Archivos en la categoría evolucion

Lunes, 30 de Septiembre de 2019

“El Noé de los caballos” Rebatiendo el argumento del creacionista Nathaniel Jeanson


El día 27 de septiembre el grupo cristiano de Bogotá "Estudios Hermenéuticos" organizó un foro con motivo a los 160 años de la publicación del Origen de las Especies. Este grupo ya ha organizado eventos con anterioridad, para promover el creacionismo, como uno en el 2017 en la Universidad Javeriana, que comenté aquí 

En esta ocasión trajeron a Nathaniel Jeanson, un biólogo con doctorado en biología celular que trabaja para la organización creacionista "Answer in Genesis". También repitió el señor Joe Owen (ya había estado en Bogotá en 2017). Este último suele hacer un sermón, citando versículos bíblicos, más que una ponencia de ciencia.

Por parte de la teoría evolutiva se presentaron el profesor Luis Eugenio Andrade y Joao Muñoz-Durán. Fueron muy interesantes las ponencias de este par de docentes. En total, el evento tomó cerca de cuatro horas.

Como es algo dispendioso abarcar muchos de los argumentos presentados, en esta entrada me enfocaré en uno de los argumentos presentados por el creacionista Nathaniel Jeanson (Espero poder redactar otro artículo comentando otros puntos).

La ponencia de Jeanson se tituló "Reemplazando a Darwin: El nuevo origen de las especies". La primera línea de evidencia que atacó fue el patrón anidado de clasificación que revela la existencia de un antepasado común para los diferentes grupos de organismos. Jeanson postuló en su conferencia y en su libro, el cual publicitó constantemente, que la categoría de familia equivale a un "tipo", en alusión al relato bíblico en que Dios creó a cada especie "según su tipo". Así pues Dios no creó por separado las tres especies de cebras, las de asnos salvajes y caballos, sino que solo le bastó crear una especie de équido, y después saldrían las demás. Eso sí, nada de parentesco común de los équidos con otros perisodáctilos (tapires o rinocerontes), ni menos con los demás placentarios.

Este argumento no es nuevo (dentro del mundo creacionista se llama "baraminología"). Sin embargo, es totalmente falaz porque deja de lado otras líneas de evidencia, como la biogeografía, la paleontología, la anatomía comparada y la genética comparada, que nos muestran, en este caso, que los équidos hacen parte de un patrón mayor de la evolución de los mamíferos y vertebrados (incluido el hombre), que se puede remontar a un antepasado común.


Si bien Jeanson afirmó en la conferencia, que su libro no mencionaba la Biblia por ninguna parte, saltó de proponer una especie ancestral para los équidos (que sería creada por Dios), para proponer que esa fue la especie o tipo que se salvó del diluvio. Es así como en su diapositiva aparece un Arca de Noé con la fecha de 4500 años, fecha del supuesto diluvio universal y radiando las especies de équidos actuales desde allí.

¿Por qué pone Jeanson el arca de Noé? ¿Por qué no una imagen de una diosa Kaila de los iniut creando a este Adán de los caballos y cebras? La razón es que su deseo es encajar los datos a una respuesta preconcebida y que defiende a ultranza. Por eso su organización es "Respuestas en Génesis". Jeanson ya tiene la respuesta en la Biblia. Su trabajo es amoldar los hechos para que apoyen una conclusión. Y eso, mis apreciados lectores, no es ciencia.

La baraminología, rama creacionista a la que está adscrito Nathaniel Jeanson, fue inventada para intentar resolver un problema para los literalistas bíblicos. A la objeción de cómo Noé metió al arca representantes de más de las 10 millones de especies conocidas, en un barco de madera de dimensiones limitadas, ya dadas por la Biblia, tenían que generar una respuesta. El uso de "baramines" (Jeanson habló de "tipos o min") tiene por objeto reducir el número de animales que Noé tendría que cuidar y así hacer más creíble el relato bíblico.

Otro argumento bastante desatinado que usó Jeanson fue apuntar a que las agrupaciones taxonómicas que revelan antepasados en común, y que apuntan a lugares dónde estos antepasados pudieron existir (por paleobiogeografía) no son fiables. ¿Cómo lo sustentó? Con un ejemplo en el que utilizó autos construidos por empresas europeas, norteamericanas y asiáticas. El señor Jeanson considera que si analizamos la estructura y lugares donde se fabricaron, alguien podría concluir que ellos tienen un antepasado común en el Ártico, como pueden notar en las siguientes diapositivas que usó.


Jeansen prosiguió con sus desafortunada analogía al equiparar la ascendencia común de los vertebrados con una ascendencia común de los autos y bicicletas.


Su analogía es absurda por el hecho que los automóviles no se reproducen, no guardan información que sea transmisible a una descendencia, sino que la información para su construcción reside en libros y computadores humanos. Los humanos pueden, y de hecho lo hacen, traer información de otro modelo, y otra tecnología y meterla de golpe. No es posible generar para los autos un arbusto evolutivo. En cambio, los organismos, o los animales, para el caso por él ilustrado, construyen sus cuerpos con base en información codificada, pero también heredable. Y es justo ésta característica de la heredabilidad del ADN lo que hace a la genética comparada una herramienta tan útil y poderosa para conocer las relaciones de parentesco entre especies, y también entre familias, clases, ordenes, etc.

Hoy sabemos que entre linajes de organismos puede haber transferencia horizontal de genes. Sin embargo esta información la mueven virus (en algunos casos) y no tiene como propósito generar arreglos de diseño y funcionamiento, como si lo haría un humano que copie un mecanismo de otra compañía de autos a la suya.

Abordaré el caso de la clasificación humana en el grupo de los primates, (esbozado por una diapositiva en la conferencia de Nathaniel, en otro artículo).

Los vertebrados cuentan con un registro fósil muy completo, que permite mostrar modificaciones graduales en la estructura anatómica. Un yacimiento fósil, analizado en su conjunto, aporta información, no solo de la anatomía de los organismos de esa época y lugar, sino que permiten obtener información de sus ecosistemas y climas, analizando fósiles de las plantas, su polen, y otras líneas de evidencia que permiten conocer aspectos de su ecología, el tipo de bioma, el clima, etc..

Retomaré el argumento que he dado a llamar el "Noé de los équidos", para sintetizar la idea creacionista de que las especies modernas de équidos descienden de una pareja superviviente del diluvio, para analizarla con mayor detalle, y mostrar con este ejemplo porque la baraminología es una pseudociencia.  La imagen, de una pareja indeterminada de équidos saliendo de un barco de madera en el Monte Ararat en la actual Turquía, para luego dar origen a cebras, burros y caballos, puede resultar atractiva y convincente para muchos literalistas bíblicos y ser tragada por más de una persona. Sin embargo, quien conozca algo de paleontología de vertebrados, y de los équidos en particular, saltará de su silla por el hecho que este argumento, que se vale de la ignorancia sobre la diversidad extinta de los organismos y los estudios recientes de comparación de ADN y proteínas dentales que concluyen una historia de evolución, y de parentesco de los caballos con otros perisodáctilos (tapires y rinocerontes), y luego con los demás mamíferos.

Si tomamos los équidos actuales: asnos silvestres, onagros, cebras y caballos. Es posible analizar su ADN nuclear, mitoncondrial y analizar sus similitudes. Las diferencias que se hayan se deben a cambios (mutaciones) que se han dado y heredado entre los diferentes linajes. Con el tiempo, estos cambios heredables en el ADN bien pueden ayudar a revelar relaciones de parentesco. También es posible analizar las similitudes y diferencias de proteínas presentes en los dientes. Algo muy importante en el caso de las especies fósiles de équidos, en las que los dientes se preservan mucho mejor.

En definitiva la diversidad y relaciones de los équidos actuales revelada por la ciencia se presenta en el siguiente cladograma.


Uno de los trabajos más recientes (2014) llamado "Especiación con flujo de genes en équidos a pesar de la extensa plasticidad cromosómica" adelantado por Hákon Jónsson y colaboradores, usó material genético de asno somalí, onagro, kiang tibetano, cebra de Grevy, cebra de montaña, cebra de llanura. Además se extrajo ADN antiguo de los pelos de la quagga, un équido extinto.

El equipo preparó bibliotecas de ADN indexado e identificaron 48 genes involucrados en el olfato, la respuesta inmune, el desarrollo, la locomoción y el comportamiento.  El equipo reconstruyó la filogenia equina utilizando 20.374 genes codificadores de proteínas. Este trabajo arrojó resultados similares al realizado por Julia T. Vilstrup y colaboradores, quienes trabajaron con ADN mitocondrial.

El equipo de Jónsson pudo calcular los principales puntos de separación de linajes con base en estas divergencias y las tasas de mutación estimada para este grupo de organismos. Se encontró que los équidos no caballínicos se agrupan en dos grupos monofiléticos (descendientes de un solo ancestro): cebras y asnos, que se separó ∼1.69–1.99 millones de años. Los asnos africanos y los asiáticos divergieron poco después (∼1.47–1.75 millones de años), lo que es congruente también con la información proporcionada por el registro fósil. Luego, se produjo una radiación paralela en África 1.28–1.59 millones de años, que condujo a las tres especies principales de cebras dentro de ∼200 mil años. El equipo también, resultados de otros trabajos que ubicaron a la extinta quagga extinta estrechamente emparentada con la cebra de las llanuras (razón por la que las cebras de pradera y la quaga hacen parte ahora de la especie Equus quagga).

Lo interesante en este punto es como los datos de divergencia entre los linajes de asnos africanos y asiáticos, son congruentes también con otra línea de evidencia independiente como lo es el registro fósil. De igual manera, la divergencia de la rama que dio origen a cebras y burros por un lado, y por el otro a los caballos, es congruente tanto con los datos moleculares como con los datos paleontológicos.

Evolución de los caballos en la Era Cenozoica.
Los géneros señalados con fondo rosado son especies ramoneadoras
(que se alimentan de hojas y/o ramas) y pacedores (que pastan).
Para muchas personas un équido es un animal que se parece a un caballo. Asnos y cebras caben ahí. Patas formadas por un solo dedo (el tercero), cráneos alargados y con una dentición característica que permite moler pasto, también hacen parte de las características. Lo interesante viene cuando empezamos a mirar estratos geológicos cada vez más antiguos, porque los caballos empiezan a hacerse distintos. Son más pequeños, tienen un mayor número de dedos y sus dientes se van transformando en dientes más aptos para comer hojas y frutos en un bosque. 

No solo cambian estos fósiles sino todo el ecosistema y los datos asociados al clima. Entendemos ahora la evolución de los caballos y cebras como resultado de unos fenómenos de cambios en los que se pasó de bosques extensos en el planeta a las praderas abiertas y la expansión también documentada y coincidente de los pastos o poáceas. Estando antes de las cebras actuales équidos que ramoneaban en bosques.

Tal es el caso de Eurohippus parvulus un caballo pequeño (cráneo de 13,3 - 16,3. cm, 30 a 60 centímetros a la altura de los hombros y 10 kilogramos de peso) con miembros relativamente largos y delgados.con dentadura para ramonear. Esta especie del Eoceno medio y tardío habitó en Europa y sus fósiles se conocen del yacimiento de Messel, de 47 millones de años de antigüedad. Lo interesante de este yacimiento es que posee especímenes perfectamente conservados (incluso uno de los fósiles de esta especie muestra un feto en su interior), razón por la que sin lugar a dudas se puede clasificar como un équido. Los fósiles asociados de plantas y otros animales muestran un ecosistema de selva húmeda. 
Aspecto y fósil de Eurohippus parvulus 
Los creacionistas suelen explicar, falazmente, los fósiles aduciendo que todos fueron resultado de un diluvio. Pero, ¿hay fósiles de caballos modernos, cebras o burros en rocas del Eoceno? No. No las hay. Tampoco hay resto fósil de ningún humano en los restos del Eoceno en Messel (lo más cercano es un pequeño primate Darwinius masillae).  La secuencia en el registro fósil muestra la progresiva reducción de dedos y modificación de la dentadura. Y es con base en estos datos que en ciencia se acepta la evolución de las especies. No como dijo el creacionista Joe Owen, en la misma conferencia, que "se requiere más fe para aceptar la evolución que la creación". Los datos son congruentes y abundantes.

Cabe señalar que de la gran diversidad de équidos, que muestra el registro fósil, solo una rama, de lo que fuera un arbusto muchos más amplio sobrevivió al final del período Mioceno y el mundo se quedó con las especies que caminan sobre un dedo, grandes y con cráneo pacedor. Las especies ramoneadoras se extinguieron.

¿Podríamos ver en los caballos actuales algún vestigio de que sus antepasados tuvieron cuatro, tres y luego un dedo? Sí. Justamente el desarrollo embrionario de los caballos arrojan evidencia también en la misma línea que el registro fósil por el hecho que la evolución no parte de cero para formar una especie, sino que modifica lo ya existente. Modificar lo existente implicó cambiar los programas genéticos que hacían caballos pequeños y con cuatro y tres dedos a pasar a uno solo.

Mano de équidos fósiles señalando la reducción de los dedos, excepto el tercero. Fuente: The Royal Society
Justamente el trabajo de Nikos Solounias y colaboradores, publicado en 2018 titulado "La evolución y la anatomía de la mano del caballo con énfasis en la reducción de los dígitos" descubrió 'capullos' de cinco dedos en el embrión del caballo cuando se desarrollan en el útero. El equipo de Soulonias, sugiere que los caballos todavía llevan los restos de los cuatro dedos de los pies que parecen haber perdido, con nervios y vasos sanguíneos, tras detallados análisis de embriones de caballos y revisión de patas de équidos extintos. Explicando a la prensa el resultado de su investigación dijo: "En el embrión las extremidades forman los cinco dígitos, pero son detenidas durante la formación. Es como un botón floral que comienza a formarse pero que nunca se expresa completamente. Todos los rudimentos de los dígitos están ahí y luego simplemente no se forman del todo".

Radiografía de un potro con dedos adicionales
Fuente: Revista Colegio Médicos veterinarios
En algunos casos, pueden nacer potros que muestran la condición ancestral de más dedos, similar a los antepasados como el Merihippus, conocido solo por sus fósiles. Este tipo de estructuras se denominan atavismos y son un reflejo de ese programa genético original que, en esos casos no fue silenciado y terminó activando parcialmente estructuras propias de formas evolutivas anteriores. ¡Algo que no suena muy inteligente por parte de un creador que deja esos genes para que generen tales rasgos!

La hipótesis propuesta por la baraminología en la que Dios creó a un tipos separados de especies, que dieron origen a las otras, se cae al ver como a medida que retrocedemos en el registro fósil las especies van cambiando y se van encontrando antepasados para grupos cada vez mayores.

Un creacionista estará en apuros para determinar si su "Adán de los caballos" tenía solo un dedo, tres o cuatro. Aceptar un baramín para caballos de un dedo, otro para los de tres y otro para los de cuatro, termina generando el problema que quieren resolver y es el de reducir el número de especies que Noé metió al arca. 

Por otra parte, si asumieran que su baramín es una especie muy basal, como un caballo pequeño de cuatro dedos, tendrían que aceptar tasas de cambio evolutivo muchos más grandes que las realmente observadas. Algo que tampoco cuadra con los datos. 

La propuesta de "dejar atrás a Darwin" con la propuesta de Jeanson y otros creacionistas en realidad no puede modificar la sólida evidencia de que las especies comparten antepasados con otras. En el caso de los équidos, estos forman un grupo mayor con los tapires y rinocerontes que es el clado de los perisodáctilos. 

Este grupo, se caracteriza por tener en sus patas una condición mesaxónica, lo que quiere decir que el eje de la extremidad pasa por el dedo medio, que forma el soporte. La anatomía ósea de las extremidades muestra una disposición muy particular, tales como que el hueso astrágalo muestra una superificie proximal en forma de polea, mientras que su superficie articular distal es prácticamente plana. El calcáneo no articula con la fíbula. Además, los perisodáctilos carecen de clavícula y su fémur muestra un tercer trocánter muy desarrollado. La ulna (cúbito) y la fíbula (peroné) se encuentran reducidos y carecen de movimiento. Estas características permite diferenciar a los perisodáctilos y fueron señaladas en 1848 por el anatomista y paleontólogo inglés Richard Owen.

La teoría de la evolución puede nuevamente ponerse a prueba y predecirse que si los caballos, tapires y rinocerontes comparten un antepasado común, bien podrían los análisis moleculares comparados mostrar este parentesco que se puede expresar en cladogramas. ¿Se ha hecho esto? Claro que sí, y los resultados genéticos, desconocidos en la época de Richard Owen y Charles Darwin, confirman la hipótesis del parentesco de todos los perisodáctilos.

En el trabajo "Filogenómica mitocondrial de équidos modernos y antiguos" Julia T. Vilstrup comparó ADN mitocondrial de équidos entre sí, pero también con rinocerontes y tapires. Los investigadores también añadieron dentro de los análisis material genético de especies conocidas por restos fósiles, como por ejemplo, del rinoceronte lanudo. El resultado muestra un grupo natural, que confirma la evolución y desmiente a los creacionistas. 


Relaciones de parentesco derivadas de comparación de ADN mitocontrial. Fuente: Modificado de PLOS

Otra línea de evidencia independiente viene del análisis de proteínas presentes en dientes y huesos, como el colágeno tipo 1. Frido Welker y sus colaboradores presentaron en 2017 el trabajo "Secuencias de proteínas del pleistoceno medio del género rinoceronte Stephanorhinus y la filogenia de rinoceróntidos del pleistoceno medio / tardío existentes y extintos" En este trabajo se contrastaron las secuencias con proteínas de tapires y caballos. ¿El resultado? Similar al obtenido por ADN mitocondrial ya mencionado. El equipo de Walker afirmó: "Se identificaron varias proteínas antiguas en las muestras de rinocerontes del Pleistoceno medio y tardío. El análisis filogenético de proteínas informativas resolvió la filogenia de Perissodactyla de acuerdo con estudios previos con respecto a la ubicación de las familias Equidae, Tapiridae y Rhinocerotidae. Stephanorhinus (un género de rinoceronte extinto) está más relacionado con los géneros Coelodonta y Dicerorhinus. Los datos de la secuencia de proteínas ubican al rinoceronte de Sumatra en un clado junto con el género Rhinoceros, en lugar de formar un clado con la especie de rinoceronte blanco y negro"

Relaciones de parentesco deducidas de la comparación de proteínas entre especies actuales y extintas de perisodáctilos.
Las especies de rinocerontes presentes en Eurasia se resaltan en el cuadro verde. Las siluetas indican la cantidad de cuernos. Los números de nodo indican probabilidad bayesiana (0–1) / probabilidad máxima (0–100%). B. primigenius se usó como un grupo externo.
Fuente: Peerj.com
Ahora pensemos, ¿Por qué los cambios en la estructura de una proteína que cumple la misma función en dientes y huesos habría de mostrar relaciones de parentesco si estas no existieran? Perfectamente esta proteína o el ADN mitocondrial podría ser exactamente igual en todas las especies y no mostrar similitudes algunas. Los biólogos hacen estas comparaciones partiendo del supuesto razonable que los organismos que poseen caracteres parecidos también poseen genes parecidos. Un resultado podría mostrar el ADN mitocondrial de una lechuga más parecido al de un tapir que al de un caballo, pero no es así. Tanto los caracteres visibles de los organismos y sus secuencias de ADN nos dan una información similar sobre las relaciones evolutivas, y nos las aclara cuando hay dudas, como en el caso del Stephanorhinus.

Cladograma derivado del análisis del gen de la proteína de desacoplamiento
mitocondrial 1 (UCP1) Michael J. Gaudry y su equipo mapearon
 las secuencias del gen ucp1 de 133 mamíferos en un árbol de especies.
Fuente: Science Advances 
Así podría proseguir para mostrar la relación de los perisodáctilos con otros grupos de mamíferos, y de los mamíferos con el resto de tetrápodos, con decenas de estudios bien sea con ADN nuclear, mitocondrial, anatómicos. Y señalando además las especies fósiles que se encuentran cerca del inicio de cada clado.

Así pues los esfuerzos de Nathaniel Jeanson y los demás creacionistas de Answer in Genesis por desacreditar la evolución, no pasa de ser un esfuerzo deshonesto de disfrazar datos como si fueran ciencia cuando no lo son.

La única explicación que es congruente con estos datos es que las especies evolucionan y están emparentadas. Las fuentes de evidencias se complementan maravillosamente y gritan una sola cosa: ¡Evolución!.
Lunes, 9 de Septiembre de 2019

Tiroteos en EE.UU. culpa de enseñar evolución: líder evangélico

El líder evangélico Tony Perkins afirmó el domingo pasado (1 de septiembre) que los tiroteos masivos eran resultado de "expulsar a Dios de la plaza pública" y específicamente por enseñar a los niños sobre la evolución.

 "Les hemos enseñado a nuestros hijos que surgen por casualidad a través del limo primordial y luego nos sorprende que traten a sus conciudadanos como basura", dijo Tony Perkins, al programa "Fox & Friends" tras sucederse un nuevo tiroteo en el sureño estado de Texas, en el que un hombre armado mató a siete personas e hirió a otras 21.

Tony Perkins es presidente del Family Research Council, una organización evangélica conservadora que hace cabildeo político en Washington, Este activista clerical hace parte de la iglesia Bautista del Sur, conocida por sus posiciones firmes contra la ciencia y los derechos sexuales y reproductivos. En el 12018, fue nombrado para hacer parte de la Comisión de Estados Unidos sobre Libertad Religiosa Internacional.

El argumento de que la violencia es resultado de creen en la evolución ha sido usado muchas veces por los cristianos. Cabe recordar al pastor evangélico y pastor Kirk Cameron, quien afirmó que había  racismo de Darwin y una  “innegable conexión” del evolucionismo con el nazismo, además de destacar que no se han descubierto fósiles transicionales que marquen pasos clave en la evolución de las especies.

En tal momento el National Center for Science Education -NCSE- respondió a Cameron que  “Si Darwin influyó tanto en el pensamiento Hitler, ¿por qué nunca le menciona en Mein kampf?”, y añadió que “culpar a Darwin de lo que hizo Hitler es tan ridículo como culpar a los hermanos Wright del 11-S”.

De hecho no vemos que los estudiantes de biología tomen armas para matar a sus semejantes tras entender la selección natural, el registro fósil o resuelven las relaciones de parentesco de un grupo especies de mariposas.

No hemos visto que tras hallar un fósil transicional como Archaeopteryx lithograpfica, Tiktaalik roseae, o Ardipithecus ramidus, los paleontólogos hayan salido a matar con sus martillos de geólogos a quienes no acepten la evolución. Lo contrario, sí ha ocurrido. Que fanáticos religiosos hayan decidido matar a personas que ni siquiera conocen por no creer en Alá y su profeta Mahoma, por ser chiitas y no sunitas, o visceversa, por no creer en el Papa como vicario de Cristo, como les pasó a los albigeneses en manos de los católicos, o más recientemente por estar en desacuerdo con la interpretación de un versículo bíblico.

Tal fue el caso reciente presentado en Brasil, en Zona da Mata de Pernambuco, donde dos pastores pentecostales, José Carlos da Silva de 52 años y Paulo Germano da Silva terminaron peleando por la interpretación de un versículo bíblico. El pastor José Carlos agredió al pastor Paulo con un cuchillo, y cuando este quiso huir, lo golpeó con una piedra y posteriormente murió.

Muy seguramente el pastor José Carlos da Silva no estaba pensando en la evolución de las especies cuando agredió a su correligionario.

Volviendo al argumento esgrimido por el líder evangélico, la teoría de la evolución se refiere a fenómenos poblacionales de los organismos. La evolución biológica hace referencia al "cambio en la estructura genética de las poblaciones después de varias generaciones".

Como se deriva de esta definición, la evolución biológica es un fenómeno poblacional, genético y evidenciable después de varias generaciones. Darwin y Wallace notaron que en las poblaciones naturales tienden a crecer más allá de la capacidad que tienen los entornos para sustentarlos a todos. Esto lleva a una "lucha por la existencia". Una lucha por la pareja, el espacio, los alimentos, los nutrientes, la luz entre las plantas, etc.

Hoy, cualquiera que haya visto un documental de vida salvaje, podrá constatar lo que naturalistas viajeros, como Wallace y Darwin, descubrieron: que la naturaleza es cruel. De hecho, en el siglo XIX el poeta inglés Alfred Tennyson (1809-1892), decía de la naturaleza en un poema que
Quien confiaba en que Dios era amor y amaba la ley final de la creación
Naturaleza dura, roja en dientes y garras
En el barranco llorará contra su credo
Una naturaleza roja en dientes y garras es lo que vemos en gran parte del mundo animal. Aunque también como resultado de esa lucha por la existencia evolucionaron el cuidado maternal, la cooperación, el altruismo, y de este último, la moral humana.

La evolución bien explica nuestro origen y las razones por las qué estamos aquí: Mecanismos naturales, fríos y sin propósito. Pero eso no significa que la vida individual sea sin propósito, o sea una justificación para exterminar a otros.

Nuestros cerebros evolucionados y altamente complejos nos permiten tomar decisiones contrarias a la perpetuación de nuestros genes (única finalidad evolutiva en términos biológicos), tales como no tener hijos, o tener pocos, tener sexo con fines solo de placer, adoptar hijos que no son biológicos, ayudar a desconocidos, etc. Todas estas acciones que van en detrimento de dejar copias de nuestros genes, solo son posibles en organismos que tienen la potestad de razonar y revelarse de la dictadura de los genes egoístas.

Que la naturaleza sea roja en dientes y garras no significa que los humanos debemos comportarnos como hienas peleando una carcasa. Tampoco justifica ningún acto delictivo. Ante nosotros tenemos la posibilidad de dar significado y propósito a nuestras vidas de la mejor que queramos. Argumentar como Perkins que aceptar la evolución implica llevar a cabo tiroteos masivos es como afirmar que si se cree en la gravedad está justificado empujar a las personas por la ventana.

Martes, 3 de Septiembre de 2019

Jesús y el conflicto entre ciencia y religión

Traemos una nueva caricatura de Jesus and Mo. En esta ocasión sobre el conflicto de ciencia y religión.

Para más caricaturas de Jesus and Mo da click aquí
Martes, 13 de Agosto de 2019

La evolución biológica ¿tan sólo una teoría?


Con regularidad escuchamos decir que la evolución biológica es una teoría. Queriendo con esto decir que es tan solo una hipótesis. Como ejemplo de lo anterior basta mirar las reacciones de ciudadanos comunes cuando se publican noticias sobre evolución.

Por ejemplo, tras una nota de la BBC Mundo titulada ¿Los humanos descienden de los monos? hubo reacciones del siguiente tipo:
-  "Sabemos tan poco que no tenemos evidencia empírica y por eso es una teoría."-  "La ciencia está tan llena de "teorías" pero nada que se pueda replicar."- "La evolución es una teoría, simplemente nos enseñaron sobre un supuesto" 
Para responder a este interrogante citaré a dos científicos que trabajan sobre el tema y que han abordado esta pregunta. El primero es John Rennie Bachelor of Science en biología por la Yale University y redactor en Jefe de Scientific American. El otro es el biólogo y divulgador Ricard Dawkins.

Respuesta de Jonh Renie

Mucha gente aprende en la escuela que una teoría cae en el medio de la jerarquía de certidumbre – más arriba de una mera hipótesis, pero debajo de una ley. Sin embargo, los científicos no utilizan los términos de ese manera. De acuerdo a la Academia Nacional de Ciencias (NAS), una teoría científica es “una explicación bien sustentada de algún aspecto del mundo natural que puede incorporar hechos, leyes, inferencias, e hipótesis probadas”. Ningún cantidad de validación cambia una teoría en ley, que es una generalización descriptiva de la naturaleza. Así que cuando los científicos hablan sobre la teoría de la evolución –o la teoría atómica o la teoría de la relatividad, según sea el caso –no expresan reservas acerca de su verdad.

En física se ha llegado a determinar la existencia de partículas
subatómicas, nunca vistas, usando los datos del
Gran Colisionador de Hadrones
Imagen Norte Digital
A esto se añade que la teoría de la evolución, es decir la idea de la descendencia con modificación, uno también puede hablar del hecho de la evolución. La NAS define a un hecho como “una observación que se ha confirmado repetidamente y para todos los propósitos prácticos es aceptada como ¨verdad¨.” El registro fósil y las otras abundantes evidencias testifican que los organismos han evolucionado a través del tiempo. Aunque nadie ha observado directamente esas transformaciones, la evidencia indirecta es clara, sin ambigüedad y aplastante.

Todas las ciencias frecuentemente se apoyan en evidencia indirecta. Los físicos no pueden ver las partículas subatómicas directamente, por ejemplo, así que verifican su existencia al mirar los rastros reveladores que las partículas dejan en las camaras de aceleración. La ausencia de observación directa no hace que las conclusiones de los físicos seán menos certeras.


Respuesta de Richard Dawkins

En una ocasión, intenté persuadir a los asistentes de una conferencia ateísta en EE.UU. de que el eslogan “In God We Trust” (“En Dios confiamos”), inscrito en los billetes de dólar, tan solo es una futilidad cosmética. Expliqué la necesidad de dejar de sufrir por ello y de centrar nuestra lucha en asuntos más importantes, como las exenciones fiscales de las iglesias. Pero mi argumentación recibió la crítica del admirable Edwing Kagin, el cual, desgraciadamente, ya ha fallecido. Defendió que sí se trataba de un asunto importante, no solo porque es inconstitucional, sino porque muchos estadounidenses, desconocedores de la historia (afirmación hecha en el año 1957), apuntan al “En Dios confiamos” como una prueba de que EE.UU. se había fundado en el Cristianismo.

La costumbre de referirnos a la “teoría” de la evolución también puede llevar a engaño. La frase “solo una teoría” lleva a la confusión a muchas personas. Este trabajo se propone hacer desaparecer tal error: debemos abandonar la palabra “teoría” cuando hablemos con los creacionistas.

Hoy, la respuesta más común a la crítica de “tan solo una teoría”, que suelen mantener los creacionistas, es explicar que el sentido de la palabra “teoría” en la ciencia es diferente del que se le da en el uso diario, que suele ser sinónimo de “hipótesis”. En Evolución: el mayor espectáculo sobre la tierra hice referencia a dos definiciones del diccionario Oxford de inglés:

Teoría, sentido 1º: Esquema o sistema de ideas o afirmaciones mantenidas como explicación o razón de un grupo de hechos o fenómenos; una hipótesis que ha sido confirmada o establecida mediante la observación y el análisis y que se propone o se acepta como explicación de hechos conocidos; una afirmación que se entiende como ley general, principio o causa de algo conocido u observado.

Teoría, sentido 2º: Hipótesis que se propone como explicación, y, por consiguiente, una mera hipótesis, especulación, conjetura; una idea o conjunto de ideas sobre algo; una visión o noción individual.

La disciplina de partido entre los científicos que defienden la evolución es difundir el sentido 1º, y eso es lo que yo he hecho hasta hoy. Pero, en este momento, quiero obviar la disciplina de partido. Ahora, opino que intentar aclarar este aspecto semántico de la palabra “teoría” es una batalla perdida. Deberíamos dejar de utilizar la palabra “teoría” cuando defendamos la evolución e insistir, en lugar de ello, en que la evolución es un hecho.

Los filósofos podrían incluso ser capaces de ensombrecer la palabra “hecho”. Un hecho no puede nunca ser más que una hipótesis probada; una hipótesis que ha sido capaz de resistir todos los intentos de falsearla. Cuanto más enérgicos son tales intentos, más se acerca la hipótesis al nivel del hecho. Me encanta la manera en la que lo explicó Stephen Jay Gould: “en la ciencia, un ‘hecho’ tan solo puede significar una cosa que ha sido confirmada hasta tal punto que sería perverso mantener alguna discrepancia provisional. Supongo que las manzanas empezarán a brotar mañana, pero esa posibilidad no se merece el mismo tiempo en las clases de física”. En los tribunales, los periódicos y todos nosotros, en nuestro día a día, usamos la palabra “hecho” de una forma que muy pocos tienen dificultades para entenderla. Es un hecho que Nueva Zelanda está en el hemisferio sur (Barak Obama es el presidente de los EE.UU., está lloviendo en Oxford, la hierba es verde, etc.). Es el significado diario de la palabra “hecho” la que tenemos que emplear cuando defendamos la evolución ante audiencias legas en la materia. No conseguimos hacer entender el sentido 1º de la palabra “teoría”. Deshagámonos de ella y hablemos francamente de la evolución como un hecho sobre el que sería perverso mantener alguna discrepancia.

Nuestro fracaso en transmitir el sentido 1º se debe en parte a la tendencia diaria de saltar directamente al sentido 2º: la teoría como una “mera” hipótesis. Pero debemos admitir que los propios científicos emplean la palabra “teoría” de una manera incoherente, que puede sorprender y confundir al pobre desconocedor del asunto. La Teoría de cuerdas tiene elementos del sentido 1º; es, de hecho, un esquema o sistema de ideas o afirmaciones, pero le falta mucho para ser confirmada o establecida mediante la observación o el análisis. Ni siquiera está claro cómo una persona podría ponerse a probarla mediante la observación y el análisis. No obstante, se le llama Teoría de cuerdas y no Hipótesis de cuerdas. La Teoría de juegos no es algo que se pueda confirmar o establecer; más bien, es una técnica de razonamiento que, a partir del estudio matemático de juegos, ha probado ser útil en múltiples y diferentes campos. La Teoría marxista es, definitivamente, un esquema o sistema de ideas, mantenidas como explicación o razón de la sociología y la economía de los humanos (y como una receta para la política), pero, otra vez, hay que preguntarse, “¿mantenida por quién?”.

La ascendencia común, parte de la teoría evolutiva está amplaimente confirmada
con las evidencias genéticas.
En la imagen un cladograma del grupo de los passeriformes. 
Charles Darwin hacía continuas referencias a su “teoría”, que, en aquella época, era una teoría en el sentido 2º: una hipótesis, cuya base probatoria en aquel momento convenció a algunos científicos, pero no a todos. En el siguiente siglo y medio, ha cambiado del sentido 2º al 1º, lo cual indica que existe un continuum, históricamente trazable, entre el sentido 2º y el 1º. Hoy, ningún científico duda sobre el hecho de la evolución. Es un hecho incontestable que compartimos antepasados comunes con nuestro primo el gorila y con nuestro primo más lejano el canguro.

Algunos científicos hablan del hecho de la evolución como si fuese diferente de la hipótesis de Darwin sobre su mecanismo, la selección natural. Relegan la selección natural, pero no la evolución, al sentido 2º. Otros opinan que la selección natural está tan asentada como el único mecanismo conocido de evolución adaptable, que su progreso histórico desde el sentido 2º al sentido 1º está casi tan completo como el de la propia evolución.

En nuestras luchas contra los creacionistas, es la propia evolución, más que la selección natural, la que se lleva la mayor parte de los ataques. Por tanto, podemos dejar a un lado el estatus de la selección natural y concentrarnos en el hecho de la evolución como algo probado de manera tan firme, que negarlo sería perverso. Es un hecho, más allá de cualquier debate razonable, que si trazas tu genealogía y la de tu perro, finalmente encontrarás un antepasado común. Es un hecho, más allá de cualquier debate razonable, que cuando comes pescado con patatas, te estás comiendo realmente a un primo lejano, que es el pez, y a un primo aún más lejano, que es la patata.

Cuando se abandona la “teoría de la evolución” y se intenta sustituirla por la “ley de la evolución”, se añade una confusión diferente. Todavía no está claro que la evolución sea una ley en el sentido de la Ley de Newton, la Ley de Kepler, la Ley de Boyle-Mariotte o la Ley de Snell. Estas leyes son relaciones matemáticas, generalizaciones sobre el mundo real que pueden dar cuenta de la realidad cuando se realizan algunos cálculos. La evolución no es una ley en ese sentido (aunque algunas generalizaciones, como la Ley de Dollo o la Ley de Cope, se han incluido, con un poco de recelo, en el corpus de la teoría darwiniana). Además, la “Ley de la evolución” evoca una serie de asociaciones desafortunadas y generalizaciones exageradas, relacionando la evolución biológica, con la evolución cultural, la evolución lingüística, la evolución económica y la evolución del universo. Así que, por favor, no hagamos peores las cosas convirtiendo la evolución en una ley.

Simplemente, abandonemos los intentos de explicar el significado especial de la palabra “teoría”. Es una palabra dispuesta a ser malentendida por personas desconocedoras de la ciencia, dispuestas a malentender. Incluso los científicos son incoherentes en su uso. El uso común de la palabra “hecho” (es un hecho que Nueva Zelanda está en el hemisferio sur) y su sentido científico (la evidencia de la evolución es tan fuerte que discrepar de ella sería perverso) son suficientemente cercanos como para evitar que se confunda cualquier persona, excepto el más enrevesado y pedante de los filósofos. Pospongamos desde ya la cuestión sobre si la selección natural también es un hecho. Por ahora, cuando debatamos con los creacionistas, deshagámonos de la confusión, mediante una retirada estratégica de la defensa de la palabra “teoría”. Sacrifiquemos un peón por una ventaja estratégica y dejemos claro el mensaje que todos pueden entender y que es innegablemente cierto en el sentido de su uso diario. La evolución es un hecho.

Otra lectura: "La evolución como hecho y teoría" por Stephen Jay Gould
Martes, 12 de Febrero de 2019

Escuela cancela obra sobre Darwin y la evolución tras quejas de padres cristianos

En el condado de Cheshire, en Inglaterra acaba de ocurrir un controversial hecho en una escuela, propio de siglos pasados y tiempos más oscuros.

La Escuela Primaria Hartford Manor, una escuela comunitaria no religiosa en un pueblo de Cheshire, decidió cancelar el musical Darwin Rocks y reemplazarlo con un espectáculo "menos divisivo" después de las objeciones de padres cristianos.

La obra presentaría el histórico debate entre el obispo Samuel Willberforce y el biólogo Thomas Henry Huxley, apodado el Bulldog de Darwin, ocurrido en la Universidad de Oxford el 30 de junio de 1860.

Sin embargo, como este debate dejo muy mal parado al obispo Willberforce, y al leer el libreto, los padres de religión evangélica amenazaron con retirar a sus hijos de la obra, que estaba dirigida a niños de entre 7 y 11 años, ya que sentían que una de las escenas "se burlaba" de un obispo involucrado en el debate histórico sobre la evolución.

Pero la decisión de cancelar la obra ha provocado enojo entre otro grupo de padres que argumentan que es "inaceptable" que a sus hijos se les haya negado una valiosa oportunidad de aprendizaje.

El diario The Independent recogió las reacciones de algunos padres molestos por la censura de la ciencia en una escuela.

Alan McDonald, un padre de la escuela que quiere que la producción regrese, dijo: “Realmente se siente como un gran paso hacia atrás.

"No parece ni parejo ni en absoluto correcto".

El Sr. McDonald, que es un científico en el servicio civil, agregó: "Es algo que creo que los niños deberían aprender y este vehículo de aprendizaje que usan es bueno.

“Me parece ridículo encubrir la historia y reemplazarla con algo completamente vacío.

"Creo que es solo un intento velado de encubrir los puntos de vista religiosos por encima del hecho científico, lo que creo que es vergonzoso personalmente".

Otro padre, que deseaba permanecer en el anonimato, dijo: "Es simplemente inaceptable que las opiniones fundamentalistas religiosas deban tener tanta influencia en una escuela primaria comunitaria y evitar que los niños accedan a lo que debería haber sido una experiencia de aprendizaje brillante".

Agregaron que les preocupaba que existiera un "conflicto de intereses", ya que el presidente de los gobernadores de la escuela comunitaria no religiosa es un vicario local.

Stephen Evans, director ejecutivo de la National Secular Society, dijo: "Estamos viendo una tendencia preocupante de padres que presionan a los directores y amenazan con retirar a los niños cuando la enseñanza no se ajusta a su visión del mundo, a menudo limitada.

"Las escuelas deben ampliar los horizontes de los alumnos y necesitan apoyo para hacerlo cuando se enfrentan a presiones externas que exigen que la educación que reciben sus hijos se ajuste a las opiniones religiosas de los padres".


Viernes, 23 de Febrero de 2018

Demanda creacionista rechazada por tercera vez

Una buena noticia llega desde el Estado de Pennsylvania en donde un cristiano ha perdido por tercera vez en el estrado judicial una demanda para evitar que enseñe la evolución por selección natural, en las escuelas públicas de este estado.

Según informa Patheos, el demandante, de nombre  Thomas J. Harclerode pidió a su distrito escolar local evitar que se destinaran dineros públicos para enseñar esta teoría. Según el señor Harclerode él "es un contribuyente ... y está extremadamente angustiado de que parte de su dinero de impuestos vaya a perpetuar (la teoría de la evolución) que ha sido científicamente desacreditado y que el conocimiento que lo prueba ha sido retenido por los estudiantes."

Para el demandante "la teoría de la evolución se encuentra desacreditada en el mundo científico", mantra repetido mil y una vez, pero que no tiene asidero en la realidad. Sin embargo, el señor creacionista fue más allá: también tiene un "efecto perjudicial en la sociedad". Para Harclerode el líder del Tercer Reich, el dictador nazi Adolf Hitler, el asesino en serie Jeffrey Dahmer y los tiradores escolares de Columbine usaron la teoría de la evolución como una "excusa" para sus crímenes. La enseñanza de la evolución en Everett "podría engendrar individuos, similares a los anteriores, para cometer crímenes localmente".

David G. Mcaffe, bloguero ateo, con ironía declaró sobre este argumento que "Supongo que [Harclerode] se está refiriendo a la Guerra Santa de Charles Darwin de 1859 en la que los ateos masacraron a millones en nombre del avance científico ... ¡oh, espera! , eso nunca ocurrió.

Lo curioso es que el demandante ya había perdido un caso similar hace casi una década; lo intentó de nuevo en 2016, perdió ese también, y ahora su apelación también ha sido descartada. Día tras día la enseñanza de la evolución está bajo ataque, porque no ha habido otra explicación científica tan demoledora contra la religión que la evolución por selección natural.

Por cierto, la ONG Bogotá Atea tendrá una conferencia en la que responderá preguntas sobre evolución que los seguidores de su canal han redactado en los comentarios de este. Si deseas te dejamos el vídeo.

Sábado, 21 de Octubre de 2017

Así fué la conferencia de Answer in Genesis en Bogotá

El Museo de la Creación, parece distante para los latinoamericanos. Para muchos pareciese que la enconada y tergiversada oposición a la biología evolutiva de los creacionistas evangélicos gringos, fuese un problema de otras latitudes. Sin embargo, cada vez hay esfuerzos más frecuentes en América Latina para importar esta pseudociencia.

Este viernes 20 de octubre tuve la oportunidad de asistir a un par de conferencias creacionistas en una de las más importantes universidades de Bogotá: La Pontificia Universidad Javeriana. Los invitados incluían a un biólogo chileno especializado en vida marina y un pastor de Answer in Genesis (Respuestas en Génesis) ligado al Museo de la Creación.

Cabe señalar que la conferencia no fue organizada por "la Ponti", sino por un grupo cristiano de la Universidad Nacional (Estudios Hermeneúticos) en colaboración con el grupo Vida para la Universidad VPU.

Debo confesar que el sentimiento que tuve toda la tarde era de una auténtica indignación. No por el hecho que se mostrara un punto de vista distinto al mío, el de la evolución biológica, sino por el hecho que se le decía a la audiencia una serie de cosas, que presuntamente se sostiene en biología, que no son ciertas. Al partir de una exposición falaz de los fundamentos de la biología evolutiva, se ataca una postura que no existe. La posibilidad de una discusión académica se hace imposible cuando tienes en frente a alguien que sabes que está mintiendo o que saca de contexto estudios científicos. ¡Bueno, así es la pseudociencia! ¿No lo sabías? podrá preguntarse el lector. Pero no deja de generar la sensación de impotencia al ver que la contraparte está siendo deshonesta, evita las evidencias incómodas, que muestran solo una parte de los datos. ¡Así no se hacen las cosas en ciencias!"

1. El inicio. El moderador, Tomás León Sicard, agrónomo de la Universidad Nacional y docente de la misma, empezó con un testimonio de conversión personal. Comentó como él siendo agnóstico cambió de forma de pensar cuando su hija enfermó de leucemia. "Como no podría orarle a la ciencia, afirmó, busqué a Jesús y ese fue mi consuelo". Dijo en palabras más, palabras menos. Me queda la pregunta si su fe hubiera sido la misma si su hija hubiese muerto, o que piensa de los casos en los que Jesús no contesta las oraciones y los niños con cáncer mueren. Otras de sus palabras me dieron a entender que no tenía muy claras las evidencias de la evolución ni entendía sus mecanismos.

2. El doctor en biología. Luego vino el doctor Ricardo Bravo. es biólogo y enseña zoología de invertebrados y vertebrados marinos en la Universidad de Valparaiso. Afirmó tener su sustento en papers o artículos científicos, que a decir verdad no fueron analizados en profundidad, y en el que las conclusiones dadas se amañaban para que dijesen cosas que no decían. Tomé atenta nota de sus puntos expuestos. Entre aquellos que más me sorprendieron encontré estos:

a. Afirmó que la evolución (ni siquiera hablo de la biología evolutiva como rama de la biología) sostenía que el principal mecanismo de la evolución es la mutación. Al final le interpelé en público y le dije que la mutación solo era parte del mecanismo de la selección natural, pero se aferró en que eso no es lo que sostiene la biología. Dijo que un par de mutaciones útiles pueden aparecer un miles de millones de años y que esto no serviría para formar especie alguna. En mi intervención le comenté del experimento de Richard Lensky y como este ha documentado las mutaciones que han permitido diferentes adaptaciones, como la de la biodegradación del citrato en la E. Coli. Nada sirvió. El experimento de Lensky (que no es el único) no fue rebatido, sino que dijo que mi posición solo evidenciaba el paradigma del evolucionismo clásico. El papel de la selección natural, o los experimentos que se han hecho de la misma brillaron por su ausencia.

Nota para el lector: Si no sabes del experimento de Lensky da click aquí

b. Los datos moleculares contradicen los de la anatomía comparada. ¡Es en serio! Cualquier estudiante de biología sabe que los datos genómicos son de gran importancia para validar los cladogramas y aclarar dudas sobre parentesco evolutivo. El señor Ricardo Bravo dijo que el gran parecido genético del humano con el chimpancé era un mito, porque en unos casos se comparaban unos genes, en otro otro. Lo que omitió -y eso es lo importante- es que sin importar que secuenciemos genes aislados, pseudogenes o todo el genoma, no hay otra especie con mayor parecido genético que con los chimpancés. Luego, siguen los gorilas y más alejados los orangutanes. Este arreglo genético es coherente con la anatomía comparada.

Presentación amañada de información por los creacionistas.
Mezclan información real (como el torax aplanado)
con una imagen de un orangután actual.
c. El tratamiento del registro fósil humano fue desastroso. Ricardo Bravo mostró a los australopithecus, como una especie de simio más. De hecho, solo mencionó a Lucy, una Australopithecus afarensis y bajo su mención la imagen de un orangután. Es increíble esto, porque el recurso audiovisual mostraba una anatomía totalmente diferente de los Australopithecus. Mostrar esto, en pleno siglo XXI es deshonesto.

Para los que deseen saber porque los australopitecos no son simples chimpancés (u orangutanes como lo mostró Ricardo Bravo) puede ir al siguiente enlace:

Mentiras de los creacionistas sobre Lucy (Australopithecus afarensis)

Pero el horror prosiguió. Luego vino la mención al fraude de Piltdown, como si fuera parte de los textos de antropología actuales, luego la mención de que la ciencia ya había dicho que los neandertales no eran antepasados de nosotros, todo lo anterior aderezado con una imagen de la evolución humana como lineal, no como un árbol con muchas especies. 

Medias verdades de los creacionistas sobre el Hombre de Piltdown

Medias verdades de los creacionistas sobre el Hombre de Neandertal

Sin duda, que los neandertales no son una especie antecesora. Sabemos que fue una rama lateral de la que poco de su ADN pasó a los sapiens. Pero no hubo exposición del Homo habilis, Homo erectus, Homo heidelbergensis. Tampoco mención alguna de como su posición en el registro fósil muestra una aumento gradual del tamaño cerebral. No, eso no se mostró. Apuntó también que por haber tamaños diferentes del cerebro entre los humanos actuales alguno de los presentes en el auditorio podrían ser clasificados como H. habilis, H. neanderthalensis, etc. ¡Como si la capacidad craneana fuera el único rasgo que anatómico define a una especie! Un remate de falsedades y medias verdades.

Habló de importantes reuniones donde los científicos no se ponen de acuerdo sobre la teoría evolutiva, siendo entonces una teoría en crisis. Confunde las discusiones propias de un campo en crecimiento como una negación total de la evolución. Francamente deshonesto.

Minimizó la diferencia entre tipos de ojos y la sensibilidad a la luz, al punto de dar a entender que las medusas podían ver como los vertebrados. Saltó a decir que los profesores de biología enseñaban que las medusas no tenían sistema nervioso. Aunque de la presencia de una red de nervios bajo la epidermis no se puede concluir, o insinuar, que ven igual a los vertebrados. Claramente deshonesto o chapuzeramente explicado para inducir a confusión.

Amañó los datos del ADN mitocondrial humano, que son una clara evidencia del origen africano, para decir que son evidencia de la descendencia de los sobrevivientes del diluvio. Nada de fechas estimadas a partir de tasas de mutación, ni de que grupos africanos muestran mayor variación y secuencias originales. 

Antes de la conferencia estuve escuchando conferencias de Ricardo Bravo y es sumamente preocupante de como él hace alarde de que cada vez se le abran más espacios para presentar su pseudociencia en colegios y universidades.


3. El conferencista de Respuestas en Génesis.  Luego el turno fue para Joe Owen, quien fue presentado como el conferencista principal de Answer in Genesis. Owen utilizó varios ejemplos en el que simplificó varias explicaciones cientificas, desde el Big Bang, la formación de la Tierra, la síntesis de elementos químicos en las estrellas, etc., por medio de chistes, los cuales afirmó era para hacer "más entretenida su presentación". En realidad fue una banalización sin centrarse en los argumentos a favor del Big Bang, y otros procesos.

Posteriormente argumentó que la aceptación de la evolución implicaba racismo, eugenesia, falta de propósito de la existencia y la dominación de la mujer (aunque el versículo que manda a callar a las mujeres es de la Biblia, no del Origen de las Especies).  Para Owen la posibilidad de una vida moral es posible solo con valores absolutos que derivan de un Dios. Al preguntársele sobre porque basaba su explicación en la Biblia y no el Corán o los libros Védicos, dio una respuesta muy mediocre, en la que señaló, entre otras cosas que "el Islam había tenido un inicio violento que lo descalificaba y que la Biblia era históricamente exacta en todos los aspectos" (¡Como si la expansión del cristianismo hubiera sido un jardín de rosas!).

Como tergiversar una cita para decir que la aceptación
de un punto de vista materialista conlleva a la eugenesia.
No pudo faltar una imagen de Hitler para mostrar las terribles consecuencias de una visión materialista del Cosmos. También hubo cerca del inicio una cita de Ayn Rand, para mostrar la aceptación de la evolución como el primer paso a una existencia egoísta y desprovista de bondad.

El hecho que acepte que las hienas destripan a muchos antílopes estando vivos, no significa que no debo tener actos de bondad y altruismo con otros seres humanos y otros seres sintientes. ¿Es difícil de entender? Para el pastor Owen sí.

En otro lamentable momento hubo citas de Sagan y Neil deGrase Tayson sacadas de contexto. En una de ellas fue del primero, en el que hablando de la selección natural mencionaba la muerte de los organismos como parte del proceso natural (piense en unas bacterias que perecen por la acción de la amoxicilina). El pastor Owen sacó de contexto la cita para decir que la muerte de los niños con Síndrome de Down, ancianos y personas con discapacidad era lo que se esperaría que pidieran quienes siguen una postura naturalista. Para terminar un bombardeo de versículos bíblicos (ver imagen inicial) para terminar con la salvación de Jesús.

 4. Las preguntas finales. El moderador, Tomás León, seleccionó principalmente preguntas de los creyentes, quienes eran la mayoría en el auditorio. Luego leyó las seleccionadas en grupos de a cuatro. No hubo muchas preguntas escépticas. Una intervención mía, anteriormente comentada, aceleró la finalización de la conferencia, no sin que antes el profesor León comentara que debido a mi (incómoda) intervención muchas personas se quedarían sin que sus preguntas fueran atendidas. ¡Porque, claro les era más cómodo el juego cuando solo leían las preguntas de los cristianos!. Procedió a leer los nombres de las personas que por mi culpa se quedarían sin su respuesta en el momento, pero aseguró que tendrían su respuesta por correo.

A propósito, en las preguntas escritas había pedido que se me explicase desde el marco del Diseño Inteligente qué propósito hay en las complejas estrategias que utiliza el parásito de la malaria para esconderse dentro de los glóbulos rojos humanos. Los defensores del D.I. solo parecen maravillarse con el diseño de animales bellos y la anatomía humana, pero dejan de lado las adaptaciones de los parásitos porque les es incómodo decir que estas fueron también diseñadas por su amoroso Dios. Mi pregunta no fue seleccionada para ser leída en el auditorio, aunque si leyeron la petición de un joven que pedía que se llevara el creacionismo a la Universidad militar.

Ya para el cierre, una de las chicas organizadoras invitaba a una actividad para celebrar los 500 años de la reforma protestante en el Auditorio León de Greiff de la Universidad Nacional (más violaciones al Estado laico).

Afortunadamente grabé el 90% de ambas ponencias, y espero, en caso que el tiempo lo permita, poder publicar las conferencias, con algunos comentarios escépticos. En tal caso se haría en el canal de Bogotá Atea en YouTube.

Artículos de interés:

La teoría del Diseño Inteligente es religión, no es ciencia
Diseño ¿inteligente?: más bien una idea extraordinariamente tonta

Un libro recomendado: "Por qué la teoría de la evolución es verdadera" de Jerry A. Coyne.
Sábado, 24 de Junio de 2017

Turquía dejará de enseñar la evolución por presión islamista

Un Dimetrodon del Pérmico, pariente de los
antepasados de los mamíferos (DevianArt)
Su imagen en las aulas de clase de Turquia desaparecerá, así como todo lo
relacionado con la evolución por orden del gobierno islamista.
Desde el año 2002 el partido islamista Justicia y Desarrollo (AKP), que gobierna Turquía ha hecho denodados esfuerzos para acabar con el carácter laico del estado turco y favorecer el islam. En ese esfuerzo, el retirar la teoría de la evolución de las aulas de clase es el siguiente paso que se llevará en las instituciones públicas desde 2018.

"Ninguna regla dice que se debe enseñar esta teoría", aseveró Kurtulmus, catedrático de Economía en la Universidad de Estambul y miembro del AKP. De igual manera se manifestó el viceprimer ministro turco, Numan Kurtulmus, calificó la teoría de Charles Darwin como "científicamente anticuada y podrida".

El Ministerio de Educación declaró en su página web que "Hay temas polémicos, en los que los alumnos aún no dominan el contexto científico para entenderlos", dijo Alpaslan Durmus, en representación de esa cartera. En su presentación pública se podía leer: "La unidad de 'Inicio de la vida y evolución' se ha eliminado".

Durmus aseguró que los nuevos contenidos tenían ya el visto bueno del presidente del país, el islamista Recep Tayyip Erdogan. El partido islamista AKP intentó en el 2006 introducir clases creacionistas en la escuala, pero entonces la oposición logró impedirlo.

El entonces ministro de Educación, Hüseyin Çelik, defendió la necesidad de enseñar la teoría del "diseño inteligente", porque "coincide con los libros divinos monoteístas", mientras que las teorías darwinianas, dijo, reflejan un ideario ateo.

Para una introducción a la teoría de la evolución, dejamos como recomendado este vídeo:

Jueves, 7 de Julio de 2016

Inaugurada réplica de la mítica arca de Noé

Ha abierto en Kentucky al público un parque temático que busca defender el relato bíblico de los orígenes. El modelo del Arca de Noé tiene modelos de animales actuales y de dinosaurios.

Su promotor, el ferviente creacionista Ken Ham, ha destinado junto con su organización creacionista 102 millones de dólares, en este parque temático, que para él es más un esfuerzo por combatir la que denomina "diabólica teoría de la evolución".

“No estamos construyendo el arca para que sea un centro de entretenimiento. Quiero decir que no es como un parque Disney o Universal, solo para que la gente venga y se lo pase bien. Tiene un propósito religioso. Lo hacemos porque somos cristianos y queremos difundir el mensaje cristiano”, afirmó Ken Ham, quien ya también fundó el "Museo de la Creación".

El creacionista de origen australiano también desea que su arca-museo sea una advertencia de la ira de su dios para los visitantes. El amoroso dios que ahogó a los humanos que no hicieron lo que él dictaba es el destino para gays, cristianos tibios, budistas, ateos, quienes aborten y todo aquel que haga caso omiso de la Biblia. “No estamos pareciendo más a los tiempos de Noé en que la cultura es cada vez más laica”, afirmó Ham con gran malestar.

Ham buscó tener rebajas en impuestos al alegar que su proyecto era turístico, aunque el estado intentó derogar las ventajas fiscales al enterarse de que Ham exigía a sus empleados que firmasen una “declaración de fe” que excluía a los homosexuales y a los que no comulgaban con el cristianismo evangélico fundamentalista. Ham acudió a los tribunales y ganó, el pasado enero.

Bill Nye, más conocido como “Bill, el Científico” en los libros y en la televisión, afirmó en una entrevista telefónica: “Los seres humanos y los dinosaurios no vivieron en la misma época. Es algo absolutamente irracional”. La ciencia ha determinado que la Tierra tiene miles de millones de años de edad y que no ha habido ningún diluvio planetario en los últimos 6.000 años.

“Vamos a educar a una generación de niños científicamente analfabetos”, se lamentaba Nye, que en 2014 debatió con Ham en el Museo de la Creación, un duelo que millones de personas vieron por Internet.

Hace poco, un grupo de activistas ateos locales, los Tri-State Freethinkers (Librepensadores de los Tres Estados), intentó poner carteles en la autopista que lleva al arca calificándola de “Parque del Genocidio y el Incesto”, pero ninguna empresa de vallas publicitarias accedió a hacerlo, según Jim Helton, fundador y presidente de los Librepensadores, así que proyectan protestar durante la gran inauguración del edificio. “La moraleja de la historia del diluvio es horrible”, argumenta Helton. “No decimos que no pueda construir su parque, pero no nos parece adecuado para pasar un día divertido en familia”.

William Trollinger, un religioso creacionista aliado de Ken Ham escribió el libro Righting America at the Creation Museum [Enmendar a Estados Unidos en el Museo de la Creación] con el que busca "hace una llamada a los cristianos a participar en una guerra cultural” contra los científicos ateos. “Les dice que si de verdad quieren ser cristianos, están en guerra contra el enemigo ateo y humanista”.

Jim Helton, un activista ateo de la ONG Tri-State Freethinkers dijo que el parque temático religioso será diferente a cualquier otro en la nación debido a su rechazo a la ciencia.

"Básicamente, este bote es una iglesia criando niños científicamente analfabetas a quienes se les miente respecto a la ciencia", enfatizó Jim Helton, quien vive a casi media hora en auto del arca.

Esta misma organización ha anunciado un plantón en el que asistirá David Silverman, presidente de American Atheists.

"Parque Genocidio" es el nombre que le han dado los ateos activistas locales
al parque del arca. Esta valla no fue puesto por ninguna imagen publicitacia.
Según los creacionistas de la Tierra joven, el arca transportaba hasta 1.400 especies de criaturas que poco a poco evolucionaron hasta convertirse en los animales que conocemos en la actualidad. Los seguidores de este credo admiten la idea de que la naturaleza hace ligeras adaptaciones a lo largo del tiempo, pero no que los seres humanos y los chimpancés desciendan de un antepasado común.

Para información sobre porque el diluvio no fue un hecho real los invitamos a leer:

Objeciones geológicas para aceptar el diluvio universal

Objeciones biogeográficas al Diluvio universal

Cómo conversar sobre el Diluvio Universal con los testigos de Jehová (y otros creyentes)

Por último, les dejamos esta interesante entrevista al creacionista Ken Ham

Lunes, 1 de Febrero de 2016

La evolución es parte de un plan satánico: Precandidato adventista

Inicia la carrera por la nominación presidencial republicana en los Estados Unidos. En este partido hay muchos candidatos anticiencia, que atacan la enseñanza de la evolución y el calentamiento global.

Uno de los candidatos anticiencia es Ben Carson. Neurocirujano adventista que en momentos ha figurado a la par de Donald Trump en intención de voto. Este último, entre otras bellezas, niega el calentamiento global.

Carson, el candidato más alejado del mundo de la política ha hecho particulares declaraciones sobre la evolución.

La teoría de la evolución es parte de un plan satánico

Carson no es el primer republicano creacionista. De hecho, es habitual que los creacionistas que son políticos militen en el Partido Repúblicano. Han existido altos cargos en EE.UU. abiertamente creacionistas: los Bush, Ronald Reagan, entre otros.

Lo que si causa sorpresa es que el único precandidato que tiene formación en ciencias, él es neurocirujano, muestra un desconocimiento absoluto de los más simples rudimentos científicos. Su obnubilación sin duda procede de la Biblia.

Para Carson la teoría de la evolución es un invento del Diablo para que la gente se aleje de Dios.
"Ahora, toda esta controversia creación / evolución se ha estado librando en, en realidad, desde el principio, porque, ¿Cuál es el plan de Satanás? Deshacerse de Dios. Para desacreditar a Dios. Para caracterizar erróneamente a Dios. ¿Y qué es la creación?. La creación es la firma de Dios, que creó el mundo y que Él nos creó."
Cabe mencionar que la anterior declaración fue dada en una conferencia adventista, no en un discurso de campaña. Pero ante los medios Carson a aumentado sus ataques a la ciencia.

Bueno, nada más anticientífico que declarar un fenómeno como irresoluble por la ciencia y claramente en terreno del mito.

En un discurso en Nashville en inicios de noviembre, el Dr. Ben Carson, descargó todos sus ataques contra la ciencia.

"Darwin se besuquea con Satanás" Imagen "Los Simpsons" 
"Me Dicen, Carson, ¿cómo se puedes ser un cirujano, un neurocirujano, y creer que Dios creó la Tierra, y no creen en la evolución, que es la base de todo el conocimiento y toda la ciencia?
Bueno, es un poco raro. Pero yo creo que Dios nos creó, y lo hizo muy bien. Así que no sé de dónde sacan eso de "¿cómo puedes?" Esto [la evolución] no es cierto. De hecho, cuanto más se sabe acerca de Dios, y es más profunda tu relación con Dios, se hace más intrincado el conocimiento de cómo funcionan las cosas, incluyendo el cuerpo humano".

La verdad, mientras más se ha estudiado la naturaleza menos necesidad se tiene de la hipótesis de dios.

Ver: ¿Qué es evolución?

Ahora prepárense a escuchar las perlas más grandes:

Los lóbulos frontales de dios
"Los seres humanos tienen grandes lóbulos frontales porque nosotros, solo, fuimos creados a imagen de Dios, que también tiene un lóbulo frontal bastante grande, ya sabes".
Bueno, y si dios también tiene pulgares oponibles, visión binocular, clavículas funcionales es un primate también!


Evolución y moralidad

Carson mantiene la idea extendida en el mundo evangélico que creen en la evolución es una justificación para ser malos con los demás seres humanos.
"Los que creen en la evolución tendrá menos culpa por ser caníbales, si se presenta la situación"*
Hay que señalar que el aceptar el hecho de que las especies cambian con el tiempo y que la selección natural es un mecanismo de la evolución no implica una licencia para el asesinato o el robo. Justamente la civilización humana, en donde la democracia y los derechos humanos han echado raíz, ha tratado de resolver los conflictos de manera pacífica y ayudando a las personas en situación de desprotección.

Sin entender la naturaleza de la ciencia
"La evolución es la corrección política científica"*
La teoría de la evolución, así como la atómica o la cineticomolecular, no son teorías por moda o por corrección política, como dice Carson. Una teoría adquiere ese estatus por ser un conjunto de hipótesis con una amplia base corroborativa. Se aprovecha el momento para decir que ley en ciencias no es más que una explicación igualmente sustentada con una formulación matemática. Esto no lo hace de mayor o menor rango que la teoría.


La naturaleza transicional de la evolución


La evolución de los cetáceos está cada vez mejor documentada.
Curiosamente cuando se le muestra a un creacionista un fósil
transicional este ya no ve un hueco, sino dos.
"No se ha demostrado siempre una especie cambiando en otra especie, a menos que hayan encontrado los restos fósiles del elusivo hombre lagarto, usted puede mantener su fraudulenta "evolución"*
Mentiras monumentales. el cambio en los linajes está muy bien documentado en el  registro fósil. No obstante el diálogo con los creacionistas es un diálogo de sordos. No importa que les presentes fósiles transicionales, ellos siempre verán faltantes y pasarán a desestimar las características intermedias.

Y volviendo a la declaración de Carson ¿qué es eso del hombre-lagarto? La biología evolutiva nunca ha hablado de tal cosa. La transición de los reptiles a mamíferos también está muy bien documentada, pero esas primeras especies mamíferas o protomamíferas no fueron humanos. Una declaración francamente vergonzosa.
"Nadie ha demostrado que una especie cambia a otra especie. Esto debería verse, si es verdad, que la evolución continua actuando. Así que tenemos que ser capaces de encontrar especies intermedias en cualquier punto dado en el tiempo. Debemos ser capaces de encontrar la forma en que van haciendo fila"*.
Anchiornis. Ilustración de hhmi
Pues la evolución si se ha documentado en forma experimental. El caso más documentado es el experimento de Lensky. Otra cosa es que la definición de evolución de los creacionistas dista de ser la manejada en biología.

En el caso de la evolución de las aves hay un repertorio cada vez más rico de fósiles de dinosaurios emplumados que no vuelan, aves con rasgos dinosarianos y aves modernas. Una de estas especies es Anchiornis huxleyi, un dinosaurio corredor emplumado el cual, como su nombre lo indica, es "casi un ave"

En el relato creacionista el dios de la Biblia crea las aves son creadas en el quinto día y los terrestes en el sexto. ¡Al parecer Jehová creó a los dinosaurios emplumados no avianos a la media noche entre ambos días!.

¿La evolución depende de los fósiles?
"Darwin dijo que toda su teoría dependía de los restos fósiles. Él dijo que deberíamos ser capaces de poner en fila desde un organismo unicelular hasta el hombre, por varias millas de largo y simplemente caminar por el sendero de fósiles y ver cómo todo se desarrolló. Dijo que la única razón por la que no tenían los fósiles era porque no eran lo suficientemente geológicamente completo, pero que íbamos a estar en 50 a 100 años. Bueno, eso fue hace 150 años. Todavía no las hemos encontrado. ¿Dónde están? ¿Dónde están los restos fósiles?*
Señor Carson, los fósiles están en los museos. Durante estos 150 años se han encontrado y se siguen encontrando decenas de especies nuevas extintas y muchas de ellas transicionales.

Por otra parte, la evolución biológica se podría seguir sosteniendo así no existiese un sólo fósil. Con los genomas comparados de las especies actuales se puede deducir el parentesco evolutivo. Además que esto se puede corroborar con la anatomía y embriología comparada.


Sin entender la selección natural
"Yo sostengo que pueden ocurrir cambios dentro de una especie. ¿Pero esto es signo de la evolución, o de un creador inteligente que dio a sus criaturas la capacidad de adaptarse a su entorno para no tener que empezar de nuevo cada 50 años? Usted sabe, esto último suena mucho más inteligente que cualquier otra cosa ".*
Claro señor Carson, entonces las adaptaciones de las bacterias a los antibióticos, del virus del VIH a los medicamentos también son obra de su dios. ¡Mucho que explicar!

Ver: La asombrosa selección natural

Ver: Cuatro razones por las que "Dios hizo que la evolución sucediera" no tiene sentido.

*Frases desde la caverna son reportadas por CnsNews.com

Y así por el estilo la mayor parte de los candidatos republicanos que desean dirigir la primera potencia mundial.

¿Qué le parece?
Lunes, 14 de Septiembre de 2015

Homo naledi: Otra pieza en el rompecabezas de la evolución humana.

Image credit: John Gurche / Mark Thiessen / National Geographic.
El rompecabezas de la evolución humana tiene un nuevo integrante: El Homo naledi.

Los fósiles de esta nueva especie fueron hallados en 2013 en la cueva Rising Star de Sudáfrica (cerca de Johannesburgo). En esta cueva se encontraron los huesos de 15 individuos de la misma especie, lo que ha permitido tener una gran información de la anatomía de esta nueva especie de homínido.

Si encontrarse un fósil es ganarse la lotería, como lo fuera "Lucy" en 1974, en este caso quince esqueletos es ganarse el premio mayor de Mega Millions.

En la cueva se encontraron más de 1.550 fósiles, lo que convierte este yacimiento en un tesoro paleontológico.



¿Qué tiene de especial esta especie?

Todo descubrimiento paleontológico es de gran importancia, aunque en este caso estamos hablando del árbol familiar de nuestra propia especie. Eso lo hace más especial. "Es un verdadero sueño para un paleontólogo. Es un hallazgo sensacional, fantástico. Merece todo el impacto mediático que está teniendo y seguirá siendo noticia en los próximos años" Afirmó el paleoantropólogo, Juan Luis Arsuaga.

El análisis anatómico muestra que esta especie muestra caracteres comunes o intermedios entre el género Australopithecus y los humanos, género Homo.

Entre las características más cercanas a los Australopithecus tenemos:

1. Tronco con forma de embudo, no en forma de barril como el de los hombres actuales, sino parecido a una pirámide, un rasgo propio del Australopithecus o de los grandes simios actuales como el chimpancé.

2. Un cráneo pequeño, con la forma de los primeros representantes del género Homo, como el  Homo hábilis o el Homo erectus, y por lo tanto, una capacidad craneal muy pequeña, aproximadamente un tercio de lo que ocupa nuestro cerebro actual.

3. Sus dedos son más curvos que los de los humanos modernos, lo que indicaba que estarían adaptados para vivir en un hábitat arbóreo.

Características más cercanas a los humanos:

1. Sus extremidades son "prácticamente iguales a las de los humanos modernos".
2. Sus manos tenían la capacidad de manejar objetos que tenemos los hombres de ahora. Tanto la muñeca como los huesos de la palma de la mano son muy modernos.
3. Los pies también son como los nuestros. 

No obstante los dedos de los pies son ligeramente curvos, lo que significa que estarían adaptados para vivir en los árboles y en tierra firme.

Cabe mencionar que su cráneo, cadera y fémur deja claro que era bípedo, como nosotros. Esta especie es bípeda como los Ardipithecus y Australopithecus. Esto cabe recordarlo ya que los creacionistas suelen desestimar estos fósiles diciendo que son "simples chimpancés". 

Esqueleto de Homo Naledi. A cada lado se ubican otros huesos de esta especie hallados en la misma cueva.
Image credit: John Hawks / Wits University.


¿Cuándo vivió?

Según la información dada por Markus Bastir, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) y coautor del estudio "los análisis sitúan a este fósil entre los primeros Homo -de unos 2,5 millones de años- y, si fuera más reciente (de menos de un millón de años), sería la prueba de la coexistencia en África de especies del género Homo muy distintas entre sí."

Del cráneo a la carne viva

Los huesos tienen rugosidades que indican los puntos de inserción de los músculos. Esta información es vital para reconstruir la musculatura. Una vez hecho esto se añade la piel, ojos y pelo. El experto John Gurche hizo la reconstrucción de esta especie.




Lo que viene

Lo más interesante en términos intelectuales está por venir. Un gran debate sobre la relación de esta especie con otras ya descubiertas como los Homo habilis. Así como determinar de que especie de Australopithecus sería descendiente.

No faltarán los especialistas que consideran que debería clasificarse entre los Australopithecus. De hecho el carácter transicional de esta especie dará pie a estos debates.  Estos acalorados debates son importantes en ciencias porque solo tras el debate se puede acercarse a la realidad de los hechos. Lo interesante es que estos nuevos fósiles ayudan a aclarar el panorama de la evolución humana.

Homo naledi en el árbol evolutivo humano. ¿Con qué especies de Homo y de Australopithecus está emparentado?
El gran debate hasta ahora empieza.
Image credit: S. V. Medaris / UW-Madison.


Hay que recordar que la evolución humana, al igual que la de las demás especies no es la sucesión de una especie por otra, sino es más parecida a un arbusto en el que hay muchas ramas. En nuestro caso, todas se extinguieron, excepto una: La nuestra.
Viernes, 21 de Agosto de 2015

¿Es científica la teoría de la evolución? Respondiendo a la revista ¡Despertad! de los testigos de Jehová

Los testigos de Jehová vuelven a atacar a la ciencia. Como es su costumbre, informar a medias para sacar conclusiones erróneas es la táctica habitual.

En la revista ¡Despertad! de agosto de 2015 se puede leer una sección titulada ¿Es científica la teoría de la evolución?

Esto dicen los Testigos de Jehová:
¿Qué hace que una teoría sea científica? Según la Encyclopedia of Scientific Principles, Laws, and Theories (Enciclopedia de principios, leyes y teorías científicos), una teoría —como la de la gravitación de Albert Einstein— cumple estas condiciones:

1. Observación
2. Experimentación
3. Predicción acertada
En vista de esto, ¿es la evolución una teoría científica? * Pues bien, no se puede observar, no se puede reproducir en un experimento y no se puede hacer con ella ningún tipo de predicción acertada. Entonces, si no cumple estas condiciones, ¿se puede decir que al menos es una hipótesis científica? La enciclopedia mencionada arriba define una hipótesis como un intento de explicar observaciones más que como una teoría. Pero señala que las dos tienen que llegar a conclusiones que se puedan comprobar experimentalmente. 

*Por evolución nos referimos a la macroevolución, por ejemplo que los humanos se originaron de los monos. En cambio, se habla de microevolución para hacer referencia a pequeños cambios que se producen dentro de una misma especie, quizás mediante la reproducción selectiva.

Los creacionistas tienen una definición errónea de lo que es evolución biológica.


Evolución biológica es el cambio en la estructura genética de las poblaciones al pasar muchas generaciones. En otras palabras, se puede analizar los genes y sus variantes (los alelos) en un momento inicial y después de muchas generaciones (cien o diez mil), si se encuentra que la frecuencia de estos alelos ha cambiado (aumentado, disminuido, aparecido un nuevo alelo) se puede decir que ha ocurrido evolución.

Los testigos de Jehová hacen una distinción entre macroevolución y microevolución como si fueran cosas inconexas. No lo es. De hecho la macroevolución (evolución por encima del nivel de especie), puede ser con frecuencia, la sumatoria de varios cambios microevolutivos.

Más engañosos no pueden ser cuando  afirman sobre la microevolución  que ocurre "quizás mediante la reproducción selectiva" ¿Quizá? ¿Según los testigos de Jehová, entonces los chihuahuas y los San Bernardo aparecieron también en el Edén?

Es importante aquí señalar que el concepto de evolución biológica se refiere a las poblaciones de organismos, nunca a los individuos. La gráfica anexa muestra un ejemplo de evolución en el que la composición genética de una población de bacterias cambia con el tiempo.

Para mayor información: ¿Qué es evolución? en Sindioses.org


Entendiendo qué es ciencia.

La definición de ciencia elegida por los testigos de Jehová para su revista es muy limitada. Comparto esta definición tomada de Sinapsit.com:
"Una teoría científica es el resumen de una hipótesis o grupo de hipótesis que ha recibido el apoyo de diversas pruebas. Si se llega a acumular suficiente evidencia para apoyar las hipótesis, estas se mueven al siguiente nivel, conocido como teoría, en el método científico, y se vuelve aceptada como una explicación válida de un fenómeno tal."


El ADN permite revelar el parentesco de las diferentes especies.
La evolución biológica se comprueba día a día en diferentes
análisis de genética de poblaciones.
Imagen: Proceedings B
En no todos los campos de la ciencia se pueden hacer experimentos. Tómese por ejemplo la astronomía. No es posible tomar a voluntad unos asteroides y hacerlos estrellar contra Júpiter, o desviar a voluntad la luz de una estrella lejana  al hacerla pasar por un objeto muy masivo. Sin embargo, se pueden hacer nuevas observaciones que permitan aceptar o rechazar una hipótesis previa. En estos casos, nuevas observaciones sustituyen al experimento. Esto es útil para la paleontología, la geología histórica y la cosmología.

Lo que hace a una hipótesis como científica es la falseabilidad o la posibilidad de poder calificarla como falsa. Para Karl Popper una proposición es científica si puede ser refutable, es decir, susceptible de que en algún momento se puedan plantear ensayos o pruebas para refutarla independientemente de que salgan airosas o no de dichos ensayos.

En el caso de la evolución biológica esta seria falsa si encontraramos por ejemplo:

a) Que los organismos de diferentes especies no revelaran parentesco entre sus genes. Quizá cada una con materiales o códigos genéticos diferentes.

b) Vida compleja en todos los estratos geológicos. Por ejemplo lobos desde las rocas del Precámbrico.

Pero lo anterior no ha ocurrido. Los hallazgos paleontológicos, que se hacen a diario, muestran una historia de la vida congruente con un aumento de la complejidad orgánica. En el campo de la genética vemos que todas las especies muestran relaciones genéticas. Para mencionar un caso concreto tomaremos a los escarabajos (Familia Scarabaideae). Recientemente Dirk Ahrens, Julia Schwarzer y Alfried P. Vogler secuenciaron y compararon cuatro genes de diferentes especies de escarabajos. Una computadora se encargó de comparar las secuencias de estos cuatro genes y generar un esquema de relación entre los diferentes grupos de esta familia. El resultado se puede ver en la imagen que acompaña este texto. Si la evolución no fuera cierta, el ADN no revelaría parentesco alguno. Bien podría ser más cercana a un ser humano una planta de acelga que un gorila, pero no es así. De hecho, la similitud entre secuencias de ADN es lo que se usa para determinar la paternidad responsable porque el ADN viaje de padres a hijos, y todos los cambios -mutaciones- que se den en su viaje por el tiempo, permite distinguir a unos linajes de otros.

Para mayor información: La evolución como ciencia y teoría en Sindioses.org


¿Qué la evolución no se puede observar?

La evolución SI se puede observar. La mejor manera es analizando periódicamente la composición genética de una población. Justamente eso es lo que ha hecho Richard Lenski, en la Universidad Estatal de Michigan. Allí en seis frigoríficos hay 58.000 generaciones de bacterias congeladas. Su experimento inició en 1988 con una docena de cultivos idénticos de Escherichia coli y, después de 25 años, las bacterias han seguido reproduciéndose y evolucionando. Es decir, la composición genética de sus poblaciones ha variado. Cada poco tiempo las bacterias se multiplican y se coloca otra generación de E. coli en una nueva placa, en condiciones idénticas a las anteriores. Una nueva placa se congela cada 75 días. Si cada día se tienen 6,6 generaciones de bacterias, el experimento ha cubierto tantas generaciones que en el caso de los humanos tomaría un millón de años de evolución humana.

En este escrupuloso registro existen 4.000 vías o linajes de bacterias y  es posible retroceder hasta el punto del tiempo evolutivo que desee: a la generación 8.000, a la 25.000 o a la de hace solo una semana. Y se puede saber qué grupo de E. coli ha conseguido mejores adaptaciones y cómo está cambiado la composición genética de la población.

Dos cepas de bacterias E. coli compiten en una placa. Imagen: Michael Wiser.

Un hallazgo interesante se dio en la generación 6.500, tan solo a tres años tras iniciar el experimento, aparecieron dos tipos de E. coli diferentes: uno que formaba pequeñas colonias con células más pequeñas y otro que formaba colonias más grandes con bacterias más grandes. Los biólogos hallaron que las dos cepas coexistieron creando un ecosistema en el que la interacción entre ambas hace posible que ambas sigan adelante. En otro momento se pudo evidenciar la aparición de una neva cepa de bacterias capaces de alimentarse de citratos, un metabolismo que les permitía un ritmo de reproducción aún más alto. Esta capacidad no es propia de las E. coli, y los microbiólogos pueden ahora señalar que cambios precisos se dieron en el genoma de las bacterias para la evolución de esta capacidad.

Este ejemplo muestra que la evolución si se puede observar. Pero, también es importante mencionar que los eventos del pasado pueden ser explicables en términos científicos, sin que nadie haya estado allí para observarlo. De no ser esto posible, no podría hacerse una investigación forense. En este caso la evidencia permite crear un relato de los sucesos ya acaecidos. En biología evolutiva esto es posible al combinar el análisis genético con la paleontología, la anatomía comparada y la biogeografía.


La evolución SI permite hacer predicciones.

Como se mencionaba anteriormente, una teoría es científica si puede ser falseable. Y esa condición ocurre con la teoría de la evolución.

Tomemos un ejemplo: "Los seres humanos están relacionados más estrechamente con los grandes simios que con otro grupo de mamíferos"

Si la premisa es cierta bien podemos buscar en el ADN, la anatomía comparada y la biogeografía. Con que las pruebas no estuviesen, o indicasen otra cosa, bien puede descartarse la premisa. Pero veamos:

a. Resultado de comparar la región COII del ADN mitocondrial

Nótese que la comparación se hace sobre regiones similares, que no tendrían por que ser diferentes de una especie a otra. No obstante, si se asume que los genes se heredan de padres a hijos, y que los cambios y mutaciones que se dan en el material genético generan diferencias se puede encontrar un patrón como el aquí señalado.


b) Resultado de comparar el ARN ribosomal de humanos, chimpancés y gorilas.

Fuente: The Closest of Human between Three Hominidae Based on 16S rRNA Sequence Homology
Sadeghi and Vallian, Int J Evol 2013, 2:1

c) Si las especies de parásitos también evolucionan es de esperarse que el parentesco entre las especies de parásitos sea congruente con la evolución de sus hospedadores. Miremos que se ha encontrado en el caso de los piojos.

Árbol filogenético de mamíferos y sus parásitos. El parentesco de los parásitos es congruente con  el parentesco de sus huéspedes. Fuente: Biomedcentral

d) Resultado de comparar la anatomía de los primates:

Comparación de nueve especies de primates. Los números indican las características compartidas.
La ardilla, un roedor, representa el grupo externo. 

e) Al ser los simios africanos más afines al ser humano genética y anatómicamente, debería esperarse que los fósiles que muestren ancestros simiescos para los seres humanos se hallasen en África. Este mapa muestra los hallazgos de los géneros Australopithecus y Ardipithecus.

Lugares de hallazgos de Ardipithecus, Australopithecus y Paranthropus.
Dinosaurios emplumados

Desde el siglo XIX se conocía que anatómicamente las aves tienen más parecido con los reptiles que con otro grupo de vertebrados. El descubrimiento de los dinosaurios llevó a postular que las aves descendían de un grupo de dinosaurios terópodos. Pues bien, hoy en día esa hipótesis ha sido ampliamente confirmada por el descubrimiento de dinosaurios emplumados y otros con protoplumas.

En la imagen un Zhenyuanlong sunita un dinosaurio con plumas en todo su cuerpo.


Justamente porque los hallazgos son congruentes con la explicación de que todas las especies están emparentadas y que han evolucionado desde un ancestro común es que podemos decir que la evolución es falseable, tal como lo definió Popper, y por haber superado las pruebas podemos decir que es científica.
Sábado, 27 de Junio de 2015

La ciencia: ¿Ha vencido a la Biblia? Parte 2

Continuamos analizando la publicación de los Testigos de Jehová sobre la Biblia y la ciencia. 
(Ver parte 1)

Hechos científicamente probados y la Biblia

Dicen los Testigos de Jehová:
"La Biblia no es un libro científico. Sin embargo, contiene afirmaciones exactas sobre asuntos que podrían interesar a los científicos de hoy. He aquí algunos ejemplos.
Edad del universo y de la Tierra
Los científicos calculan que la Tierra tiene unos 4.000 millones de años y que el origen del universo tuvo lugar entre 13.000 y 14.000 millones de años atrás. La Biblia no pone fecha al origen del universo. Tampoco dice en ninguna parte que la Tierra solo tenga unos pocos miles de años. El primer versículo de la Biblia dice sencillamente: “En el principio Dios creó los cielos y la tierra” (Génesis 1:1). Así, abre la puerta para que los científicos determinen la edad del universo y la Tierra utilizando leyes y principios probados."

La geocronología es una parte esencial de la geología
y sus métodos cada vez son más precisas. Ninguna de ellas apunta
a que la Tierra tiene seis mil años.
Foto: Sernageomin
"La Biblia contiene afirmaciones exactas", en realidad no. La confiabilidad de las explicaciones científicas está dada por la forma como son acordes con los hechos y tiene un fuerte componente matemático. Lejos está la Biblia de ofrecer explicaciones con la rigurosidad propia de la ciencia. He aquí una mentira de los testigos.

"Asi, [La Biblia] abre la puerta para que los científicos determinen la edad del Universo y la Tierra". ¿Perdón? La ciencia no necesita que la Biblia, el Corán o el libro Dianética le abra o le cierre la puerta. En otras palabras, lo que le dicen los testigos al lector es que hay campos que la ciencia puede investigar y otros que no según contradigan o no a la Biblia. Esto es absurdo. 


Encontramos también un ejemplo de aceptación acrítica de las ideas. Si un testigo de Jehová hubiese sido adoctrinado entre los adventistas o los bautistas no aceptaría que la Tierra tenga millones de años. Tan solo seis mil años. La razón es que la Biblia no abre la puerta a esta posibilidad. ¡El mismo argumento de los Testigos de Jehová! Lo que sucede es que los directivos de los Testigos, denominados "El Cuerpo Gobernante" dijo que cada uno día de los días de la creación mítica se puede interpretar como largos períodos de tiempo. 

En otro artículo de los Testigos (Marzo de 2014) se dice:
Cada uno de los seis días creativos de Génesis pudo haber durado miles de años.
Cuando comenzó el primer día, Dios ya había creado el universo y la Tierra.
Todo parece indicar que los seis días creativos fueron largos períodos de tiempo durante los que Jehová preparó nuestro planeta para ser habitado por el ser humano.
Dejaremos lo de "preparar la Tierra para el ser humano" para más adelante. No obstante nótese que detrás de la argumentación religiosa está la fe en lo que dicen o interpretar sus líderes religiosos. No en vano llaman a sus líderes pastores y los conversos en ovejas rescatadas. Bien lo expresó Nathan Homer Knorr, presidente de los Testigos de Jehová de 1942 - 1988:
“Hermanos, pueden argumentar lo que quieran, pero cuando alguna cosa llega al sexto piso (de la sede central en Nueva York.), es verdad”.
Curiosamente otros creyentes se oponen con Biblia en mano a que se acepte que la Tierra tiene más de seis mil años. Por ejemplo la señora Elena G. de White cofundadora de otra religión milenarista, el adventismo, afirmó:
"Cuán a menudo se revisan o desechan las supuestas deducciones de la ciencia; con qué prontitud se añaden o quitan millones de años al supuesto periodo de desarrollo de la Tierra; y cómo se contradicen las teorías presentadas por diferentes hombres de ciencia; cuándo se considera esto, ¿consentiremos nosotros, por el privilegio de rastrear nuestra ascendencia a través de gérmenes, moluscos y monos, en desechar esa declaración de la Santa Escritura, tan grandiosa en su sencillez, 'y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo crió'? ¿Desechamos el informe genealógico más magnífico que cualquiera atesorado en las cortes de los reyes: 'hijo de Adán, hijo de Dios'?"  Educación, pág. 126.
Los creacionistas de Tierra joven (que solo admiten seis mil años) y los Creacionistas de Tierra vieja, como los Testigos de Jehová caen en la falacia de autoridad o ad vericundiam. Al depositar sus confianza en su Biblia, sea cual sea su particular interpretación, cierra los ojos a las evidencias. 

La edad de la Tierra la sabemos gracias a técnicas de fechado radiométrico al examinar la descomposición de hafnio 182 en tungsteno 182. Según estos datos la edad de la Tierra es de 4470 ± 1% millones de años. Nos quedamos sin saber las "afirmaciones exactas sobre asuntos que podrían interesar a los científicos de hoy" anunciadas por los Testigos de Jehová.

Continúan los Testigos de Jehová:
Preparación de la Tierra para la vida humana
En el capítulo 1 de Génesis se describe de manera sencilla el proceso de preparación del planeta para la vida y se utiliza el término díapara marcar las diferentes etapas que llevaron a la aparición de los seres humanos. La Biblia no especifica la duración de cada uno de los seis “días”. Los científicos de hoy pueden estudiar lo que ocurrió en esas etapas y calcular su duración. Pero no hay duda de que cada “día” duró mucho más de veinticuatro horas.
Aquí hay dos errores: el primero que la Tierra no fue preparada por un mago celestial para ser habitable, y número dos que la Tierra no fue preparada "para" el ser humano. Analizaremos esto con más detalle.

Imagina que tienes un paquete de arvejas o guisantes y en el piso una superficie en la que hay una zanja pequeña. Lanzas las arvejas al suelo y de todas las que lanzaste, quizá unas 400, algunas quedarán en la zanja. Las arvejas que quedaron allí no fueron preparadas o predestinadas para quedar allí. Simplemente al ser tantas, algunas o alguna tendría la probabilidad de quedar en la zanja.

Algo similar ocurre con los planetas. Existen miles de millones de estrellas, y muchísimos más planetas. Algunos de ellos en su formación quedarían en la denominada zona de habitabilidad. Esta zona es aquella en la que está a la distancia adecuada para contener agua líquida.

Zona de habitabilidad en distancia de su estrella y según el tipo de astro.
Fuente: Chester Harman. Ver: Cosmonoticias.
En nuestro Sistema Solar tres planetas empezaron de manera similar: Venus, Tierra y Marte. Venus terminó siendo un infierno por la densa atmósfera que genera un elevadísimo efecto invernadero, Marte llegó a tener agua líquida, pero su atmósfera delgada y la falta de vulcanismo conspiraron para detener el agua líquida en superficie. Entran en juego también otros factores como la forma de la órbita alrededor del Sol que ha sufrido de "estirones" o "acortamientos" con el tiempo. Todo lo anterior es parte de las muchísimas posibilidades en la historia planetaria.

Contamos la historia porque somos, por ahora, el único planeta conocido en el que las condiciones fisicoquímicas para la vida se dieron. De no haberse dado nadie hablaría del presunto hogar creado para los humanos.

La segunda afirmación de los Testigos - y creacionistas en general- es que la Tierra fue hecha para el ser humano. Una revisión a la historia de la vida nos muestra que esto no es cierto.

De los 4.470 millones que tiene la Tierra, hubo que "esperar" casi mil millones de años para las primeras formas de vida. Que en su forma celular fueron bacterias. De hecho este planeta, más que de los humanos siempre ha sido de las bacterias. Los humanos somos unos recién llegados, que no tenemos siquiera un millón de años. Tan solo medio millón.

La historia de la vida no es la de la saga que debía culminar con los seres humanos. Por el camino hubo cinco grandes extinciones masivas que cambiaron bruscamente el curso de los acontecimientos. 

Hace unos 530 millones de años los mares de la Tierra contenían representantes de los principales grandes grupos de animales (Phylum). Entre ellos estaba nuestro grupo, el de los cordados. Pero no se trataba de inteligentes delfines, veloces peces espada o ágiles pingüinos. Se trataba de un pequeño animalito, parecido a un gusano, de unos cinco centímetros de longitud al que se ha denominado Pikaia gracilens. Este era uno de los representantes de los cordados (animales con notocorda, cordón nervioso dorsal, hendiduras faringeas y cola postanal). Si estos cordados hubiesen desaparecido de la Tierra, como ocurrió, con otros grupos presentes en ese momento, nunca habríamos estado los humanos en el planeta. Como lo cuenta el paleontólogo Stephen Jay Gould:
"Si Pikaia no sobrevive (…), somos barridos de la historia futura: todos nosotros, desde el tiburón al petirrojo y al orangután (…). Y así, si usted quiere formular la pregunta de todos los tiempos (¿por qué existen los seres humanos?), una parte principal de la respuesta (…) debe ser: «Porque Pikaia sobrevivió a la diezmación de Burgess Shale». Esta respuesta no menciona ni una sola ley de la naturaleza; no incorpora afirmación alguna sobre rutas evolutivas previsibles, ningún cálculo de probabilidades basado en reglas generales de anatomía o de ecología. La supervivencia de Pikaia fue una contingencia de la «simple historia». No creo que se pueda dar una respuesta «superior», y no puedo imaginar que ninguna resolución pueda ser más fascinante. Somos la progenie de la historia, y debemos establecer nuestros propios caminos en el más diverso e interesante de los universos concebibles: un universo indiferente a nuestro sufrimiento y que, por lo tanto, nos ofrece la máxima libertad para prosperar, o para fracasar, de la manera que nosotros mismos elijamos” La vida maravillosa. 
Entre hace unos 7 y 5 millones de años el clima en la Tierra cambió, y las selvas densas que cubrían el África dieron paso a las sábanas. En ese ambiente un grupo de homínidos que podían desplazarse en campo abierto estuvieron bajo fuertes presiones de selección y darían origen al género humano tan solo hace dos millones de años. ¿Qué causó el cambio de clima? No lo fue el soplo de Jehová o de Thor, fue la formación de casquetes de hielo sobre la Antártida, el cambio de las corrientes marinas y esto a su vez fue fruto del movimiento de las placas de corteza terrestre en su deriva sobre el manto y el cambio de forma de la órbita terrestre. Todos ellos eventos naturales, pero que tuvieron hondo impacto en la vida sobre la Tierra. De no haberse dado esos cambios sobre el clima africano y este siguiese teniendo densas selvas húmedas desde el Atlántico hasta el Índico, nuestra familia homínida estaría solo compuesta por grandes simios.

El colmo del creacionismo es la negación o la ignorancia de los datos, pero su fortaleza para arraigarse está en el deseo humano de querer sentirnos especiales. De hecho somos organismos muy especiales, pero mentiríamos si decimos que el mundo se hizo para nosotros.

Si un dios hubiese creado la Tierra con el exclusivo propósito de que fuera para los humanos ¿para qué dejarla más de cien millones de años dominada por dinosaurios? ¿Quería dios entretenerse con la lucha por la supervivencia? ¿Por qué los vaivenes de las cinco grandes extinciones y los linajes que se extinguieron sin dejar descendencia? Esta misma duda la expresaba la activista atea Greta Christina:
"Si dios fuera lo suficientemente potente como para retocar mágicamente con el proceso de la evolución, de manera totalmente indistinguibles las causas de los efectos naturales por qué no iba a ser lo suficientemente potente como para hacer llegar a la humanidad a la existencia de un "zumbido"? Si dios fuera lo suficientemente inteligente como para saber con precisión cómo configurar los parámetros de la existencia para que miles de millones de años más tarde se desarrollase en vida humana consciente - por qué no sería lo suficientemente inteligente como para hacerlo de una manera que evitase la ineficiencia, los horribles procesos violentos a través de los cuales la evolución se ha desarrollado y se continúa desarrollándose?"
Modelo hinduista del mundo.
Una tierra plana se apoya en cuatro elefantes, que a su
vez se apoyan en una tortuga.
Volvamos a la revista Atalaya y las presuntas declaraciones bíblicas que verifican su veracidad en ciencia:
La fuerza que sostiene la Tierra
La Biblia dice que la Tierra está suspendida en el espacio (Job 26:7). No menciona nada parecido a los populares mitos de la antigüedad que decían que el planeta descansaba sobre los hombros de un gigante o sobre unos elefantes apoyados en una enorme tortuga. Fueron los científicos quienes averiguaron cómo se sostiene la Tierra. Nicolás Copérnico y Johannes Kepler plantearon que los planetas giran alrededor del Sol llevados por una fuerza invisible. Unas décadas más tarde, Isaac Newton demostró que la gravedad controla el movimiento de los objetos en el espacio.
Este es el mundo según la Biblia.
Medias verdades y ocultamiento de datos claves. 

El texto de Job dice que la Tierra cuelga sobre la nada. Aunque esta "nada" difícilmente es lo que entendemos ahora por espacio, que a su vez está enlazado con el tiempo. Es cierto que los hebreos no creían que la Tierra reposara en los hombros de Atlas o sobre cuatro elefantes que a su vez se posan sobre una tortuga, como los hindúes, el modelo bíblico dista de ser científicamente correcto. 


Olvidan los testigos de Jehová que Copérnico no publicó su obra "Sobre el movimiento de las esferas celestiales" en vida, justamente porque sabía que el modelo heliocéntrico le valdría grandes conflictos con la Iglesia por ser contrario a la Biblia. 

La Tierra, según la Biblia, es un disco plano, en el Apocalipsis ya se muestra plana como una tabla de mese con cuatro ángulos, sobre las aguas "del abismo" con una cúpula con las estrellas allí incrustadas y más agua sobre esta. (Ver imagen). La Tierra para la Biblia está inmóvil y el Sol, la Luna y las estrellas se mueven alrededor de ella. 

En el mítico milagro en el que el dios Jehová detiene el Sol para facilitar una masacre de los israelitas se cuenta que:
"El día en que Dios les dio la victoria sobre los amorreos, Josué oró a Dios, y delante de todos los israelitas exclamó: «Sol, no te muevas; quédate en Gabaón. y tú, luna, espera en el valle de Aialón." Josué 10: 12
  Más sobre el movimiento del Sol alrededor de la Tierra:
"Por toda la tierra salió su voz, Y hasta el extremo del mundo sus palabras. En ellos puso tabernáculo para el Sol; Y éste, como esposo que sale de su tálamo. Se alegra cual gigante para correr el camino.
De un extremo de los cielos es su salida, Y su curso hasta el término de ellos; Y nada hay que se esconda de su calor."  Salmo 19: 4-6
"El sol sale y el sol se pone, a su lugar se apresura, y de allí vuelve a salir". Eclesiastes 1:5
 ¿Y qué decir de la historia en la que Satanás lleva a un monte muy alto a Jesús y le muestra todos los reinos de la Tierra? Algo que el autor creyó probable en un mundo plano, porque por más alto que fuese el monte en un mundo esférico sería imposible. 
"Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos,La Tierra con abismos de agua bajo ella" Mateo 4:8.
Sobre la inmovilidad de la Tierra se puede leer:
"Pusiste la tierra sobre sus bases para que nunca se mueva de su lugar." Salmo 104: "Cuando tiembla la tierra, con todos sus habitantes,soy yo quien mantiene firmes sus bases." Salmo 75: 3
"Temblad ante su presencia, toda la tierra; ciertamente el mundo está bien afirmado, será inconmovible". 1 de Crónicas 16: 30
La Tierra plana y con cuatro ángulos:
"Y después de estas cosas vi cuatro ángeles que estaban sobre los cuatro ángulos de la tierra, deteniendo los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento sobre la tierra, ni sobre la mar, ni sobre ningún árbol."
La Tierra como un disco con aguas debajo de este:
"Cuando formaba los cielos, allí estaba yo; Cuando trazaba el círculo sobre la faz del abismo; Cuando afirmaba los cielos arriba, Cuando afirmaba las fuentes del abismo;
Cuando ponía al mar su estatuto, Para que las aguas no traspasasen su mandamiento;
Cuando establecía los cimientos de la tierra."  Proverbios 8: 27-29.
"Porque él [Jehová] la cimentó sobre los mares, Y la afirmó sobre los ríos." Salmo 24:2
"Al que extendió la tierra sobre las aguas, Porque para siempre es su misericordia". Salmo 136: 6
Así pues que son muchísimas más las cosas en las que el modelo bíblico del mundo yerra, que en las que acierta. Los testigos de Jehová, hábilmente muestran un texto, pero ocultan los otros. 

Volvamos con la publicación de los Testigos de Jehová:
Higiene y sanidad
El libro bíblico de Levítico contiene algunas instrucciones que recibieron los israelitas para evitar epidemias, como poner a los enfermos en cuarentena. Además, la ley de Deuteronomio 23: 12-13 ordenaba a los israelitas salir del campamento para hacer sus necesidades y enterrar los excrementos. Hace tan solo doscientos años que los científicos y médicos comenzaron a adoptar prácticas como estas.
No se se necesita a un dios omnisapiente para saber que el olor a mierda es desagradable. La norma de Deuteronomio no muestra ninguna exclusividad de los hebreos. Los olores en descomposición y al del excremento nos generan repulsión, porque la selección natural ha favorecido a aquellos organismos que tenían tales ascos. Aquellos que no lo tuvieron hace mucho rato murieron por infecciones. 

La medida de la cuarentena no fue exclusiva de los hebreos. Pero lo que en verdad muestra que no había ningún dios omnisapiente detrás de la Biblia o de cualquier pueblo que pretendiese llamarse elegido es la manera de tratar la lepra en Levítico 13.
 Habló Jehová a Moisés y a Aarón.... Lev 13:1
Para que después los testigos no digan que esto no lo dijo su deidad o que es "metafórico".
"Cuando el hombre tuviere en la piel de su cuerpo hinchazón, o erupción, o mancha blanca, y hubiere en la piel de su cuerpo como llaga de lepra, será traído a Aarón el sacerdote o a uno de sus hijos los sacerdotes.
Hombre con lepra. Las instrucciones del dios
Jehová en la Biblia no son eficaces contra la lepra.
Y el sacerdote mirará la llaga en la piel del cuerpo; si el pelo en la llaga se ha vuelto blanco, y pareciere la llaga más profunda que la piel de la carne, llaga de lepra es; y el sacerdote le reconocerá, y le declarará inmundo.
Y si en la piel de su cuerpo hubiere mancha blanca, pero que no pareciere más profunda que la piel, ni el pelo se hubiere vuelto blanco, entonces el sacerdote encerrará al llagado por siete días.
Y al séptimo día el sacerdote lo mirará; y si la llaga conserva el mismo aspecto, no habiéndose extendido en la piel, entonces el sacerdote le volverá a encerrar por otros siete días.
Y al séptimo día el sacerdote le reconocerá de nuevo; y si parece haberse oscurecido la llaga, y que no ha cundido en la piel, entonces el sacerdote lo declarará limpio: era erupción; y lavará sus vestidos, y será limpio.
 Lev 13: 2-7
¿Y cuál es el tratamiento? ¿Sólo diagnosticar, encerrar y declarar inmundo? ¿Cómo es posible que el presunto creador del Universo no dijo nada sobre la bacteria que la causa, sobre antibioticos y medidas efectivas? Puede seguir leyendo el capítulo 13 y no encontrará nada de valor.

¿Este es el libro que pretenden que no ha sido derrotado por la ciencia? ¿Y este el dios que quieren que adoremos?

Concluyen los testigos:
"Toda esta información fue escrita hace muchos siglos. ¿Cómo supieron esto los escritores de la Biblia, cuando los más cultos de su tiempo lo ignoraban? Dios, el autor de la Biblia, responde: “Como los cielos son más altos que la tierra, así mis caminos son más altos que los caminos de ustedes, y mis pensamientos que los pensamientos de ustedes” (Isáias  55:9).
No sabían nada y no se los reveló dios alguno. Los autores de la Biblia sabían muy poco aparte de criar cabras y camellos y atacarse como cualquier otro pueblo de la época. Rezaban a su dios Yavhé al igual que sus vecinos a Baal, y ambos eran y son  igual de inexistentes e ineficaces. La palabra de Jehová no sirvió para curar la lepra, ni para describir el mundo que supuestamente creó. ¡Ahora nos vienen con este libro a decir que no tenemos que aceptar transfusiones de sangre, que el mundo está por acabar en un Armagedón y por eso debemos salir a dedicar nuestro tiempo a ayudar a crecer el negocio editorial de la Watch Tower y preferiblemente no seguir una carrera universitaria! ¡Pues no! La Biblia sirve solo como literatura del pasado, al igual que el Popol Vuh o la Odisea, aunque admito que esta última tiene mucho más valor literario. En conclusión la ciencia si venció a la Biblia. 
Miercoles, 29 de Abril de 2015

Cuatro razones por las que “Dios hizo que la evolución sucediera” no tiene sentido.

Greta Christina expone sus razones sobre el sinsentido que es afirmar que dios permitió la evolución es un sinsentido.


Traducido y adaptado por Ferney Yesyd Rodríguez Vargas.

"Por supuesto que creo en la evolución. Y creo también en Dios, Creo que la evolución es la forma cómo Dios creó la vida."

Esto se lo escuchas a los creyentes religiosos progresistas y moderados. Ellos creen en algún tipo de dios creador, pero rechazar de todo corazón las versiones de sus religiones que son extremas, fundamentalistas, que rechazan la ciencia (como debe ser). Ellos quieren que sus creencias reflejen la realidad - incluyendo la realidad del hecho confirmado de la evolución. Así que tratan de conciliar las dos ideas diciendo que la evolución es real, tal y como los científicos lo describen - y que Dios lo hizo posible. Estos creyentes insisten en que usted no tiene que negar la evolución para creer en Dios.

En el sentido más estricto, más literal, por supuesto, esto es cierto. Es cierto que hay gente que cree en Dios, y quien también acepta la ciencia en general y la evolución en particular. Este es un hecho observable cierto: sería absurdo negarlo. No estoy diciendo que estas personas no existen.

Estoy diciendo que esta posición es insostenible. Estoy diciendo que la posición "Dios hizo que la evolución ocurriera" está plagada de tanto de contradicciones internas como de negación de evidencia. Usted no tiene que negar tanto la realidad como lo hacen los creacionistas de Tierra joven* - pero todavía tiene que negar una buena cantidad de evidencia. He aquí cuatro razones por las que "Dios hizo que la evolución suceda" no tiene sentido.

1. Contradice un principio central de la teoría de la evolución.

N. del T. La selección natural, principal mecanismo evolutivo,
no planea con antelación para futuros cambios ambientales.
Solo se seleccionan aquellos organismos
que tienen las mejores características en cada generación
en el entorno en que viven.
De acuerdo con la evolución teísta (el término de lujo para "Dios hizo que la evolución suceda"), el proceso de evolución está determinada por la mano de Dios. Dios toma los procesos de mutación, selección natural, y la descendencia con modificación, y los utiliza para dirigir la vida en las formas que quiere - incluyendo la forma de la humanidad.

Pero en la evolución, no hay dirección alguna. En el núcleo de la teoría de la evolución se encuentra que todo lo que puede sobrevivir, sobrevive, y lo que puede reproducirse, se reproduce. Cada generación de organismos debe sobrevivir y reproducirse por sus propios medios: No se selecciona una característica particular que sea dañina ahora, aunque pueda ser útil diez generaciones más tarde. Si un rasgo particular no es beneficioso o neutral para los animales, plantas y bacterias, en esta generación aquí y ahora - va a ser seleccionado negativamente muy rápido. La evolución es todo sobre el presente inmediato y el futuro muy próximo: se trata de sobrevivir y producir descendencia fértil que viva lo suficiente para reproducirse.

¿Quién podría haber imaginado (en caso que hubiera entonces
 quien pudiese imaginar) qué los feos Pakicetus que merodeaban al borde
de cuerpos de agua dulce hace 40 a 55 millones de años, darían origen
a los inteligentes y amigables delfines de nuestros días?
La evolución de los cetáceos no se habría desarrollado de no existir un
 mar poco somero, el mar de Tethys, al sur de Asia durante el Eoceno.
En este caso la contingencia geológica de la presencia de un mar somero,
en un período cálido permitió la evolución de los cetáceos. Pero, en
otros escenarios, así tuviéramos pakicetus perfectamente no habrían
aparecido ballenas y delfines. N. del T.
Y hay una gran cantidad de azar en la mezcla. Si cualquiera de las cien mil peculiaridades van de una manera diferente, el resultado puede ser muy distinto. A veces de manera sutil, a veces espectacular. Una inundación cambia el curso de un río, y las semillas de una planta flotante en lugar de ir hacia el sur van al sureste y las semillas brotan en la parte del continente que se separa y se convertirá en América del Sur. Un asteroide golpea el planeta y arrasa con los dinosaurios, y criaturas extrañas, del tamaño de roedores,** inician una reproducción frenética, y en unos cientos de miles años, algunos de sus tatara-tatara-miles de veces- nietos terminan como seres humanos.

El azar tienen parte en los eventos: Si suceden los eventos de otra manera, a continuación, diferentes seres vivos sobreviven y se reproducen, y todo resultará distinto. Sí, las formas de vida que vemos ahora eran altamente improbables en el pasado - y si las cosas hubieran ocurrido de manera distinta, esas formas serían tremendamente improbables. No hay dirección: no hay selección para que la vida tome una forma particular en el futuro.

Así que no tiene sentido decir que la evolución es real, tal y como los científicos la describen y a la vez que Dios la ha estado guiando en la dirección que quiere. Si la evolución es exactamente como los científicos la describen, no hay dirección de dios dirigiendo el proceso. Dios no tiene nada que ver con esto.

Ahora, si la evidencia sugiere que la evolución actualmente trabaja de manera intervencionista y además hubiese un montón de evidencia que sugieriese que la evolución si tiene una dirección, con alguna fuerza externa que empuja las cosas en un sentido particular - y la teoría de la evolución afirma que no tiene orientación alguna, lo que sigue es que la parte "sin dirección" tendrían que irse. Y eso estaría muy bien. Nuestra comprensión de como exactamente funciona la evolución ha cambiado muchas veces a lo largo de las décadas, y si hubiese fuerte evidencia que apuntase a un Chapucero divino***, tendríamos simplemente tienen que ajustar la teoría.


Lo que me lleva a:

2. No hay una pizca de evidencia para ello.

Si realmente fue un Chapucero Divino quien curioseaba con la evolución, al igual como los ingenieros civiles cuando re-dirigir un río o como los niños cuando ponen palos en una corriente, veríamos señales de ello. Cuando nos fijamos en el registro fósil, veríamos rodillas humanos que de repente cambian su forma para adaptarse a caminar de manera erguida y bípeda. Veríamos la pelvis femenina humana cambiando de repente de forma para acomodar mejor a los cerebros más grandes de sus bebés sin morir en el parto. Veríamos cerebros humanos cambiando de repente de forma para comprender mejor el análisis de costo-beneficio a largo plazo. Y eso sólo con los seres humanos.

Pero no vemos nada de eso. Cuando nos fijamos en el registro fósil, el genético, geológico, y el registro anatómico, y cualquier otro registro de las ramas de la ciencia que apoyan la teoría de la evolución e investiga cómo funciona - no vemos ninguna señal de ningún tipo de intervención externa. Lo que sí vemos es exactamente lo que cabría esperar si la evolución fuese un proceso totalmente natural, procedente de una generación a la vez.

Ahora, hay algunos partidarios de la evolución teísta que no creen que dios está jugando con el proceso de todos los días, o incluso cada milenio, o incluso todas las épocas. Algunos evolucionistas teístas son más como deístas: piensan que dios puso todo el proceso en marcha, hace cuatro mil millones años en los albores del planeta, o hace 13,7 mil millones años en los albores del universo. Creen que dios estableció los parámetros y se fue de regreso a las brumas del tiempo, sabiendo que las cosas resultarían, y simplemente se sentó a ver que todo se desarrollase. Eso es lo que quieren decir con "Dios hizo que la evolución suceda."

Pero tampoco hay una pizca de evidencia para esto. Si su dios es tan no intervencionista que es totalmente indistinguible de la causa física y el efecto  ¿Qué razón tiene pensar que existe? En toda la historia humana, lo sobrenatural nunca ha resultado ser la respuesta correcta a cualquier asunto: Las explicaciones de los fenómenos naturales han sustituido a las sobrenaturales miles y miles de veces, mientras que las explicaciones sobrenaturales no precisamente han sustituido a las naturales. Así que ¿Por qué cree que es más plausible pensar que un dios invisible puso las ruedas de la evolución en movimiento, de manera que sólo se ven causas y efectos naturales, que pensar que lo único que hay son causas y efectos naturales?

Como dijo Julia Sweeney en su performance "Dejando ir a dios", "Lo invisible y lo inexistente a menudo se parecen mucho" Teniendo en cuenta que no hay una pizca de evidencia que sugiera que este Chapucero Divino en realidad exista y la gran cantidad de evidencia que sugiere que no - ¿por qué usted concluye que lo hay?

Lo que me lleva a:


3. Hay una gran cantidad de pruebas en su contra.

La proximidad y el cruzamiento de las vías respiratorias
y digestivas trae consigo el riesgo de ahogamiento.
Los senos paranasales. el ciego del intestino, testículos externos. La espaldas, rodillas y pies modificados en los animales bípedos. El canal de parto humanos es apenas del ancho suficiente para dejar pasar el cráneo del bebé - y los bebés humanos nacen esencialmente prematura, ya que si se quedaron en el útero por más tiempo matarían a sus madres cuando salieran (Y a veces lo hacen de todos modos). Vías respiratorias y alimenticias muy próximas, lo que lleva a un gran riesgo de asfixia hasta la muerte cuando comemos. Choques de las muelas del juicio, porque nuestras mandíbulas son ya demasiado pequeñas para todos nuestros dientes. Las retinas de los ojos cableadas al revés; El nervio vago, vagando por todas partes antes de llegar a donde debe llegar; El conducto deferente, ídem. Los cerebros conectados con el lenguaje impreciso, memoria defectuosa, salud mental frágil, análisis de costo-beneficio de mala calidad, mala comprensión de la probabilidad, y una fuerte tendencia a dar prioridad a la satisfacción inmediata sobre beneficios a largo plazo. Defectos de nacimiento. El 15-20% de los embarazos terminan en aborto involuntario confirmados (y eso es sólo los confirmados pues alrededor del 30% de todos los embarazos terminan en aborto involuntario, y como mucho el 75% de todas las fertilizaciones se abortan espontáneamente).

Y eso es sólo el ser humano. Fuera de la especie humana, tienes a las jirafas con un nervio vago que viaja de diez a quince pies por fuera de su camino antes de llegar a donde se dirige. Tienes mamíferos marinos con los pulmones, pero sin agallas. Tienes arañas macho depositando su esperma en una red, luego lo toman con un apéndice diferente, y sólo entonces con este insemina a sus compañeras - todo porque su apéndice de inseminar no está conectado a su fábrica de esperma. (¡Para revolver su mente con esto imagínese que los humanos tuviesen penes en sus frentes, y que para reproducirse lanzaran chorros de semen desde los testículos a una mesa, luego se recogiera el semen con sus penes de cabeza, y luego tuviese relaciones sexuales!) Tienes también a los molares de los canguros, que se desgastan y se reemplazaron - pero sólo cuatro veces - después de lo cual los animales mueren de hambre. Tienes avispas excavadoras que ponen sus huevos en los cuerpos vivos de orugas. Al picarlas las avispas nos la matan, por lo que las orugas huésped sufren una muerte lenta y así puede alimentar a las larvas de las avispas con sus cuerpos vivos.

¿Al mirar todo esto me dirá usted que fue diseñado de esta manera a propósito?

Es cierto que en la vida biológica abundan los ejemplos de estructuras que asombran con su elegancia y funcionalidad. Pero hay muchos otros aspectos de la vida biológica que asombran con su torpeza, ineficiencia, flagrantes omisiones y fallas risibles. (Da click para ver Stupid Design: Rube Goldberg Brains and the Argument for Evolution.) Si está tratando de conciliar todo lo anterior con una fuerza mágica de un dios creador que hizo las cosas de esta manera a propósito, se requieren contorsiones mentales salvajes a lo sumo, y una negación completa de la realidad, en el peor de los casos.

Por otra parte, es muy fácil reconciliar todo lo anterior con una teoría completamente natural de la evolución. De hecho, de acuerdo con la teoría de la evolución, sería enormemente sorprendente que la vida biológica no resultase así. Una vez más: La evolución actúa de a una generación a la vez. Cada generación es sólo ligeramente diferente de la generación que le precedió. Tiene perfecto sentido que la vida biológica consista de adaptaciones ad-hoc torpes e ineficientes a las formas que ya no existen.

Y a riesgo de antropomorfizar: A la evolución no le importa si usted se sienta cómodo. A la evolución no le importa si eres feliz. Para la evolución no es necesario que seas perfecto: sólo tiene que ser mejor que sus competidores, sus depredadores y sus presas. A la evolución le importa si sobrevives, y produces descendencia fértil, que también sobreviva. En realidad, incluso eso no es siquiera exactamente cierto. A la evolución no le importa si vives o mueres. Si mueres, algún organismo más vive. A la evolución no le importa un comino quién lo hace.

A la evolución no le importa un comino nada de esto. Pero a dios si. Entonces, ¿por qué lo hizo así? Si Dios es tan poderoso que podría traer toda la existencia a la existencia simplemente desearlo; si él es tan poderoso que puede jugar con la genética y las circunstancias de la evolución simplemente por desearlo - ¿por qué habría preferido por ser tan torpe, mediocre, ineficiente, improvisado, superfluo y brutal?

Lo que me lleva finalmente a:

4. Si fuera cierto, Dios sería incompetente o malicioso.

Hay un hecho sobre la evolución, que esta ha dado lugar a algunas formas realmente sorprendentes y maravillosas de la vida. (O, para ser más precisos: La evolución ha dado lugar a los cerebros humanos que son capaces de la experiencia del asombro, y que están dispuestos a ser sorprendidos por la variedad y la complejidad de la vida biológica.)

Pero la evolución es desordenada. La evolución es tremendamente ineficiente. Ver la razón # 3 arriba. No es sólo que el producto de la evolución sea ineficientes. El proceso en sí es ineficiente - inherentemente es así, casi por definición. Si usted fuese es ser mágico todopoderoso tratando de crear vida sensible, la evolución sería el camino largo, larguísimo. Si usted está tratando de llegar del punto A al punto B, la evolución es un proceso lento, de recorrido serpenteante y enrevesado, con miles de paradas en el camino para visitar a sus tíos chochos que nunca se callan.

Además de lo anterior, la evolución es brutal. No es sólo que los resultados del proceso son a menudo incómodos, frustrantes o incluso dolorosos. El proceso en sí es inherentemente brutal. El proceso hace que la mayoría de los animales mueren en el sufrimiento y el terror: se mueren de hambre, de una lesión, de la enfermedad, de los defectos de nacimiento, de ser despedazados y devorados por otros animales. De todos los miles de millones de seres vivos conscientes que han existido jamás, una ínfima minoría muere pacíficamente en su cama rodeada de su familia. La gran mayoría murió brutalmente, en el dolor y el miedo. Y eso incluye a los que realmente ganaron el sorteo de la evolución, y llegaron a vivir lo suficiente para reproducirse y dejar descendencia fértil.

Si hubiese un dios que ha estado usando la evolución de la vida para llevarla en la dirección que él quería, se plantea inmediatamente la pregunta: ¿Por qué? ¿Por qué diablos iba alguien a hacer esto?

Si dios fuera lo suficientemente potente como para retocar mágicamente con el proceso de la evolución, de manera totalmente indistinguibles las causas de los efectos naturales por qué no iba a ser lo suficientemente potente como para hacer llegar a la humanidad a la existencia de un "zumbido"? Si dios fuera lo suficientemente inteligente como para saber con precisión cómo configurar los parámetros de la existencia para que miles de millones de años más tarde se desarrollase en vida humana consciente - por qué no sería lo suficientemente inteligente como para hacerlo de una manera que evitase la ineficiencia, los horribles procesos violentos a través de los cuales la evolución se ha desarrollado y se continúa desarrollándose?

Si la evolución teísta fuera cierta - si realmente hay un dios que juguetea con la evolución para crear la vida humana o que puso el universo en movimiento sabiendo que la evolución eventualmente resultaría en la vida humana - entonces aquel dios o sería extremamente incompetente o cruelmente malévolo. Tal dios sería incapaz de utilizar el sistema de la evolución para crear la vida con un mínimo de dolor o incapaz de dar con un mejor sistema para la producción de la vida en el primer lugar, o brutalmente insensible al gran sufrimiento que ha causado por cientos de millones de años, y que sigue causando a diario.

¿Es realmente ese el dios en que crees?

Un 5 en esfuerzo y 0 en ejecución*

Entiendo el deseo de reconciliar la ciencia con la religión. Realmente lo creo. La gente tiene un montón de razones para ser religiosa - La comunidad, la identidad de la familia, la identidad cultural, un archivo adjunto con el ritual, un sentido integrado de significado y propósito, el deseo de creer que el creador de todos los tiempos y el espacio se preocupa por usted, un deseo de creer en una vida futura. Y definitivamente entiendo el deseo de aceptar la ciencia: pues por imperfecta que sea ha demostrado en repetidas ocasiones ser el mejor método que tenemos para entender la realidad.

Entiendo que la gente quiera que su religión refleje la realidad. Pero no hay ninguna religión que refleje la realidad. Si desea aceptar la realidad en general, y la realidad de la evolución, en particular, es necesario aceptarlo.


Notas del traductor: 

*Los creacionistas de Tierra joven son aquellos creacionistas que sostienen que la Tierra y el Universo no tienen más de seis mil años y que los sucesos de creación tomaron siete días literales de 24 horas. Incluyendo la  creación de las estrellas en el cuarto día. 

**De manera específica el orden de los roedores se caracteriza por la presencia de incisivos que crecen de manera continua y la ausencia de caninos. Los humanos no descendemos de ninguna especie del orden de los roedores. Roedores y humanos hacen parte del grupo de los euarcontoglires que comparten un antepasado común. 

*** Tinkerer en el original. Tinkerer es un personaje de Spiderman de Marvel. Este personaje es un malvado inventor y proveedor de tecnología y armamento exótico para los malvados de la serie.

**** Una A es esfuerzo y F en ejecución, en el original. Teniendo en cuenta que el sistema educativo estadounidense da la mayor nota como A y la menor como F

Lecturas recomendadas:



Martes, 24 de Marzo de 2015

El decisivo papel de Júpiter en la evolución del Sistema Solar

¿Por qué es nuestro Sistema Solar tan distinto? ¿Qué hizo que la atmósfera terrestre no fuera de hidrógeno y que nuestra masa fuera baja? Una nueva investigación sugiere que antes de la Tierra, otros planetas existieron cerca del Sol



Por Glenys Álvarez

Los investigadores que estudian nuestro Sistema Solar nos dicen que somos distintos. No representamos a los otros que han sido descubiertos, como dijo las astrónoma chilena Bárbara Rojas-Ayala, en una entrevista para la revista Órbitas Científicas, “nuestro Sistema Solar es bien particular, nosotros no somos la regla”. Ahora, un nuevo estudio cuyos resultados fueron obtenidos mediante simulaciones computacionales, nos dice que estas diferencias pueden provenir de la presencia de otros planetas mucho más masivos que la Tierra (súper-Tierras) y el papel del gigante Júpiter en su destrucción.

Mucho antes de que se formaran Mercurio, Venus, la Tierra y Marte, existían unos planetas masivos en el interior del Sistema Solar, planetas más grandes que la Tierra pero más pequeños que Neptuno, que fueron devorados por el Sol debido a un cambio en sus órbitas. Ese cambio se lo deben a la relación entre Júpiter y Saturno y la danza que ejecutaron en los primeros millones de años de vida en el disco protoplanetario.

Konstantin Batygin, científico planetario de Caltech, y Gregory Laughlin de la Universidad de California en Santa Cruz, hicieron cálculos y simulaciones basados en resultados de investigaciones anteriores que resuelven preguntas como ¿por qué los planetas terrestres en nuestro sistema tienen baja masa en comparación con los planetas orbitando otras estrellas? De acuerdo con los investigadores, las órbitas de Júpiter jugaron un papel estelar en la gran obra de la evolución del sistema.

“Nuestro trabajo sugiere que la migración interior-exterior de Júpiter podría haber destruido una primera generación de planetas y haber sentado las bases para la formación de los planetas terrestres de masa empobrecida que nuestro sistema solar tiene hoy”, dijo Batygin. “Todo esto encaja a la perfección con otros acontecimientos recientes en la comprensión de cómo el sistema solar evolucionó, además de que llena grandes vacíos sobre nuestro particular hogar”.

En primer lugar, los sistemas de exoplanetas que conocemos son bien diferentes al nuestro. Las estrellas, algunas parecidas al sol, tiene planetas que las orbitan, sin embargo, están bien cercanos a ellas. En nuestro sistema no es así pues muy poco encontraremos más allá de Mercurio, quizás asteroides y un poco de basura espacial, pero no más planetas. Lo contrario es lo que se han encontrado alrededor de otras estrellas, donde los planetas no sólo son mucho más masivos que la Tierra sino que orbitan cerca de su estrella.

Primero está Júpiter, planeta crítico para entender la evolución de nuestro vecindario. En 2001 y 2011, dos estudios elaborados por equipos en la Universidad Queen Mary de Londres y en el Observatorio de Niza, hablan de los primeros millones de años del sistema, cuando el Sol era joven y aún existía el disco protoplanetario a su alrededor. La formación del cuerpo planetario gigante de Júpiter estaba integrada en el disco de gas y polvo y con el tiempo, Júpiter comenzó a adquirir tanta masa que se convirtió en un cuerpo gravitacionalmente influyente, lo que ayudó a que limpiase una brecha en el disco cerca de él; como el Sol también limpiaba un poco del disco a su alrededor, la órbita de Júpiter comenzó a rodar hacia el interior del sol, como si se encontrara en una gigantesca cinta transportadora.

Es aquí donde entra el papel de Saturno. Batygin dice que si no hubiera sido por Saturno, Júpiter eventualmente hubiese caído dentro del Sol, pero cuando comenzó a formarse Saturno, después de Júpiter, los dos planetas se acercaron lo suficiente y se unieron en una relación especial llamada resonancia orbital, “donde sus periodos orbitales eran racionales y Saturno, por ejemplo, completaba dos órbitas alrededor del Sol en el mismo tiempo en que Júpiter completaba una, y ese baile comenzaba a ejercer una influencia gravitatoria entre ambos.

“Esa resonancia permitió que los dos planetas abrieran una brecha mutua en el disco que causaba que todo el gas se moviera hacia el exterior, una situación que hizo que la dirección de la migración planetaria cambiara hacia el otro lado, a ese escenario se la ha llamado el 'Grand Tack', los planetas migran hacia adentro y luego cambian de dirección drásticamente, algo así como un barco que dobla alrededor de una boya”, expresó Batygin.

Mientras tanto, ¿qué pasaba con los planetas más cercanos al Sol?

Y es aquí donde entran unos planetas primordiales que ya no están con nosotros, las súper-Tierras. Según sus cálculos, fue un momento realmente violento, pues estos masivos planetas fueron empujados hacia el Sol por la órbita de Júpiter, a medida que estas súper-Tierras se acercaban al sol, sus órbitas se convertían en elípticas lo que hacía que colisionaran unos con otros; de hecho, una vez cada 200 años chocaban otra vez, descomponiéndose y enviando muchos de estos residuos hacia el sol. No obstante, no todo el material planetario caía en la estrella pues algunos se devolvían, además, sólo es necesario el 10% del material que Júpiter barrió hacia el sol para producir a Mercurio, Venus, la Tierra y Marte. Precisamente, los investigadores hicieron simulaciones sobre lo que ocurriría en un sistema de exoplanetas conocido como Kepler-11, el cual tiene seis súper-Tierras con una masa combinada de 40 veces la de nuestro planeta, y descubrieron que estos planetas gigantes caerían dentro de su estrella en 20 000 años.

Luego de toda esta violencia, se necesitarían millones de años para que estos planetesimales o residuos planetarios se agruparan y formaran los planetas terrestres, lo cual concuerda con la información actual que dice que la Tierra se formó entre 100 a 200 millones de años después del nacimiento del Sol. Más aún, esto podría explicar también por qué la Tierra carece de una atmósfera de hidrógeno.

“Nos formamos de estos desechos volátiles”, dice el investigador.

Y es eso lo que nos diferencia de los demás sistemas exoplanetarios. La violenta evolución del sistema es lo que ha permitido que nuestro planeta sea tan poco común a los demás que hoy conocemos, es lo que ha permitido, además, la posibilidad de la atmósfera terrestre, el agua y la vida.

El estudio fue publicado en PNAS.
Más información en inglés: http://www.caltech.edu/news/new-research-suggests-solar-system-may-have-once-harbored-super-earths-46017
Crédito de imagen: K. Batygin / Caltech
Martes, 3 de Febrero de 2015

Descubren organismos con miles de millones de años sin evolucionar

Es la ausencia de evolución más enorme jamás registrada en la vida sobre el Planeta Tierra, aunque no refuta las observaciones de Charles Darwin, sí representa una inusual particularidad



Por Glenys Álvarez

La evolución presenta distintos cambios de adaptación en la vida que van de acuerdo con los registros de alteraciones en el medio. Aunque Charles Darwin se concentró en los cambios por los que atraviesa la vida a través de la evolución, también expresó que los organismos no tendrían que cambiar si el ambiente se mantiene estable, sin alteraciones físicas ni biológicas. Y es aquí donde nos lleva esta extraordinaria noticia científica. Se trata de un organismo que lleva miles de millones de años sin evolucionar. ¿Cómo es eso posible?

No sólo es posible sino que un equipo internacional de científicos lo acaba de demostrar. Se trata de una bacteria del océano profundo que no ha evolucionado en por lo menos 1 800 millones de años y hasta más de dos mil millones. Nunca se había visto tanta ausencia de evolución en un organismo.

“Parece increíble que la vida no haya evolucionado desde hace más de dos mil millones años, casi la mitad de la historia de la Tierra”, dijo J. William Schopf, profesor de ciencias de la Tierra en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y autor principal del estudio. “Teniendo en cuenta que la evolución es un hecho, es preciso explicar esta carencia de evolución”.

Se trata de bacteria de azufre, tan pequeñitas que es imposible observarlas con nuestros ojos. Los fósiles de estas bacterias fueron encontrados en las rocas de las aguas costeras de Australia Occidental. Los investigadores utilizaron “tecnología de vanguardia”, para comparar estos fósiles de bacterias con bacterias de la misma región con una edad de 2 300 millones de años, y descubrieron que ambos grupos son indistinguibles de las modernas bacterias de azufre que se encuentran en el barro en la costa de Chile.

“La regla de la biología es no evolucionar a menos que se produzcan cambios en el entorno físico o biológico, lo cual es consistente con Darwin”, dijo Schopf, quien también es director del Centro para el Estudio de la Evolución y el Origen de la Vida de UCLA. “El entorno en el que viven estos microorganismos ha permanecido esencialmente sin cambios durante tres mil millones de años”.

La investigación, aseguran, encaja perfectamente con las ideas de Darwin sobre la evolución.

“Estos microorganismos están bien adaptados a su simple ambiente físico y biológico que es muy estable”, dijo. “Si estuvieran en un ambiente que ha cambiado, pero que aún así ellos no evolucionaron, entonces nuestra comprensión de la evolución darwiniana tendría un grave error”.

Los investigadores también nos dicen que los fósiles analizados se remontan a un momento en el clima de la tierra cuando existió un aumento sustancial en los niveles de oxígeno, un evento conocido como la Gran Oxidación. Se piensa que se produjo entre hace 2 200 millones y 2 400 millones de años. Este evento también produjo un enorme aumento de sulfato y nitrato, los únicos nutrientes necesarios para que estos microorganismos sobrevivieran en su ambiente de lodo y agua de mar.

“Utilizamos varias técnicas para analizar los fósiles, incluyendo la espectroscopia Raman, que nos permite observar el interior de las rocas para determinar su composición química, y el escaneo láser confocal de microscopía, que hace fósiles en 3D”.

No parece ser el futuro que le espera al humano. De hecho, la evolución de la especie, dicen algunos, será más rápida debido a que nosotros mismos estamos realizando cambios sobre la base misma de la especie. Así lo expresó en una entrevista para la revista Órbitas Científicas, el neurocientífico y autor, Michael Graziano.

“Hemos llegado al umbral donde estamos manipulando nuestros propios genes y cuando comenzamos a hacer eso los cambios que producimos, intencionalmente, a nuestros propios genes son mucho más veloces que los que ocurrirían durante el lento proceso de la selección natural, eso quiere decir que, en efecto, la selección natural del futuro será más rápida y mucho más extrema. Pienso que llegará, inevitablemente, el momento en que las personas estarán concibiendo y diseñando humanos... Me parece que nos cambiaremos, convirtiendo nuestros cerebros en muchos tipos de locuras. No creo que la selección natural continuará como lo ha estado haciendo en todo el pasado de la vida”.

En la imagen vemos una sección de una roca que contiene fósiles de 1 800 millones de años.

Crédito de imagen: Centro para el Estudio de la Evolución y el Origen de la Vida de la UCLA: http://cseol.ess.ucla.edu/
Lunes, 24 de noviembre de 2014

Feliz Día de la evolución

Hoy se celebra el aniversario 155 de la publicación de El Origen de las Especies de Charles Darwin y el 40 aniversario del descubrimiento de Lucy, el famoso fósil de Australopitehcus afarensis. Esta celebración que se ha dado a llamar como Día del Orgullo Priamte o Día de la evolución es un espacio dedicado a la divulgación científica y al combate del creacionismo.

En esta fecha el blog Sin dioses tiene el gusto de compartir tres excelentes textos de Klaus Ziegler publicados en el diario colombiano El Espectador.


La maravillosa y delicada arquitectura del pulmón, el insuperable diseño del ojo, o la complejidad suprema de nuestro cerebro son, para el hombre de fe, testimonios irrefutables de la existencia de una voluntad creadora, de la presencia de un ser supremo que sustenta y dirige el universo.

A pesar de estas y otras maravillas de la naturaleza, cualquiera que conozca los minuciosos detalles de la anatomía y fisiología animal, o que comprenda la dilatada historia de la vida sobre la Tierra, puede percatarse de la multitud de imperfecciones y absurdos que se presentan en el mundo vivo, intolerables en la obra de un ser infinitamente sabio, y que nos hacen pensar más en la labor de un “relojero ciego”, o en el trabajo de un arquitecto extravagante e indolente.

La imperfección es la marca indeleble de la evolución. Su mano invisible se revela en los diseños caprichosos o anacrónicos que pueden observarse en la naturaleza, así como en los caminos erráticos y paradójicos por los que ha tenido que trasegar la vida desde su aparición en el Planeta hace ya más de 3500 millones de años. El kiwi, por ejemplo, es un ave nocturna que no puede volar, pero que aun lleva bajo sus plumas un par de pequeñas alitas inútiles. La foca y otros mamíferos marinos todavía conservan dentro de su cuerpo el esqueleto completo de sus ancestros cuadrúpedos, con patas, manos y dedos. Y los humanos conservamos músculos para mover la cola y erizar el pelo. ¿Qué pensaríamos de la sensatez de un ingeniero que hubiese diseñado un computador portátil con un pequeño e inútil tornamesas en su interior, justo al lado de la tarjeta de sonido?

El apéndice, que sirvió a nuestros ancestros primates para ayudar a digerir la celulosa de las hojas, hoy es un residuo atávico disfuncional que pareciera estar ahí con el propósito único de acrecentar los ingresos de cirujanos y sepultureros. El colédoco, por su parte, tiene un terrible error de diseño: se encuentra con el conducto pancreático justo antes de desembocar en el duodeno, de tal manera que al bloquearse con un cálculo biliar, las enzimas pancreáticas y la bilis se desvían hacia el páncreas y lo lesionan gravemente.

Otra chapuza del Creador es el conducto urinario masculino, el cual es abrazado por la próstata, de tal suerte que cuando esta crece, lo que ocurre con el paso de los años, termina bloqueándolo. Y resulta impío pensar que el conducto espermático pueda haber sido diseñado por un ser superior, cuando descubrimos que este rodea absurdamente la vejiga antes de desembocar en la uretra, lo que sí es explicable como un atavismo evolutivo de nuestro pasado reptílico.

En los mamíferos, el nervio laríngeo recurrente, en vez de ir directamente del cerebro al cuello, desciende hasta el pecho y rodea la aorta para llegar finalmente a la laringe por debajo de las cuerdas vocales, en un recorrido anacrónico que se originó en los arcos branquiales de los antiguos peces. En el caso de la jirafa, esta fibra nerviosa realiza un increíble recorrido de cerca de cinco metros, un derroche inexplicable de la Divinidad.

De otro lado, el bipedismo es una idea acompañada de innumerables problemas mecánicos que dan lugar, en los humanos, a hernias inguinales, a hemorroides, a la mala fijación de los riñones, a la debilidad del cuello del fémur, a frecuentes daños en los discos vertebrales y a los insufribles dolores y complicaciones del parto.

Y las intenciones del Arquitecto Divino no podrían resultar más misteriosas cuando analizamos la historia de la vida como hoy la conocen los paleontólogos. Tras crearla, el diseñador supremo tardó alrededor de 3000 millones de años en inventar los primeros organismos multicelulares. Luego, como un coleccionista obsesivo, decidió saturar el Planeta con innumerables especies de trilobites, grandes, pequeños, medianos… Y después de almejas, almejas y más almejas… Y si al hombre lo hizo efímero, a estos moluscos impávidos les otorgó el don de la eternidad (hay almejas aun vivas que fueron contemporáneas de Galileo). Y resulta incomprensible por qué antes de llegar a concebir su “obra maestra”, el Homo sapiens, se haya visto en la necesidad de ensayar durante varios millones de años con pequeños monitos humanoides, como lo haría cualquier mortal que con paciencia y resignación busca la solución definitiva a un problema.

Cuando nos detenemos a contemplar la obra de la creación, saltan a la vista infinitud de imperfecciones, diseños ilógicos, caprichos y extravagancias, --como la predilección divina por los escarabajos, el orden animal con más especies sobre el Planeta--, que solo pueden hacernos dudar de que este mundo pueda ser obra de un Creador. Tal vez por ello, algunos teólogos tuvieron que inventar una deidad antagónica, que además explicara la evidente imperfección moral del hombre y la terrible crueldad en este universo imperfecto, que lejos de ser el mejor de los mundos posibles, está colmado de defectos y maldad.


Los nuevos creacionistas

Pensar que un órgano complejo como el ojo pueda aparecer por simple azar es tan absurdo como creer que un huracán pueda ensamblar un Boeing 747 combinando aleatoriamente pedazos de metal en un depósito de chatarra.

Este argumento, con algunas variaciones, sigue siendo el arma favorita de los creacionistas bíblicos para arremeter contra la teoría de Darwin, ahora amparados bajo el manto de una nueva seudociencia: la “teoría del diseño inteligente”. Es sorprendente que esa comparación se siga utilizando para demostrar que la evolución por sí misma es incapaz de dar cuenta de la complejidad y orden del mundo natural, pues los biólogos, que yo sepa, nunca han considerado la aparición fortuita de un órgano complejo como un hecho factible. Ni siquiera han contemplado la posibilidad de que una proteína particular se ensamble de manera espontánea, sin la mediación del ADN, pues semejante evento sería tan improbable como que un chimpancé tecleando al azar en una máquina de escribir produzca una frase completa de El Quijote.

Consideremos la frase que da comienzo a la novela: “En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor”. Si a las veintisiete letras del alfabeto añadimos la coma, el punto y el espacio en blanco, el mono literato, cada vez que desee pulsar una tecla, puede escoger entre treinta símbolos. Como la frase contiene 176 caracteres (contando espacios), la probabilidad de acertar aleatoriamente el texto completo sería de 1 en 30 elevado a la potencia 176. Tecleando a razón de un carácter por segundo, desde el comienzo de la creación hasta el día de hoy, el pobre primate no habría alcanzado a escribir ni siquiera una fracción infinitesimal del total de frases posibles. De hecho, tal suceso sería mil veces más improbable que ganarse “el Baloto” ¡treintaisiete veces seguidas!

De otro lado, es fácil simular un proceso evolutivo que en pocos minutos encuentra la célebre frase utilizando un simple mecanismo de “mutación y selección”. En un lenguaje cualquiera de programación (en el ejemplo se utilizó el programa “Maple”) hacemos que el algoritmo genere aleatoriamente una frase de 176 caracteres, el “Adán” de la primera generación. El padre escogido al azar por nuestro algoritmo fue el siguiente: 

“.chnkywmlrytmfitnmwdavñsbn.,.jdmhipjlokmgqykju,uejhhszlsineffettpnpmwiahwoz ourlksphonl.ñabciofndñackifyyafcwbzoors.ryrrpiwcgwñz.h,ñetjuññtgñzrmxin.wññyiavgñcoanedbfqtwr.a,fqx,”. 

A continuación, el programa “engendra” un número específico de clones (mil en este caso), los cuales difieren de su progenitor en unas pocas “mutaciones”, entendiendo aquí por “mutación” el cambio aleatorio de algunos caracteres. Luego, como “padre” de la siguiente generación, se escoge el “mejor adaptado” de todos los descendientes, es decir, aquel que guarde con la frase original de Cervantes el mayor número de coincidencias, y se continúa de esta manera en cada nueva generación.

Tras docenas de generaciones de textos sin ningún sentido, finalmente, en la generación 121, el programa produce una frase algo legible: “eenhnn lulay me tammanvha, de cuyhinombke ny quiero acordaime, no ha muchowtiomro vpvin .nahidafno dc losade banor enyastillgrñ, auñrtauañtggrax rociñ fiaco coaaedo ,qorreaorx”. Pero hay que esperar treinta generaciones más para llegar a esta otra: “en un lugar de la mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha muchowtiempo vivia un hidalgo de los de lanza en astillero, adarta antigua, rocin flaco y gaego corredorx”. Solo en la generación 166, y después de 24287 mutaciones, el programa alcanzó finalmente su objetivo, y reprodujo fielmente el texto.

Debo advertir que dicho programa opera bajo un mecanismo de selección en extremo simplificado que no coincide exactamente con su contraparte biológica. Supone además un criterio único de “eficacia reproductiva” (en este caso de tipo teleológico), mientras que en el mundo real los factores que condicionan la eficacia reproductiva del individuo suelen ser numerosos y harto más complejos. No obstante, el ejemplo demuestra, y este es el propósito principal, cómo un sencillo mecanismo de variación y selección puede lograr un objetivo inalcanzable por simple azar. 

Podría objetarse que nuestro organismo virtual difiere en un aspecto fundamental de los sistemas biológicos complejos, pues permanece “funcional” tras los sucesivos cambios que ocurren a los largo de su evolución. Esto no sucede, alegan los proponentes del diseño inteligente, en los denominados “sistemas irreductibles”, que pierden su capacidad operativa si llegasen a prescindir de cualquiera de sus partes. El argumento es en esencia una reformulación más sofisticada de la objeción decimonónica clásica: ¿Qué ventaja representa poseer medio ojo, o un décimo de ojo? Y si una fracción de ojo es inútil, ¿cómo podría explicarse la aparición del órgano definitivo como consecuencia de un proceso gradual?

Se sabe que los primeros ojos fueron pequeñas “manchas oculares” como las que presenta la euglena: diminutos fotorreceptores, “milésimas de ojo” que apenas discriminan entre “luz” y “oscuridad”, pero que le confieren al unicelular una notable ventaja, pues lo orientan hacia la superficie marina, donde abunda el alimento. Luego aparecieron capas enteras de células fotosensibles que se fueron invaginando gradualmente hasta adquirir forma de copa, dando origen a una rudimentaria cámara oscura (“décimas de ojo”) como las que poseen algunas babosas actuales. El registro fósil muestra además organismos del cámbrico Inferior que poseen ojos más sofisticados, aunque aún sin lente, perfectos ejemplos de que es preferible ser medio cegatón que invidente. Y existen multitud de fósiles que exhiben todas las “fracciones de ojo” imaginables, y que aparecieron en forma gradual, contrario a lo que afirman los nuevos creacionistas.

La teoría del diseño inteligente es otra propuesta seudocientífica que pretende hacer encajar la idea del Dios creador de la religión monoteísta de occidente dentro del esquema de la ciencia contemporánea. Es otro intento fallido de los fundamentalistas cristianos para sabotear la enseñanza de la teoría de la evolución en las escuelas secundarias, cuando pretenden darle al creacionismo bíblico la respetabilidad intelectual que jamás ha tenido.



Una pequeña escuela del distrito de Dover, en el estado de Pensilvania, fue testigo de una batalla jurídica inusual.

El pleito comenzó cuando la junta directiva, integrada en su mayoría por cristianos recalcitrantes, exigió modificar el currículo de biología para abrirle espacio a la teoría del “Diseño Inteligente” (DI). Según se alegó, todo estudiante debería conocer explicaciones alternativas al origen y evolución de la vida en la Tierra.

El modelo darwiniano es insuficiente para explicar la complejidad y diversidad de las distintas formas de vida, argumentan los proponentes del DI. Estructuras biológicas complejas precisan un Diseñador. Como en la popular metáfora, el reloj que se encuentra abandonado en la playa presupone la existencia del relojero. Y no se trataría de metafísica o religión: las intervenciones de ese Agente Inteligente podrían confirmarse de manera empírica.

Estaba en juego si el DI era o no ciencia legítima. Después de escuchar los argumentos de cada lado, quedaron en evidencia motivos de carácter religioso, no académico, cuando se pretendió camuflar de teoría científica una variante del creacionismo clásico. Se violaba entonces la Primera Enmienda a la Constitución. Tras un largo pleito, la exigencia finalmente se reversó por decisión de un juez federal. 

El caso Kitzmiller (nombre del demandante) versus el Distrito Escolar de Dover, como hoy se conoce, es una de esas raras instancias en las que una cuestión epistemológica se decide en un estrado judicial. Una recreación del caso puede verse en un excelente documental de NOVA [1].

Me opongo, por supuesto, a la intromisión de la religión en cualquier aspecto de la vida civil, y mucho más cuando se trata de asuntos del magisterio. Pero a los entusiastas del DI se les debe refutar con argumentos, nunca de manera dogmática. En mi opinión, el caso Kitzmiller y otros similares proporcionan una excelente oportunidad pedagógica para resaltar esas características propias del método científico como sistema de producción de conocimiento.

Tammy Kitzmiller fue la docente que demando la
obligatoriedad de enseñar el diseño inteligente en Dover, Estados Unidos.
Por desgracia, el conocimiento científico se presenta a menudo como un cuerpo monolítico de principios y leyes incuestionables. ¿Cuántos profesores de biología, me pregunto, podrían confrontar a un alumno escéptico con respecto al proceso de la fotosíntesis? Sin ningún esfuerzo, más de uno conseguiría escribir en el pizarrón la ecuación fundamental 6 CO2 + 6 H2O → C6H12O6 + 6 O2, aunque pocos sabrían cómo reconstruir la larga cadena de experimentos, comprobaciones y ensayos que permitieron en su momento convencer a académicos igualmente recelosos de su validez.

Quien enseña ciencia no puede desestimar su historia. Las teorías fallidas, las hipótesis falsadas, las preguntas incómodas y las teorías disidentes también merecen un lugar en el pensum. Se imparte una lección valiosa al intentar refutarlas. En el caso del DI, el ejercicio podría resultar más provechoso que el acostumbrado proselitismo en defensa de Darwin. Las objeciones del bioquímico Michael Behe, para mencionar un ejemplo, proporcionan un reto, y materia de discusión, digna de llevarse al salón de clase.

De acuerdo con Behe, ciertos sistemas mecánicos o biológicos poseerían una singular propiedad: estarían conformados por componentes finamente ordenadas, afinadas con precisión para desempeñar una función particular, de modo que al remover una pieza cualquiera del ensamble, este dejaría de funcionar. La trampa para ratones sería prototípica: si faltase el resorte, el dispositivo para acomodar el cebo, o el ancla, el artefacto quedaría inutilizado. Un mecanismo evolutivo gradual, como la selección natural, sería incapaz de explicar el origen de órganos “irreducibles en complejidad”, alega Behe, pues ningún estadio intermedio sería una estructura útil, ni siquiera funcional. El argumento se remonta a Darwin, cuando hace siglo y medio se refirió a la posible complejidad irreducible del ojo humano, aunque en lenguaje diferente. Desde entonces, la existencia, en apariencia imposible, de órganos igualmente complejos se ha convertido en la mayor objeción de los enemigos de la teoría de Darwin.

Pero un recorrido por el registro fósil nos muestra cómo la naturaleza ha inventado y reinventado el ojo infinidad de veces. La irreductibilidad del ojo la refutan multitud de “ojos intermedios”, presentes todavía en algunas criaturas vivientes, similares a los ojos arcaicos de sus ancestros. El orgánulo fotosensible de la Euglena, por ejemplo, aunque solo permite activar su flagelo, resulta suficiente para guiar el protozoario hacia una fuente de luz y garantizar su alimento. Modelos primitivos de “medios ojos” aún se observan entre algunos moluscos invertebrados del género gasterópodo. Y hay ojos formados por cámaras oscuras, sin lente, como el del Nautilo; y ojos compuestos, conformados por miles de diminutos receptores; y algunos con espejos reflectores y paraboloides, o diedros de espejos, como en las gambas, langostinos y langostas. La conclusión es evidente: ojos elementales, “fracciones de ojo” que perciben la luz, aunque incapaces de formar imágenes, pueden también ser ventajosos.

Y es verdad, la trampa mata ratones dejaría de ser trampa sin el depósito del cebo. No obstante, serviría como pisa corbatas. Asimismo, la naturaleza encuentra nuevos usos para estructuras pensadas con propósitos diferentes, un proceso denominado exaptación. Las alas de las aves, por ejemplo, fueron antes las patas delanteras de los reptiles. Y esas mismas extremidades sirvieron como aletas a los peces, sus antepasados, millones de años atrás. En los pingüinos las alas ya no sirven para volar, pero sí para nadar. La lengua comenzó siendo un instrumento prensil para luego convertirse en pieza fundamental del lenguaje fonético en los humanos. Y las escamas de algunos peces se transformaron en plumas, o en el pelambre de los mamíferos. Y en algunas serpientes, la saliva terminó convertida en veneno mortal.

En mi opinión, la enseñanza de la ciencia en la escuela secundaria
no debería limitarse a la transmisión de conocimientos, ni a la
mera discusión de un cuerpo de leyes y principios fundamentales.
 Igualmente importante resultaría estimular el ejercicio de
la argumentación, de la formulación y refutación de hipótesis,
del diseño de experimentos, reales y mentales
En el caso del flagelo bacteriano, ejemplo paradigmático de Behe de un órgano irreducible en complejidad, los expertos en anatomía celular argumentan que el cuerpo basal del látigo es de hecho una modificación de una estructura similar, presente en algunos gérmenes patógenos, como la Salmonella, aunque su finalidad es otra, pues se utiliza, no a manera de remo, sino como aguja para inyectar toxinas. La existencia de esas jeringas microscópicas refutaría la tesis de Behe, pues aunque carecen de por lo menos cuarenta proteínas presentes en el flagelo bacteriano, cumplen no obstante una función útil, pero diferente. 

En mi opinión, la enseñanza de la ciencia en la escuela secundaria no debería limitarse a la transmisión de conocimientos, ni a la mera discusión de un cuerpo de leyes y principios fundamentales. Igualmente importante resultaría estimular el ejercicio de la argumentación, de la formulación y refutación de hipótesis, del diseño de experimentos, reales y mentales… Pues aunque parezca una comparación banal, las verdades científicas se sustentan en hechos empíricos muchas veces tan elementales como aquella demostración clásica de que la orina es impulsada por la vejiga, y que no fluye bajo la simple acción de la gravedad. Quien así lo dude puede ponerse cabeza abajo, y aun en esa posición ¡logrará orinar!
Sábado, 22 de noviembre de 2014

Divulgación científica para comprender la evolución.


Sindioses.org se complace en anunciar su primera charla de divulgación científica abierta al público. esta será el sábado 22 de noviembre en la Universidad Pedagógica Nacional a la 1:45 p.m.

En esta ocasión los temas a tratar serán: "Panorama de los primates colombianos" a cargo del biólogo Jeisson Castro Salamanca, y "Malentendidos comunes sobre la evolución humana" a cargo del licenciado en biología Ferney Rodríguez.

Esta charla se hace en el marco del aniversario de la publicación de "El origen de las especies" y el descubrimiento de "Lucy". Esta conmemoración se ha llamado en años anteriores "Día del Orgullo Primate" y en esta fecha se ha denominado "Día de la evolución".

Esperamos la asistencia del público bogotano que ha seguido de cerca a Sindioses.org y que se interesa por la ciencia y su entendimiento público.
Miercoles, 19 de noviembre de 2014

Enseñanza de la evolución avanza de a poco

Las ideas religiosas sobre los orígenes se han afianzado en muchas generaciones gracias a la educación. Pero los últimos acontecimientos, en los que ciudadanos británicos han abrazado el islam militante para cometer actos de barbarie ha llevado al gobierno británico a exigirles a las escuelas religiosas que reciben subsidios que tendrán que enseñar ciencia, y el respeto a las diferencias étnicas y religiosas, y también el respeto a personas gays y lesbianas. La enseñanza del creacionismo en el Reino Unido parece que verá su fin.

Desde el mes de junio de 2014 el creacionismo no puede ya ser enseñado como un hecho real en ninguna escuela financiada por el estado en el Reino Unido. 
El portavoz del Departamento de Educación declaró que: "Ya es oficial. En todas las escuelas del estado, incluyendo las academias, está prohibido enseñar el creacionismo como un hecho científico". Cabe señalar que muchas escuelas religiosas del Reino Unido, católicas, judías y musulmanas, mantienen segregados a los niños de otras comunidades religiosas, profundizando la segregación.

En noviembre de 2014 la secretaria de Educación Nicky Morgan realizó una inspección a docenas de escuelas religiosas (cristianas, judías y musulmanas) y anunció que se trata de un plan para reducir el radicalismo religioso en Inglaterra, que ha llevado a que muchos musulmanes nacidos en Reino Unido se unan a Estado Islámico generando hechos atroces.


Niños de 5 y 6 años ahora aprenderán sobre evolución en el Reino Unido.
Morgan dijo que la inspección a las escuelas religiosas busca que estas escuelas preparen a sus alumnos “para la vida en la Gran Bretaña moderna”. Las instituciones que no encajan están sujetas a multas y sus licencias de funcionamiento podrían ser cerradas.

la secretaría del Departamento de Educación británico declaró ante el Parlamento Británico que la enseñanza del creacionismo se comparaba con el extremismo religioso islámico. Señaló también que los religiosos hacen esfuerzos denodados para que  no se enseñe la teoría de la evolución en los libros de texto. Frente a esto el Departamento de Educación no solo no dio su brazo a torcer sino que a partir de este año, las escuelas de primaria enseñaran un módulo sobre evolución a niños de 5 a 6 años.

Morgan dijo a la prensa ser “fundamental” en que las escuelas “promuevan activamente” en su currículum los valores británicos, incluido el respeto mutuo y la tolerancia para las personas de diferentes creencias.

La llamada “Ley de Igualdad” se introdujo este año en el Reino Unido, lo que requiere una mayor aceptación de los homosexuales y transexuales, así como personas de otras religiones y razas.

"El Origen" segundo libro de importancia en la sociedad moderna

"El origen de las especies" (1859), del naturalista inglés Charles Darwin, es el segundo libro que más ha influido en la sociedad moderna, según una encuesta de la editorial británica Folio Society.

El primer puesto es para la Biblia, mientras que el Corán ocupó el octavo lugar.

Estos son los diez libros más influyentes:
1. La Biblia - 37%
2. El Origen de las especies  - Charles Darwin (1859) - 35%
3. "Una breve historia del tiempo" - Stephen Hawking  (1988). 17%
4. "Sobre la Teoría de la Relatividad Espacial y General" (1916) Albert Einstein - 15%
5. "La distopía" de George Orwell (1949) - 14%
6. "Principia Mathematica" (1687) de Isaac Newton.- 12%
7.  "Matar un ruiseñor" - Harper Lee (1960) - 10%
8.  "El Corán" - 9%
9. "La riqueza de las naciones" Adam Smith, (1776) 7%.
10. "La doble hélice"  - James Dewey Watson, (1968).

La revelación de esta encuesta trajo un gran emoción entre los círculos cristianos. Por ejemplo, el portal Noticia Cristiana tituló: La Biblia es más valiosa para la humanidad que “El origen de las especies” de Darwin y se pudieron encontrar comentarios como estos:

¿Y usted qué opina?