Pastor evangélico amenaza de muerte a periodista que reveló sus millonarios ingresos


El pastor Miguel Arrázola de la Iglesia Ríos de Vida en la caribeña ciudad de Cartagena se dio a conocer en el 2016 por hacer campaña política por el NO al plebiscito del fin del conflicto armado del gobierno colombiano con las FARC.

Ahora, Noticias Uno ha presentado un vídeo en el que se muestra al pastor amenazando de muerte al periodista Lucio Torres, quien hizo públicos los ingresos del pastor, su esposa y otros familiares a costa de los diezmos y ofrendas de sus feligreses. Estos feligreses en su mayoría son personas pobres y de clase media de la ciudad amurallada.

“Como saben que no te puedo pegar… Qué bien te mereces un par de garnatá míos (bofetadas)… Y yo tengo unos manes tablúos aquí. Yo te puedo hacer la vuelta”. "Hacer la vuelta" es un modo coloquial de decir "mandar a matar".

Más adelante continua Arrázola: “Te mando a Nigeria (uno de los escoltas de Arrázola), este te acaba, te mata ese man”. “Dale gracias a Dios que soy nacido nuevo. Tengo el Espíritu Santo y Jesucristo en mi corazón, porque hace rato estuvieras en la Ciénaga de la Virgen, metido ahí”.

Razones de la "ira divina"

La razón de la molestia del pastor con el periodista Lucio Torres se debe a que este último escribió un artículo denominado "El roscograma del pastor Arrázola recibe 200 millones" En este se revela que el modelo de negocio de la Iglesia Ríos de Vida fue copiado de la Misión Carismática Internacional y que Arrázola debió pagar una suma de dinero al pastor de la Misión Carismática o G12 por una especie de franquicia.

Imagen parte del artículo por el que el pastor Arrázola
amenazó de muerte al periodista Lucio Torres.
Fuente: La otra Cara
Sobre los ingresos del pastor de Ríos de Vida el periodista Torres escribió:
"Cada fin de semana pueden llegar más de 5 mil feligreses a recibir los oficios de los pastores. Tiene 2.500 líderes, y una feligresía aproximada de 25 mil personas. Algunas personas que estuvieron como líderes señalan que el recaudo puede llegar a $1.250 millones mensuales. La inmensa mayoría de este dinero llega en efectivo. Otra parte se entrega con datáfono y en cheque. Dos veces a la semana llegan los camiones de la agencia de transporte de valores y se estacionan por el lado de la avenida Pedro de Heredia a cargar la plata que brilla".
Para que los lectores no colombianos se hagan una idea, se está hablando de ingresos mensuales por concepto de 412 500 dólares estadounidenses o 387 000 euros u 8.212.500 pesos mexicanos.

Lucio Torres también reveló la estrategia de "hacer pacto" en la que les pide a los feligreses pactar una ofrenda, que puede ser una cantidad de dinero considerable para una persona humilde o de clase media, como garantía de una bendición de dios. Todas estas declaraciones hicieron que el pastor y ahora impulsor de candidaturas de derechas se llenara de ira contra el periodista.

Las amenazas frente a la iglesia

Plegaria del pastor Arrázola, caricatura de Matador
En la amenaza proferida de "te mando a Nigeria" y la mención a las protestas hechas frente a la iglesia nos remiten al 5 octubre del 2016, cuando, a pocos días de la victoria del "No" en el plebiscito, un grupos de estudiantes se manifestaron frente a la iglesia de Arrázola.

Según versiones de los estudiantes se encontraban ellos en una manifestación pacífica cuando llegó una Chevrolet Sail negro y una camioneta con vidrios polarizados de la cual se bajaron dos sujetos para fotografiarlos mientras protestaban a pocos metros de la iglesia evangélica. 

Según Itay Zapata, uno de los manifestantes, un sujeto amenazante “se acercó a nosotros, nos preguntó que qué estábamos haciendo”.
Jorge Martínez, otro estudiante afirmó que “uno de ellos con acento como paisa, un joven moreno y un señor de bastante edad alto, quienes nos amenazaron con los Pepes, nos recordaron que los Pepes aún están vivos”. 
(Los Pepes fueron un grupo delicuencial de los noventa).
Los dos misteriosos hombres se sentaron en el parque donde se encontraban los estudiantes, quienes se acercaron a ellos para grabar sus rostros. Posteriormente empezaron a recibir mensajes de amenaza en sus celulares.

Posteriormente, un denunciante anónimo declaró  que quienes amenazaron a los jóvenes son los escoltas del pastor Arrázola. “Está el señor Gustavo Rodríguez Cáceres, el que intenta sacar el revólver para amenazar a los jóvenes, es el jefe de escotas del pastor Miguel Arrázola y el otro señor es Pedro Ramírez Vega, líder de la iglesia, escolta del hijo mayor del pastor Arrázola”, dijo el testigo anónimo.

Si bien los hombres amenazadores no dijeron ir de parte del pastor, este último al parecer si sabía que se estaban manifestando frente a su iglesia. En su sermón grabado dice: “Entonces vienen los maricas y me hacen una campaña aquí al frente de la iglesia, porque son maricas –me da mucha pena– pero maricas son (…) eso es lo que son, unos maricas. El roscograma. Roscón en cachaco es marica”, indicó el pastor.

Ahora denuncian persecución religiosa

"No soy borrego" se puede leer en cartel de manifestante
de feligrés de la iglesia del millonario Miguel Arrázola.
Fuente: El Universal
“En Colombia hay persecución religiosa, hay discriminación, no hay garantías para predicar la palabra de Dios y para opinar. Hoy más que nunca temo por mi vida, la de mi esposo, la de mis hijos y la de mi familia”, sostuvo María Paula García, esposa de Miguel Arrázola y líder espiritual de la iglesia.

La líder religiosa, que recibe un salario en diezmos por 17 millones de pesos mensuales, interpuso una denuncia por presunta "persecución religiosa" a su congregación, ante la Defensoría del Pueblo.

Según García, las acusaciones del periodista Edinson Lucio Torres, obedecen a una persecución y una campaña contra su familia. “Por más de once meses, de manera reiterada hemos sido objeto de señalamientos irresponsables, abusivos, groseros, y todo a raíz de nuestra decisión de votar no en el plebiscito. Desde ese momento se inició una persecución. Hemos sufrido amenazas”, señaló la lider espiritual.

Para ella las declaraciones de vídeo son, como no haberlo adivinado antes, ataques con “vídeos editados” y “frases sacadas de contexto”.

“Recibimos amenazas producto de las publicaciones de pseudo periodistas, de vídeos y frases editadas y sacadas de contexto, de testimonios falsos y chismes de esquina de barrios, de personas que entran a nuestras reuniones a filmar e irrespetar nuestras reuniones lanzando improperios y maldiciones. Por eso, he venido ante las autoridades a presentar mi voz de protesta y un grito de auxilio y ayuda”, sostuvo García.

La denuncia fue acompañada con un plantón de feligreses que acompañaron a su pastora para corear "con la iglesia nadie se mete" y "diezmamos porque queremos". 

Tal acción de sacar a la feligresía a la calle y denunciar ser violentados en su libertad de culto ya había sido realizada por la pastora María Luisa Piraquive en el 2014 y por el padre Chucho en el 2015 cuando se descubrió que invadía un parque público y terminó haciendo que sus feligreses bloquearan el Canal Noticias Uno (el mismo que reveló las amenazas de Arrázola).

Sin duda, denunciar que los Arrázola viven de la fe y la ingenuidad de la gente pobre de Cartagena es persecusión religiosa, que estudiantes se manifiesten por la clara violación a la laicidad al hacer campaña política desde el púlpito es "chismes de esquina" y presentar un vídeo del sermón en el que amenaza a la prensa son "testimonios falsos". 

Es claro que sólo amorosos pastores del rebaño del Señor sueñan con que los periodistas que denuncian su opulencia aparezcan muertos en la Ciénaga Grande de Cartagena. ¡Amén y sigan diezmando!

Los comentarios han sido cerrados para esta nota