Archivos en el mes de December del 2018

Miercoles, 26 de Diciembre de 2018

!!FELIZ DIES NATALIS NATIVITAS!!

Por guerreropirata*



En la mitología griega Helios, el sol, era personificado como un hermoso dios coronado por una brillante aureola, el cual conducía un carro que surcaba el cielo todos los días en dirección este-oeste hasta sumergirse en el océano, haciendo su viaje de regreso por la noche. 
Hesíodo, en su Teogonía, dice que era hijo de los titanes Hiperión y Tea, y por tanto hermano de Selene, la luna, y Eos, la aurora. Píndaro, por su parte, dice que Helios “engendra rayos de luz penetrantes” y que los corceles que tiran de su carro respiran fuego. Homero dice que Helios es panoptes, es decir, “que todo lo ve”. 
En el canto VIII de la Odisea cuenta que Afrodita, que estaba casada con Hefesto, se acostaba en secreto con Ares, el dios de la guerra. Fue Helios, “que todo lo ve”, quien los descubrió y se lo contó a Hefesto, quien a su vez tendió una trampa a los amantes: los atrapó in fraganti con una red muy fina que tejió y los mostró, desnudos como estaban, a los demás dioses, que no podían contener la risa.
En El banquete de los eruditos, Ateneo de Naucratis dice que, cuando llegaba la noche, Helios se subía a una gran copa dorada en la que se trasladaba hasta la tierra de los etíopes, donde permanecía hasta el otro día. No es de extrañar que Helios terminara relacionado con Apolo, el dios de la luz. Apolo era también representado con una cabellera rubia y resplandeciente. 
Uno de sus apodos era precisamente Febo, “brillante”. La primera asociación entre ambos dioses aparece en la tragedia Faetón de Eurípides, cuando Clímene, la madre de Faetón, lamenta que Helios, “al que también los hombres llaman Apolo”, haya matado a su hijo. En fragmentos de filósofos como Parménides y Empédocles, o escritores como Plutarco, también aparecen ambos dioses relacionados.
En realidad, el culto a Helios-Apolo no es sino la expresión griega de otros cultos solares que proliferaron en el Asia y el Mediterráneo antiguos, como es el caso del de El-Gabal en Siria y Mitra entre los persas. Entre los romanos, se rendía culto al Sol Invictus, el “Sol Invencible”, cuya fiesta se celebraba con motivo del solsticio de invierno el 25 de diciembre, cuando, se creía, era la noche más larga y, a partir de entonces, el sol comenzaba a renacer. Esta fiesta se llamaba Dies Natalis o Nativitas, origen de nuestra palabra “Navidad”. La fiesta del Sol Invictus coincidía con las fiestas Brumales o las Brumalia. Su nombre proviene de la palabra bruma, que en latín significa “el día más corto”, pues terminaban, también, el día 25 de diciembre. Las Brumalia fueron instituidas nada menos que por Rómulo, fundador y primer rey de Roma.
Sin embargo la reina de las fiestas romanas eran las llamadas Saturnales, en honor a Saturno, dios de la agricultura. Según la mitología romana, Saturno había gobernado el mundo en una época feliz en la que no existía el hambre, las enfermedades ni la maldad, así que en una fiesta en su honor debía ser muy alegre. El poeta Catulo dijo que las Saturnalia eran “los mejores días” y Plinio el Joven dijo que durante ellas “toda Roma se volvía loca”. Las fiestas comenzaban con un sacrificio en el templo de Saturno, en el foro romano, y después continuaban con un banquete público, un intercambio de regalos donde especialmente los niños recibían obsequios de los mayores y terminaban con una gran fiesta que duraba siete días y comenzaba al grito de ¡Io, Saturnalia!

Durante las Saturnales se comía cochinillo y se bebía más vino de la cuenta, se organizaban juegos, bacanales y bailes de máscaras, se adornaban las casas con velas y se colgaban adornos de los árboles para celebrar el regreso del verdor y de la luz. También se liberaba temporalmente a los esclavos y se jugaba al intercambio de roles en un ambiente carnavalesco. Para recordar la época de Saturno, cuando todos éramos iguales, los amos servían a los esclavos en banquetes y éstos podrían criticar los defectos de los amos. Algunos historiadores dicen que la fiesta marcaba el fin de los trabajos del campo, los cuales se detenían por el invierno, pero también marcaba el comienzo de las vacaciones escolares y judiciales, se suspendían las guerras y los negocios. Los romanos colgaban las togas y se vestían de modo más informal. Muchos hacían paseos campestres al monte Aventino. Era el final de la oscuridad y el comienzo de un nuevo año. 
Las Saturnales comenzaban el 17 de diciembre y se extendían hasta el día 25, el día de la bruma, cuando empalmaban con las fiestas del Sol Invicto.
No faltó el emperador romano que supo ver en estas celebraciones una estupenda herramienta de cohesión para el vasto imperio. Si bien el culto al Sol Invicto era ya popular entre los soldados romanos, en el siglo III el emperador Heliogábalo, de origen sirio y que había sido sacerdote de El-Gabal, quiso reemplazar en Roma el culto a Zeus por el de la divinidad solar, irrespetando las antiguas tradiciones romanas y fundando una nueva religión de la que era sumo sacerdote y en cuyos excéntricos rituales obligaba a participar a muchos nobles romanos. 
Esto le costó la vida, aunque no acabó con el culto solar. Más tarde, Aureliano quiso asimismo fortalecer al Sol Invicto como centro del panteón romano. Para ello hizo construir en el año 271 un imponente templo en el Campus Agrippae de Roma. También durante el reinado de Constantino fueron frecuentes las monedas con la imagen del Sol. Fue bajo su reinado, como se sabe, cuando se permitió el cristianismo mediante el Edicto de Milán del año 313.
Ahora bien, ¿cómo se llega del culto pagano al nacimiento de Jesús? No es posible saber si antes de esa fecha los cristianos celebraban el nacimiento de Jesús, y ante la falta de noticias en el Nuevo Testamento, se tomó una antigua tradición judía que decía que los profetas morían el mismo día en que habían sido concebidos. Se creía que Jesús había muerto un 25 de marzo, para nosotros el día de la Anunciación. Si ese día fue concebido, la cuenta para su nacimiento da, exactamente, el 25 de diciembre, el Dies Natalis, la Nativitas, el día del Sol Invicto, el astro que muere y vuelve a nacer.

*Tomado de https://prodavinci.com/sol-invictus/


Domingo, 23 de Diciembre de 2018

El nacimiento que reemplazaron los ateos



Los ateos de Chicago han puesto un singular nacimiento con los personajes cambiados que ha llamado la atención de los medios de comunicación.

En el juzgado de Grundury en Chicago se solía poner un pesebre para celebrar el nacimiento de Jesús. Sin embargo, en el 2015 la Fundación Libres de Religión (Freedom From Religion Foundation) envío una carta recordando la enmienda que establece la laicidad o neutralidad estatal frente a toda religión y el juzgado decidió dejar de identificarse con símbolos religiosos.

"En Illinois, el sheriff del condado tiene la custodia del tribunal. En 2013, recibimos una carta del grupo Freedom From Religion en Wisconsin en la que se decía que teníamos un pesebre solo en el jardín"“, expresó el fiscal estatal adjunto Perry Rudman.

Hasta el nombre de la festividad “Navidad” fue reemplazado por “Feliz solsticio de invierno. En esta temporada del solsticio de invierno, honramos la razón y la Declaración de Derechos (adoptada el 15 de diciembre de 1791) “, concluyendo con la afirmación de FFRF donde el estado debe estar separado de la iglesia.

Esta nueva versión se ha instalado frente al juzgado de Grundry en Chicago. La recreación muestra a Benjamin Franklin, Thomas Jefferson y George Washington son las tres figuras principales de este nuevo pesebre, las cuales adoran a una recién nacida “Declaración de Derechos” que está sobre una cama de paja.

Los cristianos se han mostrado indignados. La web cristiana "Biblia Todo" tituló: Indignante: Ateos reemplazan nacimiento de Jesús con personajes políticos. Mientras que republicanos respondieron molestos. El senador de Arkansas, Jason Rapert, de inmediato reunió a los legisladores cristianos que lo apoyan en su cargo.

“Tenga cuidado, estamos restaurando el orden de las cosas en nuestra nación, histórica, moral, espiritual y políticamente” dijo Rapert a la FFRF y a American Atheist a través de Twitter.

Está visto que los republicanos desean poner la religión cristiana incluso que la Constitución.
Cristianos protestando por retiro del pesebre de Ohio
Esta acción también fue fruto de una petición escrita de la FFRF
Fuente: LifeSite News
Por otra parte en la ciudad de Ohio, los cristianos han salido a las calles en reclamo a las autoridades por haber quitado una escena del nacimiento de Jesús por una petición hecha por unos ateos en el Palacio de Justicia del condado.

“Nos gustaría que la escena de la Natividad regresara al jardín de la corte, estoy aquí con mi gente porque nos importa mucho el Señor Jesucristo… Creo que Ravenna es una gran ciudad. Creo que un pueblo merece tener a Jesucristo en él”, dijo David Ballert, pastor de la Iglesia Bautista Bethel en Ravenna.
Sábado, 22 de Diciembre de 2018

Jesús no resucitó a muerto en iglesia evangélica de Cali

Según la Biblia, Jesús dio autoridad a sus discípulos de resucitar muertos, cosa que ningún pastor o tele evangelista ha logrado. Según Mateo 10 el mismo Jesús dijo:

"A estos doce envió Jesús, y les dio instrucciones, diciendo: [...] El reino de los cielos se ha acercado. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia."

En las iglesias evangélicas y pentecostales se hacen espectáculos de sanación, con supuestos cáncer y hernias desaparecidas, pero nunca hacer crecer una extremidad mutilada, revertir de golpe un alzheimer o un síndrome de Down. Al parecer muchas curaciones son remisiones de enfermedades psicosomáticas, curaciones por el tratamiento alterno (porque Dios obró a través del médico) o, en no pocos casos, falsificaciones descaradas. 

El asunto es que pocos pastores ha puesto a prueba el poder de Dios con resucitar un muerto. Hasta ahora. El pastor Óscar Conde, un pastor de una pequeña congregación en Cali, Colombia, en un barrio humilde frecuentado por vecinos y migrantes venezolanos.

Tristemente César Alexis Blanco, un joven de 19 años que se ganaba la vida vendiendo dulces en el transporte público, fue asaltado y muerto con arma de fuego. Su familia lo llevó a velar en la iglesia evangélica a la que asistían y uno de los familiares mencionó que Dios le habló (se sugestionó) diciéndole que César sería resucitado. Varios miembros de la Iglesia empezaron a rezar y empezaron a convencerse de lo mismo. El pastor se sumó al desvarío colectivo y afirmó que "Dios tiene una misión importante para él, y hará un milagro para que la gente crea". 

Pero nada ocurrió. La noticia saltó a los medios de comunicación, cuando tras 8 días de velación en la iglesia se negaban a hacer el entierro. Muchas personas en redes sociales se burlaron de los evangélicos y sus creencias, aunque pocos se percataron que el no milagro es una prueba en contra de las palabras de Jesús y de la misma Biblia. 

Finalmente, tras intervención de las autoridades y tras diez días de rezos, cánticos evangélicos y declaraciones que evidencian el daño de la fe al pensamiento crítico, César Alexis fue sepultado.