de lo que los universitarios adventistas podrían encontrar pareció que me enfrentaba al establecimiento. Quizás era lo que inconscientemente quería. Eso solo sirvió para darme cuenta que las evidencias no estaban en el creacionismo. Las obras de Stephen Jay Gould me fueron de mucha ayuda. Gould combatió el creacionismo de manera frontal. Su trabajo dio frutos en mi afortunadamente.

A la señora White ya no le creía. Ella también decía que al final los Estados Unidos se unirían con el Vaticano parta obligar a todos a guardar el domingo y que eso llevaría a que perseguirían a los adventistas. ¿Pero si ni los católicos le hacen caso al Papa con lo de no usar condón, como lo harán para que todos vayan a misa o culto en domingo? ¿Y como van a obligar a los chinos, hindúes y musulmanes? 

Luego vino una campaña evangelística. Vino un pastor de los Estados Unidos, y una de las frases que dijo en una de sus prédicas me alejó del cristianismo.

- "Creo que un gran pez se tragó a Jonás porque la Biblia lo dice. Y si dijera que se lo tragó un pez chico también lo creería ¿saben por qué? Porque la Biblia lo dice y la Biblia es la palabra de Dios. Y si  la Biblia dice algo que no parezca plausible sepa que para Dios nada es imposible, osea que es como lo dice la Biblia" afirmó con firmeza seguido de un sonoro ¡amén!

Esto ya era demasiado. No obstante decidí interrogarlo al final del servicio. Le plantee las dudas alrededor de la evolución. Su respuesta fue:

- "Ora más, llega a tu casa y lee la Biblia. No prestes atención a esas objeciones"

Pero, ¿Cómo no prestar atención a esas objeciones?. Dejarlas de lado no sería sano. Además que yo quería saber. La religión mostraba su cara rígida, dogmática, acritica. Era una cara que no es para nada inquisitiva ni cientifica, era una cara en realidad horrible. Recordaba la obra "Galileo Galilei" de Bertolt Bretch. Los paralelismos eran demasiados.

Decidí romper con la iglesia. Y a muchos de mis amigos, criados conmigo en la misma fe, les pasé copias de "Buenas y malas maneras para creer". El pastor decidió pedirle a mis amigos que cortaran la amistad conmigo. Tiene ideas peligrosas, afirmó. Luego, siguiendo el manual de la Iglesia, entre los miembros bautizados se votó que fuese borrado de la iglesia.

Pasé por un breve período de agnosticismo, que no duró más de un par de meses en 1998. Para mitad de ese año ya era ateo. Creer en Jesús como dios no tenía fundamento. Fue en el Gen Egoísta donde me enteré del error de traducción del texto de Isaías que llevó a que se dijese "Una virgen concebirá" en lugar de "una doncella concebirá". La historia de la construcción de la Biblia era tan humana y era en realidad una colcha de retazos con motivaciones culturales, religiosas y políticas diferentes en cada libro que la conformaba.

Muchas personas me dicen al saber que soy ateo:
- "¿Osea que usted no cree en nada?" 
- Acepto aquello de lo que hay evidencia, respondo.

Dios no es más que una hipótesis sin comprobación. Una idea que está a la par con la de duendes, hadas y centauros. Se mantiene más por una necesidad psicológica. Esto último lo puedo constatar a menudo cuando los creyentes me explican como su creencia les sirve para encomendar a sus hijos, su vida y sus planes. Pero las pruebas directas e incontrovertibles siguen faltando. Pienso que un resultado de la no existencia de dios o dioses es precisamente la multiplicidad de religiones. Un dios interesado en los humanos ya se había aparecido y dicho esta es la doctrina correcta, esto es lo aceptado en sexualidad humana.

Desde que aprendí biología me intrigó el poco tiempo que los humanos llevamos en el Planeta. No puedo considerar que somos las criaturas de Dios pero que llegamos después de los caminos impredecibles y contingentes de la evolución. 

De no haber caído ese meteoro a finales de la Era Mesozoica los mamíferos grandes no habrían evolucionado. Por más de 100 millones de años los dinosaurios dominaron la Tierra. Nada aseguraba que la Tierra sería "heredad del hombre" Ese dios que crea al hombre a su imagen y semejanza es muy sospechoso. Si algún tipo de terópodo hubiese evolucionado inteligencia similar a la nuestra quizás habrían inventado un dios o dioses. Es una vía de escape de la inteligencia al percatarse de la finitud de sus vidas.

Tampoco pude con la idea de que dios es todo bondad cuando hay violaciones. El argumento del libre albedrío no explica nada. Una niña violada no es abusada por una decisión nacida de ella. Es un crimen atroz ¿Dónde esta dios cuando esto ocurre? ¿Qué hace mientras escucha los desesperados rezos en busca de ayuda? ¿qué hacía mientras ocurría el holocausto  ¿Por qué no manda rayos selectivos a los violadores o les manda un infarto? Como adventista me enseñaron que todo el mal acabaría con la segunda venida de Jesús. ¿Pero si Jesús hubiese regresado en 1844, como lo esperaban los creyentes que dieron origen a los adventistas se habría evitado el sufrimiento de la primera y segunda guerra mundial? ¿por qué no vino entonces? Me decían que él espera que más gente se convierta. Pero, ¿acaso el ya no lo sabe todo? Ya sabe los que se condenan y los que se salvan ¿qué rayos espera?

A no ser que dios no se interese en los asuntos humanos. Cosa más acorde con un Universo indiferente. Así son las cosas con los cachorros de león, las semillas de un árbol de chicalá o las bacterias de una colonia de agar-sangre ¿porqué no pasaría lo mismo con los Homo sapiens?

Dios no explica nada. Recurrir a él como explicación para el origen del Cosmos no ayuda. Es como pedir prestado con interés para pagar una deuda previa. ¿Qué dio origen a dios? ¿Qué hacía en la eternidad antes de crear el Universo? Pienso que siempre ha habido una naturaleza, sea esta un planeta inerte, una nebulosa formando un sistema solar, un punto de masa que daría origen al Big Bang o la fluctuación cuántica que lo generó. Antes, nada, porque que el tiempo surgió con el Big Bang así que la pregunta no tiene sentido. El mundo se mueve como si no hubiesen dioses moviendo los hilos. 

El hacerme ateo fue más rápido con el cambio cultural que representó la Internet. Los primeros recursos en castellano me llegaron de Escépticos Colombia, y fue demasiado grato saber que no estaba solo. Contacté a Hernán Toro y me di cuenta que no era el único que agradecía haberse topado con el pensamiento crítico. No podía decir "ateo gracias a dios" -como suelen molestarme - sino "ateo gracias a Carl Sagan y Richard Dawkins"

Ferney Rodríguez se convierte en 2012 en el primer
presidente de la Asociación de
Ateos y Agnósticos de Bogotá. 

Vino el 9-11 y me di cuenta que la religión debía ser combatida frontalmente con argumentos y de forma abierta. La bondad, la honestidad, la responsabilidad existen entre creyentes y ateos, pero para llevar una Yihad, o dejar morir a un pariente por negar una transfusión de sangre se requiere religión.

No soy de esos ateos que se guardan su ateísmo para si, y que consideran que invitar a las personas a pensar de forma crítica es "hacer lo mismo que los creyentes" ¿Están pensando en verdad cuándo dicen esto? Los creyentes también sueles tomar tres comidas diarias ¿cambió el número de comidas a caso para no parecerme a ellos? Creo que hago todo lo contrario: invito a pensar, a pedir evidencias, a examinar las cosas. A diferencia de las religiones que reprochan leer fuentes diferentes a los permitidas por sus respectivos líderes. 

Debido a la falta de recursos en castellano en la internet en la década de los noventa se inició el proyecto Sindioses.org. Me uní a Glenys Álvarez  y Juan Carlos Cisneros en el 2001. La página no sumaba más de 10 escritos, pero pronto empezamos a trabajar. Luego Cisneros, que es paleontólogo se tuvo que retirar por su doctorado y trabajo en campo. Llegó entonces Marcelo Huerta, menos paciente y diplomático con troles y cristianos que nos mandan al infierno, y anduve en un activismo de teclado por una década.

Ya en el 2012 tuve la oportunidad de encontrarme con ateos de mi ciudad. En seis meses creamos una asociación de ateos en Bogotá tras ocho años de una fuerte conservatización del país en el gobierno de Álvaro Uribe, en el que los pastores de mega iglesias ya son concejales y senadores, y donde se va a sus templos a pedir votos descaradamente.

El 17 de febrero en el Plantón contra la Iglesia Católica en
el aniversario de la quema de Giordano Bruno.
Miro a mi pasado y se que podría haber terminado como pastor adventista. Afortunadamente me encontré con la obra de alguien que consideró que la defensa de la razón es una buena causa para trabajar, y porque no, para hacerlo meta personal. Ese ejemplo de Carl Sagan me parece formidable. Es un ejemplo a seguir. Ahora entiendo porque la señora White temía tanto que los jóvenes adventistas leyeran en su época a Thomas Paine, Voltaire y a Darwin. La razón es muy poderosa, y aunque las religiones organizadas son como el Goliat de la Biblia, tengo la esperanza de que esto empieza a cambiar.

Ferney Yesyd Rodríguez Vargas