Archivos en la categoría símbolos religiosos

Miercoles, 6 de Junio de 2018

Un ateo frente al gobierno español

Por primera vez en democracia, un presidente del Gobierno de España es revocado de su cargo por el Congreso de los Diputados. Mariano Rajoy del Partido Popular fue destituido por el escándalo de financiación ilegal conocido como la trama Gürtel (el Odebrecht español) dando paso a Pedro Sánchez del PSOE quien llegó al poder gracias a los votos de varias agrupaciones políticas.

Sánchez es un político abiertamente ateo, y comprometido con la laicidad, que llega a la presidencia de España en momentos en que la Iglesia Católica goza de muchos privilegios y en que existen penas contra la crítica de la religión.

Un laicista ejemplar

En febrero de 2017 Pedro Sánchez presentó el documento “Por una nueva socialdemocracia” en el que plasmaba sus ideales de laicidad para España.

“3.2.12. Una sociedad laica.

104. España debe consolidar su condición de Estado laico que garantiza los valores, derechos y libertades civiles, adecuando su legislación a las características propias de una sociedad abierta, plural y compleja, en la que se respetan las convicciones y expresiones ideológicas, religiosas, culturales y de género de todos los ciudadanos.
105. La naturaleza laica del Estado se ha de traducir en una potenciación de la educación laica y en valores, que se oriente a lograr que los centros educativos sean escuelas de ciudadanía, reforzando el futuro y el valor de la democracia. Ninguna religión confesional debe formar parte del currículo y del horario escolar.
106. La condición laica del Estado requiere la derogación de normas y acuerdo constitutivos de privilegios heredados del pasado. Por ello es preciso proceder a la denuncia de los cuatro Acuerdos suscritos entre España y la Santa Sede en 1979, que dieron continuidad al Concordato establecido en 1953 entre el Régimen franquista y la Santa Sede. A este respecto cobran particular relevancia el establecimiento de la autofinanciación de la Iglesia, la secularización de las ceremonias y signos y la neutralidad de todas las instituciones, servicios y servidores públicos respecto a las convicciones ideológicas y religiosas de los ciudadanos.”
Tal declaración, de amplio conocimiento por la Conferencia Episcopal Española, deja muy preocupada a la Iglesia Católica que contó con un amplio apoyo del Partido Popular. 

La posesión de Sánchez se realizó jurando sobre la Constitución y no sobre la Biblia. Tampoco hubo crucifijo en la mesa del evento. Este hecho ocurre por primera vez en España.

Sin duda la Iglesia Católica, que envío la tradicional carta de felicitación, tiene mucho que temer.

Privilegios económicos de la ICAR

Sánchez ha dejado claro que pretende cortar el flujo de recursos económicos a los obispos, apostando decididamente por “la autofinanciación de la Iglesia"

En estos momentos se está reucaudando el Impuesto sobre la renta de las personas físicas IRPF, en cuyos formularios es posible marcar la casilla que destina dineros colectados a la Iglesia Católica. Por renta del 2017 recibió 256,21 millones de euros.  

En España las iglesias no pagan el Impuesto de Bienes Inmuebles IBI, pero desafortunadamente esto también se ha extendido, gracias a un cambio legislativo promovido por José María Aznar, a todos los bienes inmuebles a nombre de la iglesia además de los lugares destinados para culto. Esto ha llevado a una ola de inmatriculaciones de bienes por parte de la Iglesia Católica.


Laicidad y símbolos públicos

El acto de posesión de Sánchez ha enviado un mensaje claro para asegurar  “la neutralidad de todas las instituciones, servicios y servidores públicos respecto a las convicciones ideológicas y religiosas de los ciudadanos”. Algo que en España se viola frecuentemente en  las festividades populares o en Semana Santa, donde se ha hecho costumbre la participación de gobernantes locales en procesiones, romerías y actos religosos. Así también como la imposición de medallas civiles a vírgenes. Como en Cádiz donde el gobierno de Podemos (ni siquiera el PP) le otorgó una medalla a la Virgen del Rosario en 2017.


Educación laica

El nuevo presidente español tiene claro en su ideario que “la naturaleza laica del Estado se ha de traducir en una potenciación de la educación laica y en valores, que se oriente a lograr que los centros educativos sean escuelas de ciudadanía, reforzando el futuro y el valor de la democracia”. En cuanto a la clase de Religión, la propuesta del nuevo presidente del Gobierno es rotunda: “Ninguna religión confesional debe formar parte del currículo y del horario escolar”. Si de él depende, Religión dejará de contar para nota, tal y como consagró la ley Wert.

Para estas tareas Sánchez ha nombrado como Ministra de educación a Isabel Celaá, quien en 2012 declaró que veía adecuado sacar religión del horario escolar. 


Leyes contra la blasfemia

Se espera que el gobierno de Pedro Sánchez pueda actuar contra el artículo 525 del Código Penal de España contempla el delito de escarnio prescribiendo una pena de ocho a doce meses de multa a «quienes, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican».

En la práctica esto ha llevado a aplicar penas contra personas que han hecho actos de protesta, reclamo o sátira de la religión. Por ejemplo, en 2012 Javier Krahe fue juzgado por haber hecho un vídeo en el que cocinaba un Cristo (Ver aquí). En febrero de este año Daniel D.C. fue condenado a pagar 480 euros por hacer un fotomontaje de su rostro sobre la imagen del Cristo de Jaén, so pretexto de haber ofendido los sentimientos religiosos. Y así hay varias denuncias en curso. 


Asuntos LGBT

Por parte de los sectores poblacionales LGBT se espera que el nuevo inquilino de La Moncloa contribuya a impulsar el avance de las futuras leyes de igualdad LGTBI y de reforma de la ley de identidad de género. También se espera la retirada del estatus de «utilidad pública» y sus consiguientes beneficios a la organización ultra conservadora HazteOír, tras la negativa del PP de Rajoy hace solo unos meses. 

También se espera poder tumbar la ley mordaza, impulsar políticas feministas o hacer cambios en RTVE, entre otras cosas.



Pedro Sánchez ha resultado un escéptico racionalista además de ateo. Esto quedó latente cuando puso al frente de la cartera de sanidad a Carmen Montón, quien ha manifestado apoyar la medicina con base en evidencia, alejándose de casos como Italia, en el que el nuevo gobierno ha puesto ministros antivacunas, en medio de una emergente emergencia por sarampión. "Un estado moderno, laico y en el que debe imperar la racionalidad debe ser incompatible con prácticas que se nutren de la desesperanza de los seres humanos o de sus supersticiones. Cuando es la salud lo que está en juego, no hay lugar para la tibieza”. dijo la nueva ministra.

"Permitir que la homeopatía se venda en las farmacias como medicamento genera confusión y riesgo social, para la salud y para la economía de las personas”.

Esto último es un gran respiro, ya que en muchos lugares la izquierda anda unida con las pseudomedicinas, el pachamamertismo y la irracionalidad en general en temas de medicina y evidencia científica. 

La nueva ministra de medio ambiente, Teresa Ribera, es experta en el tema de cambio climático; El ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades tendrá como cabeza al astronauta Pedro Duque, quien manifestó "no ser especialmente creyente". 

Duque sabe la importancia de la ciencia. En una carta a El PAÍS en 2012 afirmó: “Creo obvio que la educación primaria, la universitaria, la promoción de la ciencia y la de la tecnología son inversiones porque se pueden esperar razonablemente de ellas rendimientos futuros. Veo con mucha preocupación que se trate estas partidas como si fueran gastos”. El nuevo ministro también es un crítico de la pseudociencia: “Por mucho que la industria de la homeopatía consiga, con no sabemos qué artes, que la Unión Europea o los gobiernos la amparen, eso no cambia nada. No funciona. No hace nada. Al menos nadie nos obliga a pagarles las chuches esas que venden”.

Mientras tanto, desde el otro lado del charco, en Guatemala, Chile, Perú, Colombia y Brasil, dominados por gobiernos en concubinato con las iglesias evangélicas y la católica, no hacemos más que alegrarnos por nuestros hermanos españoles y desearles una nueva era de razón y laicidad.