Archivos en la categoría adopción homoparental

Viernes, 30 de Junio de 2017

Por el estado laico marchará la ciudadanía LGBTI de Bogotá

“Seres libres, Estado laico” es el lema de la XXI marcha de la ciudadanía LGBTI de Bogotá. El lema no puede ser más adecuado en momentos en los que no pocas iglesias fundamentalistas desean hacer retroceder el reconocimiento de derechos para las minorías sexuales en Colombia.

Es importante aclarar que un Estado laico es aquel en el que el Estado y las iglesias se encuentran separados. El Estado no entra a las iglesias a decirles que creer, y las iglesias no ponen las leyes. Este sistema de neutralidad estatal frente a toda confesión es el único modelo que permite la coexistencia pacífica en una sociedad plural ya que protege a las minorías religiosas, filosóficas y sexuales del poder inquisidor de aquellas denominaciones que desean imponer su credo a todos los demás, incluyendo a los que no son sus feligreses.

Sobre la aceptación de los ciudadanos LGBTI las confesiones de fe en Colombia son tan diversas que incluyen iglesias inclusivas, como una Iglesia Anglicana, que ha casado a parejas del mismo sexo, pero también a otras que satanizan, oprimen y ayudan a perpetuar estereotipos negativos con los que muchos ciudadanos tienen que lidiar día tras día.

Precisamente son miembros de estas iglesias no inclusivas, que arrojándose el título de los verdaderos intérpretes de algo tan subjetivo como es la religión, desean echar por tierra el constitucional derecho a la igualdad. Porque a decir verdad, no hay derechos LGBTI, sólo existe el derecho a la igualdad, y al materializar este derecho es lo que ha hecho posible el matrimonio civil de parejas del mismo sexo, la no discriminación en los lugares de estudio y trabajo, que las personas trans pueda cambiar el sexo de su cédula, que se pueda conformar familia, que se pueda tener manuales de convivencia que no sancionen al estudiante gay o lesbiana…

Tristemente, los políticos que anhelan una teocracia han asegurado que anteponen la Biblia a la Constitución al hablar de derechos. Tal como lo dijo abiertamente el representante Silvio Carrasquilla el pasado mayoen momentos en que hacía curso el referendo antiadopción de niños: "Nobusco la Constitución sino la Biblia para saber cómo votar". En la misma línea políticos evangélicos y católicos como Alejandro Ordoñez, Vivianne Morales, Marco Fidel Ramírez, Ángela Hernández, Oswaldo Ortiz, entre otros, desprecian el Estado Laico y enarbolan la bandera de la ideología de la inquisición.

El Estado Laico no busca prohibir las religiones, solo busca que las normas y prohibiciones religiosas sean propias de cada quien sin que se hagan obligatorias sobre los demás ciudadanos. Para ilustrarlo mencionaré un ejemplo de actualidad. En estos días se presenta en Israel un par de polémicas porque los judíos ultraortodoxos desean prohibir que haya servicios de buses en sábado, su día sagrado, y se niegan a que una mujer se pueda sentar junto a un varón en estos. Bajo la óptica del estado laico, los ciudadanos que deseen guardar el sábado pueden hacerlo, pero no pueden obligar a los demás a observarlo. Tampoco es posible que bajo el argumento de la libertad de cultos se segreguen a las mujeres en el transporte público. Eso mismo es lo que aquí queremos decirles a los religiosos que desean echar para atrás los derechos de los ciudadanos LGBTI. Ellos podrán considerar que ser gay, lesbiana, bisexual o transexual es pecado, pero no pueden meter sus versículos en las leyes. ¡No metan sus versículos en nuestros derechos!

La historia ya contiene un ejemplo de lo que ocurre en una teocracia evangélica. La ciudad de Ginebra estuvo bajo una teocracia entre 1541 y 1564 por el reformador Juan Calvino. En este experimento antilaico se convirtieron los pecados en delitos. El teatro, el baile, las canciones profanas, y el jugar a los naipes, se prohibieron. La prostitución, el adulterio, la blasfemia, la idolatría y la homosexualidad fueron castigados directamente con la muerte. De igual manera, el asistir al culto dominical pasó de ser una obligación moral para el creyente a ser una imposición legal para todos. La teocracia evangélica de Calvino llegó a reglamentar el modo de vestirse, cortarse el cabello y comer, todo por “la defensa de los valores”. Ah, y todo empezó con la consagración de la ciudad a Dios (Como se hizo recientemente en Yopal, Casanare y Aguadas, Caldas)

En el presente también hay ejemplos palpables de las consecuencias de la falta de laicidad: La Turquía de Erdogan, está echando por tierra la laicidad estatal y caído con fuerza sobre el eslabón más débil, los LGBTI, y el pasado 25 de Junio disolvió con brutalidad un intento de marcha LGBTI, además de suprimir la enseñanza del Big Bang y la evolución desde 2018. Más grave es la situación de Irán y Arabia Saudita, aunque separados por versiones opuestas del Islam, los une la pena de muerte a los gays en la horca. Los territorios bajo ISIS ven morir ahorcados y lanzados desde terrazas a gays, mientras que en la provincia de Aceh de Indonesia (bajo la sharia o ley islámica) los latigazos están a la orden del día.

Igual de grave es la situación de Rusia, donde Putin aliándose con la Iglesia Ortodoxa reprime con fuerza y cárcel cualquier deseo de libertad para los LGBTI, y en la sureña república de Chechenia, de mayoríamusulmana, se descubrió un centro de concentración para gays. Si la existencia de un campo de concentración en pleno siglo XXI y ejecuciones no son ejemplos de los efectos de la falta de laicidad, no sé qué podrá serlo.

Los alcances del Estado Laico sin duda van más allá del tema LGBTI. También incluye que las políticas públicas de ningún tipo, menos aún las de salud y educación, deben estar fundamentadas en ningún dogma religioso. Esto tiene especial calado en la planificación familiar, el control de las mujeres sobre sus propios cuerpos, de los pacientes extremos para optar por la eutanasia, el no destino de dineros públicos a favorecer cultos, la religión como asignatura obligatoria, entre otros.
Este domingo 2 de julio esperamos que más 70 mil ciudadanos, entre LGBTI, sus amigos y familiares podamos sin ningún temor ni vergüenza reclamar y pregonar “¡Personas libres, Estados laicos!”

Miercoles, 31 de Mayo de 2017

Pastor evangélico pide que los gays y lesbianas lleven vestimentas distintivas para identificarlos

El famoso pastor estadounidense Pat Robertson recientemente repitió su profecía de que los derechos LGBT harán que Dios destruya los mercados financieros de Estados Unidos. La advertencia fue hecha en su programa "EL Club 700", desde el cual el octogenario e influyente predicador bautista ha lanzado toda serie de diatribas contra gays, lesbianas, feministas y ateos.

"Los Estados Unidos se están convirtiendo en Sodoma ahora que ha consagrado la sodomía en la Constitución de Estados Unidos y que ciudades como Houston están tratando de obligar a las mujeres a entrar en baños de hombres y hombres para entrar en los baños de mujeres", dijo Robertson.

"Ahora es un derecho constitucional de los sodomitas casarse unos con otros", se lamentó, advirtiendo que "la ira de Dios se revela contra estas cosas". Explicó: "No quiero que la ira de Dios llegue a este país, es un gran país, me gustaría ver a América continuar fuerte, pero ésta es una forma de debilitarla. En primer lugar, vamos a tener este colapso financiero. Nos estamos preparando para un colapso financiero masivo y creo que si Dios va a castigar a este país es probablemente la forma en que lo haría".

En ese momento, un televidente llamó y le preguntó al pastor cristiano si había alguna manera de evitar su profecía. La respuesta de Robertson fue esta: "Creo que sí, sí, pero debemos dejar de extender el lesbianismo y la homosexualidad. La única manera de detener la propagación de estas enfermedad, que está plagando el país, es hacer una especie de distinción obvia entre gays y la gente normal y heterosexual. Yo personalmente creo que debemos imponer como norma a la población gay que deban usar ropa de colores especiales, por ejemplo. Estoy pensando que tenemos que pasar por el Senado esto y hacerlo oficial. De esa manera, la gente normal sabría que la persona que lleva el color es un desviado sodomita y que tienen que permanecer lejos de ellos a toda costa, así como mantener a sus hijos lejos de su alcance", opinó el pastor Robertson.

El televidente interrumpió al pastor y le dijo que "eso suena muy parecido a lo que los nazis hicieron a los judíos en los acontecimientos que precedieron a la Segunda Guerra Mundial", refiriéndose al hecho de que los judíos de Polonia y Alemania fueron obligados a usar un parche distintivo con la estrella de David para que de esta manera fueras acosados y violentados.

Rapidamente el pastor Robertson defendiéndose dijo: "No creo eso. Estoy hablando tan solo de proteger a las personas normales de los Estados Unidos, no exponiendo gays y lesbianas como miembros de la población que deben ser torturados y sacrificados en campos de concentración. ¿Entiendes mi punto de vista aquí? -preguntó el pastor al anfitrión.

"Sí," contestó la persona que llamaba. "Pero también entiendo que estás tratando de hacer a los gays lo que los nazis le hicieron a mi pueblo hace más de medio siglo. Y estoy horrorizada por ello".

Cabe señalar que durante la opresión nazi, no sólo los judíos fueron identificados en sus vestimentas. También los homosexuales fueron marcados en los campos de concentración con un triángulo rosado invertido.

Proponen prohibir adopción a gays, lesbianas, hiduistas y ateos en Texas

James Frank, auto del proyecto de ley contra
adopción en Texas
Mientras que la propuesta del histórico evangélico era presentada en el Club 700, en el Estado de Texas sigue pendiente de debate el proyecto de ley HB 3859, que propone permitir a las agencias temporales de adopción y crianza el derecho de discriminar a los postulantes LGBT, ateos y minorías religiosas no cristianas.

Muchas agencias de adopción y de crianza temporal están dirigidas por iglesias cristianas y consideran los evangélicos que poder vetar a hinduistas, ateos y gays es parte de su "libertad religiosa". El proyecto de ley que estaba pendiente de votación a inicios de mayo, quedó suspendido hasta una nueva orden.

El representante estatal James Frank le dijo a la CBS que como cristiano sentía que la ley que los obliga a no poder restringir la adopción a los centros cristianos es terrible y que él desea que estos centros puedan vetar a no cristianos y LGBT pero conservando la financiación pública.

El proyecto de ley no permitiría a CPS discriminar basado en las creencias religiosas de sus empleados.

Pero Texas también se asocia con cientos de adopciones privadas y agencias de fomento, algunas de las cuales reciben fondos estatales. El proyecto permitiría a estas agencias reclamar la exención religiosa para trabajar con padres LGBT o padres de otra religión, sin temor a perder su financiamiento.

"Yo creo que se trata de adaptaciones razonables para que todos puedan participar en el sistema".
"Si tienes una agencia LGBT, van a elegir una familia LGBT, y si tienes una agencia Bautista, es más probable que escojan una familia Bautista", dijo Frank a la CBS. "Ellos son libres de hacer eso y deben ser libres para hacer eso."

Lo curioso es que en el Estado de Texas las entidades privadas de adopción son casi en su totalidad de los bautistas. La misma iglesia de Pat Robertson. No hay ninguna orientada a dar niños a LGBT o a hinduistas o ateos.

Los críticos del proyecto cuestionan su constitucionalidad. "El proyecto de ley permitiría la discriminación sobre la base de la creencia religiosa", dijo a Catherine Oakley al períodico The Daily Beast. Oackley, que es consejera legislativa de la Campaña de Derechos Humanos, afirmó: Con este proyecto se busca que una organización que recibe fondos de los contribuyentes y presta servicios en nombre de los contribuyentes de Texas puede descartar padres potenciales porque ellos tienen sun desacuerdo religioso con ellos".

Susan Bryant cuestionó el proyecto diciendo: "Supón que llamas a una agencia y dices 'Soy judío', y si la agencia es católica te cuelgan", dijo Bryant. "El proyecto de ley dice que usted puede ser referido a otra agencia, pero no hay mecanismo para establecer eso".

El activismo de James Frank en Texas recuerda el de la colombiana, y también evangélica, Vivianne Morales.
Lunes, 9 de Mayo de 2016

Testigos de Jehová publican vídeo para adoctrinar niños contra las familias homoparentales

Los Testigos de Jehová han publicado un vídeo educativo, en la que aleccionan a los niños sobre cómo deben comportarse con sus compañeros de colegio cuyos padres sean del mismo sexo. Su mensaje es que deben explicar a sus amiguitos que sus progenitores se condenarán eternamente si no cambian su orientación sexual.


El vídeo se titula “Un hombre, una mujer”, y muestra a una niña que consulta a su madre sobre una amiguita, que ha colgado en la pizarra, como ha hecho el resto de la clase, un dibujo de su familia en el que aparece junto a sus dos mamás. La niña explica que su profesora les ha dicho que “lo único que importa es que se quieran, y que sean felices”, una idea al parecer completamente descabellada, con la que su madre no está de acuerdo en absoluto.

“La gente tiene sus propias ideas sobre lo que está bien o lo que está mal, pero lo que importa es lo que sienta Jehová”, afirma contundentemente la madre. Así, procede a explicar a su hija que el matrimonio debe estar formado por un hombre y una mujer, pues “Jehová creó a Adán y Eva, varón y mujer, y le dijo al hombre que se uniera a su esposa. Lo mismo dijo Jesús”.

Como su hijita insiste en que quiere que su amiguita también sea feliz y vaya al cielo, como ella, la madre le da un ejemplo de por qué eso no será posible mientras sus madres sean lesbianas. “Es como cuando vas en un avión. ¿Qué pasa si alguien quiere llevar algo en el avión que no está permitido?”, a lo que la niña contesta:“¡que no puede viajar!”. “¡Exacto!”, prosigue la madre, “es lo mismo con Jehová, quiere que seamos su amigos, y que vivamos para siempre en el cielo, pero tenemos que seguir sus normas para alcanzarlo”.

La aleccionadora conclusión que la entusiasta madre ofrece a su expectante hija es la siguiente: “Para ir al cielo debemos dejar atrás algunas cosas, lo que incluye todo aquello que no apruebe Jehová. La gente puede cambiar, por eso debemos compartir este mensaje”. La niña entonces afirma convencida, con el mismo desbordante entusiasmo, que hablará a su amiguita del paraíso, de los animalitos y, subrepticiamente, de cómo Jehová no aprueba el “estilo de vida” de sus madres, y que deben dejar de ser lesbianas si quieren salvar sus almas, puesto que pueden cambiar. La madre, llena de orgullo por tener una hija que aprende el fanatismo y la intolerancia con tanta rapidez, le replica: “¡eso es genial!”.
Martes, 19 de Mayo de 2015

No sabemos si algún discípulo fue mariconcito: Obispo colombiano

El pasado jueves se realizó en Colombia un foro sobre matrimonio igualitario y adopción homoparental en la Universidad de los Andes. Como representante de la Iglesia Católica asistió el exsecretario de la Conferencia Episcopal Colombiana y actual obispo de Fontibón, Monseñor Juan Vicente Córdoba.

"No sabemos si alguno de los discípulos de nuestro señor era mariconcito, no sabemos si María Magdalena era lesbiana, no sabemos, parece que no, porque bastantes pasaron por sus piernas".

"Cuando dijo Jesús... Oye Juan estas muy así o muy asa, oye Juan estas caminando raro, Jesús nunca les dijo ¡Brutas que impresión!, ni tampoco ¡Machitos los quiero a todos!!". Comentó el prelado.

"No porque se es homosexual es pecado, hay heterosexuales pecadores, eso no es lo que marca el pecado, ni es malo ni bueno, ni enfermo ni sano", añadió Córdoba en su intervención en la universidad que ha dado conceptos científicos a favor de la adopción igualitaria.

Las declaraciones de Córdoba generaron muchas reacciones. Algunos vieron en ellas un paso adelante en la aceptación de las personas LGBTI por parte de la Iglesia Católica, mientras otros vieron que el uso del adjetivo "mariconcito" generaba remarcar la discriminación.

Juan Vicente Córdoba, cuando fue secretario de la Conferencia Episcopal de Colombia fue sumamente duro y reacio a la adopción homoparental y el matrimonio civil. En su momento se refirió a los derechos de familia como "adefesios"

En el 2012 le preguntó Semana.com: ¿El país sí está preparado para aceptar la adopción de parejas gay?

A lo que respondió: "No puede estar preparado. Es como si se dijera que estamos preparados para que venga un terremoto. No se trata de decir que como no se está preparado hay que prepararse. Eso la ley no lo acepta, no es familia."

Obispo de Fontibón Juan Vicente Córdoba
Sobre los fallos de la Corte Constitucional (único ente que ha defendido la igualdad de las personas LGBTI en Colombia) añadió:

"En estos casos la corte no ha cuidado la Constitución y por el contrario la altera. Es lo que llamamos un adefesio jurídico. Nuestro argumento no es de iglesia de fe, es un argumento jurídico. Esos cambios le corresponden al Congreso en un acto legislativo o un referendo."

El diario El Tiempo interpretó la postura de Córdoba en el reciente foro como un acxto de apertura de la iglesia. En este medio Córdoba pide disculpas por utilizar el término "mariconcito":

"Pero yo si reconozco que, en el foro, utilice algunas frases excesivamente coloquiales e inapropiadas. Por eso pedí disculpas públicamente a las personas que pudieron sentirse heridas u ofendidas por esas afirmaciones respecto a los apóstoles y María Magdalena. Y vuelvo a hacerlo ahora nuevamente."

No obstante las alusiones a que la Iglesia Católica no discrimina a los gays se mantuvo en su posición de negar la posibilidad de que los menores sean adoptados por parejas del mismo sexo:

"A los niños hay que dejarlos elegir, no podemos elegir por ellos, un niño abandonado por ejemplo, porque nosotros vamos a darle dos mamas o dos papas cuando ellos lo que perdieron fue un padre y una madre".


¡Claro! ¿Así como ellos eligieron venir al mundo por un par de padres irresponsables que los abandonaron? Hay casos en el que los menores han decidido irse con un padre adoptivo del mismo sexo. Como el caso del norteamericano Chandler Burr. Justamente en ese sonado caso este periodista afirmó en una entrevista a El Espectador:

“Fueron cientos de niños colombianos de los que supe a través de Kidsave, un programa internacional de adopción en Colombia. La mayoría de estos niños provienen de unas condiciones que uno no se imaginaría. Mis hijos, José y Ángel, vivían en una casa de barro, sin agua potable, completamente desamparados y desnutridos. Los padres biológicos de José y Ángel, en ese entonces de 11 y 7 años, eran campesinos oriundos de un municipio a pocos kilómetros al sur de Mogotes, Santander, al cual sólo se podía llegar en burro. Fue allí donde crecieron desprotegidos durante años hasta que pasaron al cuidado del ICBF, luego de que tuvieron que ser llevados al hospital por un caso de desnutrición extrema. “José, el mayor, pasó cerca de un mes hospitalizado, estuvo a punto de morir”, explica Chandler.

No obstante, a pesar que sus hijos adoptivos querían estar con él, la Iglesia se opuso y fue un fallo de la Corte Constitucional la que le permitió en últimas la adopción.
"Ese día [cuando le quitaron a sus hijos] entendí que en Colombia el fanatismo religioso es serio y que pareciera que la división del Estado y la Iglesia no existiera. Le explico: ser gay es como ser zurdo, no hay nada malo empíricamente, mientras que el fanatismo religioso sí lo es, sólo basta ver el trato que les dan en la Iglesia a la mujer, el celibato, los anticonceptivos, que podrían salvar millones de vidas, todo por mantener un dogma que en muchas ocasiones, como en el caso de la adopción igualitaria conjunta, viola los derechos de los niños."
Volviendo, al caso del foro, Monseñor Córdoba tampoco está de acuerdo con el matrimonio:

"Respetamos las uniones homosexuales, no las consideramos pecado pero para la iglesia no son matrimonio ni pueden llamarse familia".

¿Y si para la Iglesia Católica no es familia que más da? Para los Testigos de Jehová las transfusiones de sangre no son método médico válido y por eso no se va a cambiar la medicina. Justamente de eso se trata la laicidad, o la separación del Estado de las iglesias. 

Lo curioso de los cambios sociales de la Iglesia es que ella siempre se ve obligada a realizarlos, no por iniciativa propia, sino por la presión de la sociedad liberada. No fue la Iglesia Católica la que llevó la bandera en la eliminación de la esclavitud, la democracia, el voto femenino, o la libertad de prensa. De hecho, la Iglesia se opusó con vehemencia a estas conquistas sociales en su momento. La Iglesia Católica y el cristianismo en general, son más un lastre que un motor para las libertades ciudadanas. De hecho, si este debate no se hubiese hecho en Bogotá sino en Uganda sin duda la posición del prelado católico es la de mantener la penalización de la homosexualidad. Por eso, es que me parece curioso como muchos gays y lesbianas de crianza católica prefieren seguir dentro de esa institución, en lugar de separarse de ella.
Lunes, 18 de Mayo de 2015

Una visita de evangélicos con final poco corriente


Una viñeta de Victoria Rubio sobre la forma como se pueden espantar un par de evangélicos en cruzada contra los derechos sexuales y reproductivos.

Martes, 14 de Abril de 2015

Atención: Pastores cristianos donarán todos sus ingresos a los huérfanos!


¡Atención! Los pastores César Castellanos (Misión Carismática Internacional), Patricia y Ricardo Rodríguez (Iglesia Avivamiento) han anunciado que destinarán semanalmente doscientos millones de pesos semanalmente (unos 75,000 euros o 79,133 dólares estadounidenses al precio de hoy) de sus ingresos de diezmos y ofrendas de sus megaiglesias para subsidiar la adopción de los once mil niños abandonados por parejas heterosexuales en Colombia. Esto para que las parejas homosexuales no puedan adoptar ni uno solo.

En realidad lo anterior nunca fue anunciado. Lo único que se sabe es que ellos consideran más ético que esos once mil niños se queden sin ser adoptados antes que estén con una pareja homosexual - a la que consideran una abominación, según la Biblia. 

Paradojicamente enriquecerse con la credulidad de la gente no es inmoral, ni mucho menos abominable.

Ver: La adopción homoparental a la luz de las evidencias refuta a los religiosos homófobos
Lunes, 23 de Febrero de 2015

Carta abierta a Viviane Morales

(Puede twitearla a @moralesviviane)
Febrero 23 de 2015

Doctora Viviane Morales quiero llamar su atención para hablarle sobre su propuesta de referendo para limitar a las personas homosexuales y solteras la posibilidad de adoptar. Para ello me referiré primero a Viviane la política, y luego a Viviane, la creyente de la Iglesia Cristiana Carismática Tabernáculo de la Fe.

A Viviane la política quisiera recordarle que la democracia no solo es la voluntad de las mayorías, sino también implica el respeto por los derechos de las minorías. Justamente los gobiernos que han reprimido los derechos de las minorías, sean estas políticas, religiosas, sexuales o étnicas han tenido como característica el de ser dictaduras. De hecho, la convivencia en democracia debe incluir la imposibilidad que un grupo, así sea mayoritario, oprimiese a otros grupos. Dentro de estas reglas, los derechos de las minorías juegan un papel importante en una sociedad plural, como es el caso de la sociedad colombiana.

Su propuesta de referendo tendrá que pasar por el visto bueno del Congreso y luego de la Corte Constitucional, razón por lo que aún no se puede decir que se va a realizar, pero si se puede decir que usted está olvidando la mencionada condición de no aplastar a las minorías bajo el argumento de ser mayoría.

En 1991 escuchaba a un sacerdote católico en la televisión que se mostraba en desacuerdo con que la Iglesia Católica perdiera el carácter de religión oficial en la Constitución que estaba en construcción por aquel entonces. Él argumentaba que el catolicismo era la religión de la mayoría de los colombianos y que al ser la democracia el gobierno de las mayorías debería seguirse consagrando la confesionalidad del Estado. ¿Qué tal que en aquel entonces se hubiera decidido la libertad de cultos por un referendo? De seguro no habría pasado y todavía los evangélicos, como usted, serán ciudadanos de segunda clase a causa de sus creencias.

Dice usted que “la adopción no es un derecho de las minorías”. ¿Le gustaría que ese criterio se aplicara también a las minorías religiosas”? ¿Sería justo?

Cuenta su correligionario y copartidario, el pastor Gonzalo Guzmán Naranjo, que cuando él era niño en el municipio de Apulo, Cundinamarca, “los chinos de la escuela me tiraban piedra por ser evangélico.[i]Antes de la Constitución de 1991 ustedes, los evangélicos eran una minoría perseguida y lo eran mucho más mientras más atrás en el tiempo nos remontásemos. Pero ahora usted y sus correligionarios han pasado de ser perseguidos a ser perseguidores. Bajo criterios teológicos los católicos se oponían a perder el monopolio de decir que se debía creer, y ahora ustedes bajo criterios sacados de su biblia desean imponer como deben ser las familias en Colombia. ¡Que tristeza!

Y es más triste aún que estas voces que piden cortar libertades, vengan precisamente del Partido Liberal Colombiano. Partido que precisamente sostiene como principio básico la no discriminación: Artículo 4. Numeral 2. “Igualdad. En el Partido Liberal no habrá discriminación o privilegio por razones ideológicas, económicas, sociales, de sexo o religión…”

Manifiesta usted que su deseo es proteger a la familia, proteger a los menores. ¡Menuda protección dejando a tanto niño desamparado creciendo sin lazos familiares en un orfanato! Dice la revista Semana que “En los últimos cinco años el número de niños adoptados en Colombia pasó de 3.058 en 2010 a 1.148 en 2014, una reducción del 62%.”

Según La República son 164 parejas del mismo sexo las que están dando la pelea por adoptar[ii]. Se trata de al menos de 164 niños en los que su sueño de ser parte de una familia se ven amenazados por quienes no los adoptarían pero si se rasgan las vestiduras, como los fariseos de tiempos de Jesús, gritando proteger a la familia.

“Proteger a la familia” es el mantra conservador que ahora usted repite mientras recibe gritos de amén. Pues bien doctora, le recuerdo que el “proteger a la mujer” fue el argumento que usaron los conservadores para oponerse a los derechos de las mujeres. Derechos que si hubieran sido llevados a consulta popular no habrían sido aprobados.

Decía en la década de los años treinta el representante conservador Muñoz Obando respecto al derecho de la mujer de poder administrar sus bienes que “las mujeres colombianas están empeñadas en quebrar el cristal que las ampara y las defiende[iii]y Enrique Santos Montejo escribía años después sobre el voto femenino: “Salvémosla y no la sometamos al voto femenino, que será el paso inicial en la transformación funesta de nuestras costumbres y en la pugna entre los sexos”.

¡Suenan tan parecidas estas palabras a las que usan hoy los enemigos de los derechos de las minorías sexuales! Por eso creo que usted está en el lugar equivocado, no solo de partido, sino también de la historia. Usted caería mejor en el Centro Democrático o en el Partido Conservador. Si doctora Morales, creo que su lugar es junto a Muñoz Obando, Laureano Gómez, al procurador Ordoñez, los perfectos de la Inquisición de Cartagena, a los anti-abolicionistas y en general, junto a la godarria que tradicionalmente ha puesto trabas a la igualdad en este país.

Dijo también usted a la revista Semana que “Estos [temas] son aquellos que tocan la fibra ética de la sociedad” razón por la que debe llevar a consulta el hecho de si pueden ser familia en igual de condiciones un par de lesbianas o de gays. Añadió usted que “No desdeño el hecho religioso, como no se puede desdeñar la religión en ninguna sociedad porque es el sustrato cultural e histórico de las sociedades.[iv]Y es aquí cuando deseo dirigirme a la Viviane religiosa.

Hablaré directamente y sin tapujos. Usted no lo dirá en el Congreso ni en una entrevista a Semana, pero usted cree que los homosexuales somos inmundos y abominables. No nos digamos mentiras, eso es lo que en su iglesia creen. Los he escuchado mientras predican y citan Levítico 18:22, esa es la postura de sus pastores, y es lo que expresan sus correligionarios en la Internet. Ese es “el sustrato cultural e histórico” con el que el cristianismo nos ha llevado desde las galeras a la hoguera.

Habla usted de ética y para ello se vale en la Biblia. ¡Qué mal está doctora Morales! Pues si por la Biblia fuera no se había abolido la esclavitud. El capítulo 21 del Éxodo da normas sobre la esclavitud y el apóstol Pablo escribe a Filemón para que no tome represalias contra el esclavo Onésimo que huyó de él sin reprochar jamás esta acción. No hay una sola palabra en la Biblia en contra de la esclavitud, tampoco una sola en contra del maltrato hacia los animales. Al contrario, hay versículos que piden no levantarse contra la autoridad, y un enorme listado de textos que piden sacrificar animales inocentes dizque para expiar los pecados humanos. ¡Verdaderamente inhumano! ¿Y ese es el libro con el que usted quiere indirectamente legislar?

En el mismo libro que saca sus objeciones hacía la homosexualidad se lee: “Si llegas a tener esclavos y esclavas, cómpralos de los pueblos a tu alrededor(Levítico 25:44)”. Dígame doctora Morales, ¿Piensa que se puede comprar esclavos de Perú o de Venezuela? En Deuteronomio 13: 10 se da la orden de apedrear  a quien intente apartar a alguien al culto a Jehová ¿Le gustaría mandar apedrear a los ateos y agnósticos? ¿O también a las mujeres que cometan adulterio? (Deuteronomio 22:22). En Oriente Medio el Estado Islámico y la teocracia de Irán ya lo hacen. ¿Hacía allá nos quiere llevar doctora Viviane?

De seguirse al pie de la letra ese libro que promulga su iglesia, sus pastores y usted, también tendría que entrar a prohibir los tatuajes (Levítico 19:28), pero más aún usted no podría ejercer poder alguno, por estar subordinada al varón. “Yo no permito que la mujer enseñe ni que ejerza autoridad sobre el hombre, sino que permanezca callada”. (1 de Timoteo 2:12).

Su homofobia nace de la Biblia, esa es la razón por la que la mayor parte de evangélicos, bautistas, mormones, adventistas y católicos practicante se oponen a los derechos de la población LGBTI. Y es la misma razón por la que la mayor parte de los ateos y agnósticos vemos como segregación y prejuicio el seguir manteniendo la inequidad en derechos sociales y en la posibilidad de formar familia a las personas gays, lesbianas, bisexuales y transexuales.

Pero los tiempos han cambiado, en 2012 solo el 17% de los jóvenes se mostraban a favor de la adopción homoparental[v], hoy en el 2015 en la capital el 20% se encuentra a favor[vi], y la aceptación va creciendo a medida que se visibilizan casos de hogares homoparentales como el del bloguero bumangués Sebastián Villalobos con su video en YouTube “Tengo dos mamás”, cuyo testimonio invito a conocer[vii].

Reitero mi llamado a que se pase al lado correcto de la historia. No queremos que usted se convierta en la Sarah Palin de Colombia. Al mundo le sobran intolerantes y le falta amor y bondad. Bondad que cientos de familias homoparentales de Colombia y el extranjero podrían (¡y podrán en un futuro!) darle a niños que fueron abandonados por sus heterosexuales padres. No impida la adopción que usted o sus pastores no van a realizar, a menos que, iglesias como a la que usted pertenece destinaran los 9,7 billones de pesos de patrimonio libre de impuestos que tienen[viii], para ubicar y mantener en hogares heterosexuales los más de diez mil niños que el ICBF tiene bajo su custodia. Esto último para cumplir eso de “vende todo lo que tiene y dalo a los pobres (Marcos 10:21)”. Pero dudo que usted o su iglesia lo hagan.

El futuro de una Colombia más justa e igualitaria está pendiente de las decisiones que se tomen sobre los derechos de las minorías y de los niños en condición de abandono. Ojalá la razón y las evidencias la guíen y no lo siga siendo un libro esclavista, machista y homofóbico de la edad de bronce.

Muchas gracias.

Atentamente,

Ferney Yesyd Rodríguez Vargas

Licenciado en biología, activista ateo y por el Estado Laico.





[i] Guzmán Gonzalo en “Valores Cristianos” Enero de 2015, Pág. 4.

[ii] Al menos 164 parejas del mismo sexo dan la pelea para adoptar http://www.larepublica.co/al-menos-164-parejas-del-mismo-sexo-dan-la-pelea-para-adoptar_216536  

[iii] Peláez Mejía, María Margarita. “Derechos políticos y ciudadanía de las mujeres en Colombia”, http://websuvigo.es/pmayobre

[v] El matrimonio gay divide aguas en América Latina http://blog.livra.com/es/encuesta-matrimonio-gay/
Lunes, 27 de Octubre de 2014

Evangélicos y católicos contra cuento de preescolar

¿Por qué las religiones se esfuerzan por tener acceso a la educación infantil? Porque llegando a las personas desde pequeñas es más factible establecer creencias. Los dogmas religiosos, y también los prejuicios (algunos de ellos ligados) son fácilmente transmisibles a temprana edad. Por esto, una iniciativa de presentar una historia de respeto y tolerancia para niños de edad preescolar sobre la realidad homoparental titulada "Nicolás tiene dos papás" a reanimado los ánimos de los evangélicos chilenos.

"Nicolás tiene dos papás" es un cuento para niños de preescolar que cuenta la historia de un chico que vive con dos padres homosexuales.

El texto fue producto de la ONG Movilh (Movimiento de Integración y Liberación Homosexual) y contó con la financiación de la Unión Europea y por la Embajada del Reino de los Países Bajos en Chile.

Cuenta además con el apoyo de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji), organismo gubernamental dependiente del Ministerio de Educación que rige las instituciones preescolares. Este material pedagógico llegará a los jardines y escuelas que lo soliciten.

Rolando Jiménez, vocero del Movilh dijo a la BBC que este cuento "es un material pedagógico que le da a los niños herramientas que permitan visualizar las distintas formas de hacer familia".

"Y con tango fueron tres" fue un cuento que narró la historia
 real de dos pingüinos machos que adoptaron un huevo en un zoológico
 y criaron al polluelo de manera conjunta. 
Este cuento fue prohibido en muchas bibliotecas estadounidenses.
Ver: 
Uno de los primeros de poner el grito en el cielo fue el presidente de la Mesa Ampliada de la Unión Nacional Evangélica, el obispo Emiliano Soto quien dijo que el cuento es perjudicial "Porque violenta la mente de un niño de tres o cuatro años, todavía sin conciencia real de lo que es la vida, ponerlo a definir una concepción diferente de lo establecido".

¿Violenta la mente de un niño explicarle que hay diferentes formas de familia y que no se deben discriminar a los niños que viven en otros tipos de familia? Lástima que el obispo nunca dijo algo similar contra los padres que utilizan palabras ofensivas contra los gays y lesbianas delante de sus hijos. Violento ha sido el ataque de ellos contra la igualdad jurídica de las personas LGBTI, y a propósito, ¿cómo puede llamarse el adoctrinamiento a niños pequeños de que hay un lugar de tortura eterna a quien no acepte a Jesús como dios y salvador?

La organización Acción Familia, una agrupación de católicos cuyo fin es "preservar los principios y tradiciones cristianas de la Familia chilena", según explican en su sitio web, comenzó una campaña de junta de firmas para protestar contra la distribución del cuento ante el ministro de Educación.


"Es claro que la publicación de este manual es un incentivo para que los niños, a partir de los 4 años, no tengan reparos a las conductas homosexuales. Esta es, a nuestro entender, una deformación moral de los niños en la más tierna infancia. Y esa deformación está avalada por el Estado", aseguró Juan Antonio Montes, director de Acción Familia.


Por su parte la psicóloga infantil Maribel Corcuera respondió a BioBio Chile sobre el impacto que puede tener este libro, y el tema en general a los niños: "Que un niño tenga un daño en la vida porque se le hable de la homosexualidad, eso no va a ocurrir. Pero también creo que deberían existir otros libros: Nicolás tiene dos mamás, Nicolás tiene una mamá y dos papás, o Nicolás vive con su papá, etc. Creo que se no es importante atacar una de las realidades sino también las otras".

En 2009 el blog Sin dioses informó de un cuento infantil sobre familia homopantental basado en la historia de unos pingüinos. Este fue prohibido en muchas bibliotecas o se les puso una etiqueta de advertencia para los padres. Ver cuento en Youtube

Dejo aquí el cuento de la discordia, que para Sindioses.org es un loable ejemplo de educación para la convivencia y el respeto y esperamos que se repita en otros países hispanos.

Ver: La adopción homoparental a la luz de las evidencias refuta a los religiosos homófobos


 












Miercoles, 29 de Agosto de 2012

Ateos de Bogotá se manifiestan por un Estado Laico

El Estado Laico en Colombia ha sido violentado por muchos funcionarios católicos y protestantes, pero de manera muy especial por Alejandro Ordoñez Maldonado, procurador general de la nación.

Ordoñez han antepuesto sus convicciones religiosas, católicas, a su desempeño como funcionario público. Por esto ha arremetido contra los derechos de las mujeres, de gays y lesbianas y ha destinado fondos públicos para promover un oratorio católico.

Por lo anterior, la Asociación de Ateos y Agnósticos junto con los Ateos de Calí y otras sesenta agrupaciones, que incluyen antitaurinos, animalistas en general, agrupaciones de feministas, de derechos LGBTI y derechos humanos en general han enviado cartas al Presidente de la República, al Consejo de Estado y a la Corte Suprema de Justicia para que no incluyan a Alejandro Ordoñez en la terna y no ejerza ese cargo nuevamente.

Mientras se hacía la entrega de la carta más de 70 personas se hicieron presentes para pedir un Estado Laico. Les dejo copia de la carta enviada:

Bogotá, agosto 28 de 2012

Doctor
Juan Manuel Santos Calderón
Presidente de la República de Colombia
Casa de Nariño
E. S. D

Ref. Solicitud ciudadana para que el Presidente de la República no incluya al Señor Alejandro Ordoñez Maldonado en la terna para el cargo de Procurador General de la Nación

Presidente Santos,
 

En el ejercicio pleno de nuestros derechos constitucionales y legales y en el ejercicio de la ciudadanía las y los abajo firmantes nos dirigimos a Usted por ser la autoridad competente y quién a través del voto popular juró proteger y garantizar los derechos humanos del pueblo colombiano, para que NO incluya en la terna para elegir Procurador General de la Nación, al procurador actual, Alejandro Ordóñez Maldonado. Nuestra solicitud se funda en el imperioso respeto al estado laico colombiano, a los derechos constitucionales y a las normas que protegen derechos humanos en nuestro país. 
La Constitución de 1991 en el articulado que desarrolla los principios fundamentales, así como los derechos fundamentales específicamente los artículos 16, 18 y 19 y concordantes, determina que Colombia NO se regirá por conciencia, dogma o doctrina religiosa alguna y que las instituciones velarán para que las ciudadanas y ciudadanos gocen sus derechos constitucionales, algo que ha sido ratificado reiteradamente por la Corte Constitucional. 

Sin embargo, el ejercicio público que ha realizado Alejandro Ordoñez Maldonado, como Procurador General de la Nación, a través de diversos pronunciamientos públicos ha expresado su claro rechazo e inobjetable y radical oposición al reconocimiento de los derechos sexuales y derechos reproductivos como son la interrupción voluntaria del embarazo, el derecho al libre desarrollo de la personalidad, a los derechos reconocidos a las parejas del mismo sexo, y a la difusión de programas que protejan la salud sexual y reproductiva. De igual modo se ha pronunciado en diversos aspectos de la dinámicas social y política del país como fue el aceptar que considera que las corridas de toros hacen parte de la expresión cultural de un pueblo; además de tener dudosas actuaciones cuando fue Consejero de Estado en favorecimiento a algunos militares implicados con el paramilitarismo, entre muchas otras actuaciones que se mencionan a continuación:

• Solicitó la nulidad de una sentencia de la Corte Constitucional que ordenaba al Ministerio de Protección Social, al Ministerio de Educación, la Defensoría del Pueblo y la Procuraduría General de la Nación, diseñar y poner en movimiento campañas masivas de promoción de los derechos sexuales y derechos reproductivos de las mujeres, especialmente relacionados con la interrupción voluntaria del embarazo.

• Se ha negado a permitir que se conozcan ampliamente los tres casos en los que está despenalizado el aborto en Colombia, según la sentencia C-355 del 10 de mayo del 2006 de la Corte Constitucional y ha equiparado los métodos anticonceptivos con el aborto, teniendo pleno conocimiento de que son diferentes.

• Considera a las personas LGBTI como ciudadanos y ciudadanas de segunda clase, oponiéndose a la adopción homoparental y el matrimonio igualitario de parejas del mismo sexo, a pesar de estar reconocido en la Constitución que todas las personas somos iguales y tenemos los mismos derechos ante la ley, y que cuatro importantes Universidades dieron concepto favorable a este respecto. Alejandro Ordóñez ha hecho gala de su homofobia en su libro “Hacia el libre desarrollo de nuestra animalidad” en el que de manera prejuiciosa arremete contra las personas homosexuales a quienes califica de “antinaturales”, retomando conceptos propios de la moral católica, y de la de Tomás de Aquino, específicamente. Su actuación desconoce la sentencia T-716 del 2011 que ratifica que las parejas del mismo sexo sí son familia, así como los estudios de muchos centros universitarios que ratifican que la orientación homosexual no es una enfermedad y que las parejas del mismo sexo pueden adoptar menores. 

• Mantiene una ética especicista, en la que considera inferiores a otros organismos sintientes, posicionándose a favor de las corridas de toros, calificándolos como bienes de interés cultural, lo que a nuestro juicio perpetúa la cultura de la violencia, el sadismo y la muerte, en una nación que debería encaminarse hacia la compasión y la bondad, como la vía para alcanzar la paz que Colombia se merece.

• Se opone al derecho que le asiste a una persona de poder elegir por una muerte digna de manera que no tenga que soportar una larga agonía, por medio de la eutanasia de libre elección; con esta postura el procurador quiere imponer una visión religiosa particular violentando con ello la laicidad del estado colombianao y otros derechos fundamentales. 

• Favorece a la Iglesia Católica en la procuraduría, destinando dineros públicos para actos religiosos, en detrimento de las minorías que no suscriben la religión católica, pero que también pagan impuestos, no precisamente para que se utilicen en la promoción de un credo particular.

Los anteriores son solo algunos ejemplos que demuestran cómo las creencias religiosas del actual Procurador General de la Nación condicionan y afectan el ejercicio de sus funciones. Por ello y por las razones expuestas sus actuaciones promocionan los fundamentalismos de la homofobia, la misoginia, la crueldad contra los animales y principalmente violan el principio constitucional del Estado Laico. 

Señor Presidente, incluir a Alejandro Ordoñez Maldonado en la terna cierra los caminos abiertos para el ejercicio real y cotidiano de la libertad religiosa en Colombia y riñe con los procesos que hacen efectiva la separación entre los poderes eclesiales y los civiles. Esperamos que sus principios liberales lo guíen en su decisión de NO TERNARLO, lo cual afectará a un país que no puede continuar desangrándose no solo por la guerra, sino por la incapacidad de respetar la diferencia y de no considerar que la aniquilación social, política o vital son la solución para nuestros conflictos.


Miercoles, 16 de Mayo de 2012

Carta al Senador Edgar Espíndola Niño

El pasado 11 de mayo se realizo un acto religioso en el Senado de Colombia, en el que el senador pentecostal Edgar Espíndola aprovechó para hacer declaraciones homófobas en un espacio que debe sr laico. Por tal motivo la Asociación de Ateos y Agnósticos de Bogotá ha creado un evento para hacer llegar al congresista la siguiente carta de protesta:

Bogotá, Mayo 16 de 2012


Senador


Edgar Espíndola Niño
Ciudad

Cordial saludo.

Por medio de la presente le manifestamos nuestro inconformismo con su actuación la semana pasada, cuando aprovechó su cargo para promover y participar en un evento religioso junto con la Sociedad Bíblica de Colombia y trescientos pastores evangélicos en las instalaciones del Senado, algo que afecta la laicidad del Estado, ya que en su calidad de senador de la República se permitió patrocinar una creencia religiosa particular.

En el marco de la “Quinta Jornada Mundial de Oración”, usted aprovechó para subordinar la laicidad del Estado colombiano a las creencias religiosas de un grupo de personas del cual hace usted parte. Como si no fuera suficiente la violación del laicismo estatal establecido en la Constitución, sus declaraciones durante el acto resultaron lamentables. Es inconcebible que una persona que dice defender una Constitución que garantiza la igualdad y no discriminación, realice declaraciones que perpetuan la homofobia en la sociedad colombiana.

Ha dicho usted: “Nos preocupa que la Corte quiera legalizar la adopción de niños por estas parejas, yo no soy homofóbico, respeto lo que la gente quiera hacer con su cuerpo, aunque no lo comparta, pero hay que advertir que es una conducta antinatural, pero no hay que obligar a los colombianos a caer en prácticas sexuales dándole gusto a una minoría”.

Sus afirmaciones no sólo resultan discriminatorias, sino que además parten de la supina ignorancia acerca de la naturaleza. Como se ha registrado en miles de especies animales, a lo largo y ancho del mundo, la orientación homosexual es común en la naturaleza. Y según estudios, como los del sexólogo Alfred C. Kinsey, se encuentra establecida en todas las culturas y tiempos de la humanidad. Lo que sí resulta “antinatural” es que a esta altura de la historia y con el cúmulo de conocimiento sobre sexualidad, existan aún personas que aprovechen puestos de influencia y poder, para defender prejuicios anacrónicos, nacidos de la ignorancia y la superstición.

De modo similar, si quisiéramos entrar en el terreno de las falacias naturalistas, tampoco es que tenga mucho que aportar alguien cuyos actos discriminan; ya que al basar su postura en un libro que habla, entre muchos otros temas, sobre serpientes parlantes, mujeres-costilla, frutos mágicos, hombres que viven por tres días en el estómago de un gran pez, genotipos que cambian por hacer saltar a una hembra preñada sobre una rama descortezada (Génesis 30) y el geocentrismo (que afirma que el Sol orbita alrededor de la Tierra) (Josué 10).

Comprendemos que el rechazo a la evidencia, el apego dogmático a un libro, y los prejuicios contenidos en este son parte fundamental de las creencias y prédicas de la Iglesia Pentecostal, a la cual usted pertenece. Respetamos que crean en eso. Pero lo que no respetamos, ni compartimos, es que pretendan imponer los preceptos propios de su culto a toda la sociedad. Es esto similar a que un legislador Testigo de Jehová quisiera imponer a toda la sociedad la prohibición a las transfusiones de sangre, o que un legislador adventista quisiera imponer a todo el país la observancia del sábado.

Le recomendamos seguir el ejemplo del expresidente frances Valéry Giscard d’Estaing quien en 1974 afirmo en una entrevista con el Papa Juan Pablo II ‘ (…) Yo soy católico, (…)pero soy presidente de la República de un Estado laico. No puedo imponer mis convicciones personales a mis ciudadanos (…) sino (más bien lo) que tengo que (hacer es) velar porque la ley se corresponda con el estado real de la sociedad francesa, para que pueda ser respetada y aplicada. Comprendo, desde luego, el punto de vista de la Iglesia católica y, como cristiano, lo comparto. Juzgo legítimo que la Iglesia católica pida a aquéllos que practican su fe que respeten ciertas prohibiciones. Pero no es la ley civil la que puede imponerlas con sanciones penales, al conjunto del cuerpo social”. Y añadía: "Como católico estoy en contra del aborto; como presidente de los franceses considero necesaria su despenalización”.

No pedimos que cambie sus convicciones, puesto que creemos en las libertades civiles y en su derecho de profesar su fe, pero consideramos su actuar como una afrenta directa contra la democracia colombiana.

Queremos recordarle que el artículo 4° de la Ley 133 de 1994 dice que “El ejercicio de los derechos dimanantes de la libertad religiosa y de cultos, tiene como único límite la protección del derecho de los demás al ejercicio de sus libertades públicas y derechos fundamentales”. Por eso le solicitamos amablemente, que no intente imponer en toda la sociedad la moral sexual y los prejuicios propios de su credo religioso.

Asímismo queremos hacer énfasis en que usted es un senador de la República y en esa medida, usted no puede juzgar – eso le corresponde a la Rama Judicial, de la cuál hace parte la Corte Constitucional. Para alguien que dice respetar la Constitución, le queda muy poca credibilidad ponerse a usurpar funciones que no le corresponden –y para colmo, acusar de eso a una entidad que sólo está haciendo su trabajo, como es el caso de la Corte Constitucional-.

Le recordamos que usted es un representante de la sociedad colombiana en virtud, no de ninguna confesión religiosa, ni de la Biblia, sino de la Constitución que usted se empeña en pisotear. Así que le sugerimos que la tenga a mano cuando pretenda imponer sus anacrónicos prejuicios al resto de la sociedad. Porque si lo hubiera hecho, se habría dado cuenta que la Carta Magna establece la forma de constituir familia:

La familia es el núcleo fundamental de la sociedad. Se constituye por vínculos naturales o jurídicos, por la decisión libre de un hombre y una mujer de contraer matrimonio o por la voluntad responsable de conformarla (Artículo 42).

Si se hubiera tomado el trabajo de leerla detenidamente, entendería que la Constituyente concibió tres maneras de constituir una familia. Se los vamos a enumerar:
1°) Por vínculos naturales o jurídicos.
2°) Por la decisión libre de un hombre y una mujer de contraer matrimonio.
3°) Por la voluntad responsable de conformarla.

Para efectos prácticos, esto significa que si dos personas del mismo sexo, en edad de contraer matrimonio, quisieran hacerlo, formando un vínculo jurídico, bien podrían hacerlo, conformando una familia. Y si dos personas del mismo sexo, con uso de razón, tuvieran la voluntad responsable de conformar una familia, eso por Constitución, ya es una familia.

Lamentamos que usted ataque a la Corte Constitucional por reconocer derechos a la comunidad LGBT cuando afirma que “la Corte Constitucional erradamente ha venido sentando jurisprudencia… al querer concebir una familia diferente a la concebida en la Constitución Nacional”. Notamos en estas declaraciones que le molesta que la Corte haya reconocido el derecho a la igualdad a la comunidad homosexual y que desconoce usted la realidad de la sociedad moderna, en la que miles de parejas del mismo sexo viven, comparten sueños, deberes y responsabilidades. Estas parejas son colombianos que pagan impuestos y que están protegidos por la Constitución.

Dijo usted que “le queremos decir a la Corte Constitucional que no legalice relaciones que están por fuera del marco constitucional”. No es que la Corte legisle. Es que, afortunadamente, ésta ha llenado las omisiones legislativas conforme al sano principio de la igualdad y los mandatos constitucionales, ya que el Congreso no actúa porque tiene en su seno a muchas personas prejuiciosas como usted. Es por esto que la Corte está obligada a llenar, por el principio de igualdad, la omisión que el Congreso se niega a cubrir.

Tampoco podemos pasar por alto su afirmación de que Colombia “tiene futuro en la medida que abramos nuestro corazón a los principios y a los valores cristianos”. Si fuera tan amable, nos gustaría que nos diga cuáles valores cristianos exactamente.

Si se toma como guía la Biblia en lugar de nuestra Constitución laica ¿Qué impediría que, por “defender la familia”, se lapide a las mujeres adúlteras (Levítico 20:10)? ¿Qué impediría que por defender la fe como valor se pudiera matar a los ciudadanos que no guarden el sábado (Éxodo 31:14)? ¿Da la Biblia un aval para que los adventistas puedan matar a los pentecostales?, ¿Qué impediría tomar las mujeres de los pueblos vencidos en batalla como esclavas, tal como lo indica Jueces 21? De ser así, ¿se podría hacer esto en Colombia con las guerrilleras capturadas por el Ejército?, ¿Adhiere usted también a la inferioridad de la mujer siguiendo textos paulinos como 1 de Corintios 11:3, 7 y 9?, O ¿Qué impediría quemar libros, siguiendo el ejemplo del protestante Juan Calvino? ¿O tal vez, de nuevo siguiendo las sugerencias calvinistas, quemar herejes y científicos que desafían los dogmas, como fue el destino de Miguel Servet, al proponer la que hoy sabemos que es la explicación de cómo funciona la circulación pulmonar?

La oposición actual al reconocimiento de los derechos a la comunidad homosexual por parte de los evangélicos, católicos y ortodoxos, nos recuerda cómo la Convención Bautista del Sur y la Iglesia Metodista Episcopal del Sur se opusieron en el siglo XIX a la abolición de la esclavitud en Estados Unidos porque -sin equivocarse- afirmaban que la Biblia no sólo no la condena, sino que legisló sobre cómo realizarla. Si tomáramos la Biblia para decidir qué derechos reconocer y cuáles no, como lo hacen usted y los pastores con los que usted se reunió en el Senado, ¿Qué impediría poder comprar esclavos siempre y cuando sean de naciones vecinas tal como lo estipula Levítico, 25:44? Díganos senador: ¿Los podemos comprar de Venezuela o de Ecuador?

Por cierto, la Biblia, ese libro religioso que ensalzó en el Senado junto con centenares de pastores evangélicos, hace un llamado en Levítico 20:13 al asesinato de los homosexuales (“ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre”). ¿Es ese el valor cristiano al que usted se refiere? ¿Es por ello que usted se ha formado un prejuicio homofóbico? ¿Es por esto que usted dice que el amor entre un par de gays o de lesbianas es una abominación mientras que a la vez dice no ser homofóbico? Porque resulta algo incongruente oponerse a la homosexualidad, tal como la Biblia manda, pero no aplicar el castigo que este libro ordena. Quedamos a la espera de sus aclaraciones.

Volviendo al tema de la adopcion homoparental, debemos recordarle que la Corte Constitucional consultó a cuatro importantes universidades colombianas: la Universidad Nacional, la Universidad del Valle, la Universidad Javeriana y la Universidad de Los Andes. Y todas ellas han dado un concepto favorable a la adopción por parte de las parejas del mismo sexo. Por esto, le pedimos el favor, que valore las evidencias académicas del siglo XXI en lugar de estar alabando un libro de la edad de Bronce en un espacio que debe ser laico, como el Senado de la República.

Por otra parte no entendemos su declaración de que “no hay que obligar a los colombianos a caer en prácticas sexuales dándole gusto a una minoría”. Creemos senador, que usted no ha entendido que en ningún momento se hará obligatorio formar parejas homosexuales y adoptar. De eso puede estar seguro. De lo que se trata es de permitir que parejas del mismo sexo puedan formar una familia, que niños abandonados puedan ser adoptados por seres humanos amorosos, y que los niños ya existentes en hogares homoparentales -como la niña criada en el hogar de lesbianas que suscitó la demanda que hoy analiza la Corte Constitucional- puedan tener la protección legal y social de ambas madres, y no de una sola.

Mientras tanto, a la luz de los hechos expuestos, consideramos que le está debiendo usted una disculpa a la comunidad LGBT colombiana por sus desdichadas y completamente desinformadas declaraciones y a todos los colombianos, en cuyo nombre y con cuyo dinero celebró un acto religioso violando el principio constitucional de laicismo.

Infortunadamente, la persona para investigar estas impresentables declaraciones y actuaciones actualmente es Alejandro Ordóñez, un señor que también pisotea el estado laico, que es igual o más homófobo que usted, por lo que sería en vano pedir que lo investigue y haga respetar el estado laico y los derechos de las minorías en Colombia. En todo caso, quedamos a la espera de sus disculpas y de la promesa de que no volverá a emitir discriminativos comentarios en un espacio estatal.

Atentamente:


Asociación de Ateos y Agnósticos de Bogotá 

Apoyan:

Blog De-avanzada

Sindioses.org

ORCA - Organización Colombiana de Ateos
Lunes, 14 de Mayo de 2012

Acto religioso y declaraciones homófobas en el Senado de Colombia

Colombia está lejos de ser un estado laico. Pues en muchísimas oportunidades se utilizan recursos públicos para apoyar actividades religiosas.

Recientemente el senador Edgar Espíndola Niño, del Partido de Integración Nacional (PIN) y miembro de la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia organizó la Quinta Jornada Mundial de Oración por la Paz de Colombia. Evento organizado con el apoyo de la Sociedad Bíblica de Colombia, y que se ha realizado desde el 2009.

El senador, que pertenece a la Comisión Segunda del Senado aprovechó el evento para atacar a la Corte Constitucional que analiza una demanda de una pareja de lesbianas para que ambas, y no una sola, puedan figurar como madres de una menor que vive con ellas. Sobre el particular el senador dijo que "la Constitución consagro que la familia en Colombia está constituida por un hombre y por una mujer y que por supuesto no hay figura diferente conocida como familia, la Corte Constitucional erradamente ha venido sentando jurisprudencia, ha venido legislando por la misma interpretación, cayendo inclusive en abuso de poder y extralimitación de funciones al querer concebir una familia diferente a la concebida en la Constitución Nacional". 

Declaraciones que extrañarían de un miembro de la comisión de derechos humanos porque la Corte justamente ha llenado un vacío donde el Congreso no ha fallado para hacer cumplir el principio de igualdad para todos los ciudadanos. Pero sus declaraciones son comprensibles desde la óptica del pentecostalismo.

Espíndola añadió que: "por eso hoy le queremos decir a la Corte Constitucional que no legalice relaciones que están por fuera del marco constitucional, ustedes fueron puestos para que defendieran la Constitución Nacional, no para que la cambiara". "Nos preocupa que la Corte quiera legalizar la adopción de niños por estas parejas, yo no soy homofóbico, respeto lo que la gente quiera hacer con su cuerpo, aunque no lo comparta, pero hay que advertir que es una conducta antinatural, pero no hay que obligar a los colombianos a caer en prácticas sexuales dándole gusto a una minoría", concluyó el senador.

Su declaración de que no es homofóbico se cae cuando añade que "su conducta es antinatural" y se sabe que su iglesia condena a los homosexuales como "abominables" según el libro de Levítico.

Cabe recordar que la Corte Constitucional ampara los derechos fundamentales para todos los colombianos, y que el respeto a las minorías hace parte de una democracia, por lo que resulta sorprendente que considere un asunto de derechos civiles como una cuestión de “darle gusto” a unas minorías. También causa curiosidad que el senador pentecostal afirma que un fallo favorable de la corte "obliga a los colombianos a caer en prácticas sexuales" ¿Quién puede creerse eso? La Corte no va a obligarlo a él, ni a ningún colombiano a casarse con alguien de su mismo sexo, ni a adoptar de manera conjunta a un menor. Se trata de permitir que muchas parejas formadas puedan formar una familia, que niños desamparados puedan ser adoptados, y que niños ya existentes en parejas de lesbianas, por fecundación in vitro, o por uniones anteriores, puedan tener la protección social de ambos conyugues, al igual que los niños y niñas que están en un hogar heteroparental.

Recientemente cuatro universidades colombianas, consultadas por la Corte Constitucional, se han manifestado a favor de la adopción homoparental.

También apuntó el Senador que "esta Nación tiene futuro en la medida que abramos nuestro corazón a los principios y a los valores cristianos" Lo cual es claramente violatorio del laicismo. Como siempre, secuestran la moral y pregonan que una ética civil no es posible. Saca de tajo a miles de ateos y agnósticos colombianos, y de credos no cristianos, lo cual es abusivo, por decirlo menos.

Francamente indignante y poco laico.

¿Y usted qué piensa?
Viernes, 27 de Abril de 2012

Iglesia Católica en pie de guerra contra adopción homoparental en Colombia

La cercanía del fallo sobre una acción de tutela interpuesta por una pareja de lesbianas, para que legalmente una de ellas pueda figurar como madre de la hija de su pareja en 2009, ha puesto a la iglesia a afirmar que un fallo favorable sería como un terremoto.

La Iglesia Católica en abierta oposición

El presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor Rubén Darío Salazar, manifestó su inconformismo frente a las decisiones tomadas por la Corte Constitucional relacionadas con la ratificación de la despenalización del aborto en caso de malformación fetal, violación y riesgo de muerte de la madre, y sobre el reciente fallo que reconoció el derecho a pensión de superviviencia al sobreviviente de una pareja gay conformada en la década de los ochenta.

Según monseñor Salazar, la justicia debe proteger los bienes y derechos de las parejas conformadas por hombre y mujer. “Ciertas corrientes culturales jurídicas mordernos sostenidas por principios positivistas, racionalistas e individualistas han sustraído a la justicia a ese contexto ético”, precisó el prelado.

Por su parte el Secretario General de la Conferencia Episcopal de Colombia, Mons. Juan Vicente Córdoba, dijo que "La Corte está dando unos pasos a manera de cascada, que un paso trae el otro y (los jueces) están haciendo lo que quieren", y agregó que "la Corte de un momento a otro sacó un as debajo de la manga y por arte de magia está diciendo que cambió el concepto de familia porque le pareció a dos o tres".

Córdoba hizo gala de la argumentación amañada tradicional de “no los discriminamos, pero no deben tener derechos”, propia de las iglesias que mantienen posturas antigay y puntualizó que "Si quieren vivir juntos que vivan, que hereden su salud y derechos patrimoniales; otra cosa es que un grupo minoritario nos haga leyes para todos los colombianos". 

Tras las declaraciones de los jerarcas católicos varios activistas LGBT han manifestado se rechazo a sus ultramontanas posiciones. Uno de ellos fue Manuel Velandía, quien se encuentra asilado en España. Velandía dijo de la Iglesia Católica que “Sus posturas ultraconservadoras no sólo son anacrónicas, sino que sus líderes usan irresponsablemente su capacidad de mover la opinión pública para “crucificar” a los que no piensan como ellos. Y ello es claro en las declaraciones recientes del episcopado sobre el más reciente fallo dela Corte Constitucional que reconoce como familia a las parejas del mismo sexo.”

He aquí la entrevista realizada por Semana al secretario de la Conferencia Episcopal, monseñor Juan Vicente Córdoba, se opone a que las parejas del mismo sexo adopten. El defensor de derechos humanos, Rodrigo Uprimny.

La iglesia y la academia chocan sobre la adopción de la parejas gay

A un año de que se presentara una tutela ante la Corte Constitucional en la que dos mujeres lesbianas reclamaran el derecho a tener la patria potestad de la hija de una de ellas, el alto tribunal tiene en sus manos una decisión que no solo abre el debate sobre la adopción de parejas gay, sino que cambiaría el concepto de familia en el país también Semana.com consultó las dos caras de la moneda en un tema que levanta ampolla y en el cual la Corte Constitucional ha sido protagonista.

¿La Corte Constitucional tiene en sus manos una tutela que podría abrir la adopción de parejas gay, cuál es su opinión?

Juan Vicente Córdoba: Nosotros no estamos de acuerdo, jurídicamente porque no se puede cambiar la Constitución. Los derechos de los niños están primero. Todo niño tiene derecho a tener papá y mamá porque cuando los pierden o son abandonados, el Estado debe darles lo más parecido a lo que perdieron, es decir, un papá y una mamá.

Rodrigo Uprimny: El propósito de la adopción es darle al menor una familia y las parejas del mismo sexo forman una familia. No hay objeción constitucional o jurídica para que la ley excluya a estas personas de adoptar. Ya la Corte ha avanzado en ello con otros fallos.

¿La adopción de parejas del mismo sexo afecta a los niños...? 

 JVC: Está probado por la psicología que un niño crece con autoestima cuando tiene una familia compuesta por padre y madre. Si es adoptado por una pareja gay le va a afectar su estabilidad emocional. Él (niño) no va a entender por qué es tan distinto y tan raro. También por el referente identificatorio de rol de género, el niño varón se identifica con el rol masculino y la niña con el femenino.

RU: Existe un argumento en el que prima el interés superior del menor sobre el derecho a la discriminación de parejas del mismo sexo. Eso es falso, porque no existe evidencia que la adopción de las parejas gay afecta a los niños adoptados, toda la evidencia confirma que no hay porqué temer. 

¿El país sí está preparado para aceptar la adopción de parejas gay? 

JVC: No puede estar preparado. Es como si se dijera que estamos preparados para que venga un terremoto. No se trata de decir que como no se está preparado hay que prepararse. Eso la ley no lo acepta, no es familia.

RU: Esa es la misma pregunta que se hizo en los años 50 los Estados Unidos cuando la Corte Suprema de Justicia declaró que era inconstitucional la segregación racial contra los afrodescendientes. Decían algunos que la sociedad gringa no estaba preparada para la igualdad racial. Los hechos demostraron lo contrario.

A propósito... ¿cuál debe ser el concepto de familia?

 JVC: Está en la Constitución en el artículo 42. Allí dice que la familia es la célula primordial de la sociedad compuesta por un hombre y una mujer que se complementen física, emocional, sicológica y espiritualmente. La familia debe tener dos objetivos: el amor entre esposos y el fruto que son los hijos.

RU: Lo que ha dicho la corte en otras sentencias es que la familia es una comunidad de amor y de cuidado y por ello no se puede excluir a las parejas del mismo sexo. Ya hay fallos internacionales sobre el tema.

¿Qué debe pasar hacia el futuro frente a las parejas del mimo sexo? 


JVC: Ellos tienen todos los derechos como personas, como ciudadanos, como hijos de Dios. Si quieren vivir juntos que lo hagan, si quieren heredar, que lo hagan, la salud las pensiones. Pero de ninguna manera que nos hagan una ley contraria a lo que está en la Constitución.

RU: Debe haber una protección igualitaria a estas parejas pues no hay ninguna razón de privar el derecho a una persona por su orientación sexual, por consiguiente, deben tener los derechos de las parejas heterosexuales.

¿Cuál es la percepción frente a los fallos que ha emitido la corte sobre derechos gay? 


JVC: En estos casos la corte no ha cuidado la Constitución y por el contrario la altera. Es lo que llamamos un adefesio jurídico. Nuestro argumento no es de iglesia de fe, es un argumento jurídico. Esos cambios le corresponden al Congreso en un acto legislativo o un referendo.

RU: Es una interpretación apropiada de la cláusula de igualdad en la Constitución. La carta política es pluralista e igualitaria y la corte está tomado en serio esos valores constitucionales que implican que no puede haber discriminación por razón de la orientación sexual.

¿Con esos fallos hacia dónde está caminado el país? 


JVC: Tres juristas no le pueden imponer sus decisiones a 45 millones de personas y pasarse la Constitución por la faja. Vamos hacia una deformación jurídica y una falta del artículo 241 que obliga a la Corte Constitucional defender la Constitución.

RU: Van en una dirección democrática de reconocer el pluralismo y la diversidad en Colombia y evitar que a las minorías no se les protejan los derechos que tienen. Además de que sean discriminados.

Una de las criticas que se hacen a los fallos de los derechos de parejas gay es que se quiere cambiar la Constitución y esa labor es del Congreso... 


JVC: Zapatero a tus zapatos, cada poder a lo suyo, el ejecutivo a realizar las leyes, el legislativo a hacerlas y el judicial a cuidarlas y a sancionar. La Corte se atribuyó lo que hace el Congreso y están haciendo leyes.

RU: Esa tesis parte de un entendimiento literal y aislado que esas personas hacen del artículo de la Constitución que habla del matrimonio entre un hombre y una mujer. Hay tratados ratificados por Colombia en los cuales es un derecho de los hombres y las mujeres, pero no obligatorio entre un hombre y una mujer y por consiguiente no hay objeción al matrimonio igualitario y la adopción de parejas gay.

*****
- Es curioso como la Iglesia Católica en Colombia pide a la Corte que le deje el tema al Congreso, porque sabe que allí las mayorías conservadoras y los legisladores evangélicos, que también son pastores la hundirán. Cosa que no pasó en Argentina. Ya allí el Congreso tampoco tenía que cambiar lo "que Dios estableció" y no tenían autoridad para legislar. Curioso también que hable monseñor que es una "imposición" para los 45 millones de colombianos. La norma no va a obligarlos a todos ellos a casarse con personas del mismo sexo y a adoptar. Simplemente da un marco legal a parejas que ya existen y que adoptan como solteros, o que recurren a tratamientos de fertilización, como es el caso que llevó a esta tutela.

Y si, zapatero a tus zapatos. Vete monseñor a convertir obleas en el cuerpo almidonado de Cristo, y deje que la Corte vele por los derechos de las minorías cuando las mayorías no lo hacen.

Para cerrar este vídeo de testimonio de un joven criado en un hogar de lesbianas y la opinión de una psicóloga cuando el caso de la tutela de este caso se encontraba en un tribunal departamental.




Lo invitamos a leer la entrada "La adopción homoparental a la luz de las evidencias" publicado en el blog Sin dioses.
Miercoles, 4 de Abril de 2012

Iglesia católica argentina contra la fecundación in vitro y la gestación subrogada

En esta entrevista el obispo Marcelo Cuenca, de Alto Valle, Argentina, califica la gestación subrogada (alquiler de vientre) de prostitución, arremete contra la fecundación in vitro, y el derecho a las parejas del mismo sexo a conformar familia. Comparó los avances de la medicina con prácticas del nazismo y aseguró que la fecundación asistida es un "pecado" y recomendó la adopción, pero sólo a heterosexuales.

Fuente: Rio Negro.com.ar

Entrevista de Luís Leiva

–¿Cómo analiza los cambios en el Código Civil? 

 –Son un cuerpo de leyes. No atienden sólo cuestiones particulares sino que deben mantener principios. Hay que ver si esos principios son modificables por la contingencia.

 –Algunos van a modificar la vida de las personas... 

 –Algunas cosas se plantean con frecuencia. ¿Eso va a tener que entenderse como legislación? Un ejemplo: la violencia que hoy se produce con robos y asesinatos a veces porque los chicos están drogados se constituye en una situación que se va volviendo más habitual. Es verdad que es una cuestión penal, pero hay principios que se van elaborando sin llegar a serlo propiamente a modo de costumbre y la costumbre no siempre varía el principio previo. En términos de la Iglesia, un pecado por más sistemático que esté presente no invalida que sea pecado.

 –¿Qué considera pecado? 

 –Por ejemplo, todo lo que habla de fecundación asistida. No lo pongamos en términos de pecado. Si yo reconozco vida desde que los núcleos de los espermatozoides se juntan con los óvulos, o sea que el ADN se forma, lo puedo tomar con respecto a la vida como un derecho constitucional previo al código.

 –¿Entonces constituiría un pecado, según usted? 

 –Por supuesto, es pecado, pero más que un pecado es meterse en querer manejar la vida. Dios nos dio la sexualidad como un camino de riqueza, de comunión de personas. Si la incumplen el varón y la mujer no es una cosa circunstancial por más que se haya generalizado y se propicie inadecuadamente eso. El gesto tiene que ser coherente. Dios nos la dio hasta anatómicamente conformados entre el varón y la mujer para que sea una entrega plena. Si en esa entrega plena no se puede concebir un hijo... el hijo no es un derecho. Dos varones nunca van a tener un hijo. Una mujer o un hombre que no pueden fecundar nunca no tienen derecho a ser padres. Si naciste con cinco centímetros más en una pierna que en otra, por más operaciones que te hagas, por más estética, no vas a pretender caminar exactamente o ser campeón en cien metros. No hay derecho. Dios puso en el varón y en la mujer una serie de elementos. Pero una serie de, llamémosle así, deficiencias que el hombre ha planteado imposibilita a veces que esas cosas se den normalmente. Cuando el Estado no alienta el bien común y permite cualquier cosa se hace una apología del delito. 

–¿La reforma del Código Civil es una apología? 

 –No, no digo eso. Digo que el Estado, cuando no tiende al bien y lo cuida, pasa esto. Si reparto armas cargadas, ¿después me voy a escandalizar de que uno le pegue un tiro al otro?

–Una cosa es repartir armas y otra es legislar sobre cuestiones particulares... 

 –Si yo reparto preservativos, ¿qué estoy haciendo? Soy testigo de que en una fiesta de la primavera, en Córdoba, se repartían preservativos a niños de 12 años. Eso y repartir armas es análogo. Seamos coherentes con lo que decimos. Si decimos que defendemos la vida desde la concepción, como está constitucionalmente planteado, tengo que defenderla. No vengan después con los congelados o los gametos a hacer lo que quieran y a los dos o tres años de vencidos los tiran a la basura. Estamos matando chicos. Legislen eso. Esta reforma no propicia el bien común.

 –¿Cuáles son los principios a respetar en este nuevo código? 

 –Por ejemplo, el matrimonio igualitario significa deformar el término. Es legítimo que se dé una unión civil de personas del mismo sexo porque es la voluntad, pero con esa equiparación se deforma el lenguaje. No metamos todo en la misma bolsa. Cuidemos que la reforma tenga un código y un nivel de principios en la búsqueda del bien común.

 –¿Qué opina en referencia al alquiler de vientres? 

 –La maternidad no es un derecho. El alquiler de vientres es usar, utilizar, hacer una cosificación de alguien que tiene la riqueza de cuidar, engendrar y desarrollar una persona, y más allá del dato genético de quienes son los gametos, del conocimiento o del desconocimiento. Esto significa que en un futuro –por ejemplo– dos hermanos se puedan casar, dicho hipotéticamente. La única manera de engendrar la vida es a través de la expresión de amor del hombre y la mujer.

 –También se podrán hacer acuerdos previo a la unión... 

 –Si la unión es un contrato parcial basado en lo económico, que hagan lo que quieran. Pero si la unión de un varón y una mujer se orienta a una comunidad de vida y amor, es distinto. Si es un contrato de convivencia parcial con divorcio exprés de dos años o cinco años... ¿y eso para qué? Sin catalogación de nadie, pero una prostitución más o menos prolongada es casi lo mismo.


 –¿Lo entiende como una acto de prostitución? 

 –Si una persona comercializa su cuerpo es prostitución propiamente, según la Real Academia.


 –Muchas de estas personas van a la Iglesia, creen en Dios... 

 –Creer en Dios es una condición humana. Que existen esos grupos no es novedad. Es el tiempo de la vida (cuaresma) para descubrirlo y elegirlo plenamente. No dejamos de invitar a una verdad mucho más rica. No los combatimos.

***

¿De dónde saca el obispo que en la fecundación se "formá el ADN"? El ADN, contenido en los cromosomas, se suma en el momento de la fecundación. Se unen los cromosomas nucleares maternos y paternos. El cigoto quedá con el ADN mitocondrial materno, pues las mitocondrias aportadas están en el óvulo, y las del espermatozoide no entran. Los cromosomas se reúnen para generar una condición diploide, y de allí en adelante continua el proceso biológico que llevará a diferenciar las células. Este proceso no involucra almas ni cosas de esas. El ADN que llega en la fecundación viene de los padres, y ellos lo tomaron de sus abuelos, y así se remonta a los Australopithecus, a Ardipithecus, a Purgatorius, a Eomaia, a Ichthyostega, a Pikaia, a la primera célula viva. Bien decía Dawkins que el ADN se perpetua en los organismos, y estos son como naves temporales de supervivencia de los genes. Ahora háganle entender esto al señor obispo.

Por otra parte, totalmente abusivo pretender entrometerse en la decisión de una pareja con problemas de fertilidad, como para decirles que no pueden tomar un tratamiento de fertilización. La argumentación del obispo es especiecista. le da carácter de persona a los óvulos fecundados, que no piensan ni sienten dolor, mientras miran para otro lado cuando se trata de condenar el dolor infringido a un animal sintiente, como lo son los toros en las corridas. Francamente detestable.

¿Y usted qué opina?